Páginas vistas en total

Google+ Followers

viernes, 23 de junio de 2017

Consejos para disfrutar el Mundial 2018 (El Heraldo de Mexico)




                                                          Desde Kazán, Rusia


Ya hemos iniciado la cuenta regresiva y queda menos de un año para el próximo Mundial de Rusia. Teniendo en cuenta esta situación, nos permitimos dar algunos consejos a los que quieran viajar a alentar a la selección mexicana.

-         Cambien rublos antes de llegar a Rusia, especialmente si el vuelo arriba durante el fin de semana porque las posibilidades de cambiar en esos días son mínimas y nadie acepta otras monedas en la vía pública.

-         Tomar algún curso, aunque sea mínimo, de idioma ruso o tener a mano y saber usar el traductor de google, con el que se puede mantener largos diálogos con los locales, porque el porcentaje de gente que habla otros idiomas que no sean el ruso es mínimo, y el noventa por ciento de ellos habla inglés. Castellano, casi imposible.

-         Prepararse para una enorme burocracia en cualquier tramitación. Este país es el inventor de la burocracia y no es casual que la gente tarde demasiado para todo, especialmente para temas relacionados con aduana, visas y pasaportes.

-         En los hoteles pueden llegar a pedirles no menos de tres veces el pasaporte y el papel que otorga el Estado al entrar al país, que pasa a ser fundamental. Ni se les ocurra perderlo. Los administradores de los hoteles tienen una multa enorme si no informan hasta cuarenta minutos después de llegados, a Inmigraciones, sobre los nuevos huéspedes.

-         La tarjeta de crédito American Express casi no tiene uso en Rusia. Traigan otra tarjeta por las dudas o saquen pasajes internos y hoteles con la tarjeta antes de viajar para tener todo asegurado. En las operaciones por internet ya en Rusia, ni siquiera hay espacio para el código de seguridad de cuatro cifras de la American Express.

-         Las canillas (grifos) de los baños funcionan al revés, el agua caliente para la derecha y el agua fría para la izquierda.

-         En el metro, los carteles en las estaciones están casi todos solamente en ruso y es un jeroglífico. Traten de llevar un mapa impreso y en colores y con letras latinas antes de salir porque luego se encontrarán todo escrito en cirílico. Sólo dentro del metro hay carteles de cada estación en inglés pero no en cada estación.

-         Traten de usar mucho el Uber. Los taxis suelen ser conducidos por mucha gente inescrupulosa que quiere hacerse rápidamente de una buena diferencia económica con turistas y suelen cobrar mucho más de la cuenta. Regateen el precio (sea el que sea) por la ventanilla del conductor antes de subir.

-         Para comprar entradas para los partidos, hay que sacar el ID Fan, una acreditación a partir de un registro por internet que permite viajar gratis por todas las sedes en determinados trenes especiales, tras la promesa del mandatario Vladimir Putin de que nadie pagaría por viajar dentro del país.


Entrevista exclusiva a Claudio Borghi: "El mejor gol de Diego fue contra Bélgica" (y Parte 3)



                                                        Desde Kazán, Rusia


-        - Claudio, ayer se cumplieron 31 años de los goles de Diego Maradona a los ingleses. Vos estabas ahí, decime qué se siente…
-        - ¿Sobre cuál de los dos?

-     -    Bueno…de los dos, no sé para vos cuál es el mejor…porque para muchos fue el gol con la mano….ç
-     -    Para mí, ninguno de los dos fueron los mejores que hizo Diego, al que le ví hacer en el Mundial. Para mí, el mejor gol fue contra Bélgica.

-        - ¿Mejor que el de Inglaterra? ¿El que mientras elude parece que se va a caer?
-      -   Sí, sí. El de los ingleses es un gol maravilloso que tiene un antes y después, desde el medio hasta el área me parece un gol común y corriente. Desde el área hacia adelante me parece genial. La pregunta es si se lo hace a Uruguay.

-        - Claro, por lo finos que son los ingleses  marcando, ¡no?
-       -  Te pegan una patada y te dejan en la tribuna. Pero de todas maneras me da pena que hayan pasado 31 años, quiere decir que estamos viejos (risas). Pero el gol de Diego con la gambeta fue extraordinario. El de la mano, reconozco que en aquel momento (hoy sí se ve la mano saltando), cerca del banco de suplentes porque no íbamos todos al banco sino cinco y yo no estuve en ese partido sino al lado, pero del otro lado. Nos dimos cuenta que había sido mano cuando Diego cae y empieza a mirar al árbitro para ver lo que había cobrado.

-        - ¿Después en el vestuario eso se festejó como un título, verdad?
-      -   Sí, nos dio pena también, porque teníamos la sensación de que estábamos vengando una situación que no tenía mucho sentido, porque ni los jugadores ingleses ni nosotros teníamos la culpa de lo que había pasado. Le sirvió al pueblo por un poco de estímulo moral de algo que dio mucha vergüenza y que sigue dando mucha vergüenza. Es el pueblo el que tiene sus sentimientos.

-       -  ¿A partir de ahí ustedes se sintieron campeones o todavía no?
-        - Estábamos divididos en la opinión. Para mí, el rival más difícil era Bélgica en semifinales, no Inglaterra. Bélgica jugaba bien.

-        - En realidad, Bilardo pensaba que en semifinales tocaría España, pero fue justamente eliminada por Bélgica por penales…

-        - Había buenos equipos. Cuando vos estás en el Mundial y empezás a ver a los rivales, decís “aquellos son difíciles, estos no tanto” y por ejemplo Francia o Brasil eran buenos equipos, pero no estaban en la zona nuestra. De nuestro lado, el que veía mejor era Bélgica, y luego los alemanes siempre son los alemanes, lo que charlamos antes

Entrevista exclusiva a Claudio Borghi: "Batistuta se equivocó, estos chicos de la selección no saben quién fue" (Parte 2)





                                            Desde Kazán



-       -  ¿La selección argentina, más allá de la élite de los jugadores que la representan, es un reflejo de lo que pasa en el fútbol argentino?
-        - Yo creo que no, que no es un reflejo de lo que pasa en el fútbol local. Los jugadores chilenos de la selección se visten de chilenos pero no pertenecen al medio. La selección argentina tiene el mismo problema. Hay unos chicos más citados pero hoy el jugar afuera te da como un prestigio diferente. Puede que el fútbol local esté al mismo nivel pero juegan en Europa y entonces tienen que venir, pero bueno, es también el hecho de que estos chicos se van muy jóvenes y de pronto están mucho tiempo afuera y vuelven a la Argentina a jugar nada más. No quiero ser irrespetuoso pero parece que no sienten la idiosincrasia argentina de cómo es el fútbol.

-        - Habrás leído lo que le pasó a Gabriel Batistuta que quiso entrar al vestuario de la selección argentina y no lo dejaron ni sabían quién era él…
-        - Se equivocó Batistuta.  Porque estos pibes no tienen ni idea de quiénes somos ni qué hacemos, ni quiénes fuimos.

-         -¿Pero está bien que pase esto? Te lo pregunto porque sé que en Uruguay, Godín y Lugano se encuentran para hablar de temas de la selección, y los jugadores saben qué pasó en 1930, en 1950…
-        - Bueno pero eso es una cuestión de educación, de historia. Nunca lo vi jugar a Mario Boyé pero tenía una pizzería en Belgrano llamada “La Guitarrita” y entraba y me decía “Hola pibe, hola pibe” hasta que un día me pidió una foto para poner en la pared y fue uno de los días de más orgullo. Al otro día a las 8 de la mañana ya estaba allí. Yo no vi jugar a Boyé pero sé perfectamente quién fue Boyé. Ese es un problema nuestro, y mirá que nosotros somos bastante respetuosos con nuestros ídolos en la Argentina. En otros lugares también pasa. En Chile, Elías Figueroa no podía pasar a los partidos de la selección. Es cierto que el portero no tiene la obligación de saber quién fue, pero tiene que haber alguna credencial, alguna forma para que un jugador pueda entrar a una cancha donde lo dio todo. Pero yo digo en chiste que Batistuta se equivocó porque sabe perfectamente que estos pibes juegan más a la play station de lo que leen revistas o saben de historia.

-         -Hace un par de años hablaba de esto con Carlos Bilardo y él me decía que estos pibes tienen mucho dinero en el banco y demasiado pronto. ¿Hay algo de falta de hambre, no tal vez en lo deportivo pero sí en lo personal?
-        - Es una cuestión de educación y acá fallamos varios. Yo de estos chicos de la selección chilena tuve a muchos como DT, y desde chiquitos y fallé en muchas cosas. Tienen dinero, sí, pero no tienen quizá la ética, la humildad. Se han olvidado de donde vienen y el que se olvida de dónde viene no sabe a dónde va. Y estos chicos tienen mucho dinero. (Sergio) Batista me dice siempre “estos chicos pueden tener el dinero del mundo pero nosotros tenemos una boludez así que dice “campeones del mundo” que ellos no tienen”.  Entonces nada, la plata pasa a ser algo muy importante, pero bueno, yo no estoy para juzgarlos. Yo creo que ellos están mal formados y es responsabilidad de todos nosotros.

-       -  ¿Hacia dónde va la selección argentina con Sampaolo? Yo sé que sos muy crítico.
-        - Tengo una crítica deportiva y una crítica humana. En cuanto a la crítica deportiva, no hay dudas de que el tipo sabe, ha sacado muy buenos resultados, pero en la parte humana tengo muchas quejas, dudas pero acá no es importante el tipo sino si gana o pierde. La forma de llegar no es la correcta. Me pasó a mí, pasó en España, pasó en la Argentina. Yo no sé si es él el que ve la forma de llegar por lugares oscuros pero alguien lo hace, y no me gusta tanto. Ahora deportivamente, el tipo tiene que sacar y va a sacar buenos resultados. El ganar, repito, no es lo más importante.

-       -  Quedan cuatro partidos para la selección en el camino al Mundial y tiene una mochila bastante pesada, especialmente el primer partido, ante Uruguay en Montevideo.
-        - Sí, ese es el partido clave, ¿no? Argentina jugó con Brasil, pero no pude verlo por estar ya en Rusia y luego tuvo un picnic contra Singapur. Uruguay también llega necesitado, así que va a ser un partido duro. En otro momento los del Río de la Plata nos ayudamos pero esta vez no va a haber chances.  Lo que preocupa a varios países son estos famosos 3 puntos de Chile ante Bolivia donde se entra en un litigio nuevo y no se sabe a dónde irá a parar.

-        - Sos un tipo reflexivo y entonces parece que es bueno preguntarte hacia dónde va el fútbol con el uso de la tecnología. Esto de que pasan 3 minutos y gritás un gol después….
-       -  No, es una locura (se ríe irónicamente). Es una locura. Yo celebro algunos cambios en el fútbol y me parece extraordinario, como que el arquero no pueda recibir un pase atrás con las manos, lo del lateral lo veo extraordinario, pero esto no. Mi hijo juega al rugby y estamos acostumbrados a que cuando hay una duda, el tipo pida la pantalla pero es rugby. Se puede perder mucho  y es muy peligroso. Si esto pasa en un River-Boca, hay 200 mil muertos, porque es mucho el espacio que hay entre lo que corresponde y lo que no corresponde. Me decían que en el primer partido estuvo mal porque es al revés, es el árbitro el que tiene que pedir si tiene dudas. Culturalmente, no estamos preparados para este cambio, al menos Sudamérica, no.

-      -   Infantino está hablando ahora de partidos de 60 minutos y no de 90…
-       -  Yo creo que Infantino quiere quedar en la historia por algunos cambios pero no lo veo. Las modificaciones en el fútbol son muy pocas en todos estos años de juego y estamos acostumbrados a eso. Es cortar un poco la esencia de lo que es el fútbol.

-        - Me imagino que seguís el fútbol argentino, el torneo local.
-        - Lo que puedo. No me pasan todo lo que deberían. Leo, con todo el respeto del mundo porque sos periodista, cada vez menos. Trato de ceñirme a dos medios, La Nación y Clarín. Si voy a Olé, no hay cosas que me gusten mucho.

-        - ¿Qué te pareció el campeonato de Boca?
-        -  Me parece que el que mejor jugaba era River. A veces el que mejor juega no necesariamente es el campeón. Pero le viene bien a Boca. Me alegro mucho por el “Melli”, que es un buen pibe, con unos kilombos tremendos con Centurión, que es más de la parte de la farándula que del fútbol pero tenés que lidiar con eso.

-        - Siendo vos técnico, ¿cómo se puede lidiar con el Facebook, el Twitter?

-        - Yo me animé a decir en una conferencia de prensa que Boca es como hacer el amor con la ventana abierta. No hay intimidad. El teléfono es un invento extraordinario. Yo estoy sorprendido y ando por Rusia con un teléfono pero el Twitter, el Facebook, el Instagram, el chat es una contaminación que tienen hoy los seres humanos.

jueves, 22 de junio de 2017

Entrevista exclusiva a Claudio Borghi: "El fútbol argentino es un desastre" (Primera parte)




                                                     Desde Kazán, Rusia


Es un enorme placer hablar de fútbol con Claudio Borghi. Fue un jugador excelso, y ahora comenta para la TV estadounidense.

-         -¿Qué te pareció hasta ahora el nivel de esta Copa Confederaciones?
-         -Vi un partido inaugural no muy bueno. Yo creo ya que con Alemania empezó a mejorar un poco, con Chile un poco más.  En el último partido, México luchó mucho y batalló mucho para ganar. Creo que no está el mejor juego, un Alemania que viene con un equipo joven y da envidia la calidad de jugadores que tienen. Chile que viene con un plantel desgastado por tantos años. Portugal que no es tenido en cuenta pero es complejo. Vamos a ver.,..el partido más esperado por mí era Alemania-Chile. Los alemanes son siempre alemanes (risas)

-        - Esa famosa frase de Gary Lineker, ¿no?
-         -Así es, que siempre ganan los alemanes…pero vamos a ver como reaccionan ante un Chile que ya está en decadencia con algunos de sus jugadores.

