Páginas vistas en total

Google+ Followers

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Parece que ya no hay cracks en Madrid (Jornada)



La obsesión del Real Madrid ya no pasa solamente por cómo hacer para alcanzar o siquiera imitar a este Barcelona del siglo XXI. Ahora se extendió a las divisiones inferiores. Por esta misma razón, los diarios deportivos catalanes reflejan esta semana la nueva orden impartida por el presidente blanco, Florentino Pérez, un empresario de la construcción, de alto nivel, que no puede concebir que habiendo gastado una fortuna en fichajes, para cortar camino con los azulgrana, la diferencia siga ampliándose tal como ocurriera con la paliza del 5-0 en el Camp Nou hace apenas un mes.



Pérez, en efecto, encomendó a dos de los responsables de la cantera blanca, Ramón Martínez y Manolo Romero, que rastreen profundamente todos los sectores de la región catalana para fichar jugadores juveniles con futuro para llevárselos a Madrid. De hecho, esta preocupación viene en ascenso, tanto que en el Real Madrid ya hay, en el total de sus divisiones juveniles, dieciséis jugadores de origen catalán y solamente en el último año ya fueron reclutados cinco de ellos.

“Los chicos catalanes no son menos fuertes que los andaluces o canarios, y compiten igual o mejor que vascos o gallegos”, suele sostener Romero, mientras que Martínez no necesita opinar. Directamente fue fichado por el Real Madrid conocido su anterior paso por el fútbol base del Barcelona.

La obstinada búsqueda de un nuevo Lionel Messi para el Real Madrid aún no encontró quejas por parte de la prensa local, ni de dirigentes blancos, ni de familiares de los chicos, en el sentido de la forma en que se ignora a tantos talentos dando vueltas en Madrid y alrededores.

Tanto es así, que el Getafe se mantiene por años en primera división, y hasta estuvo a punto de llegar a la final de la Europa League (cuando aquellos fatales errores sobre el final de Roberto Abbondanzieri, que tan bien aprovechó Luca Toni para el Bayern Munich), contando siempre con muchos jugadores prestados o desechados por el Real Madrid, procedentes de su cantera.

No sólo el Getafe es dirigido actualmente por un símbolo blanco como Miguel González “Michel” y anteriormente por Michael Laudrup (cuyo hijo, Andreas, era un prometedor número diez de la cantera), sino que en este tiempo ha revalorizado a jugadores madridistas de origen como Negredo (hoy en el Sevilla), Soldado (Valencia), Granero (vuelto al club), Torres, o De la Red, que llegó a integrar la propia selección española y por un problema cardíaco tuvo que dejar el fútbol. Otro ejemplo podría ser Mata, figura del Valencia y campeón mundial con España en Sudáfrica, y que no era tenido en cuenta en el Real Madrid, o el muy buen arquero Diego López, del Villarreal, quien estuvo entre los tres convocados por Vicente Del Bosque hasta que éste a último momento se decantó por Víctor Valdez, del Barcelona.

Sin embargo, el Real Madrid sólo parece tener ojos para Cataluña, donde instaló un poderoso equipo de ojeadores, y no sólo de talentos nuevos, sino también ante cualquier indecisión de jugadores del Barcelona B (una de las sensaciones de segunda, dirigido por Luis Enrique, que juega de la misma manera que el primer equipo), como el delantero Nolito, quien en pocos partidos jugados con los grandes, ya es pretendido por equipos de toda Europa, y antes de renovar su contrato, ya afirmó lo peor que puede escuchar un “culé”. Que no tendría problemas en tomarse un avión a Madrid, si hiciera falta. Ya en los cincuenta lo hizo Alfredo Di Stéfano, nada menos. Cuando pocos lo pensaban y ya había disputado un partido vestido de azulgrana, y al lado de Ladislao Kubala, un día se tomó un tren a Madrid para no regresar de otra manera que no fuera con la camiseta blanca del archirrival.

