Páginas vistas en total

Google+ Followers

martes, 23 de febrero de 2010

Del barro al cemento, sin escalas (Jornada)

Todavía repiquetean en Madrid aquellas palabras dichas hace un año por el entonces entrenador del Real, Juande Ramos, a los pocos minutos de haber quedado eliminado por el Liverpool en octavos de final, cuando los blancos fueron vapuleador por los “Reds” en Anfield: “Es evidente que no tenemos un equipo capaz de pasar a cuartos de final, lo hemos demostrado”.
Juande había reemplazado pocos meses antes al alemán Bernard Schuster, cuando a días del partido crucial ante el Barcelona en el Camp Nou, éste tuvo un extraño rapto de sinceridad y dijo que su equipo estaba “para perder por poco”. Desde ya que no llegó al superclásico español y su sucesor acabó planteando el partido como si fuera un equipo que pelea por no descender y acabó arañando un 2-0 en contra que fue bien tomado por la afición.Mucha agua parece haber corrido desde aquellos tiempos, y hoy, la chequera de Florentino Pérez mata las dudas. La temible aparición del portugués Cristiano Ronaldo, el agregado del talentoso pero no adaptado brasileño Kaká, la potencia del francés Karim Benzemá, la ductilidad del volante Xabi Alonso, y el oficio del lateral Arbeloa y del central Albiol, parecían terminar con aquellos disgustos de antaño. Si además de los trescientos millones de euros tan criticados por el presidente de la UEFA Michel Platini y hasta por El Vaticano, el Real Madrid contrató al entrenador chileno Manuel Pellegrini para que logre realizar con este riquísimo plantel un trabajo al estilo de las cinco temporadas en el Villarreal, y la final de la Champions League contemplada para el mismísimo Santiago Bernabeu, no había nada que temer, entonces. Todo estaba dado para pelear en los tres frentes: Liga, Copa y Champions. La Copa del Rey, como sabemos, ya hace rato que se esfumó luego de la escandalosa derrota por goleada ante el humilde Alcorcón. La Liga sigue a tiro aunque se parece mucho a la temporada pasada, con el Barcelona ahí, en lo que parece a tiro, pero las fechas pasan y los azulgranas son los que lideran. Y en la Champions…..los octavos de final y el fantasma de cinco temporadas sin lograr pasar esta etapa. Toca ahora el Olympique de Lyon, con la temible dupla atacante argentina de César “Chelito” Delgado y Lisandro López, un equipo francés que acaba de perder siete años de hegemonía en su país a manos del Burdeos, pero que le asienta un módico 1-0 a los blancos en tierras galas, a la espera de la revancha en marzo en Madrid, tirándole toda la presión del fantasma de lo que podría ser una durísima eliminación y un efecto dominó con el equipo y con el ya cuestionado Pellegrini. Los medios de Madrid no entienden de paciencia y han publicado que el polémico entrenador portugués José Mourinho, actualmente en el Inter (pero con una cláusula de salida) ya fue sondeado por algunos dirigentes blancos. Esto suele sonar como amenaza muy poco velada. Algo así como que la paciencia se acaba y que si no hay cuartos de final en Champions, aquellos ídolos de cemento, en un segundo pasarán a ser barro puro. Cosa de estos tiempos sin contemplaciones. Las leyes del mercado llegaron al fútbol para quedarse y de nada sirve, como el domingo, meterle seis al pobre Villarreal. Eso sólo será un grato recuerdo si se pasa al Lyon, pero de nada servirá si se pierde. Y no sólo para Pellegrini sino que el propio director deportivo Jorge Valdano juega su cabeza. En esta ruleta rusa, un tiro en el poste o con destino de gol, puede cambiar una economía y una imagen: del barro al cemento y del cemento al barro.

domingo, 21 de febrero de 2010

El Real Madrid no puede salir de su propio infierno (Yahoo)

El guión del Real Madrid de los últimos años parece escrito por un enemigo o al menos alguien que quisiera verlo sufrir un poco antes de llegar a conseguir los objetivos trazados en cada temporada. En esta oportunidad, justo en la semana en la que todo tendría que ser de sonrisas y expectativas, el club blanco se empeñó en que aparezcan elementos negativos que den vuelta la situación hasta transformarla en un nuevo caos que termina alimentando a los medios de comunicación de todo el mundo.

Apenas había finalizado una nueva fecha de la Liga Española, en la que había vencido 0-3 al Xerez y por fin el Barcelona había perdido su invicto en el Vicente Calderón ante un ciclotímico Atlético Madrid, que le permitía acortar la distancia con el líder a tan sólo dos puntos, cuando sobrevino la inesperada derrota en Lyon ante el Olympique, por los octavos de final de la Champions League por 1-0, que lo vuelve a colocar en el ojo de la tormenta y no sólo lo obliga en la revancha de marzo en el Santiago Bernabeu a vencer, sino que no deberá descuidarse de que los franceses marquen algún gol desde su dupla de ataque argentina compuesta por el temible Lisandro López y por César Delgado.