-         -Se le critica mucho eso a Chile, ¿no? Que no tuvo renovación para una generación dorada pero que no tiene recambio…
-         -Va a tardar mucho. La naturaleza hizo que coincidieran una cantidad de jugadores ahora pero hay que ver cuándo se decide otra vez la naturaleza, digo…y no hay un trabajo de recambio, que esa es la mayor crítica al momento que está viviendo Chile y por eso lo que te decía de la envidia a Alemania por poder venir a jugar este torneo con jugadores jóvenes, de 21 a 24 años en promedio general. Y esta gente (Chile) viene a buscar la gloria acá, porque ya ganaron dos Copas América y ya es inédito lo que hicieron pero ganar acá sería algo extraordinario.

-        - ¿Este Chile qué es? ¿Es el Chile de Bielsa, el de Sampaoli, el de Pizzi, el tuyo? ¿Es una mezcla de todos o no es nada de eso?
-         -Mirá, ayer Vidal lo dijo hablando con la prensa chilena. Es una mezcla de todos. Los inventos siempre se los atribuyen a alguien pero los que los pensaron fueron muchos, entonces acá hay un trabajo general muy bueno. Lo que sí hizo Bielsa fue darle un empuje importante, como mejor entrenador del mundo, reconocido mundialmente, pero vino sabiendo que había muy buenos jugadores. Bielsa no llega a cualquier lado porque tiene que llegar y cambiar todo. Y el hecho de ganar algo importante le ha dado protagonismo a la Selección. Ahora ¿qué es Chile? Es un producto de la casualidad en muchos jugadores, la mayoría de origen humilde muy muy grande y les ha costado la vida y a veces hasta es un milagro lo que han hecho.

-        - ¿Y Portugal? Porque en estos días en las conferencias de prensa se han visto críticas durísimas de la prensa portuguesa a Fernando Santos y se vio en el último partido que hace un gol y trabaja los partidos.
-         -Sí, me llamó la atención que el técnico haya dicho “acá lo importante es ganar y tiene muy buenos jugadores. Danny es un jugador que a mí me encanta, quizá no del nivel de Ronaldo, pero es muy bueno. Quaresma es un muy buen jugador. En general son muy buenos jugadores pero juegan al resultado y hoy ganar es mejor que jugar bien, la estadística así lo dice.

-        - Pero es realmente más importante que jugar bien?
-         -Bueno, yo tengo mi teoría pero jugar bien te trae muchos mejores resultados que ganar de casualidad pero hoy la gente quiere ganar.

-        - Bueno, en la Argentina se piensa así, acaso por la desesperación por no ganar por tantos años pero uno piensa en Alemania, que estuvo sin ganar desde Italia 90 hasta Brasil 2014, mucho tiempo…
-        - Sí, lo que pasa es que ven el fútbol de diferente forma. Yo tengo afortunadamente varios años de fútbol internacional y ellos pierden un partido, no deshonran la bandera, ni traicionan a la patria ni insultan el himno ni tiran la escarapela. Pierden un partido de fútbol y nosotros perdemos la guerra cada vez que perdemos un partido, y así lo siente la gente y por eso los resultados. Vos tenés mi edad. Yo no había visto dos cambios de entrenadores en un proceso y de la forma en que se fue el Patón, que más allá de que me gusta o no me gusta como juegan sus equipos es un tipo educado, muy querido. Pero irse de la forma en que se fue, no encontré que haya sido un buen mensaje, pero son las situaciones que está viviendo el fútbol argentino. Después de Julio Grondona mucha gente agarró el poder que tenía uno solo, no sé si bien o mal pero uno solo y hoy es un desastre, hoy estamos con campeonatos que no arrancan, jugadores que mueren en la cancha. El fútbol argentino ahora sí es un producto típicamente argentino.

-        - Como el dulce de leche, pero de mala calidad…

-         -Sí, pero estamos acosrtumbrados y eso es lo que tendremos que ver en los próximos años.

Boca es el que más puntos sacó




Nadie puede objetar el campeonato ganado por Boca Juniors desde las matemáticas y desde ser el equipo que más tiempo animó la lucha por el título. Pero todo pasa por la voluntad y por los números. Si hablamos del juego propiamente dicho, es ya otra c osa.
Boca (y lo saben desde sus entrenadores, los mellizos Barros Schelotto, hasta la mayoría de sus jugadores) no es el mejor equipo argentino.

En todo caso, es el que tiene mucho más poder ofensivo si los tres de arriba están en una buena tarde o noche, puede tener un volante de andar lujoso y estético como Fernando Gago y también (contra lo que el cuerpo técnico deseaba) un volante tapón como el colombiano Wilmar Barrios, quien sólo entró, y fue figura, por lesión de su compatriota Sebastián Pérez (que no cumple la misma función) o porque quedó una vacante por la salida del inclasificable uruguayo Rodrigo Bentancur.

Boca es la suma de mil elementos. De un arquero que se lesionó (Guillermo Sara), otro que se equivocó muy feo en el verano y ya se va (Werner) y otro que llegó y rápidamente se quedó con la titularidad, aunque no ha demostrado demasiado por ahora aunque sí ha conseguido una cierta regularidad (Rossi).

