Páginas vistas en total

Google+ Followers

martes, 31 de julio de 2012

El día que el Estado cerró su complicidad con la violencia del fútbol

www.sergiolevinsky.com


Nunca fue tan claro todo. Había tantas cosas para decir. Había tantos asistentes decisivos como para asestarles el golpe más duro. Para dar, por fin, un giro en esta espiral de muertes (ya once en medio año 2012 y 269 en el historial) por violencia del fútbol, y sin embargo, no sólo eso no ocurrió sino que, en cambio, el Estado profundizó su vínculo con el negocio, dejando una vez más todo en manos de una organización que respira corrupción en sus poros, como la AFA.

La presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, presentó ayer un maletín tecnológico para tamizar el ingreso de los aficionados a los estadios, lo cual parece incluir la voluntad de luchar contra la violencia en el fútbol, y de acuerdo con sus expresiones, que claramente denotaban un país que ya no es y un espectáculo futbolístico que tampoco sigue como entonces - mucho más ligada al romanticismo que a la realidad- , cuesta creer que con esa lectura, se pueda avanzar.

domingo, 29 de julio de 2012

Poca emoción en un mercado español a la baja (Yahoo)


www.sergiolevinsky.com

Esta vez, el culebrón del verano no parece tener el rating de otros tiempos, cuando el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, ensayaba su conocido “never, never” para negar lo que todo el mundo ya sabía que ocurriría: el fichaje de algún “galáctico” para su club, en una desenfrenada carrera con el Barcelona para quedarse con los mejores jugadores del planeta.

España ya no está para eso, y si algo preocupó este verano fue la subida de las tasas de interés para devolver los préstamos de los bancos europeos, la tremenda desocupación que ya llega al 25 por ciento de los trabajadores y al 50 por ciento de los jóvenes, y a la pérdida de las condiciones de vida que colocaron a este país entre los de mejor vida en Europa.

viernes, 27 de julio de 2012

¿Cerca o lejos del ideal olímpico?

www.sergiolevinsky.com


Cuando hoy a las 21 comiencen oficialmente los 27mos Juegos Olímpicos de la era moderna (más allá de que algunas pocas competencias ya se hayan iniciado) con la parafernalia de la Ceremonia Inaugural, Londres, que será sede por tercera vez en su historia (ya lo fue en 1908 y 1948) podrá ir dándonos algunas respuestas a las preguntas que siempre nos formulamos quienes amamos el deporte y, como en estos casos, una forma de unir a los pueblos de una forma que ninguna otra manifestación ha conseguido en el planeta.

Una de las grandes preguntas, tal vez ingenua a esta altura de los acontecimientos, es si aquel ideal olímpico que ya en los primeros tiempos pregonaba Pierre Fredi, barón de Coubertin, cuando propuso el regreso de los Juegos para Atenas 1896, aquello de “Citius, Altius, Fortius” (más rápido, más alto, más fuerte), tiene relación con estos tiempos con 10.500 deportistas de 205 países, 9000 millones de euros de costo para la organización y las eternas sospechas de doping en muchos casos de muchas disciplinas, y la lucha de la ciencia tanto para burlar los controles como para encontrar a los que burlan los reglamentos.

domingo, 22 de julio de 2012

Los dilemas de Riquelme (Yahoo)

www.sergiolevinsky.com


Juan Román Riquelme sabe mejor que nadie que en Boca Juniors no se lo cuestiona. Tanto es así que desde 2011 hay una estatua suya en la sede del club, que homenajea todos los títulos nacionales e internacionales que ha ayudado a ganar y tantos gloriosos momentos por su excelso juego y su enorme capacidad técnica.

Riquelme, con 34 años que acaba de cumplir, también sabe mejor que nadie que en el fútbol argentino (y tal vez mundial) es uno de los pocos jugadores que quedan para la posición de organizador del juego (como Andrea Pirlo, Clarence Seedorf, Xavi Hernández) en un tiempo en el que la mayoría de los equipos optan por un sistema táctico con cuatro volantes y dos puntas.

miércoles, 18 de julio de 2012

Caso ISL: Muchas preguntas y algunas certezas (Jornada)

www.sergiolevinsky.com


Joao Havelange, ex presidente de la FIFA entre 1974 y 1998, y su ex yerno Ricardo Texeira, presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) entre 1989 y mayo de este año, están involucrados en sobornos por 22,3 millones de dólares entre 1992 y 2000 en correspondencia con el caso de la quiebra de la empresa de marketing deportivo International Sports Leasure (ISL).

