Páginas vistas en total

Google+ Followers

miércoles, 28 de enero de 2009

Un héroe llamado Matias Sindelar (Por Marcelo Assaf)

Estimados lectores:

Saben bien que cada tanto, cuando encontramos textos que nos parecen relevantes, por bien escritos o por un contenido que ayude a elevar nuestro conocimiento, apelamos a reenviárselos. Este es el caso del artículo de nuestro colega y amigo Marcelo Assaf, argentino residente en México DF, y gran investigador del futbol, sobre el gran Matias Sindelar en la revista "Futbol Total".


Un héroe llamado Matias Sindelar (Por Marcelo Assaf)
-------------------------------------------------------------
A 70 años de la muerte del más grande jugador que diera Austria, recordamos su legendaria trayectoria, impulsada por un espíritu libre que brilló con intensidad hasta el último de sus días…
La figura que desplegaba sobre el campo de juego era tan particular que le decían “der Papierene” (hombre de papel), por su delgadez y por la habilidad con la que sorteaba rivales a finales de los 20’ y comienzos de los 30’. Pero también lo apodaban “El Mozart del futbol”, gracias a la fineza y la elegancia que jugaba, liderando a la Selección de Austria, que lucía tenía un mote especial: el “Wunderteam” (equipo maravilla), que marcó toda una época en Europa, y quedó como uno de los mejores conjuntos en la historia del futbol.
Matthias Sindelar era hijo de unos emigrantes que se trasladaron de Bohemia y Moravia a Viena, y tenía tres hermanas. Aprendió a jugar al futbol en las calles del barrio Favoriten, un área industrial que se fue colmando de fábricas nuevas de ladrillos. A los Sindelar, como a muchos otros, se los denominó despectivamente “ladrillos checos”, porque su trabajo consistía en ser ladrilleros.
Pero nada detuvo a “Motzl”, como le apodaban, para jugar con una pelota armada con ropa vieja y garrosa cocida. En 1917 su padre murió en acción durante la Primera Guerra Mundial, por lo que su madre siguió trabajando con una lavandería que tenía en la misma casa donde vivían, en el número 75 de Quellenstrasse.
En 1918, a los 15 años, debutó en Primera División con el Hertha de Viena, mientras trabajaba como aprendiz de mecánico. Luego de una operación de meniscos, en 1924 pasó al Austria Viena. Desde ese momento comenzó a demostrar su calidad con la obtención de numerosos títulos, a la par que encumbraba a su Selección.
Su aspecto desgarbado hacía que “el hombre de papel”, encarnara una curiosa figura que ganaba velocidad desde el arranque luego de una etapa en la que se dedicara a la natación. Entonces despertó el interés de clubes ingleses, pero él prefirió quedarse en su tierra natal, donde arrastraba multitudes que lo iban a ver.
En efecto, los estadios se llenaban para presenciar sus actuaciones, algunos viajaban para seguir sus partidos, y generaba un fanatismo en escritores como Friedrich Torberg (quien le dedicó un poema) y Hans Weigel, así como en actores y también en grandes fotógrafos.
Pero Europa estaba envuelta en un tenso clima bélico que preanunciaba la Segunda Guerra Mundial. La situación recrudeció el 12 de marzo de 1938 cuando Alemania anexó a Austria a su territorio, aprovechando su crisis políticosocial, para hacerlo desaparecer como país. Los austríacos habían ganado el pase al Mundial de Francia tras vencer en las eliminatorias a Letonia y Lituania, pero al no tener representatividad como nación, mucho menos la podían tener como seleccionado.
UN ESPÍRITU LIBRE, QUE INCOMODABA
Alemania, no conforme con devorarse a un país, quiso a los mejores futbolistas de Austria para combinar en su equipo a la raza aria con la escuela del Danubio. Algunos aceptaron, pero Matthias Sindelar no. El delantero tenía parte de su sangre judía, era de espíritu libre, y además ante cada convocatoria simulaba lesiones con tal de no plegarse a una expresión del régimen nazi.
Hasta que sucedió algo muy particular. Para celebrar el Anschlub, el 3 de abril de 1938 se disputó un partido entre alemanes y austríacos, incluyendo una orden para que estos últimos se dejasen ganar. Durante el primer tiempo hubo una especie de pantomima, cuando Sindelar y los suyos dominaban el juego pero a la hora de los remates, el balón salía desviado intencionadamente.
Para la segunda mitad no se pudo esperar más por lo que Austria interpretó su mejor vals, dándole un auténtico baile a los germanos. El clímax de la función estuvo en el gol que Sindelar anotó de vaselina, incluyendo una danza en el festejo. El acto, celebrado ante 60,000 personas, justo delante del palco de las autoridades nazis, fue tomado como una auténtica provocación, confirmando que el astro era un rebelde del régimen autoritario. Sesta hizo el segundo gol sellando un resultado lógico y significativo.
Entonces la Gestapo (policía secreta oficial alemana) comenzó a perseguir y a molestar a Sindelar permanentemente. Se le impidió jugar, que era lo que más le gustaba hacer, y también trabajar, como así tampoco se le permitió salir del territorio. Cayó en una profunda depresión y el 23 de enero de 1939, cerca de cumplir 36 años, fue encontrado muerto junto a su pareja, la italiana Camila Castagnola.
Algunos sostuvieron que fue suicidio al inhalar gas, otros que lo mataron, en un hecho que jamás pudo aclararse. “Envenenamiento por monóxido de carbono”, dijo la autopsia. Y si alguien estaba dispuesto a investigar, la policía extravió los reportes al terminar la guerra.
Tan impreciso es el motivo de su deceso como la cantidad de público que asistió a su funeral (15,000 dicen algunos, mientras otros cuentan 40,000 o incluso 50,000 personas). La cuestión es que concurrió una multitud porque en verdad era una celebridad.
Fue enterrado en el Zentralfriedhof (Cementerio Central de Viena), el mismo lugar donde descansan los grandes de la música clásica: Beethoven, Brahms, Schubert, Johann Strauss y Johann Strauss Jr. En Viena una calle lleva su nombre: la Sinderlastrasse, y en cada aniversario de su muerte, recibe ofrendas florales de directivos, jugadores actuales y del pasado del Austria Viena, como así también de políticos.
PARTIDOS Y GOLES EN SELECCIÓN
Fecha Sede Rival Motivo Goles
28/9/1926 Praga Checoslovaquia 1 Austria 2 Amistoso 1
10/10/1926 Viena Austria 7 Suiza 1 2
7/11/1926 Viena Austria 3 Suecia 1 1
20/3/1927 Viena Austria 1 Checoslovaquia 2 -
10/4/1927 Viena Austria 6 Hungría 0 -
6/5/1928 Viena Austria 3 Yugoslavia 0 -
28/10/1928 Viena Austria 2 Suiza 0 -
23/3/1930 Praga Checoslovaquia 2 Austria 2 -
16/5/1931 Viena Austria 5 Escocia 0 1
24/5/1931 Berlín Alemania 0 Austria 6 -
13/9/1931 Viena Austria 5 Alemania 0 3
4/10/1931 Budapest Hungría 2 Austria 2 -
29/11/1931 Basilea Suiza 1 Austria 8 Copa Dr Gerö 1
20/3/1932 Viena Austria 2 Italia 1 Copa Dr Gerö 2
24/4/1932 Viena Austria 8 Hungría 2 3
22/5/1932 Praga Checoslovaquia 1 Austria 1 Copa Dr Gerö 1
17/7/1932 Estocolmo Suecia 3 Austria 4 1
2/10/1932 Budapest Hungría 2 Austria 3 -
23/10/1932 Viena Austria 3 Suiza 1 -
7/12/1932 Londres Inglaterra 4 Austria 3 1
12/2/1933 París Francia 0 Austria 4 1
9/4/1933 Viena Austria 1 Checoslovaquia 2 -
30/4/1933 Budapest Hungría 1 Austria 1 -
11/6/1933 Viena Austria 4 Bélgica 1 1
17/9/1933 Praga Checoslovaquia 3 Austria 3 2
1/10/1933 Viena Austria 2 Hungría 2 -
29/11/1933 Glasgow Escocia 2 Austria 2 -
10/12/1933 Amsterdam Holanda 0 Austria 1 -
15/4/1934 Viena Austria 5 Hungría 2 -
25/4/1934 Viena Austria 6 Bulgaria 1 Eliminatorias 1
27/5/1934 Turín Austria 3 Francia 2 Mundial 1
31/5/1934 Bolonia Austria 2 Hungría 1 Mundial -
3/6/1934 Milan Italia 1 Austria 0 Mundial -
23/9/1934 Viena Austria 2 Checoslovaquia 2 -
7/10/1934 Budapest Hungría 3 Austria 1 -
24/3/1935 Viena Austria 0 Italia 2 Copa Dr Gerö -
6/5/1936 Viena Austria 2 Inglaterra 1 -
17/5/1936 Roma Italia 2 Austria 2 -
27/9/1936 Budapest Hungría 5 Austria 3 Copa Dr Gerö 2
21/3/1937 Viena Austria 2 Italia 0 Copa Dr Gerö -
9/5/1937 Viena Austria 1 Escocia 1 -
23/5/1937 Budapest Hungría 2 Austria 2 -
19/9/1937 Viena Austria 4 Suiza 3 Copa Dr Gerö 1
MEJOR JUGADOR DEL SIGLO EN AUSTRIA, SEGÚN IFFHS1.Matthias Sindelar 1102.Ernst Ocwirk 443.Gerhard Hanappi 234.Herbert Prohaska 135.Karl Koller 126.Toni Polster 117.Ernst Happel 38.Hans Krankl 2
En 1999, la revista inglesa World Soccer lo ubicó entre los 100 mejores jugadores de la historia.
EL WUNDERTEAM & HUGO MEISL
La raíz de aquel extraordinario equipo se le adjudica a James “Jimmy” Hogan, un inglés considerado como uno de los grandes pioneros del juego. Después trasladó sus conocimientos a Suiza, primero con el Young Boys, luego preparando a la selección helvética que fue subcampeona olímpica en París 1924 y más tarde con el Lausanne.
Posteriormente se trasladó a Austria donde transmitió sus conocimientos a Hugo Meisl, quien luego de asistir a una academia comercial, se formó en el mundo de los negocios y después pasó al Länderbank. Pero le gustaba mucho más el futbol y se dedicó a múltiples actividades que impulsaron su desarrollo.
Fue árbitro internacional, Secretario General de la Asociación Austríaca de Futbol, integrante de la FIFA, y organizó un programa que derivó en la creación del FK Austria, uno de los grandes clubes de su país. Además, era miembro del Club Vienés de Críquet. Su visión de precursor no descansaba, tanto que impulsó a la Copa Mitropa, antecedente de la Copa de Europa (actual Champions League), que comenzó a disputarse en Venecia, Italia, durante 1927.
Sin embargo, pese a semejantes antecedentes, su nombre quedó ligado al del Wunderteam (equipo maravilla), apodo que llevaba la Selección de Austria por su juego exquisito y efectivo. Era tal la calidad demostrada, que muchos lo consideraron el mejor equipo de su tiempo, y uno de los más grandes de la historia, junto al “Ballet Húngaro” de los 50 y al Brasil de 1970.
Meisl tenía como base el Ring-Café vienés, donde conversaba sobre tácticas con Jimmy Hogan, quien no se sentía reconocido en su Inglaterra natal, a la vez que volcaba sus conocimientos en Austria, el país donde transcurre la historia, Hungría y Alemania. Su principal virtud consistió en aplicar el juego a ras del césped, fundamentalmente atribuido al estilo escocés.
NÚMEROS IMPRESIONANTES
Austria asimiló la enseñanza barriendo con todos sus rivales, destacando las goleadas sobre Alemania (6-0 en Berlín y 5-0 en Viena), y especialmente ante Escocia (5-0), que se produjo el 16 de mayo de 1931 en Viena, siendo la primer derrota del vencido fuera del Reino Unido.
Después de 14 partidos invicto el Wunderteam perdió ajustadamente 4-3 en Inglaterra, el 7 de diciembre de 1932, y recién volvería a caer el 9 de abril de 1933 frente a Checoslovaquia por 2-1 en un amistoso. En apenas tres años y dos meses, es decir hasta la finalización del Mundial Italia 1934, Austria llegó a convertir la impresionante cifra de 98 goles. Y el revolucionario Hugo Meisl alcanzó a dirigirlo en 133 partidos, un record que se ve muy lejano de igualar.
ITALIA, EL GRAN RIVAL
Hubo un rival con el que los austríacos no pudieron en aquellos tiempos, pese a que en las décadas iniciales todo era al revés: Italia. Es que desde 1912 los peninsulares no representaban un inconveniente por lo que ante ellos todo eran triunfos y empates, hasta que en 1931 la racha se cortó cuando los Azurri triunfaron en Milan 2-1.
Siguieron dos éxitos más de los centroeuropeos pero cuando debieron medirse en torneos importantes Italia pudo imponerse, aunque de un modo muy discutido. En efecto, se vieron las caras por las Semifinales del Mundial 1934 donde los italianos fueron locales con la obligación de ganar a toda costa, en medio de un tenso clima bélico impulsado por el dictador Benito Mussolini, y ayudados con arbitrajes sospechosos.
La Italia del entrenador Vittorio Pozzo ganó 1-0, no sólo por la mala actuación del árbitro sueco Ivan Eklind, sino también porque había estudiado muy bien al Wunderteam en el duelo sostenido en Turín cuatro meses antes, con éxito de la visita por 4-2. Los italianos además, contaban con jugadores naturalizados, entre ellos el argentino Enrique Guaita, quien hizo el único gol del partido, en fuera de lugar. Así llegaron a la final ganando en forma angustiosa a Checoslovaquia, mientras que una Austria desmoralizada perdía en el duelo por el tercer puesto ante Alemania 3-2. En el ánimo del equipo había pesado el enterarse que la noche previa al choque con los italianos, Mussolini le había invitado una cena a Eklind…
De ese modo se cerró la era del Wunderteam, o al menos de su mejor momento porque el Profesor Hugo Meisl continuó como entrenador junto a algunos cracks por unos años más. En los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 los austríacos tuvieron una polémica actuación en cuartos de final ante Perú, con el que perdieron 4-2 en tiempos extra. Como el público de los incas invadió el terreno para festejar, el gobierno nazi que lideraba Alemania ordenó repetir el juego, a lo que los peruanos se negaron. Por ese motivo Austria pasó a la final, misma que perdería con Italia, que poseía a varios campeones del mundo, por 2-1.
Hugo Meisl estuvo por última vez en la banca de Austria el 24 de enero de 1937 cuando su equipo venció 2-1 a Francia en París. Unas semanas después falleció a los 55 años, dejando un legado tan grande que ninguno de sus colegas lo pudo imitar. Cuando Alemania anexó a Austria su creación se detuvo, sin embargo la era del Wunderteam fue tan significativa para la historia del futbol, que el recuerdo perdura por sobre toda manifestación de violencia.
INTEGRANTES DEL WUNDERTEAM
Porteros: Rudolf “Rudi” Hiden y Peter Platzer; Defensas: Kart Rainer, Josef Blum, Roman Schramseis, Franz Wagner, Anton Janda, Karl Szestak “Sesta”; Mediocampistas: Georg Braun, Karl Gall, Josef Smistik, Walter Nausch, Hans Mock, Leopold Hofmann; Delanteros: Karl Zischek, Fritz Gschweidl, Matthias Sindelar, Anton Schall, Adolf Vogl, Josef “Pepi” Bican, Rudolf Viertl y Johann Horvath.
EL POEMA DE FRIEDRICH TORBERG
“LA MUERTE DE UN JUGADOR DE FUTBOL”
El jugaba futbol como ningún otro
Desbordaba ingenio e imaginación
Jugaba con facilidad, una chispa de fuego y humor
Siempre jugaba, nunca peleaba
Durante algún tiempo permaneció con la vista fija,
antes de irse a casa.
En el futbol, como en la vida,
La Escuela de Viena había llegado a su fin.
Siempre fue bueno para las jugadas combinadas
Su sentido de la estrategia le hacia sentir que tenía
oportunidad hasta el último respiro.
La puerta por la cual pasó
lo amenazaba muy oscura y silenciosamente.
Era un muchacho de Favoriten
Su nombre fue Matthias Sindelar.
Fuentes:
http://www.fifa.com/
http://members.aon.at/koisser/sindelar/sindelar1.htm
http://www.austriasoccer.at/ de Ambrosius Kutschera
Los Mundiales de Futbol y la Copa 82 Fascículo Nº 33
Revista Don Balón Nº 1685 “Sindelar La maravilla austríaca”, de Sergio Levinsky
Traducciones de Norma Fernanda Flores Rosas