Todo puede pasar en Madrid en la revancha, y lo van presintiendo los medios de comunicación madrileños, que ya colocan en sus portadas la información de que el Real Madrid ha comenzado a sondear en los últimos días al entrenador portugués José Mourinho, una garantía de títulos aunque nada tenga que ver su sistema con lo que tanto pregonan el presidente blanco, Florentino Pérez, como su director deportivo, Jorge Valdano.

Ya nada importa en el Real Madrid y lo que no puede permitirse es una nueva eliminación en octavos de final de la Champions League, que hace cinco años que no supera, y parece que el entorno del equipo va preparándose para una operación que tape cualquier fracaso, como sería anunciar un acuerdo con Mourinho, que tiene en su contrato con el Inter, con el que ganó el Scudetto en 2009, una cláusula que le permite salir en el caso de una oferta tentadora como esta.

Si bien hace pocos días parecía lejana aquella hiriente frase de un condenado a la despedida Juande Ramos, cuando el Real Madrid fue vapuleado en ambos partidos de octavos de final de la Champions League por el Liverpool en 2009, acerca de que el equipo “demostró que no tiene el nivel suficiente para avanzar en una competencia como esta”, o su antecesor en el cargo, Bernd Schuster, debió irse antes del clásico con el Barcelona al admitir que en el Camp Nou sería imposible obtener un buen resultado, todo indicaba que esos tiempos se habían terminado, y que con la llegada de las megaestrellas, todo iba a ser distinto.

Pero por ahora, el Real Madrid fue duramente eliminado, y de manera temprana de la Copa del Rey, por el humilde Alcorcón, cuando ya casi le cuesta la cabeza al entrenador chileno Manuel Pellegrini, marcha segundo en la Liga, aunque ahora a sólo dos puntos del Barcelona, y debe revertir el resultado ante el Lyon en marzo, si quiere por fin traspasar la línea roja de la maldición de los últimos años en la Champions.

Al menos, en cuanto al rendimiento futbolístico, lo que ha hecho hasta ahora en el campo de juego el equipo blanco ha sido cuanto menos discutible. Han pasado los años, se ha hecho una gigante inversión de dinero, pero los males siguen siendo estructurales y si no fuera por el irregular pero genial Guti, sigue faltando un pasador entre líneas que sea el eje y que acapare el dominio de la pelota.

El Real Madrid, aún con más de trescientos millones de euros en fichajes, sigue siendo, en esencia, un equipo de contragolpe aunque con cada vez mayor contundencia debido a que ha afinado a sus ejecutores pero no ha cambiado su filosofía: sigue dejando demasiado la tenencia del balón en el rival y sigue teniendo algunos problemas defensivos, en tanto que muchos jugadores, debido al pesado ambiente que siempre se genera por la ansiedad de títulos, apelan al salvataje individual antes que al colectivo.

Es en este contexto en el que, a cuatro meses del final de una larga temporada, el Madrid comienza a comerse a otro entrenador, esta vez el muy capaz ingeniero Pellegrini, quien ya ha probado de sobra sus conocimientos tácticos, habiendo armado el mejor Villarreal de su historia (estuvo a un penal de llegar a la final de la Champions 2006), y luego de ganar títulos en Argentina con River Plate y San Lorenzo de Almagro.

Hoy no sólo Pellegrini debe chocar contra todo tipo de ataques de la prensa, que le exige resultados inmediatos, sino que debe soportar cuestionamientos dirigenciales a su trabajo, cada vez menos velados, sino que ahora se han sumado rumores de su posible despido ante un mal resultado en Lyon.

Todo es posible en este Madrid desesperado, que no quiere ni pensar en la pesadilla de quedar eliminado tan pronto de la Champions y dejar vía libre para que en mayo, su archirrival, Barcelona, pueda ganar su cuarto título nada menos que en el Bernabeu.

Pero nada de esto parece azaroso. Más bien parece que el Real Madrid se empeña en armar su propio infierno, del que luego no sabe cómo salir.

The Real Madrid cannot get out from their own hell (Yahoo)

The script of Real Madrid of the last years seems to be written by an enemy or at least by someone who wants to see them suffer before arriving to obtain the objectives signed in each season. In this opportunity, just in the week in which everything should have been smiles and expectative, the white club strived for the appearance of negative elements to turn the situation in as new chaos that ends feeding the media of communication of the whole world.

A new round of the Spanish League had just ended in which they won 0-3 over Xerez and finally the Barcelona lost their unbeaten status in the Vicente Calderón vs the cyclothymic Atlético Madrid, allowing them to shorten the distance with the leader to two points only, when there came the unexpected defeat in Lyon vs the Olympique, at the eight-finals of the Champions League by 1-0, that put them again in the eye of storm and not only they are obliged in the revenge of March in the Santiago Bernabeu to win, but they should not be careless with the French marking some goal from the Argentinean duple of attack, composed by the terrific Lisandro López and César Delgado.

Everything can happen in Madrid in the revenge, and the Madrilenian media have the feeling that they put in the title page the information that the Real Madrid started to probe the Portuguese coach José Mourinho, a guarantee of championships though nothing has to do his system with what the white president, Florentino Pérez, talks about, as their sport director, Jorge Valdano.

In Real Madrid nothing is important and what they cannot allow themselves is a new elimination in eights in the Champions League, which since five years they cannot over pass and it seems that the environment of the team is preparing themselves for an operation to cover any defeat, as it would be to announce an agreement with Mourinho, who has in his contract with the Inter, with which he won the Scudetto in 2009, a clause that allows him to get out in case of an attractive offer as this one.

Though some days ago this injuring sentence of one condemned to say farewell, Juan de Ramos seemed remote, when the Real Madrid was beaten in both matches in eight-finals of the Champions League by Liverpool in 2009, referring to the team “showed that has not sufficient level to go ahead in a competitions like this one” or the antecessor in charge Bernd Schuster, had to leave before the classic with Barcelona admitting that in the Camp Nou it will be impossible to obtain a good result, everything indicated that those times have ended and that with the arrival of mega stars everything would be different.

But at present, the Real Madrid is eliminated and early of the King’s Cup by the humble Alcorcón, when the Chilean coach Manuel Pellegrini was near to have his head cut, they are the second in the League, though now only two points from Barcelona and must revert the result vs the Lyon in March if they want finally to overcome the red line of the damnation of the last years in the Champions.
At least, as to the footballistic rendering, what the white team did up to now on the field game was at least discussible. Years have passed, an enormous money investment was performed, but the bad things continue being structural and if it were not for the irregular but genial Guti, there continue failing someone to pass the ball between lines who would be the axis, and who takes the dominion of the ball for the team.

The Real Madrid, even with more than three hundred millions of Euros in registering, essentially is a team of counter attack though each time with major forcefulness because they have adjusted their executors but their philosophy has not changed, continues leaving the ball to the rival and continues having some defensive problems, meanwhile many players, due to the heavy environment that always generates due to the anxiety of titles, they appeal to individual safety before the collective.

It is in this context in which, four months to the final of a large season, the Madrid starts to eat another coach, this time the very capable engineer Pellegrini. Who has already proved his tactical knowledge, having formed the best Villarreal of its history (he was at a penalty to arrive to the final of the Champions 2006) and then to win titles in Argentina with River Plate and San Lorenzo de Almagro.

Today not only Pellegrini has to collide against all kind of press attacks, that request immediate results, but he must support questioning on behalf of the directives regarding his job, every time more direct, and now are added rumors of his possible withdrawal due to a bad result in Lyon.-

Everything is possible in this Madrid that does not want to think about being eliminated so soon from the Champions and leave free way that in May, its archrival Barcelona may win their fourth trophy nothing less but in Bernabeu.

But nothing of this seems casual. It seems more that the Real Madrid tries to form their own hell, from which they do not know how to get out.

sábado, 13 de febrero de 2010

Maradona suma incoherencias en la selección argentina (Yahoo)

Si algo traspasó ya la frontera de la lógica, en un trabajo de una selección mundialista, esto fue lo que ocurrió durante los últimos días con Diego Maradona al frente de la selección argentina, cuando llegó a la suma de 102 jugadores convocados desde que se hizo cargo del equipo hace poco más de un año, en una clara muestra del desconcierto y de la suma de incoherencias en su trabajo.

Devaluada porque se sabe que a lo sumo dos o tres jugadores estarán en el Mundial, la selección argentina compuesta por futbolistas de la liga local –que además va cambiando porque algunos jugadores siguen siendo transferidos al exterior- se enfrentó el pasado miércoles en un partido amistoso al débil equipo de Jamaica, con la idea de Maradona de seguir evaluando las chances de convocar a alguno de sus jugadores para integrar la lista definitiva de veintitrés para el Mundial de Sudáfrica.

Si ya no se entendía antes cómo Maradona siguió organizando partidos con la “selección argentina local”, que complican el calendario del ya de por sí apretado Torneo Clausura, al quitarle por varios días los jugadores a sus equipos cuando la mayoría no tiene posibilidades de viajar al Mundial, se ha sumado otro auténtico despropósito.