Estos datos resaltan del auto de instrucción penal de la Fiscalía del cantón suizo de Zug del pasado 11 de mayo de 2010, aunque recién divulgado, que en concreto habla de ·”gestión desleal” y de “apropiación indebida” de los fondos, entre otros delitos de los dos dirigentes brasileños, que rigieron el fútbol durante los últimos tiempos, en una muestra cabal de la forma en que lo hicieron aunque ya desde hace mucho tiempo generaban demasiadas sospechas, y no sólo ellos.

lunes, 16 de julio de 2012

Cuando se jugaba más y se trabajaba menos

Este cronista siempre recuerda aquel partido amistoso, veraniego, entre “verdes” y “naranjas” de finales de los años ochenta. En él, participaban todos jugadores en actividad y un Norberto Alonso que hacía muy poco que se había retirado. El equipo del ex gran jugador de River perdía 2-0, pero él no se resignó. Concretó el descuento en una gran jugada, pero fue a buscar la pelota a la red para apurar el saque rival y terminó empatando el cotejo con su gran clase.
En aquella oportunidad, ya Alonso, a cambio de mayoría de aquellos ocasionales compañeros y rivales amistosos, podía demostrar en no tantos minutos, que su clase, su juego, su jerarquía, era tan superior a los otros que ya retirado, aún marcaba la diferencia.
Esto volvió a ocurrir este fin de semana en San Juan, en otro amistoso, y hasta podría decirse que en un escalafón menor al de un partido en el que los puntos oficialmente no están en juego, porque se trató de un homenaje a Ariel Ortega. Es decir, con amigos, y todo preparado para lujos y para hacer sentir bien al compañero, o amigo, que cuelga los botines.
Sin embargo, este contexto sirvió para poder contemplar la inmensa clase de otro gran ex jugador de River Plate, y que coincidiera en su juventud con el final de la carrera de Alonso: el uruguayo Enzo Francéscoli, autor de jugadas exquisitas y de una tijera que en estos tiempos poco se ven en el fútbol oficial argentino de oficinistas de pantalón corto y obedientes que miran al banco de suplentes todo el tiempo para recibir la aprobación del jefe o el grito para que bajen a marcar.
Muchos recordaron, entonces, con lógica hilación de gustos y comparaciones estéticas, aquél golazo de chilena de Francéscoli a la selección de Polonia en un memorable 5-4 de River en Mar del Plata, porque no son muchos, podría decirse que demasiado pocos, los momentos en los que la estética, el buen gusto, encuentran su espacio en las últimas décadas.
Tras el Mundial ganado en 1986, el fútbol argentino pasó a ser dominado por los “trabajadores”, por los cero a cero (como el resultado paradigmático que la radio nos transmite, resignada, en la canción de Fito Páez) resultante de un partido “interesante tácticamente” en el que “no hubo errores” defensivos.
Se nos resaltó la eficiencia táctica, los kilometrajes recorridos por los Domizzis que no habían tenido contacto con la pelota en los noventa minutos, pero que habían transpirado la camiseta, y el monopolio televisivo nos mostraba los gráficos con la potencia de los remates de tiros libres ejecutados con precisión para dar en el asustado rostro de un espectador en los últimos tablones de la tribuna.
Se nos dijo que había que equilibrar, que para qué atacar tanto, que los equipos se arman “de atrás para adelante”, y cuando ya nos quitaron las ganas de ver fútbol y nos saturaron con partidos los martes a las 4 de la mañana, la siguieron con los sistemas tácticos numéricos, a cual más indescifrable.
Si hasta se aburrieron con el Barcelona de Pep Guardiola y cuestionaron a Lionel Messi luego de 83 goles en una temporada. “Sí, pero…”.
Y ahora, un Francéscoli ancho, con 50 años, ya retirado hace más de una década, aparece jugando un partido homenaje y en él nos muestra cómo se juega, lo fácil que resulta el fútbol cuando hay talento, cuando se ama la pelota y se quiere divertir.
Francéscoli, sin quererlo, derramando su talento en envase ancho y canoso, desnuda tantas mentiras y falacias que hunden cada día, y desde hace ya muchos años, el hermoso fútbol que disfrutamos en estas costas, y que una máquina de justificaciones nos va quitando, sin que podamos evitarlo, por ahora.

domingo, 15 de julio de 2012

Del vestuario al casino




Es muy habitual ver y oír historias de futbolistas que, una vez retirados, o en algunos casos mientras siguen estando en activo, hacen sus pinitos en el poker, la ruleta, el blackjack o cualquiera de las posibilidades que ofrecen los casinos.
En algunos casos, es conocida por todos la afición de algunos futbolistas a coquetear con los juegos de casino. Todo el mundo pudo ver las imágenes de Gerard Piqué ganando 40.950 euros en un evento del European Poker Tour celebrado en Barcelona. Tampoco es difícil conocer la historia del ex delantero inglés Teddy Sheringham,  que se ha convertido en jugador profesional de este juego de cartas.
Pero también rumores, leyendas urbanas que hablan de jugadores dejándose grandes cantidades de dinero. Por ejemplo, en el año 2010, después de que Inglaterra derrotara a Bielorrusia por 3-1, con dos goles de Wayne Rooney, en un partido de clasificación para la Copa del Mundo, muchos rotativos publicaron que el goleador del United perdió 82.000 euros jugando a la ruleta.  Quizás fue su manera de celebrarlo.
La historia tiene visos de ser verdadera, más si cabe cuando hace solo unas fechas, en los días previos al inicio de la disputa de la Eurocopa de Polonia y Ucrania, se volvió a ver a Rooney, que no podía participar por sanción en los dos primeros encuentros de su selección, pasando varias horas en otro casino.
Pero no siempre es así, y hay otros casos, como el de Sheringham, en el que los jugadores no esconden su afición. Por ejemplo, el ex jugador de, entre otros, Betis y Real Madrid, Poli Rincón, se ha convertido en una cara visible para PokerStars y ya ha participado en varios torneos, con bastante suerte, por cierto.
En Italia, el eterno delantero Christian Vieri también se ha dejado ver por diferentes casinos y ha participado en varios torneos benéficos.
Sin embargo, una de las leyendas urbanas más escuchadas es la que dice que el ex seleccionador español Luis Aragonés tiene verdadera devoción por los casinos. Tanta, que algunos llegan a calificarlo de “ludópata”. Bien podría ser este solo un rumor de los que corren como la espuma por las redes sociales o, quizás, sea cierto y “el sabio de Hortaleza” maneje con igual sabiduría las tácticas futbolísticas y las estrategias del blackjack, el poker y todo lo demás.

 

Boca y River alimentan la telenovela del receso (Yahoo)

www.sergiolevinsky.com


El fútbol argentino no tiene paz. Desde hace años, julio suele ser el mes del receso entre los dos torneos, el Apertura y el Clausura, momento en el que las aguas deberían calmarse y los equipos comienzan lentamente su preparación para la nueva temporada y son los fichajes (especialmente, en los últimos tiempos, las ventas) los que generan las noticias más importantes.

Sin embargo, esta vez los dos clubes más grandes, de más hinchas, con mayor historia, Boca Juniors y River Plate, vienen alimentando telenovelas que no dan margen para la tranquilidad y generan titulares de portadas y seguimientos permanentes por varias telenovelas que tienen que enfrentar, y al mismo tiempo. Como si por ninguna causa pudieran dejar de competir.

jueves, 12 de julio de 2012

Riquelme, el último 10 del fútbol argentino

www.sergiolevinsky.com


Por estas horas se escribe mucho sobre Juan Román Riquelme y es lógico. Su anunciado adiós a seguir jugando en Boca Juniors, el equipo de sus amores, y la forma en la que lo hizo, ya entrada la madrugada, en Brasil, y ante los micrófonos de los ávidos periodistas luego de un día de versiones, enredos y derrota de una final de Copa Libertadores de América, le agregaron la cuota necesaria de morbo y agrandaron la información a las letras de molde.

