Páginas vistas en total

Google+ Followers

viernes, 7 de diciembre de 2007

Cristiano Ronaldo y las presiones mediáticas (Yahoo)

No por ser ya conocido el caso, no deja de asombrar y fue uno de los grandes temas de la semana. Tanto, que obligó al actual director deportivo del Real Madrid, el montenegrino Pedja Mijatovic, a salir a desmentirlo y a decir claramente que su club no tiene intenciones de inmiscuirse en la adquisición del pase del portugués delantero del Manchester United, Cristiano Ronaldo.
Desde hace algunas temporadas, Cristiano Ronaldo pasó a ser una de las grandes estrellas del fútbol mundial, al punto de que ya a fines de 2007 integró la terna para ser elegido como mejor jugador del mundo junto al brasileño Kaká y al argentino Lionel Messi, tanto en el FIFA World Player como en el tradicional Balón de Oro de la revista francesa France Football.

Desde este punto de vista, es absolutamente normal y esperable que un poderoso club como el Real Madrid, considerado por la FIFA como el mejor del mundo del siglo XX, pretenda llevarse a un jugador tan importante. Incluso sigue dentro de una lógica total, que en la campaña electoral para la presidencia del Real Madrid, Ramón Calderón, el actual mandatario desde hace un año y medio, haya prometido que haría todo lo posible por ficharlo, en una lista en la que estaban también el catalán Cesc, el holandés Arje Robben (finalmente contratado) y el propio Kaká.

Sin embargo, el Manchester United, otro poderoso club europeo y que se encuentra en un momento de esplendor y es uno de los grandes candidatos a ganar la actual Champions League, desea mantener al portugués, que cobra una altísima ficha anual, y que hoy mismo es el ídolo de la afición y el buque insignia del equipo, con una tremenda potencia, prácticamente imparable para un defensor rival porque es muy difícil encontrar un extremo derecho con esa estatura y velocidad, y un remate tan bien colocado y potente.

En la semana pasada, un canal de televisión de Madrid, el “Cuatro”, al no poder entrevistar al propio Cristiano Ronaldo, que tiene limitaciones para dialogar con medios españoles por la conocida pretensión de Real Madrid y Barcelona por contratarlo y quitárselo al Manchester United, optó por una “vía alternativa”, que fue la de visitar a la propia madre del astro, que con gran humildad, y con escasa formación intelectual, vió una cámara de TV y se entusiasmó con la posibilidad de aparecer en ella, y creyendo que le hacía un favor al hijo, llegó a manifestar, por ejemplo, que “no quisiera morirme sin ver a mi hijo en el Real Madrid”.

No contentos con eso, los productores y periodistas del canal le llevaron a la señora un fotomontaje consistente en un poster de Sergio Ramos, defensor del Real Madrid, a quien le cambiaron su rostro por el de Cristiano Ronaldo, y la madre del delantero posó entusiasmada con la foto.
El malestar y el escándalo que produjo esta nota en Inglaterra tiene absoluta lógica y es algo cada vez más común en España. Los diarios deportivos suelen tener especialistas en presionar a grandes estrellas para sonsacarles cualquier declaración que tenga algo que ver con su futuro en el Real Madrid o en el Barcelona. Cualquier frase que diga puede tomársela para el lado que más conviene y hasta se le tiende todo tipo de trampas para que caiga en alguna, ya sea que el periodista se coloca en la puerta de su casa con una camiseta del Real Madrid y si el jugador la toca siquiera, al otro día ya es portada. “Ronaldo nos pidió la camiseta del Real Madrid”. Todo es válido.
Queda incluso la duda sobre el rol exacto que cumplen estos medios. ¿Sólo informar o también jugar para el club con el que más ejemplares venden? Porque si Cristiano Ronaldo viniera al Real Madrid, el diario se aseguraría, por semanas, un aumento del tiraje de ejemplares, venta de merchandaising cercano al jugador, entrevistas con el jugador dándole la bienvenida y mil aspectos más. Y el “favor” de la presión para que Ronaldo acepte dejar el Manchester United para ir al Real Madrid, luego se cobra con más acceso al jugador o a otros protagonistas del plantel. Es decir que el medio no sólo hace un juego propio, sino que juega para un club, y si bien tiene intereses propios, ya no puede decirse que en este caso sea totalmente independiente sino, más bien, inter-dependiente con el Real Madrid.

El club quiere a un jugador que no está dispuesto a venir ni su club de origen lo permite, entonces va el medio afín, y lo presiona, lo acosa, hasta que el desgaste de meses por parte de ambos redunda en el beneficio final. Y hasta la pobre madre del jugador cae como víctima de esta trampa.

Esta vez, como pocas ya, Mijatovic tuvo que conceder una entrevista en la que aclaró con rotundidad, que Cristiano Ronaldo “es casi imposible que venga, porque está en un club poderoso, se lo ve feliz allí, y nosotros estamos bien como estamos, así que no hay chances de ficharlo”.

Muy pocas veces ocurre algo como esto, pero es la muestra de que los medios deportivos europeos deben repensar su rol y dedicarse a informar e investigar, que ya bastante tienen con ligas bastante fuertes y muchas estrellas de primer nivel. Después, el costo político de montajes como este, se terminan pagando demasiado caro.

No hay comentarios: