Páginas vistas en total

Google+ Followers

miércoles, 27 de junio de 2012

El viernes, en la legislatura porteña

El próximo viernes 29/6, de 17 a 19 hs, participaré como expositor en la mesa "No a la Violencia en el Fútbol" en el Salón Perón de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, junto a Javier Cantero (presidente de Independiente), el ex juez Mariano Bergés, Mónica Nizzardo (Salvemos Al Fútbol) y la diputada Delia Bisutti, presidente de la Comisión de Deportes de la Legislatura, entre otros.

River y el círculo del poder

www.sergiolevinsky.com


El ascenso y retorno de River Plate a Primera A del fútbol argentino cierra un círculo abierto hace un cuarto de siglo, cuando se hizo explícito el símbolo de poder que ya ejercía antes desde las clases dominantes, aunque con un cierto pudor que corresponde al cambio cultural que se produjo en el país desde la llegada del menemismo en los años noventa.

El gran hito de la historia de River fue, sin dudas, la mudanza de barrio, desde la Boca (donde sus dirigentes, con lucidez y efectividad, notaron que el club no tenía la misma raigambre que si rival más joven, Boca Juniors, y decidieron emigrar hacia una zona más pudiente) hasta Núñez.

martes, 26 de junio de 2012

Todos esperan el España-Alemania (Jornada)

www.sergiolevinsky.com


No es un clásico europeo ni Mundial, y sin embargo, el fútbol espera para el domingo una final de Eurocopa entre España y Alemania, hoy por hoy, los dos mejores equipos del continente y acaso de lo más reconocido de la actualidad en todo el planeta, pero para eso, deberán pasar primero sus fases semifinales.

España, campeona de la pasada Eurocopa de 2008 y del Mundial 2010, se encuentra cada vez más cerca de la hazaña del triplete, aunque su entrenador, Vicente Del Bosque, sufre por estos días algunas atendibles críticas de la prensa por empecinarse a jugar un fútbol sin arcos o, al menos, en el que la meta cuenta demasiado poco.

Es cierto que ha obtenido muy buenos resultados con esta fórmula del toque y la posesión del balón hasta el hartazgo y el mundo del fútbol se lo reconoce, pero debería revisar su sistema táctico desde que esos abrumadores dominios de su equipo sobre los rivales (excepto que sean muy débiles, como Irlanda) terminan por un resultado que no indica claramente esa distancia.

Es más, entre colegas pensábamos días pasados si no habría que buscar un coeficiente para determinar la real distancia entre España y sus rivales y el cálculo oscilaba entre 2 y 2,5, es decir, que a los goles que convierte “La Roja” habría que multiplicarlos por esta cifra para tener una certeza de lo que ocurrió en el campo de juego.

Distinto sería si en vez de tocar y tocar con seis volantes, que en algunos casos ocupan posiciones de delanteros, Del Bosque pudiera colocar un nueve de área como Fernando Torres, y punteros como Pedro Rodríguez o Jesús Navas.

Por el lado de Alemania, tal vez la posesión baje la cifra de España, pero le agrega otros elementos importantes para el juego: el ritmo, la velocidad y la eficacia ofensiva, no exentas todas ellas de estética.

No es casual tampoco que los alemanes, desde aquella derrota de la semifinal del Mundial 2010 ante España, nunca más hayan perdido un solo punto en ningún partido oficial hasta hoy, con la continuidad en el juego que le da el haber mantenido a su muy cotizado entrenador Joakim Löw, siempre en la mira del Real Madrid y otros equipos grandes europeos.

Alemania, que tiene como base al Bayern Munich y al Borussia Dortmund (el primero, finalista de la Champions League y el segundo, campeón de Liga y Copa en esta temporada), viene apostando por los hijos de inmigrantes de mejor dominio de pelota que los nacionales y no es casual que en su formación aparezcan Mario Gómez (de origen español), Jerome Boateng (Ghana), Mesut Özil (Turquía), Samuel Khedira (Túnez) o los polacos que ya son un clásico en el ataque, Lucas Podolski y Miroslav Klose.