También es una defensa que fue cambiando de acuerdo con el estado de ánimo imperante, pero que nunca dio seguridad en sus marcadores centrales (tema clave que deberá atacar para 2018 si quiere tener protagonismo en la Copa Libertadores), con marcadores laterales dispares como Fabra, mejor atacando, o Silva, superior defendiendo, y con un Peruzzi que comenzó peleando por meterse en la selección argentina y acabó quedando rezagado en la consideración popular.

Pero Boca es básicamente un equipo cambiante, sin un orden táctico, sin una idea clara de juego, y con algunos jugadores que marcan diferencia por sí mismos como su gran goleador Darío Benedetto (el más sólido y contundente desde Martín Palermo), Pavón en un día feliz, o Ricardo Centurión, envuelto en problemas personales que fueron minando su confianza, o el propio Fabra, o Barrios cuando entró.

Es más, Boca era un equipo feliz y en ascenso cuando terminaba la primera parte del torneo, en diciembre, y además de la terna atacante, se sumaba Caros Tévez y con Gago en sus espaldas. Demasiado para cualquier equipo.

Pero como el fútbol es un estado de ánimo, excelente definición de Jorge Valdano, bastó que Tévez se fuera, que Pavón se fuera metiendo un balde en la cabeza, que los mellizos insistieran con un insípido Bentancur que nunca demostró lo que parece que vale de acuerdo con la cotización del mercado, y que Pablo Pérez se fuera convirtiendo en un picapiedras que hace recordar a la transformación de aquel Jorge Daniel Ribolzi de 1976, cuando provenía de Atlanta, para que todo se desmoronara.

Boca, que contó con la inmensa ayuda de unos rivales que miraron para otro lado durante meses por estar pendientes de las distintas copas sudamericanas, ahora se desmoronaba, dando espacio a que se ilusionaran incluso aquellos que ya habían renunciado a todo. Y de hecho, River Plate nunca se miró al espejo y se convenció de que se podía, y a la primera que tuvo todo en sus manos, cuando ya se clasificó para los octavos de final de la Libertadores y ganó con enorme claridad el Superclásico en la Bombonera, no pudo sostenerlo.

Menos que menos San Lorenzo, envuelto en sus propios problemas de un plantel veterano que tiene que pensar en algunos cambios para la temporada que viene, o un Racing Club envuelto en cambios de técnico y de orientaciones, y con algunas lesiones claves, y con Independiente remontando la cuesta, entre la modernidad y la apuesta a un estilo.

Cómo será todo que emergió Bánfield al final, de la mano de Julio Falcioni, para dar una mínima pelea en un torneo anual que parece que fuera de una década por tanto que incluyó y que algunas de las cosas que le ocurrieron parecen haber pasado en el siglo XX por lo cambiante que es.

Nos resulta difícil llamarlo “campeón” a Boca. Más fácil es decir, sin temor a equivocarnos, que es el que más puntos sacó en un torneo muy irregular, y que entonces, es el que se lleva finalmente el título. No es poco, pero tampoco es demasiado.


Boca otra vez campeón argentino (Kicker)





Boca Juniors volvió a consagrarse campeón antes incluso de jugar su partido ante Olimpo de Bahía Blanca como visitante, al provechar que su único perseguidor, Bánfield, perdió su partido ante San Lorenzo, y de esta forma obtuvo su título número 32 (sólo River Plate lo supera en el nivel nacional con 34 aunque Boca lo supera en títulos internacionales) en el historial argentino.

Boca había ganado el título argentino en 2015, cuando se había disputado el último torneo largo y anual, pero en 2016, la Federación Argentina (AFA) decidió volver al calendario europeo, de mitad de año a la otra mitad del año, para lo cual quedó en el medio un campeonato corto de un solo semestre, el primero, ganado por Lanús, y ahora, Boca volvió a ganar un torneo anual pero en vez de abarcar todo el año calendario, se jugó como en Europa.

Entre tanta desprolijidad en los calendarios del fútbol argentino, puede decirse que Boca (ya sin su anterior entrenador, Rodolfo Arruabarrena, reemplazado por Guillermo Barros Schelotto, un ídolo del club que jugó desde mediados de los años noventa hasta mediados de la década pasada), aprovechó muy bien que casi todos sus rivales descuidaron gran parte del torneo para dedicarse a la Copa Libertadores de América, que también cambió su formato y ahora se juega hasta noviembre.

Así es que River, San Lorenzo, Lanús y Estudiantes de La Plata no se dedicaron demasiado al torneo local en la primera rueda y fue allí que Boca sacó mayor ventaja porque aún contaba con su estrella Carlos Tévez, quien inesperadamente en diciembre dejó el club para marcharse a China ante una irresistible oferta económica.