Parece que con aquel ejemplo del hoy presidente honorario del club, Florentino Pérez quiere recuperar aquella historia en el siglo XXI, aunque lo que realmente parece es que le interesa más parecerse al Barcelona que idear un proyecto propio. Y entonces sólo tiene ojos para Cataluña, invirtiendo la ecuación de Madrid como destino final, y como capital. Hoy, en fútbol, el Barcelona es el ejemplo a seguir, mientras el Real Madrid apenas busca parecerse copiando todo lo que esté en su camino, aunque esto signifique cerrar las puertas a los propios juveniles de la región e importar a los catalanes. Todo sea por ganar, aunque sea alguna vez.

lunes, 27 de diciembre de 2010

Una publicidad que puede alterar al Barcelona (Yahoo)



Cuando todo parece dulce para el Barcelona, cuando termina un año brillante, no sólo por títulos o juego sino también porque nueve de sus jugadores se consagraron campeones mundiales en Sudáfrica con la selección española, cuandoi el reconocimiento mundial es casi absoluto, el anuncio de una publicidad en su camiseta a partir de la temporada 2011/12 puede alterar su paz y hasta transformar seriamente su imagen en el planeta.

En efecto, y paradójicamente justo el pasado 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, el vicepresidente económico del club, Javier Faus, anunció que desde el próximo 1 de julio, y por cinco temporadas y a cambio de 165 millones de euros (un pago récord en el mundo), el Barcelona pasará a llevar en su camiseta la publicidad del Mundial de Qatar 2022. El acuerdo incluye otros ingresos en base a resultados deportivos, y partidos amistosos en Qatar o en Europa.

El tema de esta publicidad de Qatar en la camiseta del Barcelona desató un ciclón de críticas desde los medios, y desde la política, tanto deportiva como general.

El acuerdo firmado con el Barcelona se produjo entre su nuevo presidente, Sandro Rosell, y la Qatar Sports Investment (QSI), dependiente del emir de Qatar, Hamad Bin Khalifa Al Thani, y esto significará que desde el inicio de la próxima temporada, la camiseta deberá tener dos inscripciones, la nueva publicidad y la de UNICEF, cuando se sabe que desde esta institución universal no se ve con buenos ojos la situación de los derechos humanos en el país petrolero, aunque por el momento, no hubo una pronunciación al respecto de manera oficial.

La situación de la convivencia con las dos publicidades se acentuará durante la disputa de la próxima Champions League, debido a que la UEFA no acepta más que una publicidad en las camisetas, por lo que el Barcelona se verá obligado a decidir cuál utilizará, problema que no tendrá ni en la Liga Española ni en la Copa del Rey.

En Barcelona, en el diario “La Vanguardia”, la prestigiosa periodista Pilar Rahola, en su columna, recordó, por ejemplo, que la Qatar Foundation, que acordó con el Barcelona, otorga un premio anual que lleva el nombre del jeque egipcio Yusuf Al Qaradawi, que sostiene, entre otras cosas, que los judíos “son malignos y corruptos” y que “es necesario atentar contra las mujeres israelíes embarazadas porque son el enemigo”.

“Cuando los jugadores del Barça lleven la camiseta de esa fundación enviarán al mundo unos cuantos mensajes, pero ninguno será de paz y armonía. ¿Sabía todo esto el señor Rosell cuando tuvo la osadía de decir que la Qatar Foundation era lo mismo que Unicef? ¿Lo sabían el resto de directivos del Barça? Si no lo sabían, han sido irresponsables. Si lo sabían, entonces se han vendido al diablo. Si sumamos a ello el propio país, Qatar, donde las mujeres no pueden votar, los homosexuales son condenados a muerte, los trabajadores extranjeros apenas tienen derechos y cuyo presidente dio un golpe de Estado, tenemos el cuadro definitivo de lo que acaba de hacer la directiva con el Fútbol Club Barcelona. Han pasado de vincular el nombre del club a la defensa de la infancia, a ser la voz pública de una dictadura y de una fundación que idolatra a un fundamentalista islámico. A partir de aquí, cualquier cosa es posible, porque entre esto y llevar la camiseta de un narcotraficante no hay demasiada diferencia”, insiste Rahola.

A la actual conducción del Barcelona, y en especial al presidente Rosell, también le llegaron críticas desde el otro gran diario de la ciudad, “El Periódico”, a través de la columna semanal que escribe el ex jugador, entrenador y presidente honorario, Johan Cruyff, quien sostuvo que “arriesgar el prestigio por un monto de dinero que representa apenas el 6 ó el 7 por ciento del presupuesto, no tiene sentido y desde ya que lo pudieron hacer presidentes anteriores como (José Luis) Núñez, (Joan) Gaspart, o (Joan) Laporta, porque era lo más fácil. Se corre el riesgo de pasar de ser “más que un club” a un club más”.