¿Messi es ya el mejor jugador del mundo? (Yahoo)


Quienes hemos tenido la inmensa fortuna de presenciar en directo, en el estadio Vicente Calderón, el partido de ida por la Copa del Rey entre el Atlético Madrid y el Barcelona, hemos podido disfrutar doblemente del festival que llevara a cabo el argentino Lionel Messi y que lo proyecta definitivamente al trono de los mejores futbolistas del mundo, acaso el mejor en la actualidad, y con chances concretas de ingresar en el club de los monstruos de este deporte.

En efecto, desde hace ya muchos años, acaso con la única duda de si el francés Zinedine Zidane puede entrar en él, que no aparece un jugador que al menos sea susceptible de compararse con ex futbolistas del gran listado, como lo son su compatriota (y actual seleccionador) Diego Maradona, como así también Pelé, Beckenbauer, Alfredo Di Stéfano y el holandés Johan Criuff.

¿Puede Messi llegar a ingresar en tal alto lugar en la consideración de los analistas? Todo indica que sí, pero será el tiempo el encargado de corroborarlo. Tiene la virtud que pocos jugadores han tenido, de volar cuando toma contacto con la pelota y no es difícil darse cuenta, en medio de los veintiún jugadores restantes, que se trata de alguien distinto, diferente, capaz de hacer magia en cualquier jugada.

Puede decirse también que en las escasas temporadas que lleva jugando en el Barcelona, su evolución ha sido notable y que ya mismo tiene una gambeta superior a la que tuvo el propio Maradona y una velocidad corta insuperable, así como una gran definición frente al arco rival, que hace que en media temporada, sin ser un goleador nato, se encuentre en los diecinueve tantos, una cifra notable para principios de enero en Europa.

En más de una oportunidad, en diferentes entrevistas que le hemos hecho desde que comenzó su carrera, Messi nos ha insistido mucho en que su posición en el campo de juego es la del clásico número diez argentino, es decir, en el sector creativo del equipo, y si juega por la punta derecha (aunque va saliendo de ese lugar en la nueva etapa que comenzó esta temporada), es porque así lo fueron acostumbrando en el Barcelona, debido a jugadores como Ronaldinho, Deco o Xavi, pero una vez que partieron el brasileño y el portugués, el número diez ya fue suyo y fue recuperando su lugar original, en el que es evidente que rinde más.