Sin embargo, cuando parecía que Boca arrasaría en el torneo, porque llevaba mucha ventaja y sólo aparecían tibios rivales en la lucha por el título como al principio Estudiantes de La Plata y luego Newell’s Old Boys de Rosario, la salida de Tévez a China le generó un cambio en el juego, mucha menor creatividad y con todo eso, una mayor inseguridad en su andar.

Comenzaron entonces las críticas al entrenador Barros Schelotto porque el equipo había ido perdiendo la línea, y de a poco comenzó a cuestionarse a jugadores como el joven volante uruguayo Rodrigo Bentancur, participante del reciente Mundial sub-20 y ya transferido a la Juventus, o el también volante aunque más experimentado, Pablo Pérez, amonestado en casi todos los partidos.

De a poco, un delantero muy veloz y de buena potencia como Cristian Pavón comenzó a equivocarse en las definiciones, la defensa comenzó a sufrir desacoples, no había titulares claros en varios lugares de la cancha y el equipo empezó a depender de los goles que iba convirtiendo Darío Benedetto, llegado a fines de 2016 desde México, quien lleva marcados 18 goles y pelea por el liderato de la tabla de anotadores con su colega de River Sebastián Driussi,

Cuando parecía que Boca entraba en una serie de tres partidos para marcar la diferencia y alejarse definitivamente ante equipos humildes como Atlético Rafaela, Patronato de Entre Ríos y Talleres de Córdoba, apenas obtuvo dos puntos sobre esos  nueve posibles y se fueron encendiendo todas las alarmas cuando River comenzó a descontarle puntos, y lo venció en la Bombonera en el clásico 1-3 con una demostración de poderío.

Además, River ya se había clasificado a los octavos de final de la Copa Libertadores por lo que ya podía dedicarse a pleno al torneo local, y con dos partidos pendientes, parecía que de resolverlos hasta podía quedar como puntero muy cerca del final y fue allí que sobrevino una inesperada derrota ante San Lorenzo que permitió a Boca volverse a alejar ya definitivamente en las dos fechas siguientes.

Es difícil afirmar que Boca fue el mejor equipo. Tuvo algunos buenos pasajes especialmente al principio, cuando pudo juntar a Tévez y a Fernando Gago, y siempre con el poder de gol de Benedetto, pero tanto River como San Lorenzo, y en algunos pasajes Newell’s Old Boys o en el final Bánfield, pudieron haberlo complicado más, pero fueron demasiado irregulares.

Boca fue tal vez el único equipo argentino que apostó al título desde el primer partido hasta el final, al no jugar en 2017 la Copa Libertadores y aunque contó con dos jugadores por puesto, sufrió demasiado, por la falta de una defensa sólida y por los problemas disciplinarios que tuvo fuera de la cancha su figura, Ricardo Centurión, a préstamo del San Pablo y cuyo pase Boca iba a comprar y ahora sólo aspira a estudiar su comportamiento en el próximo semestre.

River fue el rival más duro que tuvo Boca en la lucha por el título, gracias al aporrte goleador de Lucas Alario (en la selección nacional) y de Driussi, con un gran torneo del mediocentro Ignacio Fernández y del talentoso Gonzalo Martínez.

Racing Club también pudo haber hecho más fuerza, pero perdió demasiado tiempo en la primera ronda y luego, con la llegada de su ex entrenador cuando fue campeón en 2014, Diego Cocca, fue escalando posiciones pero pagó cara la lesión de su estrella, el delantero Lisandro López, mientras que Independiente, dirigido por Ariel Holan, proveniente del mundo del hockey sobre césped y con drones y otros métodos de uso de la tecnología, pero respetando su añejo estilo, se fue recuperando aunque lleva ya 15 años sin títulos.

En la zona de la lucha por evitar el descenso, llamó la atención que Vélez Sársfield sufriera tanto aunque en las últimas fechas mejoró su promedio para la próxima temporada, y acabaron bajando al Nacional B Atlético Rafaela, Quilmes y Sarmiento de Junín y resta conocer el cuarto equipo.


En la próxima temporada, la 2017/18, habrá 28 equipos en la Primera División.

El método conservador de la Copa Confederaciones (El Heraldo de México)





                                                        Desde Moscú


¿Qué nos pueden dar esta tarde (18 horas de Rusia, 10 de México)  los equipos de Rusia y Portugal, cuando se enfrenten en el estadio del Spartak por la segunda fecha de la fase de grupos? De acuerdo con las conferencias de prensa de ambos, separadas por un par de horas, todo indica que la Copa Confederaciones puede tomar un rumbo más conservador que lo que vimos hasta ahora, si es por las declaraciones de ambos entrenadores.