Tras conocerse este acuerdo con la Qatar Foundation, una de las primeras repercusiones llegaron desde Israel, donde en el tradicional programa televisivo de periodismo político llamado “London y Kirshembaum” (una especie de “Larry King Live” de Estados Unidos), se instó a quemar una camiseta del Barcelona con la nueva publicidad de Qatar y uno de los dos conductores reccortó al aire la inscripción de Qatar.

En Israel el fanatismo por el Barcelona es total, al punto de que en el clásico pasado en el Campo Nou del 5-0 ante el Real Madrid, unos mil hinchas habían viajado especialmente, como lo suelen hacer en muchas ocasiones, y ahora muchos lamentan tener que cambiarse, tal vez, de club, ante esta situación.

Pero no termina allí porque el caso de la publicidad de la camiseta del Barcelona ya fue llevado también al Parlamento Europeo. El diputado de la Izquierda Unida catalana-Los Verdes, Raúl Romeva, elevó un informe a la comisión correspondiente de la Unión Europea para que se dictamine si es pertinente el uso de esta publicidad cuando Europa castiga a Qatar en los foros internacionales.

Otros, en cambio, recuerdan que ni bien asumió la presidencia, Rosell anuló los contratos firmados por su antecesor Laporta (con el que se encuentra enfrentado) con Uzbekistán, al sostener que estos eran “incompatibles con la publicidad de UNICEF que llevamos en nuestra camiseta”. La pregunta, entonces, es por qué Uzbekistán no y Qatar sí.

Tal vez una respuesta contundente podría ser que Rosell es embajador de la candidatura de Qatar para 2022 al igual que el entrenador del equipo, Josep Guardiola, y que el actual presidente, con su empresa Bonus Sports Marketing (que ahora dice que ya vendió a la saudí DSAG), fue uno de los factótum de un enorme campus de selectividad de jóvenes promesas de crack en tres continentes (Latinoamérica, Asia y Atrica) “Aspire Football Dreams”.

Todo indica que el tema recién comienza, pero tiene en alerta al Barcelona. Tanto es así, que ya Rosell tuvo que aceptar que existe la chance de que el acuerdo se caiga, y por eso advirtió que si eso ocurre, “tendremos que elevar la cuota social y buscar recursos por otro lado”.

An advertising that can alter the Barcelona (Yahoo)




When everything seems sweet for the Barcelona, when a brilliant year ends, not only due to the trophies or game but also because nine of their players have consecrated World champions in South Africa with the Spanish team, when the world recognition is almost absolute, the announce of an advertising in their vest starting in the season 2011/12 may alter their peace and even seriously transform their image in the planet.

Actually, and paradoxically just on December 10th last, International Day of Human Rights, the economical vice president of the club, Javier Faus, announced that as from July 1st and for five seasons and in exchange of 165 millions of Euros (a record payment in the world), the Barcelona will pass to wear in their vest the publicity of the World Championship in Qatar 2022. The agreement includes other incomes based on sport results and friendly matches in Qatar or in Europe.

The subject of this publicity of Qatar in the Barcelona’s vest started a cyclone of critics as from the media and policy sportive as well as general.

The agreement signed with the Barcelona was produced between its new president, Sandro Rosell, and the Qatar Sports Investment (QSI), depending the Emir of Qatar, Hamad Bin Khalifa Al Thani, and this will mean that since the beginning of the next season, the vest should contain two inscriptions, the new publicity and that of the UNICEF, when it is known that from this Universal Institution is not well seen the situation of the human Rights in the oil country, though for the moment, there was no pronunciation in this regard in official manner.

The situation of the coexistence with the two advertising will be more accented during the dispute of the next Champions League, because the UEFA does not accept more than one publicity in the vests, so that the Barcelona will be obliged to decide which they will use, a problem they will not have in the Spanish League nor in the King’s Cup.

In Barcelona, in the newspaper “La Vanguardia”, the prestigious reporter Pilar Rahola, in her column, she recalled, for instance, that the Qatar Foundation, that agreed with the Barcelona, grants an annual prize bearing the name of the Egyptian sheikh Yusuf Al Qaradawi, who maintains among other things that “the Jews are malignant and corrupt” and that “is necessary to fight against the Israelies pregnant women because they are enemies”

“When Barca’s players will wear the vest of this foundation they will send to the World several messages, but none will be of peace and harmony. Was mister Rosell aware of all this when he dared to say that the Qatar Foundation was the same as that of UNICEF? Did the rest of Barca’s directives knew it? If they did not, they were irresponsible. If they did, then they have sold themselves to the devil. If we add to this the country itself, Qatar, where the women cannot vote, the homosexuals are punished with death, the foreign workers have almost no rights and whose president gave coup d’état, we have the picture defined of what the directives of the Barcelona’ Football Club have just done. They have involved the name of the club in children’s’ defence, to be the public voice of a dictatorship and of a foundation that loves an Islamic fundamentalist. Starting from this point, everything is possible, because between this and to wear the vest of a drug trafficker there is not much difference” insists Rahola.