Tanto es así, que aún partiendo de la banda derecha, Messi suele tender a cerrarse hacia el vértice del área grande, a donde un volante creativo o un compañero de ataque suele cortarle el balón para ingresar al área con velocidad y definir o dar el último pase, pero no por casualidad ganó en 2005 el Mundial sub-20 de Holanda siendo el Botín de Oro como mayor goleador, y Balón de Oro como mejor jugador.

Paradójicamente, en la selección argentina aún no ha terminado de explotar, en cierta forma, porque el equipo apareció desganado en los últimos tramos bajo la dirección técnica de Alfio Basile, y porque suele utilizar una táctica que no lo favorece, dándole el eje del juego a Juan Román Riquelme, mucho más lento y posicional que Messi.

Si bien jugaron juntos y ganaron muy bien la medalla dorada olímpica en Pekín 2008, no parece fácil conciliar el juego de ambos y el perjudicado es Messi porque Maradona lo prefiere en la función de “pasador”, como lo expresó en más de una oportunidad, que desde ya que Messi puede hacerlo, pero es limitar demasiado (y Maradona lo sabe mejor que nadie) a una superestrella capaz de muchísimo más.

Por eso es realmente extraño que Maradona aparezca en los medios de comunicación diciendo que para él, el seleccionado argentino es “Mascherano y diez más” o que quiere que Riquelme o Juan Sebastián Verón sean “los directores técnicos dentro de la cancha” reservando para Messi, hoy un indiscutido en todo el mundo, para una labor secundaria dentro del esquema general.

Tampoco se entiende, aunque pretenda mantener una postura neutral entre sus dirigidos, cómo alguien que lució su mismo número y jugó un fútbol tan excelso, no se haya manifestado luego de la exhibición ante el Atlético Madrid, cuando todo el estadio lo ovacionó de pie con Maradona en el palco de honor, y cuando todos los medios españoles ya comienzan a compararlos.

¿Es posible comparar a Messi con Maradona? Sí que es posible, porque se trata de la misma posición en el campo aunque en tiempos diferentes y marcas distintas. Messi parece tener más gambeta y mayor facilidad en el uno contra uno, pero Maradona lucía más con la pelota, y tenía mejor remate de media y larga distancia, pero ambos son mágicos.

¿Qué le falta a Messi para entrar en el selecto club de los monstruos del fútbol? Mayor remate, continuidad en el tiempo, y que no lo acosen las lesiones, acaso su mayor preocupación en el mundo del fútbol, mucho mayor aún que los rivales de turno. Porque su juego, de mucho enfrentamiento con el rival, lo expone a recibir muchas agresiones, de lo que deberá tomar nota y cuidarse o buscar mecanismos para salir airoso.

Messi sigue creciendo, y nos va regalando su magia y su fútbol en cada partido, sin guardarse nada, y su técnica lo coloca, hoy como nuevo rey del fútbol mundial, aunque lo deberá ratificar en este magnífico Barcelona y en el momento crucial, en el próximo Mundial 2010 en Sudáfrica, aunque él no parezca demasiado preocupado.

En el Real Madrid se abre un abanico de futuros posibles (Yahoo)

Dos semanas atrás hubiera sido calificado como una locura pensar que el presidente de entonces, Ramón Calderón, hoy ya no estuviera en su cargo y sin embargo así lo fue, a partir de una durísima investigación del diario deportivo “Marca”, que demostró que la asamblea del pasado 7 de diciembre que ratificó las cuentas de la entidad, y casi con los votos justos, fue fraudulenta debido a que sufragaron muchos que no estaban habilitados y lo peor, que todo eso fue organizado por amigos del propio Calderón.

Desde ya hacía varios meses que se sostenía cerca del club blanco que Calderón estaba rodeado por un grupo de jóvenes que le realizaban el “trabajo sucio” para despejarlo de cualquier inconveniente como presidente, en especial, por un empleado de la entidad, Mariano Rodríguez de Barutell, más conocido como “Nanín”, de tan sólo 23 años, y quien también regenteaba la famosa discoteca “Pachá”.

Calderón, ya contra las cuerdas por la investigación creciente de “Marca”, apenas si concedió que conocía de lejos a Nanín por ser éste hijo de un amigo suyo, pero luego se comprobó que el joven había organizado la votación de la asamblea del 7 de diciembre y muchos de sus contactos fueron conseguidos a través de Facebook (ahora que ya se marchó de su cargo, Calderón no tuvo problemas en mostrarse en “Pachá” con su amiguito).

Los hechos se precipitaron, y en pocos días ya Calderón, con la voz quebrada, renunciaba y dejaba como sucesor al empresario naviero Vicente Boluda, quien en la primera conferencia de prensa como presidente del Real Madrid, anunció elecciones para mediados de 2009, tal vez incluso antes de que finalice la actual temporada.

Estos hechos institucionales tan graves ya están afectando, y van a afectar mucho más, al equipo de fútbol. Ya sin la Copa del Rey, eliminado por el Real Irún de Tercera división, y prácticamente despedido del título de liga, por tener tan lejos al líder Barcelona (en puntos pero muchísimo más en juego), los objetivos se centran en no perder la segunda plaza para clasificarse directamente a la próxima Champions League 2009-2010, y en tratar de pasar la dura eliminatoria de octavos de final, en febrero, ante el “spanish” Liverpool de Rafa Benítez, que define en su estadio de Anfield.

A su vez, el Real Madrid, al jugarse todo por el todo en una difícil competición como es la Champions League, que no gana desde 2002, apunta todos sus recursos a solucionar otro frente de tormenta que ha tenido en los últimos tiempos Calderón, en una de las tantas crisis que atravesó hasta renunciar. Nada menos que haber intentado inscribir a sus dos nuevos fichajes, el holandés Huntelaar y el francés Lass Diarrá, para la próxima fase, cuando al haber jugado ambos en competiciones europeas durante eta temporada, la UEFA sólo habilita a uno de ellos para cambiar de club.

Este error, que en cualquier club serio cuesta el cargo del director deportivo, en este caso Pedja Mijatovic, en el Real Madrid todo continuó como estaba (¿Mijatovic no debió irse, incluso, cuando renunció Calderón?) y ahora el nuevo presidente, Boluda, se la ha jugado contratando al abogado deportivo más prestigioso, Jean Louis Dupont, quien no es otro que quien llevó el Caso Bosman, que cambió las reglas del fútbol mundial. Por otra parte, también Boluda viajó a Nyon para tratar de desplegar toda la artillería diplomática ante el presidente de la UEFA, Michel Platini, quien ya anticipó en un principio un fallo negativo a las pretensiones del Real Madrid de contar en octavos con ambos jugadores.

Pero más allá de si podrán jugar tanto Huntelaar y Lass ante el Liverpool, con la perspectiva de elecciones a corto plazo, se abre en el Real Madrid un abanico de infinitas posibilidades y escenarios a futuro. La primera pregunta es para el plantel actual y su propio entrenador, el recién llegado Juande Ramos, que no acostumbra a firmar contratos largos, y que ahora se ve forzado a que el candidato a presidente que gane, guste de su estilo y lo mantenga, cosa harto difícil.

Tampoco los jugadores saben qué reglas de juego habrá, si efectivamente a lo máximo en junio puede haber un cambio de presidente, de director deportivo, y de entrenador con un gran porcentaje de seguridad.

Mientras tanto, las versiones que corren son de lo más variadas aunque la que parece tomar más cuerpo es la del regreso de Florentino Pérez y aquellos años de “galácticos” (Figo, Zidane, Ronaldo, Beckham) y glamour, ahora tal vez con Kaká, Cristiano Ronaldo y hasta alguno aventura la chance de pagarle al Barcelona los 150 millones de euros de la cláusula de rescisión de Messi, lo que parece muy complicado.

Pocas veces se ha hablado tanto de un candidato, como en este caso de Florentino Pérez, sin que el propio personaje haya siquiera conversado una sola vez con un periodista en este último tiempo, pero las encuestas lo dan claramente como ganador si se presentara a elecciones, con el 78 por ciento de la intención de voto.

Otro candidato posible es el ex presidente de Telefónica de España, Juan Villalonga, ex compañero de escuela y muy cercano al ex presidente español José María Aznar (1996-2004), quien ya hizo intentos por entrar en la sociedad del Valencia, y que muchos interpretan como un intento del ex mandatario por retornar al poder que da el Real Madrid, máxime que ya su yerno, Alejandro Agag, participa como accionista en el club inglés de la First Division, Queens Park Rangers, donde está asociado al constructor de Fórmula Uno, Favio Briatore.

En cambio, el gran piloto de rallies y ex candidato a presidente del Real Madrid, Carlos Sainz, esta vez parece haber decidido no participar de la contienda, mientras que otro ex candidato que había hecho una buena elección en 2006, Juan Palacio (que llevaba como director deportivo a José Antonio Camacho) también medita presentarse.

Mientras todo esto pasa en el interior del club, la semana finaliza con la noticia de que el defenestrado Calderón fue designado a cargo de los festejos del Centenario de la Federación Española por parte de su presidente, Angel María Villar (que en su momento hizo lo mismo con Juan Gaspart, cuando en plena crisis renunció como presidente del Barcelona e inmediatamente pasó a la Federación Española).