No es para menos. Riquelme es, conceptualmente, el último “diez” del fútbol argentino, si se entiende como tal al organizador del juego, al reggista (como dirían los italianos para mencionar a otros similares como Andrea Pirlo, o anteriormente a Roberto Baggio), al que se transformaba en un DT pero dentro de la cancha, a quien tenía absoluta noción del juego, que como bien escribió en Perfil el filósofo Tomás Abraham, no es lo mismo que “enganche”, un puesto de los últimos años para designar a aquel jugador que se coloca algo detrás de los dos delanteros de punta.

El fútbol, bandera de una España en crisis (Jornada)

www.sergiolevinsky.com


Por más que el director técnico Vicente Del Bosque desde su honorable serenidad advierta que el tercer título consecutivo (dos Eurocopas y un Mundial) no podrá alterar la situación de crisis que viven los españoles, por estos días hay una sensación de que el fútbol es, hoy, de lo poco que vale la pena rescatar cuando el presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, acaba de anunciar un recorte de 65.000 millones de euros en dos años y, aún peor, que “es lo que hay” y que, por primera vez en los últimos tiempos, el país ya no depende de sí mismo sino del monitoreo de la Unión Europea, a partir de un préstamo de 130.000 millones.

El fútbol, en cambio, parece corresponderse con un país de Primer Mundo, que como consecuencia directa del progreso a partir de su entrada en la UE en los años ochenta, y de los acuerdos en la incipiente democracia postfranquista, hizo de los españoles jóvenes, además de más altos y apuestos, gente abierta al mundo, y sin pruritos para imponerse en cualquier lugar por sus propias capacidades, desde científicos hasta artistas o deportistas.

domingo, 8 de julio de 2012

Corinthians, por fin el mejor de América (Yahoo)