To the present conduction of the Barcelona, and particularly to the president Rosell, there also arrived critics from another great newspaper of the city, “El Periódico”, through a weekly column written by the ex player, coach and honorary president, Johan Cruyff, who sustained that “ to risk the prestige for big money that represents slightly 6 or 7 percent of the budget, has no sense and of course former president as (José Luis) Núñez, (Joan) Gaspart, or (Joan) Laporta, could do it because it was easier. The risk is if they pass from “more than a club” to “one club more”

After learning about this agreement with Qatar Foundation, one of the first repercussion arrived from Israel where in the traditional television program of political journalism called” “London and Kirshembaum” (a kind of “Larry King Live” of the United States), it was suggested to burn Barcelona’s vest with the new Qatar inscription and one of the conductors cut out in the air the Qatar inscription.

In Israel the fanatism of the Barcelona is total to such a point that in the passed classic in Camp Nou of 5-0 vs the Real Madrid, some thousand of fans travelled especially, as they do it in many opportunities and now many feel sorry to have to change their club in front of this situation.

But this does not end there because the case of the publicity of the Barcelona’s vest has already entered into the European Parliament. The representative of the Catalonian Izquierda Unida -Los Verdes, Raúl Romeva, presented an report at the corresponding commission of the European Union to decide whether the use of this publicity is pertinent when Europe punishes Qatar within the International forum.

Others in change remember that immediately when Rosell arrived to the presidency he annulled contracts signed by his precedent Laporta (with whom he confronts) with Uzbekistán, sustaining that they were “incompatibles with the publication of UNICEF that we wear in our vest”. So the question is why Uzbekistán no and Qatar yes.

Perhaps the severe reply could be that Rosell is the ambassador of the Qatar candidature for 2022 same as coach of the team, Josep Guardiola, and that the today’s president with his company Bonus Sports Marketing (that now says he sold it to the Saudi DSAG), was one of the factotum of the enormous campus of selection of young promises of crack in three Continents (Latin America, Asia and Atrica) “Aspire Football Dreams”.

Everything indicates that the subject recently starts but Barcelona is in alert. So it is that Rosell had to accept that there exists the chance that the agreement drops and he said that if this happens “we shall have to rise the membership fees and look for other resources”.

jueves, 23 de diciembre de 2010

El Barcelona y una camiseta que traerá polémica (Jornada)



Muchos se preguntan, ahora, luego del escándalo que está desatando en todo el mundo, si al final, los 165 millones de euros que ingresará el Barcelona por cinco años de contrato para publicitar en su camiseta el Mundial de Qatar 2022 desde el 1 de julio de 2011terminará siendo tan negocio como parecía, o no meterá al club en una situación sin salida, y acabando con una ética que lo elevó sobre el resto, especialmente en los últimos años.

Oficialmente, y paradójicamente también, el pasado 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, el vicepresidente económico del Barcelona, Javier Faus, anunció que el club rompía con una centenaria tradición de no usar publicidad en su camiseta, para aceptar el contrato con la Qatar Foundation, a través de la Qatar Sports Investments (QSI), dependiente del emir de Qatar, Hamad Bin Khalifa Al Thani, por lo que a partir de la temporada 2011/12, la camiseta azulgrana compartirá las publicidades de Unicef y de Qatar, con el agravante de que en la Champions League, la más importante de las tres competiciones fijas del equipo (las otras son la Liga española y la Copa del Rey), sólo usará la del país petrolero porque la UEFA sólo permite un anuncio por equipo.


Si bien aún no se pronunció Unicef sobre el hecho de compartir publicidad con semejante compañera de anuncios, suena extraño que la entidad mundial mantenga el silencio cuando suele condenar a Qatar por la falta de libertad sexual, al tiempo que se espera alguna declaración del presidente de la FIFA, Joseph Blatter, sobre el particular, máxime cuando el suizo tuvo que salir a pedir disculpas días pasados por sostener, con ironía, que al habérsele otorgado el Mundial 2022 a Qatar, los gays “estarán aburridos allí”.