Por su parte, el diario “Marca” y otros medios que se le han sumado a la investigación sobre el Real Madrid, van ahora a la caza de los “calderonistas” que quedan, mientras otros, con ironía, ya se atreven a llamar al club blanco como “Realín Madridín”, en homenaje al joven Nanín que ahora se distrae en las discotecas junto a Calderón.
Alguien preguntó desde una columna cómo gente tan joven puede llegar a generar tanta crisis en un club tan grande, pero no tardó en llegar la respuesta: si otro joven pudo armar un descalabro en el Pentágono, ¿Por qué no en el Real Madrid?


viernes, 23 de enero de 2009

La Tablada: A 20 años de un delirio mayúsculo



Un día muy caluroso del verano de 1989, hace ya veinte años, llegaba muy temprano a cubrir mi turno en la sección de Información General en la agencia DYN, y siendo el primero en arribar entre mis compañeros, me tocó atender una llamada telefónica en la que, desde el regimiento de La Tablada (provincia de Buenos Aires), uno de los integrantes me decía con una voz intrigante que muchos de ellos “no respondemos a los mandos naturales”. Cuando le pregunté quiénes eran y qué significaba aquello, me cortó la comunicación por toda respuesta. Comentado con mi jefe de entonces, Florentino Fernández, vino la orden esperable: “decile al Turco que tienen que ir ya mismo para allá”. Eso significaba que el querido Turco, murguista y fanático de San Lorenzo, uno de los choferes del electo estable, tenía que poner en marcha el coche, este cronista tenía que bajar los siete pisos hasta el garaje, y partir raudamente hacia la zona del desastre.
En verdad, no sabíamos bien a lo que íbamos. En el viaje, charlábamos con el intrépido Turco sobre que posiblemente se trataba de una de las tantas puestas en escena carapintadas de entonces, en una democracia aún incipiente aunque en el último año del mandato presidencial de Raúl Alfonsín, pero ya cuando pasamos la avenida Crovara y vimos caer a una chica que caminaba por la zona, nos dimos cuenta de que estábamos ante un suceso extraño, que se corroboró en apenas minutos con el despliegue policial que vimos y el humo impresionante que se desprendía del cuartel y toda la zona a la redonda con sus comercios cerrados.
Enseguida hay que contextualizar que se trata de una época en la que recién comenzaban los llamados “Movicom”, unos aparatos muy parecidos al zapato del superagente 86, y que, desde ya, DYN no me había suministrado. Pero aún peor, tampoco el coche tenía ningún cartel que dijera “Prensa”.
Al poco rato de llegar, y pudiendo dialogar con algunos protagonistas en medio del fuego y del humo, nos fuimos enterando del disparate impensable: no se trataba de carapintadas sino que un grupo de izquierda había “comprado” una versión, supuestamente lanzada desde dentro de la UCR (partido de gobierno entonces) sobre que se preparaba un golpe de Estado. Y este grupo, llamado “Movimiento Todos por la Patria” (MTP), que ya venía evaluando cierto retorno a la lucha armada, quiso establecer allí un sonado bautismo de fuego con el ex guerrillero del ERP, Gorriarán Merlo, a la cabeza, y con quien hasta pudimos llegar a dialogar, desde la calle que daba a la puerta del cuartel, nosotros en ella, y Gorriarán…en las torres de agua de las casas de enfrente, hasta que la charla se interrumpió con dureza cuando el ex guerrillero nos dejó con la palabra en la boca y se fue escapando cual serie norteamericana de TV.
Nos tocó ver a una mujer llorando desconsolada luego de que su hijo perdiera la vida en el cuartel siendo apenas un “colimba” (“corre, limpia, barre” en la jerga del servicio militar obligatorio, entonces) cuando ya había perdido a su otro hijo en la misma situación en la Guerra de Malvinas siete años atrás. El tema que se nos planteaba, profesionalmente, a partir de ver los negocios cerrados por el lógico temor de los comerciantes de la zona, era cómo comunicarnos con nuestra agencia para pasar la información telefónica, cuando entre tanto golpear puertas sin resultado, encontramos una insólita vinería con la puerta entreabierta y un teléfono fijo viejo, y colgando de un hilo. De nada sirvió que pidiéramos y rogáramos por una llamada. La negativa era total hasta que una idea recorrió nuestra cansada neurona: le propondríamos al resistente dueño del local un canje publicitario (a todas luces falso, para nosotros, que trabajamos para una agencia de noticias) por el uso del teléfono. Contra nuestro propio pronóstico, la fórmula resultó y así fue que nuestro interlocutor llamó a su familia para que contemplara, orgullosa, nuestra difusión de la vinería al llamar por teléfono. Cuando del otro lado nos atendió la jefa del turno, la recordada Carmen Coiro, no nos quedó otra que decirle, ante la atenta mirada de la familia del local, que antes de comentarle lo sucedido en el cuartel, nos auspiciaba la vinería, ante la risa de nuestra compañera y la pregunta de si habíamos enloquecido, mientras, orgullosos, se codeaban y levantaban su pulgar de aprobación los comerciantes, a nuestro lado.
Una vez afuera, y creyendo que todo iba camino a la solución y cercanos a los 40 grados y hechos literalmente sopa por el calor de enero, otra vez aparecieron los nubarrones de la duda: al presidente Alfonsín se le había ocurrido la idea, nada menos, que llegar al cuartel con su helicóptero, exponiéndose a la balacera de las casas de enfrente. Los periodistas nos miramos atónitos y sólo atinamos a regresar a nuestros respectivos coches. Este cronista no recuerda ahora a quién más alojó dentro del mismo, mientras el Turco hacía lo que podía, pero la escena de pánico era digna de una película de acción, aunque se puso en juego nuestra propia vida. La idea era salir pronto de la zona, con el coche, que arrasaba con cualquier bulto que vía por el camino con tal de salir, y en medio de esta aceleración, una bala perdida dio en una de las ruedas, que también fue arrastrada con tal de salir del foco.
Cuando cerca de la tarde nos vino a reemplazar una compañera (si no me equivoco era Patricia Grimberg, de quien guardo un grato recuerdo), por fin pudimos desplazarnos al centro de Buenos Aires y nos pudimos dar cuenta de la gravedad de lo que ocurriía: al subir a la agencia, nos comentaban la cantidad de llamados de familiares y amigos queriendo saber si estábamos bien. Ya a la hora de la merienda, y por fin en nuestra casa y fuera de la hora de trabajo, venía la esperada ducha y el merecido descanso.
El 24 de enero, cuando llegamos al día siguiente ya más tranquilos, nuestro jefe, Florentino Fernández, nos decía que teníamos que volver a La Tablada……no lo podíamos creer. Fue aún peor, y hasta tuvimos que llegar a hacer cuerpo a tierra, unos sobre otros, los periodistas metidos en una casa, en la que llovían las balas en un techo de aluminio y otra sentimos que pegó en el poste que se encontraba a milímetros de nuestra presencia.
Cuando ya en nuestra casa escuchábamos la radio por la tarde y nos enterábamos que el episodio había acabado, trágicamente, respiramos hondo y por momentos, sentimos que habíamos vivido una pesadilla, o bien que la habían vivido otros y que nosotros apenas lo soñamos. Y ahora que pasaron veinte años, ni siquiera creemos que, de verdad, nosotros estuvimos allí mismo, y los dos días consecutivos.

jueves, 22 de enero de 2009

Cuando la prensa deportiva española nos genera envidia (La Jornada)