En el momento de oficializar la lista de convocados para el partido ante Jamaica (que además, terminó ganando Argentina en el cuarto minuto del descuento, por 2-1 cuando a falta de diez minutos perdía 0-1), aparecieron cuatro jugadores de Estudiantes de La Plata (Clemente Rodríguez, Enzo Pérez, José Sosa y Mauro Boselli), que evidentemente no podían participar de este juego porque al día siguiente, su equipo debía debutar en la Copa Libertadores de América ante Juan Aurich de Perú, cuando se sabe que no se suele convocar a los futbolistas de equipos que deben tomar parte de torneos internacionales.

El desconcierto duró cuarenta minutos, cuando los medios comenzaron a distribuir la noticia con el error de Maradona y su cuerpo técnico, y fue allí que el entrenador se vio obligado a cambiar estos cuatro jugadores por otros, entre los que incluyó al volante Juan Pablo Pereyra, de Atlético Tucumán, que se sabía que tampoco podía jugar por haber sido sometido a una leve operación. Esto motivó un nuevo comunicado, para lo cual hubo que llamar de urgencia al delantero de Racing Claudio Bieler, quien al final tampoco acudió, por una leve lesión.

A estas alturas, muchos se preguntan si es posible que Maradona pueda llegar al Mundial como entrenador sin que ningún miembro de la dirigencia de la AFA intente un cambio, y si aún en el caso de que eventualmente la selección argentina ganara el Mundial, no se puede ya calificar a este ciclo como lamentable, habiendo quedado sin chances de dirigir a la selección argentina un entrenador como Carlos Bianchi, cuatro veces ganador de la Copa Libertadores y tres, de la Intercontinental, o no haber sido capaces de mantener en el cargo a Marcelo Bielsa, en 2004, ahora respetado y valorado en la selección chilena, por su excelente trabajo.

Tampoco es clara la forma en que Maradona va eligiendo, o dando pistas, sobre los jugadores que van ingresando en la lista definitiva de veintitrés para el Mundial, incluyendo ya casi seguramente al veterano goleador, Martín Palermo, quien lo salvó providencialmente con ese mítico gol bajo la lluvia ante Perú, por las eliminatorias, dejando de lado tal vez a otros como DiegoMilito (Inter), Lisandro López (Olympique de Lyon), Fernando Cavenaghi (Bordeaux) o Gonzalo Bergessio (Saint Etienne) por no citar al más técnico Mauro Zárate (Lazio).

En cambio, son constantes las apelaciones al más allá, o a la intuición, como cuando sostuvo que en la angustiosa victoria ante Perú, le dijo al suplente Palermo que entrara y definiera el partido, y luego lo llamó “San Palermo” o ahora lo hizo con el defensor Ignacio Canutto, autor del gol con el que Argentina venció a Jamaica sobre el final. “Le dije que iba a entrar e iba a meter el gol, fue pura intuición”, confesó.

No termina todo allí. Maradona optó también por salir a enfrentarse a cualquier declaración contraria a su trabajo. Así es que tomó como enemigo a su ex compañero y amigo Jorge Valdano, director deportivo del Real Madrid, de quien declaró que es “uno de nuestros rivales más duros, porque antes echó a Gabriel Heinze (transferido al Olympique de Marsella), y ahora va por Fernando Gago”, que no tiene minutos en el equipo y no juega, aunque en verdad esto ocurre por sus bajos rendimientos y no por la acción del dirigente. Sin embargo, el entrenador cree que todo está pensado contra él.

Y no sólo eso: también le ha respondido con dureza a Claudio Vivas, el entrenador de Racing que sigue la línea de Bielsa, y quien osó quejarse de las convocatorias a la selección de muchos jugadores de su equipo, cuando éstos no tienen muchas posibilidades de ir al Mundial y le quitan tiempo de trabajo pensando en el Torneo Clausura, algo que también piensan otros entrenadores que no se animan a decirlo en público, para no enemistarse con un icono social como Maradona.

Pero tal vez la crítica más dura `provino del volante de Vélez Sársfield Víctor Zapata, cuando afirmó que tal vez, es la primera vez en años que es mejor no ser convocado para la selección argentina, porque se pierde prestigio ante la falta de seriedad en el trabajo. Es de imaginarse que Maradona salió inmediatamente a responderle, sosteniendo que igualmente no es casual que ningún entrenador de los distintos seleccionados no lo hayan convocado nunca.

Lo que se ve es que Maradona pone demasiadas energías en responder a las críticas y en buscar enemigos, y no parece encontrarle la vuelta a un cargo que nunca debió tener y al que sólo llegó por su nombre, por lo que representa desde sus tiempos de jugador. Pero ahora es entrenador, que es otro trabajo. Y no parece que este ciclo sea muy coherente, termine ganando el Mundial, o fracasando en él.