Los alemanes deben enfrentar a Italia, un equipo que ha sido una de las sorpresas agradables del torneo, dirigido ahora por Césare Prandelli, que ha resuelto abandonar por un tiempo el Catenaccio para tratar de hacer tocar más la pelota a partir del genio de Andrea Pirlo (uno de los sobrevivientes del campeón mundial 2006) y con un ataque especial, con jugadores “locos” como Cassano y Ballotelli.

El problema de Italia es que llega a esta semifinal luego de un durísimo partido ante los ingleses, que debió ganar en los noventa minutos pero al no poder convertir, recién pudo terminarlo en los penales, y sumado a que los germanos llevan dos días más de descanso por cuestiones de inexplicable desorganización-organizada de los europeos, si los de Löw implementan un partido físico, será muy complicado para los azzurri, que ya son bastante menos en el juego mismo.

España tampoco debería tener problemas ante sus vecinos de Portugal, más basados en la potencia y hambre de Balón de otro del gran Cristiano Ronaldo, que en el sistema de juego de un equipo que dirigido por Paulo Bento, jamás encontró un funcionamiento colectivo que respalde al gran crack del Real Madrid.

¿Podrá Cristiano Ronaldo contra el sistema colectivo de toque y posesión de España? Suena difícil. La Roja ya eliminó a Portugal en octavos de final del Mundial 2010 con casi los mismos jugadores en los dos equipos, si bien sufrió más de la cuenta. La lógica sigue estando a favor del campeón.

La expectativa es máxima. Llegamos a la última semana de Eurocopa en Polonia y Ucrania y con ella, la hora de la verdad.

El nivel hasta ahora ha sido más que aceptable y eso nos permite ser optimistas para los partidos definitorios.

lunes, 25 de junio de 2012

Arsenal y River Plate, de festejos en Argentina (Yahoo)


Arsenal, que se consagró campeón por primera vez en la historia al ganar el Torneo Clausura de Primera División, y River Plate, que logró el ansiado ascenso a la máxima categoría tras un durísimo año en el nacional B (Segunda) fueron los protagonistas de un intenso fin de semana con el que terminaron las competencias de la temporada 2011/12.

Arsenal, club muy joven en comparación con el resto de los participantes del Torneo Clausura, fue fundado en 1957 por los hermanos Julio Grondona (viejo presidente de la Federación Argentina, cuyo cargo ocupa desde 1979, al tiempo que es el vicepresidente senior de la FIFA) y Héctor (recientemente fallecido y máximo goleador de su historia) y arribó a la máxima categoría en 2002 luego de deambular por todas las anteriores, desde la más humilde.

Ya en 2007 había conseguido ganar la Copa Sudamericana (la segunda en importancia en el continente detrás de la Copa Libertadores) lo que le permitió proyectarse y obtener también la Copa Suruga Bank al año siguiente cuando venció 1-0 al Gamba Osaka.

Sin embargo, este título del Torneo Clausura argentino tiene un sabor especial porque lo coloca en un lugar importante en el fútbol argentino, y se proyecta a la Copa Libertadores de América de 2013 por segundo año consecutivo (en este año participó pero fue eliminado en la fase de grupos por Boca Juniors y Fluminense de Brasil).

Arsenal, dirigido por el reconocido entrenador Gustavo Alfaro, fue siempre un equipo práctico y como cuenta con pocos recursos, siempre apuntó a evitar el descenso de categoría, con lo cual fue sacando muchos puntos y cuando se llegó al final del torneo, se encontró a un par de jornadas con la chance agregada de salir campeón, aunque le tocaba visitar nada menos que a Boca en la tradicional Bombonera.

Finalmente, se impuso allí con mucha autoridad por 0-3 y llegó a la última jornada, empatado a puntos con Tigre (otro club que nunca pudo ganar un título local) y como éste sólo empató 2-2 con Independiente y Arsenal venció 1-0 a Belgrano de Córdoba, terminó siendo el inesperado pero justo campeón.