Y de la sana. Porque la intempestiva salida de la presidencia del Real Madrid por parte de Ramón Calderón, hace una semana, fue motivada por una gran investigación del diario deportivo “Marca”, que demostró, con pelos y señales, cómo el ex mandatario blanco manipuló la última asamblea, ocurrida a fines de 2008, en la que se votó a favor de las cuentas presentadas a los socios, y por una escasísima diferencia.
“Marca”, que pertenece al grupo italiano Rizzoli (que también edita el “Corriere Della Sera”, “La Gaceta dello Sport” y el periódico español “El Mundo”), hacía rato que tenía entre ceja y ceja a un Calderón más cercano a su competencia mediática, el Grupo Prisa, y demostró en su investigación, que no necesitó de muchos días, que en aquella tumultuosa asamblea en la propia sede del Real Madrid, en el estadio Santiago Bernabeu, no sólo habían asistido los barras bravas llamados “Ultrasur”, quienes manifestaron a favor de Calderón, sino que llegaron a votar varios desconocidos que no eran socios de la entidad (incluso alguno, asociado al Atlético Madrid), y todos estaban comandados por un joven que se hizo famoso en todo el país, un tal Mariano Rodríguez de Barrutell, más conocido por su apodo, “Nanín”.
“Nanín”, un joven que resultó ser hijo de un amigo muy cercano a Calderón, terminó siendo una especie de organizador del trabajo sucio a favor del ex presidente, y hasta aparece jugando al fútbol en el propio campo de juego del estadio Santiago Bernabeu junto al propio Calderón, vestido con la segunda equipación de la entidad (la de negro con vivos blancos), y fue quien condujo a sus amigos a la extraña asamblea, en la que un mes después, “Marca” muestra en su propia tapa de quién se trataba en cada uno de los casos de votos ilegales.
Nanín es conocido como uno de los reyes de la noche madrileña, así como otro amigo cercano a Calderón y ex dirigente, Alfonso Carrascosa, también participaba en este tipo de maniobras.
Es claro que luego de conocida parte de la investigación, Calderón apareció dando una conferencia de prensa en la sede del club, en la que sostenía que “por su honor” se investigarían los hechos y que irse sería “de cobardes”. Pero al día siguiente, “Marca” aparecía en su tapa circulando alrededor del rostro de los votantes ilegales en la asamblea demostrando esta cercanía con Calderón y al ex presidente apenas si le quedaron horas para dimitir llorando y apelando al estoicismo de su familia que había tenido que soportar el escarnio y que le pedía que se retirara.
Este hecho, que parece tan normal que no merece agregar comentario alguno, no lo es si tomamos en cuenta el medio argentino, en el que un juzgado nacional decide allanar la propia sede de la AFA y no sale publicado en ningún medio, ni se recuerda jamás que un solo dirigente del fútbol (ni de la Secretaría de deportes estatal) haya tenido jamás que renunciar por alguna investigación realizada por ningún suplemento deportivo, cuando sería innegable que esto que acabamos de relatar del Real Madrid, ocurre (y multiplicado y hasta elevado a la máxima potencia) en la Argentina. Pero nadie sale jamás. Los dirigentes permanecen impunes, en muchos casos, manteniendo una estrecha relación con el periodismo vernáculo, mientras unos pocos (tuertos idolatrados por sus ciegos colegas, que los creen valientes), prefieren hablar de lo que pasa a miles de kilómetros sin meterse demasiado en las narices del poder de casa.
Si un dirigente dejó de tener continuidad en este tiempo, fue el ex presidente de Newells, López, a quien derribó mucho más el accionar de una ONG, “Salvemos al Fútbol”, que un periodismo timorato, si bien el ex mandatario maniataba al escaso periodismo crítico de la ciudad rosarina.
Lo cierto es que lo conseguido por el diario “Marca” nos genera sana envidia, nos hace pensar que en algún lugar del mundo existe un periodismo independiente capaz de cargarse a cualquier dirigente, con el poder que fuere, si hay una decisión valiente de publicar lo investigado, como se hizo desde el Caso Watergate a tantos otros en la historia del periodismo.
Se fue Calderón y fue reemplazado, en una corta transición hasta mediados de año, cuando termine la temporada futbolística europea, por el empresario naviero Vicente Boluda, y tampoco se sabe ahora qué pasará con el nuevo entrenador, Juande Ramos, que lentamente está ordenando el equipo (aunque ayudado el pasado domingo por el absurdo arbitraje de Pérez Burrull, que no pitó dos claros penales para el Osasuna y echó al delantero Juanfran en la segunda acción), pero que sabe que al haber elecciones a más tardar en julio, el nuevo candidato traerá a su director técnico y difícilmente pueda continuar. Tampoco el director deportivo Pedía Mijatovic sabe qué será de su vida aunque lo empieza a tener claro, y sabe que incluso hace tiempo que debió irse, especialmente cuando fichó hace días al delantero Huntelaar y al volante Lasanna Diarra, y se enteró luego de que para la Champions League, que regresa en febrero, sólo podrá contar con uno, al haber jugado ambos en competencia europea en la actual temporada.
Mientras todos estos disparates pasan en la Casa Blanca madrileña, “Marca” y otros medios que se suman, se preguntan qué pasa ahora con el “calderonismo sin Calderón” que continúa en el club, mientras otros ironizan llamándolo “Realín Madridín”…
Nuestra más sincera envidia.

viernes, 16 de enero de 2009

Finkielkraut: el nuevo antisemitismo y la muerte de Europa

Por Lucrecio (*)

Hablan del antisemitismo pasado, para mejor invisibilizar la peculiaridad del presente. El brevísimo libro de Alain Fienkielkraut es un portazo en la apacible buena conciencia del pensamiento francés contemporáneo.Y un intento de apuntar lo verdaderamente serio. Que el nuevo antisemitismo tiene componentes que lo diferencian por completo de sus predecesores, del nazi-fascista en particular. Y que este "antisemitismo que viene" está monstruosamente identificado con aquello que Europa exhibe como sus más mitificados valores: el humanitarismo, el antirracismo, el pacifismo, el progresismo de salón en el cual han venido a morir los entusiasmos revolucionarios de hace cuarenta años.Para que semejante delirio pueda funcionar se precisa una coartada en dos etapas. El desplazamiento semántico, primero, de las viejas fobias sobre un nuevo nombre: sionismo; la asimilación, de inmediato, de ese nombre con una forma universal y particularmente horrenda del racismo: es el paradigma fijado en Durban por la asamblea de las benévolas ONG, que fija el antisionismo como objetivo prioritario de las luchas antirracistas y humanitarias.Jon Juaristi, en su breve pero pertinente prólogo, recuerda la fórmula de Bebel, "el antisemitismo es el socialismo de los imbéciles". Y concluye que "podría recobrarse esta definición tan exacta para el antisemitismo contemporáneo, siempre que cambiásemos una palabra: el antisionismo es el humanitarismo de los imbéciles". Y, en efecto, lo que más llama la atención en el análisis muy fino que Finkielkraut efectúa de este nuevo antisemitismo que hace estragos, bajo el disfraz apenas creíble del antisionismo, es la interiorización de una pulsión autodestructiva esencial: la que lleva a la mala conciencia europea a asumir como propios los tópicos más delirantes y más inconmensurablemente reaccionarios del Islam de los ulemas y de los asesinatos en masa de infieles.Si Francia tiene un interés de laboratorio en la gestación de ese nuevo antisemitismo es porque allí todos los elementos se dan en un perfecto solapamiento y ocultación. Los restos, casi arqueológicos, del viejo antisemitismo fascista, representados por una figura política en alza, Le Pen, enrarecen y enmascaran el presente. Histrión ascendido al primer plano de la política francesa merced a la apuesta suicida en favor de su promoción por parte de un François Mitterrand que veía en él un decisivo factor de división electoral de la derecha frencesa.Mitterrand logró, en efecto, alzarlo sobre una base electoral estable; sólo que esa base se forjó no a costa de los previstos votos de la derecha clásica, sino de los de las periferias obreras tradicionalmente comunistas y, en menor medida, socialistas.Le Pen es un factor de fuerte confusión. Amenaza, sí. Pero también coartada. Su antisemitismo es violento y primario; pero su propia ranciedad limita sus marcos de expansión social. Paradójicamente, el verdadero peligro antisemita se ha gestado, en estos años, en el ámbito mismo de la reacción humanitarista y antilepeniana. Cuando la prematuramente senil extrema izquierda francesa no halló ya más elemento de combate específico que el de la identificación con los sectores en función de cuyo rechazo había ascendido el Frente Nacional: la inmigración musulmana. Y esa identificación sólo podía cristalizar a través de su único aglutinante político: un antisemitismo exasperado y explícitamente homicida, que se proclamaba a sí mismo, y por encima de todo antiisraelismo y antiamericanismo, más militar aún que militante.Hay un pasaje terrible en el libro de Finkielkraut. La carta que el autor recibe de una autocomplacida izquierdista que arremete contra los judíos franceses que se manifestaban contra el antisemitismo el 7 de abril de 2002:"He tenido que ver a la policía –escribe la escandalizada y humanitaria interlocutora–registrar a las personas que querían romper el cortejo de banderas israelíes que jóvenes excitados con kipas azules y blancas enarbolaban, seguros de su santo derecho. En el mismo lugar, un pequeño moraco de apenas diez años gritaba a sus compañeros visiblemente asustados que lo retenían: ¡Si por lo menos tuviera un kalachnikov, ya les enseñaría yo a ésos! Y yo sabía que me sentía más cerca de la verdad de este pequeño desvalido que de todos los jóvenes que triunfaban de autosuficiencia y de pasión despreciativa e ignorante bajo sus kipas blancas y azules".Finkielkraut sabe –y cualquiera hoy que no quiera cerrar los ojos debería saber– que es infinitamente más horripilante hoy el planteamiento de la humanitaria izquierdista que se conmueve ante el noble deseo musulmán de matar a tiros a los judíos en cualquier parte del mundo –y ello aun cuando lo formule un niño de apenas diez años– que las viejas monsergas racistas y patrioteras de un Le Pen, ya cascajo muerto.Porque "el pequeño desvalido en cuestión no ha cogido aún el kalashnikov. Según todo pronóstico, él no lo hará y se quedará en estado de provocación verbal. Esta perspectiva, sin embargo, no es verdaderamente tranquilizadora, pues el idioma que oye a su alrededor y que empieza a articular es el idioma del islamismo y no el del progresismo. La lucha de clases no le dice nada, la yihad le fascina. Sus héroes son las figuras religiosas, no los iconos revolucionarios: Saladino más que Espartaco o que el Che Guevara. Vive en otro universal, y lo que le hace rabiar, de ahora en adelante, no es el yugo del capitalismo ni el del imperialismo sobre los proletarios de todos los países, sino la humillación de los musulmanes del mundo entero. Condicionado a padecer a Israel como una carga o un mordisco en la carne del Islam, no es ni siquiera antisionista: allí, aquí, en cualquier lugar, los judíos, a sus ojos y en sus palabras, son judíos y nada más".La tragedia es que Europa ha consumado ya la transferencia. Incapaz de hacer frente a la oleada letal del islamismo, la izquierda europea se deleita en la identificación con sus verdugos. Hace de la explícita declaración de guerra a muerte contra los infieles, que el yihadismo proclama, un fantástico objeto de autoculpabilización. Ese Otro amenazante no puede ser un monstruo, tiene que ser sólo la voz pura de la justicia que, al fin, castiga nuestras culpas. "El Otro es angelical, el Otro es inocente, y si no lo es, si tiene propósitos infames, si se comporta como enemigo declarado, siempre lo es en legítima defensa; si comete actos reprobables, lo hace por reacción al espíritu de la reacción". Pulsión suicida, literalmente alucinada, que cristaliza en la paradoja que Finkielkraut subraya: "Bautizados que rechazan al cura y militan por el velo islámico en la escuela".Europa se muere. Lo sabemos desde hace ya algún tiempo. Y está dispuesta a poner el cuello ante quien quiera degollarla: al fin, le da lo mismo. Y a tachar de genocida a todo aquel que ose siquiera tratar de defenderse. Europa se muere. El Islam es sólo su instrumento. Y el nuevo antisemitismo, su síntoma más preciso.