Maradona adds incoherence in the Argentinean team (Yahoo)

If somebody trespassed the limit of logic in a job of a world championship team this was what happened during the last days with Diego Maradona in front of the Argentinean team when he reached the number of 102 players convoked since he took charge of the group about a year ago in a clear show of disorder and incoherence in his work.

Devaluated as it is known that as maximum two or three players will be at the World Championship, the Argentinean team composed by footballists of the local league –that besides is changing because some players are being transferred abroad- on last Wednesday confronted a friendly match vs a weak Jamaica with Maradona’s idea to continue evaluating the chances to convoke some of his players to integrate the definite list of twenty three for the World Championship in South Africa.

If it was not understood before how Maradona continue organizing matches with the “local Argentinean team” that complicate the calendar of the already straight Closure Contest, to quit for some days the players from their teams when the majority has no possibilities to go to the World Championship, has added another real nonsense.

In the moment to confirm the list of the convoked for the match vs Jamaica (that besides, Argentina won ended winning in the last four minutes of discount by 2-1 when failing ten minutes was losing 0-1) there appeared four players from Estudiantes de La Plata (Clemente Rodríguez, Enzo Pérez, José Sosa and Mauro Boselli), who evidently should not participate in this game because next day their team had to debut in the Copa Libertadores de América vs Juan Aurich of Perú, when it is known that it is not accustomed to convoke the footballists of teams that have to take part in the International contests.

The amazement lasted forty minutes, when the media started to distribute the news with the error of Maradona and his technical body and it was there that the coach was obliged to change those four players for others, among whom he included the mid fielder Juan Pablo Pereyra, of Atlético Tucumán, and it was also known that neither he should play because he had gone under a small operation. This generated a new communication and it was necessary to call urgently the forwarder of Racing Claudio Bieler, who at end did not come due to a slight injury.

At this moment, many are asking whether it is possible that Maradona can come to the World Championship as coach without any intention on behalf of some directives of the AFA to make a change, and even in case that eventually the Argentinean team wins the World Championship this cycle cannot be qualified as poor, having remained without chances to conduct the Argentinean team a coach like Carlos Bianchi, four times winner of the Copa Libertadores and three times of the Intercontinental, or they were not capable to maintain in the charge Marcelo Bielsa in 2004, now respected and valued with the Chilean team for his excellent job.

Neither is clear the way in which Maradona chooses the players or gives clues on the players that are entering in the definite list of the twenty three for the World Championship including almost surely the veteran scorer, Martín Palermo, who saved him providentially with the mythic goal under the rain vs Peru, for the eliminatory, leaving aside some others like Diego Milito (Inter), Lisandro López (Olympique of Lyon), Fernando Cavenaghi (Bordeaux) or Gonzalo Bergessio (Saint Etienne) not citing the most technical Mauro Zárate (Lazio).

In change, there are constant appeals for help or for the intuition as when he maintained that the anguishing victory vs Peru he told to the substitute of Palermo to enter and finish the match, and them called him “San Palermo” or now he did the same with the defender Ignacio Canutto, author of the goal with which Argentina won Jamaica on the final. “I told him he will enter and will make the goal, shear intuition”, he confessed

That is not all. Maradona opted also to confront any declaration contrary to his work. That is how he took as enemy his ex comrade and friend Jorge Valdano, sport director of the Real Madrid, about whom he stated that “he is one of our hardest rivals because formerly he fired Gabriel Heinze (transferred to Olympique of Marsella), and now goes for Fernando Gago”, that has no minutes in the team and does not play, though it occurs due to his low rendering and not for the directive’s action. However, the coach believes that all is directed against him.

And not only this: he also responded strongly to Claudio Vivas, the coach of Racing who follows Bielsa’s line and who dared to complain for the convocations to the team of many of the players in his team meanwhile those have not many possibilities to go to the World Championship and they lose time in working towards the Closure Contest, other coaches think as well but do not dare to say it in public thus not to enter into enmity with a social icon as Maradona.

But perhaps the hardest critic came from the mid fielder of Velez Sarsfield, Víctor Zapata, when he stated that perhaps it is the first time in years it is better not to be convoked for the Argentinean team, because one loses prestige due to the lack of serious work. It is easy to imagine that Maradona responded immediately saying that it is not casual that no coach in the different teams convoked him ever.