“A lo largo de la historia Alá ha impuesto sobre los judíos todo tipo de castigos por ser gente maligna y corrupta. Su último castigo fue Hitler, que fue una bendición divina”; “Es necesario atentar contra mujeres israelíes embarazadas porque son el enemigo”; “Los que practican el liwaat (sodomía) o el sihaaq (lesbianismo) sólo pueden tener el mismo castigo que el fornicador: la muerte”. “El máximo anhelo de un palestino debe ser convertirse en una bomba humana”; “El castigo físico a la mujer puede ser necesario. A muchas les gustan las palizas”. Y por el camino de estas lindezas, algunas convertidas en fetuas desde la presidencia del Consejo para la Fetua y la Investigación, el jeque egipcio Yusuf al Qaradawi ha lanzado todo tipo de proclamas: desde prohibir los dibujos de Pokemon porque son “judíos y masónicos y enseñan la evolución de Darwin”, hasta convertir los textos antisemitas más terribles –como los Protocolos de los sabios de Sión– en libros de lectura obligatoria. También ha tenido tiempo de defender a Hasan al Banna, el ideólogo de los Hermanos Musulmanes, de donde cuelgan todos los grupos vinculados a Al Qaeda, además de instigar al boicot a los productos norteamericanos. Tiene vetada la entrada en Estados Unidos y en el Reino Unido y goza de un destacado lugar en la lista de los jeques de la muerte que elaboraron más de dos mil intelectuales musulmanes. “Este señor tan simpático es la fuente de inspiración de la Qatar Foundation, que incluso lo homenajea con un premio anual que lleva su nombre”, sostiene en una durísima columna en el diario catalán La Vanguardia, la periodista Pilar Rahola.

“Cuando los jugadores del Barça lleven la camiseta de esa fundación enviarán al mundo unos cuantos mensajes, pero ninguno será de paz y armonía. ¿Sabía todo esto el señor Rosell cuando tuvo la osadía de decir que la Qatar Foundation era lo mismo que Unicef? ¿Lo sabían el resto de directivos del Barça? Si no lo sabían, han sido irresponsables. Si lo sabían, entonces se han vendido al diablo. Si sumamos a ello el propio país, Qatar, donde las mujeres no pueden votar, los homosexuales son condenados a muerte, los trabajadores extranjeros apenas tienen derechos y cuyo presidente dio un golpe de Estado, tenemos el cuadro definitivo de lo que acaba de hacer la directiva con el Fútbol Club Barcelona. Han pasado de vincular el nombre del club a la defensa de la infancia, a ser la voz pública de una dictadura y de una fundación que idolatra a un fundamentalista islámico. A partir de aquí, cualquier cosa es posible, porque entre esto y llevar la camiseta de un narcotraficante no hay demasiada diferencia”, insiste Rahola.

Pero no es la única. En Israel, en uno de los programas televisivos más vistos y respetados (una especie de “Larry King Live”), llamado “London y Kirshembaum”, se llegó a proponer directamente la quema de la nueva camiseta y uno de los dos veteranos periodistas, recortó al aire una remera con la publicidad de 2011, aunque su compañero le dijo que “aún espero porque todavía siento mucho afecto por el Barcelona”.

En Israel son fanáticos del Barcelona y por ejemplo para el último clásico ante el Real Madrid, el del 5-0 en el Camp Nou, unos mil simpatizantes viajaron al partido, pero ya muchos mostraron su desazón con la medida tomada por el nuevo presidente Sandro Rosell y su nueva comisión directiva.

A propósito de esto, tampoco queda claro que no se haya consultado antes a la Asamblea de Compromisarios, aunque Faus haya aclarado que en 2003 “ya se había votado a favor de poner publicidad en la camiseta”, claro que no aclaró qué tipo de publicidad, como si fuera un detalle. Tampoco lo es que casualmente, Rosell y el entrenador Josep Guardiola, que jugó en Qatar en el final de su carrera de futbolista, hayan sido embajadores de la candidatura del país a organizar el Mundial 2022.