Arsenal pertenece a Sarandí, localidad del Gran Buenos Aires, a escasos kilómetros de la capital argentina, en una zona llena de clubes como Racing, Independiente, Lanús, Bánfield y otros de categorías de ascenso como El Porvenir, Talleres o Témperley.

Entre sus jugadores más destacados puede citarse a su arquero Campestrini, su defensa central Guillermo Burdisso (que regresó de la Roma, donde sigue jugando su hermano Nicolás) y sus atacantes Leguizamón (la figura) y Zelaya.

Se trata de un equipo duro atrás, muy ordenado tácticamente y que no teme enfrentar ningún escenario, acostumbrado a confiar en sus fuerzas.

De los 23 torneos jugados en el siglo XXI, Boca es el que más títulos ha conseguido (5), seguido por River Plate (4), Vélez Sársfield (3), San Lorenzo y Estudiantes (2), Racing, Independiente, Newells Old Boys, Lanús, Bánfield, Argentinos Juniors y Arsenal (1), lo que marca la diversidad de equipos que han podido alcanzar el objetivo de ser campeones, casi lo opuesto a la Liga Española, concentrada en el Real Madrid y el Barcelona.

Si Arsenal fue un campeón más inesperado, puede decirse que en Segunda, todos esperaban que River regresara a la máxima categoría tras un inédito año en el Nacional B, y si bien se reconoció que su rica historia lo situaba por encima de los otros diecinueve equipos, los “Millonarios” debieron sufrir demasiado para terminar en el primer lugar justo en la última jornada.

River, dirigido por Matías Almeyda, uno de los últimos ídolos del club y que se había retirado como jugador cuando hace un año se produjo el primer descenso de su historia, nunca encontró un buen funcionamiento de equipo, aunque contó con jugadores demasiado fuertes para la categoría como sus atacantes Fernando Cavenaghi (goleador del fútbol francés), Alejandro “Chori” Domínguez (proveniente del Valencia) o David Trezeguet (campeón mundial y de la Eurocopa con la selección francesa, hijo de argentinos).

Sin embargo, llegó a la última jornada con los mismos puntos que Instituto de Córdoba y apenas uno arriba de Rosario Central (otro equipo de mucha experiencia en la máxima división que hace dos años juega en el Nacional B) y Quilmes, y como sólo había lugar para dos ascensos, los nervios y la angustia se apoderaron de sus hinchas tras un año de muchas polémicas, pero terminó venciendo 2-0 a Almirante Brown, y ayudado por los resultados de los rivales, pudo, por fin, terminar su calvario. Quilmes, otro tradicional club del fútbol argentino, como segundo en la tabla de posiciones, también regresa a la Primera División, luego de un año en Segunda.

El paso de River por el Nacional B dejó muchas polémicas, como serios cuestionamientos a los arbitrajes en sus partidos, y en el manejo de la Federación de algunas situaciones confusas como que no lo sancionaran pese a que hace tres semanas, en las propias instalaciones de su estadio Monumental, asesinaran, antes de un partido, al joven Gonzalo Saucedo, de 21 años.

Tampoco fue sancionado cuando el volante de Patronato de Entre Ríos, Daniel Pereira, admitió ante una radio que River lo incentivó (es decir, le dio dinero para intentar vencer a Rosario Central, su rival en la lucha por el ascenso). La AFA suspendió por dos partidos a Pereira, pero no tomó ninguna medida con el club, pese a que el reglamento castiga esta acción con seis meses a dos años de suspensión.

La temporada del fútbol argentino aún no ha finalizado porque restan los partidos por la Promoción. San Lorenzo, uno de los clubes grandes del país, jugará ante Instituto de Córdoba, mientras que San Martín de San Juan hará lo propio ante Rosario Central. Los dos que resulten ganadores jugarán en 2012/13 en Primera y los dos derrotados, en Segunda.

Y la Copa Argentina, que se juega por primera vez y con el formato de la Copa del Rey de España, tendrá su final el 8 de agosto, entre Boca y Racing.