Si la figura del equipo ruso, Fedor Smolov (muy lejos de los tiempos de Yashin, Blokhin, Karpin o Mostovoi), apela al aliento de la gente “que nos dará fuerzas”, en estas horas apareció una figura de los últimos años, Andrei Arshavin (que a los 35 años sigue jugando, en la liga de Kasajistán) para sostener que la elección de Stanislav Cherchesov como entrenador de la selección local “es una decisión perfecta”, pensando en el Mundial 2018.

Los rusos se reconocen limitados, y saben que están lejos de aquel partido del Mundial de Inglaterra 1966 que determinó el tercer puesto para los lusos y en el que Eusebio pudo marcar un penal a Yashin, dos míticas figuras ya fallecidas. El arquero, apodado “La Araña Negra”, tiene un merecido monumento en la brillante estación de metro moscovita Teatralnaya.

Fernando Santos, entrenador de Portugal, se ataja abriendo el paraguas de las rotaciones (“ya anticipé que las voy a utilizar y será clave para nosotros” y hasta se toma en chiste la pregunta sobre su sistema conservador de los últimos partidos: “Así ganamos la Eurocopa y estamos aquí por primera vez y si no, no habría podido responder su pregunta”.


Ausente Cristiano Ronaldo de la conferencia de prensa, su amigo y ex compañero del Real Madrid, Pepe, se reconoció como “jugador sin contrato” pero aclaró que “somos profesionales y en este momento pensamos en Portugal y no en qué equipo jugaremos”.

martes, 20 de junio de 2017

¿Hacia dónde el fútbol? Justicia o Espontaneidad (El Heraldo de México)





                                                 Desde Moscú



Por el momento, al terminar la primera fecha de la fase de grupos de la Copa Confederaciones, el sistema tecnológico del “VAR” ha acertado en todos los casos en los que tuvo que fallar. Faltaba más: tres tipos sentados en una cabina viendo muchas veces las repeticiones, algo que tanta gente reclamaba para el fútbol durante tanto tiempo. ¿Cómo podía ser que todos los deportes masivos se renovaran y el fútbol permaneciera como en el Siglo XX?

Sin embargo, vale la pena analizar lo que nos decía Jean Beasejour, al lateral chileno, sobre un gol festejado cuatro minutos más tarde (el segundo de Eduardo Vargas ante Camerún, sobre el final). “Me sentí raro. Una cosa es el sistema que determina si la pelota entró por completo al arco o no. Creo que no va a funcionar porque quita espontaneidad”.

Es raro ver a jugadores abrazarse apenas cuando llega la orden de la cabina de que el gol valió. Es algo así como el “Ojo de Halcón” del tenis, pero en espacio más abierto y con más protagonistas, como es el fútbol.

Es la sensación de una “justicia lenta” por parte de una FIFA que quiere modificar todo, como queriendo despegarse de los tiempos de Sepp Blatter, pero da la sensación que el presidente Gianni Infantino no sabe bien cómo hacerlo.

Si los hinchas no pagan ningún viaje por Rusia porque fue una promesa del presidente Vladimir Putin, los periodistas sí lo deben hacer porque ellos dependen de FIFA, pero ellos no pagan los viajes en cada ciudad y los hinchas sí lo hacen. Cosas que la organización deberá rever para el Mundial de 2018.


Pasajes a la rusa (El Heraldo de México)




                                              Desde Moscú

Este periodista quiso viajar en tren, el pasado domingo, desde San Petersburgo hacia Moscú. La demanda era muy alta porque, claro, la mayoría de los rusos regresaban de ver jugar a su equipo y otros querían ver en la capital rusa el Chile-Camerún de la noche.

Sin embargo, el problema no era el dinero, sino cómo pagarlo. La tarjeta de crédito de quien esto escribe, no es válida en Rusia. Es decir, a olvidarse de comprar por internet.

Lo que quedaba era el efectivo, pero la cantidad de rublos en el bolsillo no alcanzaban y hubo que cambiar…pero en Rusia, un domingo a la mañana….los bancos no abren y tampoco las financieras hasta las 11, pero el último tren que necesitábamos salía a las 11,10.

La fortuna de encontrar una voluntaria en la estación de tren dispuesta a correr los 100 metros llanos en 20 segundos, determinó que ingresáramos providencialmente a un shopping y que consiguéramos el tesoro en rublos media hora antes de la partida. Y por si fuera poco, una vez en viaje, la azafata nos volcó café en el pantalón, pero logramos como regalo una tortita dulce empaquetada.

Ahora queremos ir a Kazán a ver el Chile-Alemania, pero tenemos que pagar no menos de 15 dólares por una plaza, y casi 100 si queremos dormir en una litera…por ser periodistas, porque gracias a una promesa de Putin, el hincha común no paga. Basta con mostrar el ID Fan, una acreditación colgante que se obtiene al haber comprado una entrada.

Es decir que si compramos nosotros también una entrada, nos eximimos de pagar el pasaje en tren. Cosas de la FIFA.