What can be seen is that Maradona puts too much energy in responding to the critics and to look for enemies and it seems that he cannot find the way for the position that he never ought to have and to which arrived due to his name only, for what he represents from his times as player. But now he is coach that is another job. And it does not seem that this cycle is coherent, winning the World Championship or not.




jueves, 11 de febrero de 2010

Incoherencia, con o sin título mundial

Tras el angustioso triunfo en Mar del Plata ante la más que débil Jamaica por 2-1, hay una conclusión que puede sacarse con el seleccionado argentino: aún en el caso de que todas las fuerzas naturales y todos los dioses estén a su favor, y terminara ganando el Mundial en Sudáfrica dentro de cinco meses, su manejo no podrá librarse nunca de ser calificado como incoherente, desde la cabeza a los pies.
Desde la conducción, porque el gran problema comienza con la contratación de Diego Maradona como entrenador por parte de la AFA, a sabiendas de lo que una decisión como esta puede acarrear desde todos los puntos de vista, con su falta de experiencia y su desconocimiento de la función, su carácter, que lo coloca siempre en el ojo de la tormenta, su –a esta altura evidente- incapacidad para delegar a partir de su inconciencia de sus muchas limitaciones y porque es claro –y lo era incluso en el momento de su designación- que ese lugar era para Carlos Bianchi, pero una vez más se le privó al mejor técnico argentino el lugar que merece largamente, y por cuestiones de antipatía personal.
A partir de allí, comenzó la suma de despropósitos hasta llegar a la loca semana pasada, con una convocatoria ridícula de varios jugadores que no podían participar en un seleccionado que a su vez, casi no aportará jugadores a la lista definitiva y que se fue devaluando sistemáticamente a partir de la pérdida de prestigio, de continuidad, y de una mínima consistencia en las convocatorias.
El hecho de haber convocado a cuatro jugadores de Estudiantes que ni siquiera un neófito hubiera hecho por conocer de sobra que en la misma semana debían jugar un partido por la Copa Libertadores, la nueva llamada a Juan Pablo Pereyra (ya pasando el centenar de convocados), cuando el jugador de Atlético Tucumán iba a ser operado y tampoco podía participar, y finalmente el desesperado llamado a Claudio Bieler, quien terminó argumentando una lesión, son la muestra cabal de cómo el seleccionado fue perdiendo seriedad y prestigio.
Y tampoco queda allí: Maradona sigue sumando polémicas y enemigos, desde Claudio Vivas, que como entrenador de Racing Club se hartó y criticó el manejo de las convocatorias cuando fueron citados cuatro de sus jugadores sin chances mínimas para terminar en el Mundial, para jugar un amistoso sin sentido ante Jamaica, hasta Zapata, el volante de Vélez, que dijo una verdad que muchos no se atreven a mencionar, y es que hoy para muchos jugadores ya es mejor no ir al equipo argentino.
También Jorge Valdano cayó en la volteada, por el mero hecho de haber osado criticar su designación como entrenador, o por estar sentado en el sillón de la dirección deportiva del Real Madrid, y que en el equipo no juegue Fernando Gago por su propio bajo rendimiento, o se haya transferido a su amigo y socio Gabriel Heinze al Olympique de Marsella, de evidente baja en sus actuaciones como defensor blanco.
Más allá, entonces, de los malos resultados y de designaciones sin sentido a apenas cinco meses del Mundial, tampoco queda muy en claro el motivo de muchas convocatorias cuando en este fútbol super profesional y exportador, unos minutos con la camiseta argentina representa, por antecedentes, una venta segura a algún equipo del exterior, o que el entrenador, ostentando un cargo oficial de la AFA, solicite cien mil dólares de retribución por cada entrevista para hablar de fútbol. El problema no es sólo que el entrenador pida esa suma, sino que desde la AFA no se lo ponga límites.
Y ya luego, cuando se tratade jugar, tampoco se sabe a ciencia cierta a qué juega un equipo argentino que no establece clara superioridad ni ante un sub-20 costarricense o un pobre equipo jamaiquino traídos de apuro y que casi se llevan resultados históricos para sus países. No hay un sistema táctico acorde a los jugadores que se tienen, no se saca el mínimo provecho de ellos, y se termina apelando a los dioses, al más allá o a la intuición ("Le dije a Canutto que iba a entrar e iba a meter un gol, lo hizo y nos abrazamos al final").
Luego de todo lo expuesto, que es apenas una parte de lo que ocurrió en las últimas semanas, ¿es posible decir, si en julio el seleccionado ganara el título mundial, que se trató de una consecuencia lógica de un trabajo coherente? Ya no, aunque muy posiblemente, el exitismo nacional nos tape el bosque y nos intente mostrar un árbol, como tantas veces ha ocurrido en el fútbol argentino. Pero no nos engañan. Al menos no a nosotros, que seguiremos pensando igual, se gane o se pierda. Las formas nos siguen importando.

domingo, 7 de febrero de 2010

Con Raúl comienza a extinguirse el amor a la camiseta (Yahoo)

¿Es posible jugar con amor a la camiseta en tiempos del super profesionalismo? Es una pregunta de difícil respuesta, y podrá comprobarse en no pocos meses, cuando termine el proceso de extinción de los jugadores-emblema, aquellos que prefirieron seguir apostando por el mismo club, antes que emigrar y aprovechar las condiciones de esta industria del fútbol con crecimiento exponencial.