No sólo eso: si bien Rosell aclara que antes de asumir como presidente del Barcelona vendió su empresa Bonus Sports Marketing a la saudí DSAG, muchos siguen investigando la relación entre el dirigente y Qatar, cuando justamente en estos meses decidió terminar un contrato firmado por su antecesor y enemigo, Joan Laporta, con Uzbekistán, al considerar que “no se condice estar relacionado con un país que viola los Derechos Humanos teniendo en la camiseta la publicidad de Unicef”. ¿En qué quedamos? Por si fuera poco, el eurodiputado de la Izquierda Unida-Partido Verde de Cataluña, Raúl Romeva, acaba de llevar el caso al Parlamento Europeo, para que se estudie si este acuerdo entre el Barcelona y Qatar tiene el aval del organismo.

Desde otro diario catalán, El Periódico, Johan Cruyff, símbolo del barcelonismo, remata la situación. “Donde muchos ven números magníficos, yo sólo veo el 6-7 por ciento del presupuesto como ingreso, y nunca antes el Barcelona necesitó publicidad en la camiseta, es un recurso demasiado fácil al que pudieron acudir los presidentes anteriores y no lo hicieron. Antes éramos ‘Más que un club’ y ahora pasaremos a ser ‘un club más’”.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Mucho más que una publicidad



“A lo largo de la historia Alá ha impuesto sobre los judíos todo tipo de castigos por ser gente maligna y corrupta. Su último castigo fue Hitler, que fue una bendición divina”. “Es necesario atentar contra mujeres israelíes embarazadas porque son el enemigo”. “Los que practican el liwaat (sodomía) o el sihaaq (lesbianismo) sÓlo pueden tener el mismo castigo que el fornicador: la muerte”. “El máximo anhelo de un palestino debe ser convertirse en una bomba humana”.

“El castigo físico a la mujer puede ser necesario. A muchas les gustan las palizas”. Y por el camino de estas lindezas, algunas convertidas en fetuas desde la presidencia del Consejo para la Fetua y la Investigación, el jeque egipcio Yusuf al Qaradawi ha lanzado todo tipo de proclamas: desde prohibir los dibujos de Pokemon porque son “judíos y masónicos y enseñan la evolución de Darwin”, hasta convertir los textos antisemitas más terribles –como los Protocolos de los sabios de Sión– en libros de lectura obligatoria. También ha tenido tiempo de defender a Hasan al Banna, el ideólogo de los Hermanos Musulmanes, de donde cuelgan todos los grupos vinculados a Al Qaeda, además de instigar al boicot a los productos norteamericanos. Tiene vetada la entrada en Estados Unidos y en el Reino Unido y goza de un destacado lugar en la lista de los jeques de la muerte que elaboraron más de dos mil intelectuales musulmanes. Este señor tan simpático es la fuente de inspiración de la Qatar Foundation, que incluso lo homenajea con un premio anual que lleva su nombre.

Cuando los jugadores del Barça lleven la camiseta de esa fundación enviarán al mundo unos cuantos mensajes, pero ninguno será de paz y armonía. ¿Sabía todo esto el señor Rosell cuando tuvo la osadía de decir que la Qatar Foundation era lo mismo que Unicef? ¿Lo sabían el resto de directivos del Barça? Si no lo sabían, han sido irresponsables. Si lo sabían, entonces se han vendido al diablo. Si sumamos a ello el propio país, Qatar, donde las mujeres no pueden votar, los homosexuales son condenados a muerte, los trabajadores extranjeros apenas tienen derechos y cuyo presidente dio un golpe de Estado, tenemos el cuadro definitivo de lo que acaba de hacer la directiva con el Futbol Club Barcelona. Han pasado de vincular el nombre del club a la defensa de la infancia, a ser la voz pública de una dictadura y de una fundación que idolatra a un fundamentalista islámico. A partir de aquí, cualquier cosa es posible, porque entre esto y llevar la camiseta de un narcotraficante no hay demasiada diferencia”.

Este contundente texto fue escrito por la periodista Pilar Rahola en su columna del pasado 14 de diciembre en el diario catalán “La Vanguardia”, e ilustra el momento que vive el Barcelona a partir de la decision tomada por su presidente Sandro Rosell, sin recurrir a la Asamblea de Compromisarios, de aceptar la oferta de 165 millones de euros por cinco temporadas de la Qatar Foudation para colocar publicidad en una camiseta que no la había tenido en un siglo, y que solo había aceptado, a duras penas, una de la UNICEF por 1,5 millones de euros.El vicepresidente económico del Barcelona, Javier Faus, informó a la prensa que el acuerdo, que comienza el próximo 1 de enero de 2011, incluirá un cobro de 15 millones de euros hasta el 30 de junio por la disputa de un partido amistoso y de momento, por la instalació de la publicidad en el “backdrop” (panel de fondo) en las conferencias de prensa, y ya desde el 1 de Julio de 2011 hasta el 30 de junio de 2016, el Barcelona recibirá 150 millones de euros, que podrían ampliarse a cinco más de acuerdo a objetivos, y que incluirá la publicidad en la camiseta y la disputa de un amistoso anual por jugarse en Qatar o en Europa.