Alemania-Grecia, la Euro y el euro (Jornada)

www.sergiolevinsky.com


Hace mucho tiempo, tal vez desde el Estados Unidos-Irán en el Mundial de Francia 1998, o el Argentina-Inglaterra de México 1986, que no estábamos en presencia de un partido con tantas connotaciones políticas como el que hoy a las 15,45 (20,45 de Polonia) van a jugar Alemania y Grecia por los cuartos de final de la Eurocopa de fútbol

Será a todo o nada entre dos selecciones que responden en la relación entre sí casi con la misma distancia que hay entre ambos países en cuanto a situación política y económica.

viernes, 22 de junio de 2012

Boca es hijo del rigor

www.sergiolevinsky.com


Boca Juniors llegó a su décima final de Copa Libertadores. La sexta en los últimos trece años, con lo cual se acerca a un promedio de una cada dos años, una cifra espectacular que lo convierte, por lejos, en el principal protagonista del fútbol sudamericano del siglo XXI.

No hay dudas de que Boca fue siempre un equipo “copero” y que en los últimos tiempos lo ha ratificado ante cualquier clase de rival. Sin embargo, este Boca de Julio César Falcioni reúne un aspecto extraño y es que aunque pelea en los tres frentes, Copa Libertadores, Torneo Clausura y Copa Argentina, no ha jugado de la misma manera en todos ellos. Al contrario, el nivel fue absolutamente diferente, casi opuesto en muchos casos.

¿Por qué ocurre esto? Se ha debatido mucho sobre que en Sudamérica, por las distancias geográficas que implican viajes largos, aclimataciones, desgastes, jugar un torneo continental no es lo mismo que hacerlo en Europa, en la Champions League y puede ser aceptable, pero en el caso de Boca, cuenta con un largo plantel, con dos jugadores por puesto, y con la posibilidad de optar por distintos protagonitas para las diferentes competencias.

Es el entrenador (Falcioni en este caso) el que debe decidir cómo utilizar sus recursos y en qué momentos. La sensación, entonces, es que en la Copa Argentina, en muchos casos con el equipo de gala, con sus titulares, Boca apenas superó a equipos muy inferiores en planteles y en recursos (deportivos y económicos) y que en el Torneo Clausura, tuvo la chance de cortarse solo en la punta y que justamente puede perder el título, tras haber sido el principal protagonista (y con sus rivales privilegiando en voz alta el salvarse del descenso), tras haber resbalado, otra vez con sus titulares, ante un muy débil Bánfield, hoy metido en la lucha por salir de la Promoción y que de los últimos ocho partidos perdió siete y sólo empató con un flojísimo Boca, con los mismos jugadores que ahora llegan a la final.

Entonces, ¿qué le sucede a Boca? Tal vez, que psicológicamente apuntó tanto a la Copa Libertadores, que en los otros dos torneos avanzó casi sin darse cuenta, por ser tuerto en tierra de ciegos, por la absoluta crisis del resto de los grandes y el desgaste de Vélez Sársfield que sufrió el mismo trajín pero con menos plantel, con menos recursos. No es casual que los dos rivales en el Clausura sean Tigre y Arsenal. El primero, necesitado de puntos en la temporada para no descender, acaparó tantos que ahora se encuentra a las puertas de un título que nunca buscó. El otro, con buena planificación y tranquilidad, fue sacando puntos con la calculadora y ahora se encuentra con la cosecha de su larga siembra. Pero ninguno de los dos tuvo ambición concreta de ganar el campeonato. Y aún así, Boca puede perderlo ante ellos.

Pero todo cambia en la Copa Libertadores. Aunque la prensa haya sobrevalorado (como en la Copa Argentina, como contra Bánfield en el Clausura) un magro empate ante un débil Zamora de Venezuela. Boca pudo recuperarse de eso, y de una derrota como local ante Fluminense en la fase de grupos y como tiene con qué, puso todo su esfuerzo allí y demostró que cuando se lo exige, cuando los partidos son ante rivales complicados y a veces en escenarios complejos, aparece la mayor calidad, la firmeza defensiva, la concentración, con un gran Riquelme y pese a un Mouche tan errático que hace recordar a los tiempos de Rodrigo Palacio, aunque con mucho menos solidaridad y equilibrio.