Uno de los casos más conocidos es, sin dudas, el de Raúl González Blanco, icono del Real Madrid durante dieciséis años, y hoy el que tiene más peso en el vestuario, como líder y capitán del equipo, que heredara de las fuertes personalidades de sus ex compañeros Manuel Sanchos, Fernando Hierro o Fernando Redondo.

Raúl, que en verdad comenzó su carrera en el Atlético Madrid (duro rival del Real Madrid desde siempre), no tuvo la oportunidad de llegar a primera división en su primer club debido a la extraña decisión, a principios de los años noventa, de terminar con gran parte de las divisiones juveniles, por lo que emigró a la otra entidad fuerte de la ciudad, y allí destronó en 1994 nada menos que a una gran figura, Emilio Butragueño, cuando el hoy director deportivo Jorge Valdano, en ese momento entrenador, apostó por él.

Hoy con 32 años, Raúl ya no es el mismo, pero no porque no tenga el mismo espíritu, sino porque el Real Madrid ha hecho una extraordinaria inversión en super estrellas, que lo van postergando (por necesidades del mercado y por buscar un juego más bello, que no siempre se consigue), aunque encuentran en él un gran ejemplo de lucha por recuperar posiciones y sin reclamar jamás su titularidad, aún teniendo motivos para hacerlo.

“Sé cuál es mi lugar y ayudaré desde donde pueda porque soy un hombre de equipo”, insiste Raúl, en declaraciones que dejan en claro su intento de colaborar siempre, algo que se valora mucho en la dirigencia del Real Madrid, mientras que el delantero sabe bien que el hecho de no jugar seguido, y que ya ha perdido la chance de integrar el seleccionado español en la pasada Eurocopa, lo alejan demasiado de una posibilidad mundialista en Sudáfrica para coronar su carrera.

No hace falta extenderse en la enorme trayectoria de Raúl, y acaso la pregunta sobre si en el futuro próximo encontraremos jugadores de tan dilatada trayectoria en un mismo club, se cierne a partir de ir observando que la luz de su participación se apaga lentamente, y se suma a la de otros futbolistas con sus mismas características aunque cada uno con sus características.

Así es que el Milan se ha quedado sin el emblema de Paolo Maldini (anteriormente sucedió con Franco Baresi) en su defensa, y en poco tiempo seguramente ocurrirá lo mismo con Fillippo Inzaghi, mientras que la Juventud se enfrenta ante un futuro similar con Alessandro Del Piero y hace poco asistió al retiro de otro crack identificado con los blanconegros, el checo Pavel Nedved.

No muy distinto es lo que ocurre en el Manchester United con la generación que vio brillar a un equipo lleno de títulos de la mano del entrenador escocés Alex Fergusson también a punto de jubilarse: aquella de Paul Scholes, de Ryan Giggs, de Gary Neville, y no muy distinto ocurre cruzando el océano con Martín Palermo, Roberto Abbondanzieri o Hugo Ibarra (Boca Juniors), o Marcelo Gallardo, Ariel Ortega (River Plate) o Juan Sebastián Verón (Estudiantes) en la Argentina.

También hay que citar a otro jugador del Real Madrid, que paralelamente a Raúl, se debate sobre su futuro y que sigue dándole mucho al equipo pese a sus altibajos, sus polémicas y sus indisciplinas: José María Gutiérrez, “Guti”, dueño de una extraordinaria pegada y de un talento inigualable (basta con ver el soberano taco en el gol de Benzema en Riazor ante el Deportivo la semana pasada).

Son jugadores distintos, aquellos que aún habiendo jugado por otros equipos en el pasado, quedarán identificados con una sola camiseta, a la que aman más allá de distintos momentos que hayan atravesado en sus carreras deportivas.

¿Se condice esto con el actual momento que vive el fútbol, en el que los agentes de jugadores necesitan que éstos cambien permanentemente de camiseta para obtener sus comisiones por el “trabajo”?, no parece coherente una cosa con la otra. Incluso, sigue siendo una enorme rareza que el argentino Lionel Messi, en tiempos como éstos, ni quiera escuchar hablar de alguna oferta por lo cómodo que se siente en el club que lo vio crecer como futbolista y persona, el Barcelona.

Porque por lo general es al revés, y la mayoría va a donde le pagan más. Regla del mundo en el que vivimos, pero que poco tiene que ver con el espíritu del deporte y lo que los hinchas pretenden, en una brecha que se abre entre la ilusión y la realidad.

Días pasados, cuando el Atlético Madrid venció por 4-0 al Racing de Santander por el partido de ida de la semifinal de la Copa del Rey, en el estadio Vicente Calderón se pudo ver una bandera que decía “solo queremos once Simeones”. Es que el ex volante argentino logró esa extraña identificación que ocurre cuando los simpatizantes notan el amor por la camiseta.