Tras 101 años de vida, y con una de las cinco hinchadas más importantes del mundo, recién ahora el Corinthians de Brasil puede tener la certeza de haberse convertido en un club de nivel internacional al ganar por primera vez en su historia la Copa Libertadores de América, tras vencer en dos durísimas finales al experimentado Boca Juniors.
Fue la mejor manera de terminar con una etapa en la que uno de los dos equipos más populares de Brasil junto al Flamengo de Río de Janeiro, deambuló por todos los torneos sin obtener títulos internacionales: lo hizo de manera invicta, con ocho partidos ganados y seis empatados, veintidós goles a favor y apenas cuatro en contra. Las cifras lo indican todo.
Corinthians ya había ganado un Mundial de Clubes como local, el de 2000, pero no fue oficial porque apenas significó una prueba piloto para la FIFA con miras a cambiar en el futuro (recién lo haría en 2005) la Copa Intercontinental por este nuevo formato con los equipos campeones de cada continente, por lo que esta Copa Libertadores es el primer gran trofeo internacional que puede contar y que lo habilita para participar en diciembre, en Japón, junto al Chelsea, campeón de la Champions League, entre otros.
No será, tampoco, un rival más. Promediando esta década, el Corinthians fue gerenciado por gente ligada al magnate ruso Boris Berezovsky, que según muchos sostienen, aunque manifiesten enemistad, estuvo muy estrechamente ligado a Román Abramovich, el excéntrico multimillonario ruso dueño del equipo inglés, y tras prometer un nuevo estadio e insuflar más dinero, terminó dejando al club brasileño casi en ruinas y en la Segunda División en 2008.
Retomado el control por la vieja dirigencia, el Corinthians apenas necesitó cuatro años para colocarse en el mejor nivel, llegó a contar brevemente con Ronaldo Nazario de Lima en su plantel, y tras ganar el “Brasileirao” (la Liga brasileña) en 2011, se proyectó a la Copa Libertadores en 2012, con éxito total.
Pese a los contundentes números, puede decirse que el Corinthians no es un equipo típico brasileño, sino que se parece más bien a uno argentino, por su solidez, su gran estado físico, su aprovechamiento de los errores del rival y en lo homogéneo de su plantel sin grandes figuras, hecho a imagen y semejanza de su entrenador Adenor Leonardo Bacchi, “Tité”, de 51 años, quien llegaba por segunda vez al club tras la anterior en 2004/05.
Tité nació en el sur de Brasil, en la zona llamada “Gaúcha” (la misma de la que es oriundo Ronaldinho) que tiene influencia cultural de los vecinos como Argentina y Uruguay y por eso no es de extrañar que el equipo juegue con un estilo parecido al de los de estos países.
Estructurado desde un arquero seguro y muy alto como Cassio Ramos (1,95 metro), contó con la experiencia de un defensa central como Chicao y su gran figura en la línea, el sólido Leandro Castán, aunque del medio para adelante, las otras líneas ayudaron tanto en la lucha por el balón como en la creatividad, como Ralf, algo más retrasado, y especialmente Alex (de pasado en el fútbol europeo) y Danilo, aunque la gran estrella sin dudas fue Emerson, decisivo tanto en semifinales como en la final, al lado de otro muy bien valor como Jorge Henrique.
Algo menos, pero con muy buen aporte, aparecen el veterano Liedson, que entraba en los segundos tiempos (y también de pasado en el fútbol europeo) y Romarinho, un joven de 21 años que debutó en el equipo en el Brasileirao marcándole dos goles al máximo rival, Palmeiras, y en la misma semana, ingresó a cinco minutos del final en la Bombonera para empatarle un partido clave a Boca 1-1 en el primer balón que tocó y dejando a su equipo a un triunfo de ganar la Copa.
Puede decirse que los últimos cuatro partidos fueron claves: ante Santos de Neymar y Ganso, el anterior campeón, ganó 0-1 como visitante en el partido de ida, en el que resistió con diez jugadores por ausencia de su goleador, Emerson, expulsado y ausente en la revancha, en la que sufrió porque iba perdiendo 0-1 y logró empatarlo en la segunda parte.
Ante Boca, la fulminante aparición de Romarinho en la Bombonera dejó cierta tranquilidad para el regreso en el estadio Pacaembú de San Pablo, aunque con el antecedente de que Boca ya había ganado tres veces la Copa Libertadores en esa ciudad y en los partidos revancha. Pero el mejor estado físico que el rival argentino (algo veterano en el promedio de edad, por Riquelme y Schiavi) y el aprovechamiento de sus errores en la segunda parte, cuando Emerson apareció para los dos goles, terminó dando sus frutos.
Recién con el 2-0, y a pocos minutos del final, los “Gavioes da fiel”, los fanáticos del Corinthians, comenzaron los festejos.
Por el lado de Boca, el otro finalista, se trató de una final extraña, tanto por el inesperado gol de Romarinho cuando parecía que tenía ganado el primer partido, como por lo ocurrido con algunos jugadores. El lateral derecho Facundo Roncaglia, que fue transferido a la Fiorentina, tenía terminado su contrato el 30 de junio y para extenderlo por menos de una semana para poder jugar en Brasil, hubo que recurrir a un seguro, pero no llegó a un acuerdo con los dirigentes del club, que entonces quisieron que no viajara con la delegación. El plantel presionó y el jugador se sumó al vuelo aunque no estuvo en el partido.
Esta situación se sumó a la de un mensaje de twitter de un hermano de Juan Román Riquelme, la estrella del equipo, anunciando que al terminar la final, en esa misma noche, habría un anuncio muy importante, lo que generó una situación de tensión particular en Boca. Efectivamente, tras la derrota, el creativo del conjunto argentino, de 34 años, anunció que se alejará del club aunque le quedan dos años más de contrato al señalar que “no tengo más nada que dar” y sostener que se siente “vacío por dentro”.
Los dirigentes de Boca y los hinchas confían en convencerlo para que siga jugando en el club, pero se sabe que su relación con el entrenador Julio César Falcioni no es la mejor, y todo indica que a partir de agosto comenzará una nueva etapa en el equipo argentino con más títulos ganados, luego de perder en el final, tanto la Copa Libertadores como el Torneo Clausura, en este caso, en manos de Arsenal.