Cuando a Boca se lo exige de esta manera como la del Fluminense o la Universidad de Chile, está ahí, responde, se afirma, mata y apunta a lo más alto. Cuando el compromiso parece fácil o cuando aparece como claro ganador, ahí es que los problemas se suman, el equipo no aparece tanto, y responde en cuentagotas.

¿Un caso de psicólogo o simplemente hijo del rigor? Parece más lo segundo que lo primero. Tiene para una cena opípara y se conformó con el mejor plato de los tres. Así es este Boca, que tranquilamente puede ser campeón de América por justicia y por tradición copera.


lunes, 18 de junio de 2012

Cuando todo pasa por ganar

www.sergiolevinsky.com


Desde que la selección argentina, gracias al genio de Diego Maradona, ganó el Mundial de México 1986, en el fútbol local se instaló una máxima que termina siendo, por lo general, un boomerang: si se gana se tiene razón y si se pierde, nada sirve.

No importa el análisis del juego, las circunstancias, las relaciones de fuerza, el contexto, las condiciones. Sólo vale si se gana, y nada vale si se pierde.

Es aquí en donde aparece el tema de la actualidad de Boca Juniors. ¿Es buena o es mala la actualidad de este Boca de Falcioni? En el ámbito del fútbol argentino, la mayoría sostiene que pasa por un “gran” momento por una sola explicación: que pelea en los “tres frentes” (Copa Libertadores-el máximo objetivo del semestre-, Torneo Clausura y Copa Argentina).

No importa demasiado cómo se desempeñó en los noventa minutos para llegar a la actual situación. Apenas se suele destacar la fortaleza defensiva (los pocos goles en contra, es decir, otra vez los números por encima del juego en sí), solidez en el medio, Juan Román Riquelme en un año de muy buen nivel personal, y un ataque contundente.
Pocos cuestionan el sistema táctico. Falcioni dispone, como pocos entrenadores del fútbol local, de dos extremos como Pablo Mouche o Darío Cvitanich, pero juega con uno de ellos y un centrodelantero (Santiago Silva es el titular) y opta por cuatro volantes, de los cuales sólo uno (Riquelme) tiene llegada a las cercanías de los atacantes y dos (Erviti y Ledesma o Rivero) son más de ida y vuelta, pero sin funciones ofensivas totales.

Aún así, Boca tuvo buenos pasajes y dominó varios de los partidos que jugó en el año en la Copa Libertadores y en el Clausura, aunque nunca tuvo un juego demasiado definido, y terminó dependiendo del inmenso talento de Riquelme, de casi 34 años (los cumple en una semana).

Desde el arco, Agustín Orión muestra seguridad en los tres palos, aunque opta por sacar con los pies y hacia arriba, con pelota a dividir, en vez de salir jugando, apostando a la llamada “segunda pelota” (algo así como patear al touch en el rugby, para ganar terreno).

La defensa, aún con gente alta entre los centrales (Rolando Schiavi y Juan Insaurralde) suele despejar fuerte y lejos y tiene problemas en jugadas provenientes de tiros libres o centros, y no sale jugando con claridad casi nunca.

En el medio, lo fuerte pasa por pases cortos pero no existe la misma precisión a la hora de los pases en profundidad, y son pocos los jugadores que pasan sistemáticamente al ataque, y los delanteros dependen casi siempre de los volantes o de Riquelme, y en buena parte del partido no tienen participación.

Cuando ingresan los suplentes (Matías Caruzzo, Franco Sosa, Christian Chavez, Pablo Mouche) Boca suele perder consistencia y la diferencia con los titulares es notable, aunque sí ha destacado Juan Sánchez Miño, que de a poco va sobresaliendo sobre un Clemente Rodríguez en baja forma, y ni hablar de Facundo Roncaglia, que no es lateral derecho sino central y que menos aún se adapta a la izquierda, en el caso de ser necesario.