Tal vez imbuidos de ese espíritu es que por fin los jugadores del Atlético arrasaron a su rival, pero la clave estará en que ese carácter lo tengan siempre y que logren sentir los colores de la camiseta que defienden, en vez de ser convencidos por sus agentes sobre las ventajas de una nueva transferencia.

¿Será esto posible en el futuro?

The love for the vest starts to extinguish with Raul (Yahoo)

Is it possible to play with the love for the vest in times of super professionalism? The question is difficult to respond and will be possible to prove in a few months when the process of extinction of the emblem-players will finish, of those who preferred to continue in the same club before to emigrate and avail of the conditions of the industry of football with exponential growth.

One of the most known cases is, without doubt, that of Raúl González Blanco, icon of the Real Madrid during sixteen years and now who weighs more in the lockers-room as leader and captain of the team who inherits from the strong personalities of his ex comrades Manuel Sanchos, Fernando Hierro or Fernando Redondo.

Raúl, who, in fact, started his career in the Atlético Madrid (always strong rival of the Real Madrid), had no opportunity to reach to the first division in his first club due to a strange decision, early in the nineties, to finish with great part of the youth divisions so he emigrated to another strong entity of the city, and in 1994 he overthrew one great figure Emilio Butragueño, when the current sport director Jorge Valdano, coach in that moment, bet for him.

Today, with 32 years of age, Raúl is not the same as he was, but not because he lacks in spirits but because the Real Madrid made an extraordinary investment in super stars that are leaving him behind (needing new markets and looking for a prettier game that not always is obtained), though they find in him a great example of fight to recover positions and never claiming for the first place even having rights to it.

“I know which is my place and will help from where I will be able because I am a man of the team”, Raul insists in statements that are clear as to his intention to collaborate always, something that the directives of Real Madrid value a lot, meanwhile the forwarder knows well that the fact of not playing continuously and having lost the chance to integrate the Spanish team in the last Eurocup, leaves him too far of the possibility to participate in the World Championship in South Africa, thus to crown his career.

It is needless to extend as to the enormous trajectory of Raul and perhaps the question whether in the next future we shall find players of such ample trajectory in the same club will bolt on observing that the light of his participation slowly dampers and adds to the other footballists with the same characteristics as his though every one somewhat different.

That is how the Milan was left without the emblem of Paolo Maldini (formerly occurred with Franco Baresi) in his defense and shortly will occur the same with Fillippo Inzaghi, meanwhile the Juventus confronts a similar future with Alessandro Del Piero and not long ago assisted to the withdrawal of another crack identified with the whiteblacks, the Czech Pavel Nedved.

Not differently happens in the Manchester United with the generation that saw shine a team full of trophies conducted by the Scotch coach Alex Fergusson at the point of his retirement, that of Paul Scholes, of Ryan Giggs, of Gary Neville, and not very different happens crossing the ocean with Martín Palermo, Roberto Abbondanzieri or Hugo Ibarra (Boca Juniors), or Marcelo Gallardo, Ariel Ortega (River Plate) or Juan Sebastián Verón (Estudiantes) in Argentina.

It also should be cited another player of the Real Madrid, who as Raul, debates as to his future and continues giving a lot to the team in spite of his ups and downs, his polemics and his indiscipline.: José María Gutiérrez, “Guti”, owner of an extraordinary shot and inimitable talent ( it is enough to see the sovereign heel) in the goal of Benzema in Riazor vs the Deportivo last week.

They are different players, those who even played for other teams, in the past, they will be identified with only one vest that they love over the different moments they had in the sport careers.

Does it agree with the present moment that the football lives where the agents of the players need that they change permanently the vest to obtain their commissions for the “job”? it does not seem coherent one thing with the other, it continues being very strange that the Argentine Lionel Messi, in times as these, does not want to listen to any offer as he is so comfortable in the club that saw him grow as football player and person, the Barcelona.

Generally it is on the contrary, most of them go where they receive better payment. It is the rule of the world in which we are living, but that has not much to do with the spirit of sport and what the fans pretend, it is a space that opens between the illusion and reality.

Days ago when the Atlético Madrid won by 4-0 the Racing of Santander in the first match in the semifinal of the King’s Cup in the stadium of Vicente Calderón there was seen a flag reading “we only want eleven Simeones”. It is due because the Argentinean ex mid fielder obtained this strange identification that occurs when the fans note the love of the vest.

Perhaps possessed by this spirit is that finally the players of the Atletico swept their rival but the clue will be that they should always have this character and that may feel the colors of the vest they defend, instead of being convinced by their agents on the advantages of a new transference.


Will this be possible in the future?