lunes, 2 de julio de 2012

Detrás está la gente


Lo decía el gran Joan Manuel Serrat en una canción y nunca más aplicable que para San Lorenzo y su durísima temporada, que acaba de finalizar con un suspiro de alivio, con las defensas ya bajas luego de sudar, desvelarse, sufrir con la posibilidad cierta de descender por segunda vez en su historia.
Parecía un calco de lo sucedido un año antes con River Plate, cuando pocos aceptaban la chance de que pudiera descender hasta que las últimas fechas se encargaron de confirmarlo.
Lo de San Lorenzo, futbolística e institucionalmente, fue aún peor hasta muy poco antes del final, cuando, a diferencia de River, pudo entender, en un pequeño atisbo de lucidez, que sin unidad, aunque sea en un armisticio hasta que todo terminara, la situación sería inabordable.
Tal vez por su pertenencia al barrio de Boedo, o por su lucha desde muy abajo para que su estadio, con total justicia, vuelva a donde nunca se debió ir, despojado el club por un intendente de Buenos Aires de la dictadura cívico-militar como lo fue Osvaldo Cacciatore, la hinchada de San Lorenzo volvió a rescatar al equipo, y en definitiva, al club, anteponiendo el incondicional amor por la camiseta a todos los inmensos problemas de falta de conducción, de una comisión directiva a la deriva, y hasta de un plantel con graves problemas internos a los que se sumó una barra brava que suele tener incidencia mayor cuando todo es tierra de nadie o casi nadie.
Por todo pasó San Lorenzo en esta década. Por el intento privatizador de Fernando Miele por llevar a ISL al manejo del club, rechazado una vez más por los hinchas que, al oponerse en 2001, resistieron lo que hubiera sido muy posiblemente el final, porque la ISL central quebró dejando un tendal en la propia FIFA al punto de que hasta la mayor dirigencia podría saltar.
Pasó por la tinellización y el posterior vaciamiento al no cumplirse el objetivo de trascender a nivel internacional aprovechando su Centenario y la Copa Libertadores de 2008 en la que estuvo tan cerca, con Ramón Díaz como DT.
Pasó por las promesas de Rafael Savino, en la etapa anterior, cuando ya todo se iba desmoronando y pasó también por una débil alianza de Carlos Abdo, al que se le pidió el domingo la renuncia, en el Nuevo Gasómetro, recién vociferada entre los festejos, cuando ya estaba consumada la salvación, en otra muestra cabal de la inteligencia de la hinchada de San Lorenzo, que supo deslindar “resultados deportivos” de “gestión institucional” y en el tiempo exacto para hacerlo.
Tampoco leyó mal, el hincha, el grado de responsabilidad de cada uno de los protagonistas en esta salvación y permanencia en Primera. Porque sabe bien que incidieron varios factores: 1) La falta de proyectos, que hizo que tuviera que sufrir hasta el final con un sistema de promedios que permite prever por tres temporadas y que castiga aún más al que no planifica, al que tiene en su seno un caos institucional; 2) Los problemas internos, desde Jonathan Botinelli hasta Pablo Migliore, pasando por Néstor Ortigoza; 3) El intento de protagonismo mediático de Ricardo Caruso Lombardi, más allá de algunos importantes aciertos como los de Buffarini o Bueno, 4) El azar, debido a la estrepitosa (y muy llamativa) caída de Bánfield en las últimas fechas, que ayudó con una plaza más ocupada entre los de muy abajo en la tabla.
Entonces, el hincha de San Lorenzo decidió privilegiar a los jugadores que sienten los colores del club, porque aún en estos tiempos tan duros de escaso espectáculo, fútbol triste y amarrete de rebotes y pelotas “reventadas”, de choques y roces, hubo lugar para cierto amateurismo, como el de Leandro Romagnoli, erigido como ídolo definitivo del “Ciclón”, o Bernardo Romeo, en el final de su carrera y con pocos minutos.
Pero siempre detrás estuvo la gente de San Lorenzo que sufrió, que padeció, que insultó, pero que apoyó siempre, en cualquier cancha, llenándola con la profunda pasión por los colores, por el equipo.
Es desde abajo, desde la sociedad civil, desde la hinchada, desde la idea de que con cada aliento se puede torcer la historia, reclamar al final por cambios institucionales, desde donde San Lorenzo pudo emerger de la catástrofe y posiblemente sea desde ese mismo lugar desde donde pueda cambiar estos años tan negativos. Detrás de San Lorenzo siempre está la gente. Y eso da mucha fuerza.