Volviendo al inicio, y con un presupuesto muy superior al de cualquier equipo del fútbol argentino que, en líneas generales, atraviesa un paupérrimo momento en lo técnico, ¿juega bien este Boca? O, si se quiere, aún con menos expectativas, ¿le alcanza a Boca con esto para ganar el triplete?

Todo indica que Boca ha jugado mejor en los partidos de Copa Libertadores, en los que siempre juega con el mejor equipo disponible, y aún así, está condenado a definir siempre de visitante por no haber podido vencer al humilde Zamora de Venezuela (0-0) en su debut en el grupo, y que condicionó el futuro al quedar en la segunda posición detrás del Fluminense (empate que la prensa lo cal ponderó como “muy bueno”).

En la Copa Argentina, llegó a la final ante Racing Club luego de empatar, la mayor parte de las veces, con su equipo titular ante equipos regionales o del ascenso, contra equipos con planteles muy inferiores, a los que terminó en casi todos los casos empatando sobre el final y definiendo en todas las rondas menos una, por la vía de los penales.

Y en el Torneo Clausura, habiendo sido animador y teniendo todo a favor, no pudo vencer a un muy pobre Bánfield (cuyo único punto lo obtuvo ante Boca en siete partidos consecutivos, ya en la zona de Promoción), perdió 4-5 con un mediocre Independiente, y no obtuvo demasiados puntos clave en la Bombonera, en algunos casos cuando primero ganaba y ni siquiera pudo mantener el resultado.

Todo indica que Boca juega mejor cuando el rival es más exigente, pero tiene quedos pronunciados ante rivales accesibles, se desconcentra con facilidad, tiene jugadores de mucha edad que sienten el desgaste, ataca con poca gente, y los suplentes tienen un nivel alejado de los titulares, sumado a que Falcioni opta mucho más por preservarse que por buscar el arco adversario como objetivo primordial.

Con todo esto, Boca no juega bien sino que tiene mejor plantel, define en pocas jugadas y es uno de los menos peores. Y el hecho de que haya equipos peores de ninguna manera determina que por eso Boca sea un buen equipo o que juegue bien, sino que, solamente, son los otros los que juegan peor, si es que es así, además, porque como bien se señaló, en muchos partidos, el volumen de juego pasó por estos rivales de planteles menos ricos futbolísticamente.

El domingo, Arsenal desnudó con simpleza todo lo que Boca ya venía insinuando en el semestre, dejándolo casi sin chances en un Clausura que lo tuvo a su disposición pero que no tuvo coraje ni decisión ni nivel para ganarlo. El jueves se juega gran parte del año en Chile y no vaya a ser que se quede con poco, o nada, aunque parte con una considerable ventaja ante la Universidad.

Sería raro pasar a leer o escuchar, en las próximas dos semanas, que Boca juega mal si es que lo perdió todo. Pero no es para sorprenderse. El análisis mayoritario del fútbol en la Argentina de hoy puede cambiar por una pelota en el palo o adentro del arco.
¿El juego? ¿Qué juego? Sólo importa ganar. Así le va al fútbol argentino desde hace mucho tiempo.

domingo, 17 de junio de 2012

Participación en el Congreso argentino

El próximo jueves, de 10,30 a 18 hs participaré en la III Jornada Internacional de debate Fútbol y Sociedad, que organiza el Congreso de la Nación Argentina.
El programa completo, en http://www.salvemosalfutbol.org/reuniones.htm

El nueve, eje del debate en la selección española (Yahoo)

www.sergiolevinsky.com


Si algo sorprende de esta selección española bicampeona (Eurocopa y Mundial pasados) es el hecho de no poder terminar de plasmar la enorme diferencia que establece en los campos de juego con la mayoría de sus rivales y que ante la evidencia de que necesita un goleador, su entrenador Vicente Del Bosque siga insistiendo con que si hubiera comenzado el torneo otra vez, habría partido con el mismo sistema de juego, sin atacantes netos.