(*) Alain Finkielkraut, En el nombre del Otro. Reflexiones sobre el antisemitismo que viene, Barcelona, Seix Barral, 2005, 64 páginas. Prólogo de Jon Juaristi.

jueves, 15 de enero de 2009

Kaká y la difícil elección de estos tiempos (Yahoo)

Son días muy difíciles para Kaká, uno de los mejores jugadores de fútbol del planeta. El brasileño se debate entre lo que le dicta el corazón y lo que indica la razón, y todo el ambiente se encuentra por estas horas a la espera de una decisión que sea cual fuere que vaya a tomar, dejará una fuerte marca en los próximos tiempos.

Al brasileño Ricardo Izecson Dos Santos Leite se lo conoce mucho más como Kaká en el ambiente del fútbol y por estas horas decide, en un pequeño grupo compuesto por su padre y representante, el ingeniero Bosco, y su vocero, Diogo Kotcho, si acepta o no la impresionante oferta del Manchester City, ahora manejado por jeques árabes, de cien millones de euros para su club, el Milan, y quince millones de euros netos por año para su cuenta bancaria.

Cualquiera diría que en un fútbol súper profesional como éste, capaz de manejar este tipo de ofertas que hace temblar los cimientos de cualquier persona, no hay mucho ue pensar y sólo resta hacer las valijas y mudarse de ciudad e imponer condiciones de estrella.

Pero Kaká ha demostrado que, extrañamente para este tiempo, no es un jugador más. Ni en calidad técnica ni en la humana. Porque no siendo milanés, ni siquiera italiano, no es frecuente que aún joven y sabiendo las pretensiones de un suculento Manchester City y de la permanente seducción del Real Madrid (el recientemente renunciado presidente Ramón Calderón llegó a proponer su contratación en las pasadas elecciones), el talentoso brasileño dijera apenas hace unos días que pretendía con el tiempo ser el capitán y líder del Milan, equipo en el que quisiera “envejecer”. Toda una declaración de amor poco frecuente en tiempos de afecto sólo hacia el dinero.

Por eso es que por estas horas, encerrado con su familia en Milan, y mientras ya diecisiete mil “tifosi” milaneses arman una web para tratar de buscar el modo de que Kaká no se vaya, y cientos protestan en la puerta de la sede del club para que ni su presidente (y actual mandatario italiano) Silvio Berlusconi, ni su segundo máximo dirigente, Adriano Galliani, lo dejen partir, Kaká llora. Porque se encuentra ante una enorme encrucijada: o el amor por una camiseta con la que se siente identificado, o una ganancia tan enorme que pasaría a ser uno de los hombres más ricos del planeta y acaso ante una oportunidad que no volverá a tener en su vida.

Por estas horas, también los medios de comunicación presionan a su modo. El tradicional diario deportivo de Milán, “La Gazzeta dello Sport”, le recuerda en sus editoriales a Kaká lo ocurrido con su ahora compañero ucraniano Andrei Sevchenko, gran goleador del Milan que fue tentado por su compatriota y magnate dueño del Chelsea, Román Abramovich, y su mediocre paso por Londres lo hundió sin poder regresar a ser aquel gran delantero que fuera dos años atrás ni siquiera volviendo al clun de sus amores, donde frecuenta el banco de suplentes.

A Kaká lo espera un ansioso Robinho, su compatriota que no para de decir las bondades de quien fuera consagrado mejor jugador del mundo por la FIFA en 2007, y una cantidad de buenos jugadores como el argentino Pablo Zabaleta, el paraguayo Roque Santa Cruz y el inglés ex Chelsea Wright Phillips, pero el Manchester City apuesta a armar un equipo muchísimo mejor que el que tiene y con el que apenas escapa al descenso a la First Division. Por eso se habla de la contratación de un arquero como Gianluiggi Buffon, de la Juventud, frustrado el fichaje del español Iker Casillas.

¿Subyuga este proyecto del Manchester City a Kaká, o tanto dinero no podrá contra un proyecto más vital y acaso más cercano a sus afectos y a sentirse dentro de la familia del Milan, tal como él mismo lo dijo apenas días atrás? Todo un misterio que será desvelado en pocas horas y que conmueve al mundo del fútbol.

Se trata de una operación que encierra en total nada menos que 256 millones de euros, y con la que el Manchester City daría un golpe final, al estilo de lo que ocurriera en los primeros tiempos del Chelsea de Abramovich. El paso siguiente, según lo indican los rumores crecientes, pasaría por la contratación de Carlo Ancelotti, hoy entrenador del Milan, quien a su vez sería reemplazado en julio por el holandés (y ex compañero suyo en el Milan) Frank Rikjaard para la temporada 2009/10.

Ancelotti insiste en que el Milan no se resentirá con la ida de Kaká, y también es extraño que el club haya permitido que el Manchester City hablara con la familia de Kaká, y hasta casi la mitad de los tifosi rojinegros consultados por distintas encuestas, cree que con ese dinero, el Milan podría apostar a armar un equipo más joven como cuando la Juventud se desprendió de Zinedine Zidane, transfiriéndolo a Real Madrid, y con los nuevos fichajes ganó las dos ligas siguientes.

Pero en el fútbol no hay seguridad. No se trata de matemáticas y allí está el Milan, con tantos fichajes, con tantas estrellas, y sin embargo, sigue sin poder conseguir una defensa acorde con su historia.

Kaká debe decidir entre el amor a la camiseta y el poder del dinero. No parece fácil y es humano, como todos. Si decidiera quedarse en el Milan, sería un gran golpe a favor de la deportividad. Pero si decidiera lo contrario, también habrá que entenderlo y tratar de ponerse en su lugar, aunque para la gran mayoría de los habitantes de este planeta, eso es demasiado complicado.

lunes, 12 de enero de 2009

El Real Madrid no es lo que era (La Jornada)