Al revés: en Moscú o en San Petersburgo, los periodistas tenemos pasaje gratis para el transporte en la ciudad y el resto de los mortales tiene que pagar. ¿Quién los entiende?

lunes, 19 de junio de 2017

El impacto de la posible marcha de Cristiano Ronaldo (Yahoo)





                                                    Desde Moscú


Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid que acaba de iniciar su quinto mandato, sabe bien que hay demasiadas pocas cosas que puedan equiparar la marcha de Cristiano Ronaldo, si éste decide abandonar el club para buscar otros horizontes a partir de su problema con el fisco español que parece haber llegado al límite de su ya de por sí escasa paciencia.

Cristiano Ronaldo, quien se encuentra en Rusia disputando la Copa Confederaciones con la selección de Portugal tras una gran temporada en lo personal, que le permitió ganar la Liga Española y la Champions League, está siendo investigado por evasión fiscal por 14,7 millones de euros entre 2011 y 2014, lo cual podría implicar de uno a cinco años de prisión, aunque se sabe que con las estrellas del fútbol esto no suele cumplirse.

El caso de Cristiano Ronaldo, que investiga la Fiscalía Provincial de Madrid ante el Juzgado de la localidad de Pozuelo de Alarcón, fue comparado con el de su gran rival para el Balón de Oro de cada año, el argentino del Barcelona Lionel Messi, quien fue condenado a 21 meses de prisión en suspenso por una evasión de tres veces menos cantidad que Cristiano: 4,1 millones de euros.

La situación de Cristiano Ronaldo es mucho más complicada porque esas cifras mucho más grandes que las de Messi provienen de unas retenciones del 24,75 por ciento, cuando a Messi, por ser residente en España desde antes de ser mayor de edad, le quitan el 52 por ciento.

El gran interrogante es si efectivamente Cristiano Ronaldo medita marcharse del Real Madrid por esta situación, o si es apenas la suma de muchas otras situaciones anteriores que el portugués dejó pasar pero que ya lo había enfrentado en el pasado a Florentino Pérez, o incluso, si éste no fue más que una decisión del empresario Jorge Mendes, quien conoce bien de tributaciones y no quiere que su representado pague más de la cuenta.

Un caso similar al de Cristiano Ronaldo es el de su compatriota, amigo y compañero del Real Madrid y la selección de su país, Pepe, quien no sólo acabó yéndose muy mal del club blanco que fue quien lo impulsó en su carrera, sino que en buena parte, su enojo con la entidad blanca se parecería demasiado al del delantero, porque ambos sienten que el club no hizo todo lo que debía por ellos y hasta el comunicado final acerca del caso de Cristiano resulta tibio, al menos en comparación a la carta de Josep María Bartomeu cuando a Messi le ocurriera algo similar en el Barcelona.

Por ahora, pese a todo lo que se ha escrito, comentado y rumoreado, Cristiano ha preferido el silencio, concentrado con su selección con el deseo de ganar la Copa Confederaciones y de hecho, no ha marcado en el debut ante México (2-2) de esta competición. 

Ese silencio puede entenderse como deseo de estar concentrado absolutamente en lo que tiene que disputar o bien puede ser una táctica para permitir que los demás se expresen y así aumentar el ruido en torno de este tema tan espinoso.

La gran pregunta es ¿qué debe hacer el Real Madrid en este caso? Porque ahora que trasciende un poco más el problema de Cristiano Ronaldo con el fisco puede entenderse mejor la operación por la que el club blanco intenta cerrar cuanto antes al delantero de moda, actualmente en el Mónaco, el francés Kyllian Mbappé.

No parece casualidad que entre el deseo de buscar otros horizontes de Alvaro Morata y el problema de Cristiano Ronaldo, el Real Madrid moviera rápidamente fichas por el francés, pretendido por media Europa. Acaso no sólo podría ser el sustituto ideal del portugués sino que por su estilo, acaso podría hasta hacerlo olvidar pronto para iniciar una nueva etapa, aunque los dos juntos armarían ya una delantera espectacular.

Es difícil medir las consecuencias económicas y deportivas que podría tener la salida, y tan intempestiva, de Cristiano Ronaldo, uno de los grandes ídolos de la afición y uno de los grandes goleadores de la historia del fútbol mundial.

Aparecen en su camino la chance de un retorno al Manchester United o un posible pase al PSG, tan necesitado como está de generar algo especial en la gente tras el sonado fracaso de la pasada Champions League ante el Barcelona.

¿En qué posición económica y deportiva quedaría el Real Madrid? Es una pregunta de difícil respuesta, pero lo que es claro es que este verano parece ser muy intenso en fichajes y situaciones conflictivas.


Pero aunque el mercado de pases esté abierto, una salida como la de Cristiano Ronaldo del Real Madrid sería difícil de igualar como el hecho futbolístico más importante de todo el descanso entre temporadas.