Tal como le viene ocurriendo a Holanda (aunque en este caso, con atacantes netos también, lo cual resulta más preocupante para el último finalista del Mundial) la selección española domina ampliamente sus partidos, con una notable posesión de balón, pero a la hora de los marcadores, éstos jamás reflejan esa sustancial diferencia de juego ante sus rivales.

miércoles, 13 de junio de 2012

La suerte de contar con Messi (Jornada)

www.sergiolevinsky.com


En apenas horas de diferencia, los seleccionados de Argentina y de España, desde Nueva Jersey a Gdansk, experimentaron la enorme diferencia futbolística que existe entre contar en el equipo con un genio como Lionel Messi o extrañarlo hasta la desesperación.

Messi pudo ser jugador de la selección española si alguien en la AFA no diera el campanazo a tiempo, cuando apenas era un chiquilín, y organizara un partido para que “La Pulga” se pusiera la camiseta argentina y a partir de allí, decretara su futuro en celeste y blanco, para su suerte o desgracia.

sábado, 9 de junio de 2012

Al genio de Messi sólo le falta un equipo (Yahoo)


www.sergiolevinsky.com

Tras la exhibición brindada en Nueva Jersey ante Brasil, en un magnífico partido de ida y vuelta (la mejor aspiración para un público estadounidense que espera los goles como el maná del cielo), y un hat-trick que fue determinante en la victoria por 4-3 en un amistoso, la gran pregunta que podría hacerse el aficionado argentino es hasta dónde podría llegar si el genio de Lionel Messi estuviera acompañado por un equipo completo, y si éste tuviera, además, un afán ofensivo.

Messi completó en Nueva Jersey, ante ochenta mil personas, una temporada brillante, única, como pocas veces se vio de cualquier jugador en la historia del fútbol, al superar los ochenta goles, entre los del Barcelona y los de la selección argentina, aunque entre los catalanes se sigue sintiendo más cómodo al desempeñarse dentro de una filosofía que como principio fundamental, ama al juego.

El desayunador de diarios (Libros y Pelotas)

www.sergiolevinsky.com


Si algo tuve claro siempre, desde muy chico, es que de mayor sería periodista. No me pasó, como sucede con la mayoría (y pude observarlo en el colegio secundario) lo de entrar en crisis por no saber qué sería de mí en el futuro. Tal vez por eso y por otros casos como el mío, estoy convencido de que la carrera de Periodismo tiene mucho de vocacional.
En mi caso, mi vínculo con el periodismo comenzó por dos vías distintas: la del deporte, especialmente el fútbol, por un lado, por provenir de un hogar muy futbolero pero, en general, amante de cualquier manifestación deportiva, y por el otro, por la lectura de diarios y revistas (especialmente, aquellos años de “El Gráfico” en los setenta).

jueves, 7 de junio de 2012

Sólo le pido a la selección (Jornada)

www.sergiolevinsky.com


Sólo le pido a la selección argentina que el juego no le sea indiferente, que su director técnico, Alejandro Sabella, reflexione, por fin, antes de decidir colocar a José Sosa y quitar de la titularidad a Gonzalo Higuaín para el partido amistoso del sábado ante Brasil en Nueva Jersey.

Se sabe que Brasil no es Ecuador, pero al mismo tiempo, el del sábado pone en juego el prestigio, pero no hay puntos en disputa y qué mejor que probar con lo mejor que se tiene, máxime si con “los cuatro fantásticos” (Messi, Di María, Agüero e Higuaín) se goleó a Ecuador y si algo bueno dejó esa actuación en el Monumental, fue precisamente el ataque.

miércoles, 6 de junio de 2012

España, Alemania y Holanda, candidatas en la Eurocopa (Yahoo)

www.sergiolevinsky.com


A poco menos de una semana para su inicio luego de cuatro años de espera, la Eurocopa de Polonia y Ucrania abre sus puertas con la esperanza de partidos vibrantes y con la clara posibilidad de que los equipos que asoman como potencias terminen encontrándose en las fases finales, en tiempos de dominio español aunque todo indica que alemanes y holandeses son los que tratarán de disputarle la primacía.