Cuesta entender estos tiempos del Real Madrid. Tanto, que hasta nos complicamos al elegir vestuario para acudir al estadio Santiago Bernabeu, con estación de metro propia nada menos que en el paseo de la Castellana. Es que ni hace mucho frío en invierno, y la experiencia nos recuerda que allí nos toparemos con estufitas en el techo. Nos gana la prudencia y nos vamos abrigados, pero el propio Fernando Gago, a la salida, nos confiará que esa tos rebelde que le impide hablar con continuidad, es producto de un resfrío conseguido en el mismo partido ante Villarreal.
El Real Madrid no es el que era, aquel mito que generó Bernabeu en los cincuenta, con aquellos equipos inexpugnables, como dice su himno, que retumba cuando ingresan los equipos a la cancha, o, como dicen los españoles en sus relatos, saltan al campo, “de las glorias deportivas, que campean por España, va el Madrid con su bandera, limpia y blanca que no empaña”. No es lo que era porque los tiempos han cambiado y aquello que decía su canción con su “¡Hala Madrid, hala Madrid, noble y bélico adalid, caballero del honor”, que conocíamos desde pequeños, cuando leíamos aquellas impactantes historias de las cinco copas de Europa de la mano de Alfredo Di Stéfano, hoy, con tanto dinero atrás y su llegada multimedíatica, sin embargo parece conformarse con mucho menos, desde su pretensión. Hoy el Real Madrid contrata buenos jugadores, sin dudas, y costosos (todo lo que los blancos quieren, sube inmediatamente de precio), como los debutantes de la tarde de ayer, el goleador holandés Huntelaar y el volante Lass (en realidad, Lassana Diarrá, pero quiere diferenciarse de su compañero del mismo apellido), pero que ya no pueden compararse con otros que han participado en puestos parecidos. Huntelaar tuvo dos ocasiones, alto, espigado y con cierto manejo de pelota, pero en ambos casos falló. Cierto que en una, porque el ex arquero y ahora en el Villarreal Diego López, le achicó el ángulo de disparo cuando ya estaban mano a mano. En la otra, se resbaló, con escasa fortuna. Lass tiene quite, y ya muchos lo compararon con Makelele, acaso porque desde que el negro se fue al fútbol inglés (ahora regresó a su país en el PSG), el Real Madrid no volvió a recuperar un jugador de sus características, empeñado en buscar carilindos para vender camisetas, pero le falta mucho para eso. Lass bien puede ser un buen complemento para Gago, siempre tan solo para contener adversarios en el medio. Tampoco Huntelaar es como su compatriota Van Nistelrooy, quien ya demostró primero en el Manchester United de lo que era capaz antes de vestirse de blanco.
Pero decíamos que el Real Madrid no es el mismo porque hay un tufillo a cierto conformismo, como que los hinchas que concurren cada domingo, saben bien que a falta de media temporada, sólo queda en juego la Champions League, máximo objetivo de siempre, en busca de la décima copa, pero para un club de esta estirpe y de los jugadores que siempre ha tenido, es demasiado poco. Eliminado de la Copa del Rey por un equipo de Tercera, el Real Irún, y a doce puntos del Barcelona a escasas dos fechas de terminar la primera rueda de la liga, aspirar sólo a la Champions parece lejano a tiempos de optar al “doblete” o “triplete”, y quien hace no tanto vio pasar a los Zidane, Ronaldo o Figo, hoy ese rol sólo cabe en un inspirado (aunque por ahora irregular) Robben, un wing a la antigua, o cuando Guti tiene las luces encendidas. El resto juega bien, pero es eso, “bien”. Sería, en términos de inglés, estar OK. Es verdad que en diciembre pasado, este Real Madrid directamente se caía, y ahora, recuperados varios titulares lesionados (Heinze, Pepe, Cannavaro, Sneijder) y las dos contrataciones mencionadas, a las que hay que sumarle a Parejo, jugador de las divisiones inferiores que para muchos es de lo mejor que ha sacado la entidad, insólitamente cedido hasta aquí a préstamo al Queens Park Rangers inglés que maneja Alejandro Agag, el yerno del ex presidente español José María Aznar. Hoy el Madrid (como gusta decir a muchos para diferenciarlo de “Real”) es una suma de muchos holandeses, algunos argentinos, algún remanente brasileño o italiano, y un excelente arquero como Iker Casillas, que termina salvando siempre su buen nombre y honor. Incluso ayer, cuando Villarreal regaló el primer tiempo pero se acordó de jugar, aunque algo tarde, en el segundo y especialmente cuando ingresó el “Cañito” Ariel Ibagaza.
También en esto cambió el Real Madrid. Porque si bien siempre tuvo grandes arqueros (por citar algunos, Miguel Angel o Buyo), no necesitó nunca tanto como ahora de su estampa y sus estiradas. Si hasta algún colega extranjero ironizó con que el Marca, diario deportivo, le colocaría las tres estrellas (mejor puntuación) a Raúl González, ídolo de la afición, y al lado colocaría como comentario breve “las peleó todas”, una forma sutil de no decir si al menos vio alguna, aunque no tenemos mucho recuerdo de ello en noventa minutos. No importa, y muchos insistirán con que si no le dieron nunca el premio al mejor jugador de Europa “es porque no es simpático ni sonríe a la prensa como Ronaldo”. Antes, nadie discutía a los Kopa, Gento, Puskas, Di Stéfano, ni a los Roberto Carlos, Ronaldo o Zidane. Esto pasa ahora, es de este último tiempo, de cuando el Real Madrid, el múltiple campeón de todos los tiempos, el considerado “mejor equipo del siglo XX” por la FIFA, salió al Camp Nou contra el Barcelona sólo a defenderse y a perder por poco. Esto, antes, no ocurría. Tampoco, que un entrenador dijera, como ayer el chileno Manuel Pellegrini, del Villarreal, que sintió que “nosotros parecíamos los locales por el control de pelota, y ellos los visitantes”. Es que este Real Madrid juega muchas veces de contragolpe en el propio Santiago Bernabeu, algo impensado en los años ochenta o noventa (por no ir más atrás en el tiempo).
¿Qué diría Bernabeu si se levantara de su tumba? Difícil saberlo, pero seguramente tendría otra forma de manejar varios asuntos de su amado club. Tal vez, coincidiría con nosotros en que los tiempos del Real Madrid han cambiado mucho, y tal vez diría que lo mínimo sería agradar a los espectadores y con tanto dinero entrante por la sumatoria de tanto negocio andante, habría que regresar a la grandeza que él había conocido.

martes, 6 de enero de 2009

Llegó Messi y dejó su fútbol en los zapatos del mundo (La Jornada)

El Rey Messi llegó por la destemplada noche de Madrid y depositó su enorme fútbol en los zapatos de los amantes de este deporte que se torna maravilloso cuando aparecen cracks de este calibre, y se fue ovacionado, de pie, por la gran mayoría de hinchas del Atlético Madrid, en el propio estadio Vicente Calderón, que vieron cómo su equipo nada podía hacer ante este tremendo Barcelona, que le ganó con comodidad y simpleza por 1-3 en el partido de ida de octavos de final de la Copa del Rey.

Valió la pena superar la helada, enfundarse por completo y sentarse en la platea del Calderón para presenciar semejante recital de fútbol de todo el Barcelona, hoy por hoy, lejos, el mejor exponente de fútbol de alta clase, y que se da el lujo de rotar a su plantel y dejar sólo cuatro titulares ante un equipo de los más grandes y de mejores jugadores de España, como el Atlético.

Pero si además de contar con jugadores de tamaña jerarquía, y de un andamiaje casi perfecto, con presión sobre el rival hasta el minuto noventa, pase lo que pase con el resultado, se suma a Lionel Messi entre los once, ya la distancia es tan pero tan grande, que los partidos pareciera que se jugaran casi para cumplir con el reglamento.

El Barcelona no necesita ni vestir de azulgrana. De amarillo da lo mismo, y con titulares, o suplentes, o mezcla de ambos, establece un monopolio del balón y un cambio de ritmo que desorienta y desanima al más pintado, y anoche, el recital fue completo con un Messi claramente en posición de mejor jugador del mundo, autor de los tres goles, uno de penal y dos de gran factura, pero nos quedamos con una magnífica apilada que terminó con la pelota en el travesaño y la primera ovación.

Nada menos que con Diego Maradona en la platea, Messi las hizo todas, con la única pena de que en una incomprensible decisión (luego disfrazada en vano de fiebre), el entrenador mexicano del Atlético, Javier Aguirre, a quien el público exigió dimisión durante el partido, dejó afuera del compromiso a Sergio Agüero, cuando si algo le quedaba a este equipo para ganar en la presente temporada era esta Copa del Rey, lejos del Barcelona en la liga (catorce puntos a día de hoy) y con la Champions League como sueño más que como realidad.

Es claro que el Atlético tiene mejor plantel que en otros tiempos, pero también, que hay demasiada diferencia entre su ataque, contundente (especialmente cuando juega el Kun), y el resto de las líneas, sin ideas a la hora de generar juego, y menos, cuando enfrente se encuentra tamaño rival como el Barcelona, acaso el mejor equipo del mundo, con brillantes jugadores, mucha presión, y muy buenas ideas. Allí, los “colchoneros” se vieron en un auténtico laberinto futbolístico.

Ni hablar cuando en el penal que generó a principios del segundo tiempo el 0-2 fue expulsado el defensor central holandés Heitinga. Porque si ya la diferencia era insalvable, si el Barcelona llega a tener un jugador de más, se acaba el partido, que fue lo que ocurrió aunque el checo Ujfalusi encontrara de cabeza el momentáneo 1-2, porque aún se debe jugar la semana próxima la revancha en el Camp Nou, y con tres goles en Madrid, el Barcelona jugará demasiado tranquilo porque hasta un 0-2 lo mete en cuartos.

Da gusto ver a este Messi, que a mitad de temporada se acerca a los veinte goles, lo cual marca en la proyección, una cantidad desmesurada para un joven que no se dedica a concretar goles, sino que llega a ellos porque su talento desborda.

Si Víctor Hugo Morales, en el mejor relato de gol de la historia del fútbol, llegó a preguntarle a Maradona, “¿de qué planeta viniste?” ante Inglaterra en el Mundial de México 1986, en el Calderón se pudo haberle preguntado a Messi “de qué estrella bajó” para regalarnos su enorme fútbol, depositándolo en nuestros zapatos en el día de Reyes.

El mejor jugador del mundo es argentino, pero lo disfruta el mundo. Ojalá lo pueda aprovechar la selección. Maradona lo pudo comprobar in situ y se habrá dado cuenta, esperemos, que no es sólo un “pasador”, sino una superestrella, el fútbol mismo, como bien entendió, desde el primer día que lo dirigió, el muy inteligente técnico del Barcelona, Josep Guardiola.

lunes, 5 de enero de 2009

Cuando el antisemitismo impide ver hasta la propia supervivencia

No hay nada más aleccionador, en un conflicto como el de Medio Oriente, que vivir en España y comprender ciertas claves de la reacción antisemita por antonomasia de estos tiempos: el apoyo al movimiento ya no sólo palestino, sino de Hamás (sostenido nada menos que por Irán), que más allá de simpatías o antipatías por Israel, está poniendo en juego, para un futuro mediato que bien podría acelerarse, la supervivencia de un modo de vida de libertades y derechos elementales, que el ser humano consiguió después de tremendas luchas a lo largo de los siglos.

Sin embargo, lo que aparece claramente en las narices de la gran mayoría de los habitantes del mundo occidental, no puede ser visto no porque sea complejo verlo sino que la enorme estupidez del odio entre semejantes, como lo es sin dudas el antisemitismo, increíblemente se coloca por encima de esos derechos que cualquier persona con un mínimo de cordura pasaría a defender si se vieram amenazados.

No es necesario describir cómo viven las sociedades dominadas por los autodenominados “·enemigos de Israel” y cómo es el sistema de vida de Israel. Podríamos extendernos horas y horas sobre la propia historia de cómo se generó el Estado de Israel, cómo se construyó, cómo de un desierto se llegó a un vergel aún con la oposición de la mayoría de los países árabes que se dedicaron a oponerse y a tratar de “enviar a los judíos al mar”, una clásica expresión vociferada en cualquier congreso y que hasta hoy puede escucharse o verse en cualquier noticiero, o en la misma calle.