El polémico acuerdo comenzó con la firma de una carta de intenciones entre la Qatar Foundation y el presidente del Barcelona, Rosell, hace un mes y medio aunque las gestiones habían comenzado en agosto, a poco de asumir el cargo.Llamó la atención que cuando Faus fue consultado sobre si para la decision final se consultaría a la Asamblea de Compromisarios, la respuesta haya sido que como el asunto de acepar publicidad en la camiseta había sido votado en 2003 “no hace falta ratificarlo”, cuando lo que sí haría falta sufragar es si los socios de un club que por tanto tiempo ha respetado no utilizar publicidad en su camiseta, acepta ahora una relacionada con la vulneración de los Derechos Humanos, y que además, tiene la osadía de anunciarse públicamente el mismísimo 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos.

Pero no es todo: el Barcelona compartirá la publicidad de la Qatar Foundation con la de la Unicef, desde mediados de 2011, cuando la propia entidad critica lo que ocurre en Qatar, al punto tal de que un eurodiputado de la Izquierda Unida-Els Verds, de Cataluña, Raúl Romeva, llevó la consulta sobre la camisetadel Barcelona al Parlamento Europeo para saber si la Comisión Europea avala semejante acuerdo. El propio Johan Cruyff, símbolo del barcelonismo, y ex presidente de honor en los recientes tiempos de Joan Laporta, salió a rematar este acuerdo, al señalar que se trata “de falta de imaginación de los dirigentes.Es una decision demasiado fácil que también pudieron tomar Laporta, (Jose Luis) Núñez o (Joan) Gaspart, pero desistieron”.

Cruyff aporta otro dato interesante, cuando recuerda que “donde se ven cifras increíbles, yo ceo que lo ingresado representa apenas el 6-7 por ciento del presupuesto del club” para sentenciar que “estoy totalmente en contra de colocar publicidad en la camiseta por dinero, y lo diría con cualquier commission directiva”, según su tradicional columna en “El Periódico”, otro diario catalán.

Por su parte, el periodista Julián Goikoetxea, en “Noticias de Guipuzkoa”, recuerda que Rosell había revocado en este semester, los acuerdos firmados por el Barcelona con Uzbekistán “por no respetar el regimen deeste país los Derechos Humanos y esa imagen es incompatible con nuestra entidad y el logotipo de la UNICEF”.

A su vez, hay quienes dudan de que Rosell no vaya a sacar réditos personales de este acuerdo con la Qatar Foundation, aunque sostenga que vendió ya su empresa Bonus Sports Marketing a DSAG (multinacional saudí) “para evitar suspicacias”, cuando la misma hizo negocios con la entidad qatarí, al punto de que Rosell es uno de los embajadores de la candidatura de Qatar, que finalmente se quedó con el Mundial 2022.

Otro de los representantes de la candidatura de Qatar, el entrenador del Barcelona, Josep Guardiola, poco amante de meterse en polémicas, sin embargo en este caso sostuvo que "Cuando en un club de más de cien años de historia se rompe una tradición es normal que haya debate", para agregar que "Hay injusticias como las hay en todo el mundo, también aquí. Es un régimen muy abierto, un país muy seguro, donde la gente tiene libertad, donde el gobierno ayuda a las iniciativas y donde la escolarización es buena. Hay unas reglas marcadas por el Gobierno, pero más por la religión musulmana. Es una cuestión de creencia, no de prohibición. Si no fuera un país en el que se respetaran los Derechos Humanos no se le habría dado el Mundial". No parece casual que Guardiola haya terminado su carrera jugando dos temporadas en este país.


La deuda total del Barcelona es de 500 millones de euros, y lo que recibiría del fondo de inversión Qatar Sports Investments (QSI), dependiente del emir de Qatar, Hamad bin Khalifa Al Thani, los 165 millones de euros, aunque divididos en 30 millones por año, superarían entonces los 23 millones anuales que recibe el Real Madrid por Bwin, y los 23,6 que reciben el Manchester United por AON o el Liverpool por Standart Chartered por publicidad en sus camisetas.