No es casual que los tres equipos de referencia sean España, Alemania y Holanda. Con sólo recordar lo sucedido en la pasada Eurocopa de 2008 y luego, en el Mundial de 2010, en los que España venció en ambas ocasiones, la primera ante Alemania y la segunda ante Holanda, la explicación resultará demasiado sencilla aunque no puede detenerse allí.

martes, 5 de junio de 2012

Los pulmones de la violencia asfixian al fútbol argentino (The Blizzard)

www.sergiolevinsky.com


Desde hace poco más de un lustro, quien observa por televisión o mucho más aún in situ cualquier partido oficial o amistoso de fútbol argentino, comprobará con cierta sorpresa, o como mínimo incógnita, que en cada uno de los estadios hay una zona libre en las tribunas, sin público.

Es la forma en la que las autoridades deportivas, futbolísticas y estatales (ya sea nacionales, provinciales o municipales, según el caso), encontraron para tratar de evitar la creciente violencia alrededor del fútbol local, separando una hinchada de la otra, la rival, llamando a esta zona “neutra” como “pulmón”, como si esa suerte de “aire libre” pusiera distancia entre los contendientes, algo que no significa otra cosa que aceptar, a su manera, la derrota ante quienes atentan contra el espectáculo. Una resignación total.

The lungs of violence suffocate Argentinean football (The Blizzard)

www.sergiolevinsky.com


Since more than five years, the one that watches by television or even more in situ any official or friendly match of the Argentinean football, will prove with a certain surprise, or as minimum incognita, that in every stadium  there is a free zone in the galleries, without public.

It is the way in which the sport, footballistic and state authorities (be they national, provincial or local depending on the case), found in order to avoid the growing violence around the local football, separating one fans from the others, calling this zone “neuter” as “lung”, as if this kind of “free air” will put distance among the adversaries, what means nothing else but to accept, in its way, the defeat vs those who attempt against the spectacle. A total resignation.

lunes, 4 de junio de 2012

Boca gana desde la pena máxima

www.sergiolevinsky.com


Lo decía anoche Julio César Falcioni en su promocionado twitter: “Ya estamos en la final”. Es así. Boca Juniors está “ya” en la final de la Copa Argentina, en la que enfrentará a Racing Club, y va por el triplete, con el liderazgo en el Torneo Clausura (que sumaría al ya ganado Apertura), y se encuentra en las semifinales de la Copa Libertadores de América. Desde el punto de vista de los resultados, éxito total.

Sin embargo, no todo son los resultados. Cabe preguntarse si de la manera de jugar de Boca, a lo largo de todo el 2012, es posible manifestar que se trata de un éxito total. Más bien, ese tipo de declaraciones o manifestaciones le cabe mucho más a quien por la mañana abre los diarios, o prende la TV o escucha la radio, y se informa de que Boca se encuentra, en los tres torneos en esta situación.

domingo, 3 de junio de 2012

Tener la pelota y saber jugarla

www.sergiolevinsky.com


La consigna parece sencilla y lo es. El fútbol –contrariamente a lo que muchos insisten en querer mostrar- es un deporte sencillo, en términos generales. Consiste en marcar goles en el arco adversario, todos los que se puedan (esto lo dice la mayoría de los reglamentos, en los que la diferencia de gol define un torneo) y en estos últimos cuatro años, el Barcelona nos demostró lo importante que es tener la pelota para poder conseguirlo. Porque al disponer de ella, podemos decidir qué hacer en cada partido, el adversario depende de nosotros, y porque, además, el rival se queda sin el elemento sustancial para poder decidir y por ende, no nos puede atacar.
Muchos fueron entendiendo esta demostración notable de poderío del Barcelona, y no es casual que desde todos los continentes hayan venido delegaciones permanentes a observar el trabajo de la cantera del Barcelona en La Masía, y los entrenamientos del plantel principal y en los próximos años, observaremos la tendencia al cambio en el mundo entero.