Tampoco vamos a interrogarnos demasiado en este artículo sobre cuánto han dedicado los países árabes antes y después de 1948, cuando se crea el Estado de Israel, y cuántos premios Nobel y cuánto aporte a la ciencia ha hecho Israel. Ni tampoco dónde están las obras realizadas por la Autoridad Palestina con los fondos recibidos por tantos años de la Unión Europea (UE), y compararlos con lo que sí realizó Israel con los fondos recibidos en este mismo lapso.

Lo que nos queremos preguntar en este artículo, y ya de por sí que lo hagamos habla, tristemente, de la estupidez humana, es cómo puede ser que a estas alturas, con todo lo que se ha luchado para conseguir tantos avances, entre otros, la igualdad de derechos entre mujeres y hombres, hoy distintos sectores de algunos países europeos y latinoamericanos puedan siquiera pensar en defender a quienes propugnan terminar con esas libertades que luego influirán sobre ellos mismos.

Es decir, algo así como luchar contra el enemigo directo de uno, al que lo tornamos “amigo momentáneo” (aunque creyéndolo definitivo) tan sólo porque lucha contra nuestro “enemigo de nacimiento” como es el judaísmo a partir de la enorme influencia que la Iglesia Católica ha tenido justamente en estos dos continentes y no es casualidad.

Decíamos lo de vivir en España para comprobar lo que ocurre en Medio Oriente y el grado de fanatismo pro palestino, al punto de que asistimos acaso a una de las más tremendas manipulaciones periodísticas que hayan existido alguna vez con la tendenciosa información que cada día puede leerse en cada edición de “El Baís” y esto no es casual de ninguna manera. España es el país campeón mundial del antisemitismo, el único de toda Europa que ha expulsado a los judíos en 1492 por parte de los Reyes Católicos (que más de uno a esta altura ha llamado “catódicos”), y la mayor parte de los españoles ha nacido con una enorme influencia de esta Iglesia contra toda manifestación judaica.

En España, los niños siguen jugando a “matar judíos”, hacer algo malo es realizar ”una judiada” o nuestros amigos nos comentan como si nada que fulano de tal es “un perro judío”, porque “perro” y “judío” son sinónimos. Un diario deportivo de Madrid, hablando del Eurobasquet, llegó a titular que Israel “asesina las chances de España en el torneo” sólo porque ha ganado el partido, y un periodista de Fútbol Internacional reportea a doble página a un chileno que participa en el seleccionado palestino tratando de reirse con él al tratar de imaginarse” cómo se pondrán los israelíes cuando vean que ustedes participan de distintos torneos”.

Hacer un seguimiento diario en la última década del diario “El Baís” por la edición de fotos de Medio Oriente, será encontrarse con que el noventa por ciento de las fotos sobre israelíes es mostrándolos religiosos, en un país laico, por lo cual, la gente cree mayormente en España que Israel es, en efecto, un país religioso.

Pero volviendo al conflicto en sí, y antes de ingresar definitivamente en lo actual, una acotación más. Muchas veces, quienes vivimos en España y entendemos el conflicto justamente al revés de lo que algunos sectores piensan, creíamos que acaso España, o toda Europa (que durante la Segunda Guerra Mundial permitió el genocidio del nazismo sin importarle nada y pareciera que quiere regresar a aquellos tiempos, como si no le bastara lo ocurrido), cambiaría su manera de pensar si los mismos que ponen bombas desde hace décadas en Israel, se las pusieran a ellos. Pero tristemente no.

Los europeos y sudamericanos, la “izquierda progre” que divide estúpidamente todo lo que pasa en “buenos” y “malos”, como si en la vida no hubiera grises, o matices dignos de análisis, hicieron como que estos atentados como el del 11 de marzo de 2004 en Madrid, o el de Londres, no existieron, quedan sepultados, y sólo se trató de un mero acto de “terroristas”.

Propongo la siguiente reflexión para ilustrarlo mejor. Para toda Europa, y sin dudas para todo el mundo occidental, los atentados como los de Madrid o Londres fueron perpetrados por “terroristas” y “asesinos” de Al Qaeda. Si cuando terminaron de perpetrar esos atentados, los sobrevivientes se fueran a Israel en un avión, y al otro día pusieran una bomba en un autobús escolar de primario, esos mismos tipos, esos mismos “terroristas” y ”asesinos” pasarían a ser automáticamente “combatientes de la libertad”, “milicianos palestinos”. ¿Cuál es la diferencia? Los que mueren en Israel son judíos. Qué casualidad.

Uno de los motivos por los que la “izquierda progre” que jamás piensa con dos dedos de frente porque siempre es más fácil dividir al mundo en “buenos o malos”, para lo cual es fácil, el que está alineado con Estados Unidos es rápidamente “el malo”, es esta división del mundo en dos bandos. La pregunta que se hace todo progresista que se ve en la necesidad de defender a Israel no sólo por ser en este conflicto el único de buena fe, el que ve atacado su territorio, el que siempre es manipulado por los medios antisemitas y que son manejados por capitales e intereses árabes, es cómo justificar la alianza con los Estados Unidos. No es algo fácil, pero luego de conversar con muchos intelectuales y mayores conocedores que quien escribe sobre el conflicto, la respuesta es una nueva pregunta (algo muy judío, por cierto, mil perdones por decir que es judío, pero es así). ¿A quién podía recurrir Israel que no fuera a Estados Unidos, cuando pese a todas las tremendas críticas que pueden hacerse a este país, es el que puede ayudar a defenderse a un país permanentemente acatado y asediado, y que además quienes lo atacan cuentan con el beneplácito y la ayuda de la Europa antisemita?, ¿O es que debe Israel agachar la cabeza y aceptar que se la tire al mar sin defenderse? ¿Eso haría cualquier otro país de la tierra si es asediado cada día con misiles desde el otro lado de su frontera? ¿Eso haría España, por ejemplo, ante la ETA, o ante una fuerza extranjera a pocos kilómetros? ¿Y si España respondiera, sería con poco, algo o mucho? ¿Alguien en la izquierda progre estaría realmente interesado en la “desproporción” de este ataque?.

Otro elemento llamativo es el uso de cierta información en España. Por ejemplo, la participación en tertulias de “representantes palestinos” como la llamada Niña Rodicio, vinculada directamente al terrorismo, o que una de las radios más importantes del país exija a “Mister PESC” de la UE, Solanas, una dura sanción económica a Israel por su respuesta a Hamás, cuando esta organización se encuentra en la primera fila de la lista de terroristas….¡¡para la propia UE!!, o que los medios de comunicación afines al PSOE sostengan que fue Israel el que rompió la tregua, y horas después, el propio presidente Rodríguez Zapatero, en su comunicado, reconoce “la irresponsabilidad de Hamás” en haberlo roto. ¿En qué quedamos?

La otra enorme manipulación pasa por la descripción del conflicto como si fuera “entre David y Goliat”, uno, aparentemente sin nada, con los “pobres” palestinos (a los que ningún país árabe quería ni quiere hasta hoy) tirando piedras a los otros, sofisticados tanques y armamentos israelíes cuando Hamás utiliza misiles Grad con capacidad de cuarenta kilómetros de alcance y fabricados en China e Irán.

Pero esos misiles que caen del lado de Israel no importan. Que muchos chicos no puedan asistir al colegio, no importa. Que un misil haya caído en un jardín de infantes, tampoco importa. Es sangre judia. Como tampoco importa lo que pasa en el Congo, en Haití ni en ninguna otra parte, aunque los muertos sean infinitamente más.

No. Europa y Latinoamérica y sus “izquierdas” tienen miles de especialistas en Oriente Medio. Eso sí importa, y siempre, siempre, del lado contrario a los judíos, como para rebelarse desde la izquierda a sus papis pero en el fondo decirles “tranquilos, soy de izquierda, soy progre, pero no te he fallado, continúo con tu tradición antisemita, lo que la Iglesia a la que me enviaste, me enseñó de pequeño”. Y todos contentos y el círculo se cierra a la perfección.

Y si es posible, ahora todos con la kefiah de Arafat, el gran “demócrata” cuya fortuna es incalculable, producto de las remesas de los “benefactores europeos”. Los mismos que hoy se ponen la kefíah son los que mañana llorarán sus nuevos muertos tal vez en la Plaza Cataluña, o en Puerta del Sol en Madrid, cuando los mismos que hoy defienden con unción, sólo porque están contra los odiados judíos, mañana les arrancarán la vida reivindicando Al-Andaluz, y pasado mañana, cuando se queden con todo, les quitarán los derechos, las libertades, y volveremos a la Edad Media.

Allí, los pocos que queden con vida, se darán cuenta de que fueron unos idiotas útiles y que en un conflicto en el que claramente uno de los dos defendía su libertad, su derecho al disenso, su postura política, su entidad, su lucha de tantos años, ellos manifestaron, gritaron y hasta manipularon en favor del que ahora los ahoga, ya definitivamente, y ya le pone velo negro a sus mujeres, a las que manda atrás, o las lapida por “infiel”.

Allí, cuando ya de nada sirva ser”progre” de pico, y cuando sea absolutamente dominado, se dará cuenta cuántos prejuicios arrastraba y qué importante hubiera sido poder pensar las cosas sin ese odio de nacimiento, pero ya se volverá a necesitar otros miles de años para recuperar los derechos perdidos.

Será que acaso es cierto aquello de que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.