Tampoco se entiende ahora cómo hará el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, que tuvo quedar marcha atrás con su burla contra los gays cuando dijo que la pasarían mal en el 2022 en el Mundial de Qatar, por sus restricciones por falta de libertad sexual, para justificar ahora que el Barcelona luzca su publicidad en la camiseta.


Y tampoco, cómo lo hará Rosell, o qué dirá la propia UNICEF, cuando el Bacelona opte por lucir la publicidad de Qatar en vez de la organización mundial cuando dispute los tan promocionados partidos de Champions League desde julio de 2011, porque la UEFA no acepta dos publicidades en la misma camiseta, y ya los dirigentes azulgranas anticiparon que usarán la del país organizador del Mundial 2022.


Los coletazos no paran y ya en Israel, país de fanáticos del Barcelona, al punto que mil hinchas solamente viajaron el pasado noviembre para ver in situ el 5-0 en el Camp Nou ante el Real Madrid, muchos comienzan a cambiar sus sentimientos.


En el reconocido programa televisivo “London y Kirshembaum”, de tono político (una especie de Larry King Live israelí), los conductores le dedicaron un cuarto de hora a este tema y sobre el final, uno de ellos cortó la camiseta del Barcelona con una tijera a la altura de la publicidad de Qatar, aunque el otro, veterano periodista, sostuvo con pena “aún no puedo quemar esta camiseta. Todavía le tengo mucha simpatía”.

¿Seguirá siendo así o, como dice Cruyff, el Barcelona dejó de ser “más que un club”, para ser “un club más”?.

sábado, 18 de diciembre de 2010

La burbuja del deporte español


Creer o reventar. O los astros se confabularon para que en el preciso momento en el que España vive el cataclismo de un sistema que se cae a pedazos a partir de la famosa burbuja inmobiliaria y la crisis final del capitalismo, que toda Europa intenta disimular, su deporte, uno de los estandartes de la democracia post-franquista, se rompe en pedazos a partir de las evidencias de que la mayoría de sus campeones lo conseguían mediante un mecanismo non sancto y éticamente descalificado en todo el mundo como el doping.



Apenas el fútbol, el tenista Rafael Nadal, el piloto Fernando Alonso y el baloncesto parecen mantenerse fuera de la situación, que involucra básicamente a los principales atletas, medallistas olímpicos y marquistas mundiales, y a los ciclistas, con especial énfasis en el triple ganador del Tour de France, Alberto Contador.

La situación no sólo se desmadró al aparecer ya escuchas telefónicas, evidencias y procesamientos judiciales, sino que, resulta aún más grave, muchos de los dirigentes deportivos y aún peor, políticos, no quieren asumir ninguna responsabilidad en la materia, y hacen hincapié en lo que les conviene y que auque no deja de ser cierto, representa lo mismo que tapar el cielo con un pañuelo. Es decir: si bien es cierto que en tanto país avanzado y con mecanismos institucionales que funcionan, el mismo Estado parece haber tomado las riendas para aplicar la ley con rigor a aquellos que la incumplieron, incluso siendo grandes campeones reconocidos socialmente, desde el poder político no hubo renuncias, y es más, se dieron casos flagrantes, como que el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, no sólo afirme como si nada que “casi todos los logros españoles no están manchados”, sino también que deje su cargo para lanzarse a la alcaldía de Madrid como candidato del gobernante partido del país, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). O sea, un ascenso.

Ya nos había llamado la atención, en 2008, el extraño viraje de un funcionario como Lissavetzky, que parecía ir con todo, de manera valiente, para quitar del cargo de presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), a Angel María Villar (el hermano futbolero de Julio Grondona, que hasta dice lo mismo que él en la Argentina y comparten votos, comidas, fiestas y secretos en la FIFA), debido a las permanentes irregularidades encontradas en la institución. Pero bastó una visita del mandamás de la FIFA, Joseph Blatter, a Madrid, a un homenaje a Alfredo Di Stéfano, para que el suizo amenazara con sacar a la selección española de la Eurocopa de ese año en Austria y Suiza, para que todo quedara en humo y que nunca más se hablara del tema, pese a que el propio presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, insistiera con torcer el brazo a la FIFA en nombre de un supuesto poder mayor, el del mismísimo Estado. A mediados de 2008, no sólo España ganaba la Eurocopa, sino que dos años y medio después, Lissavetzky y Zapatero aparecían apoyando netamente la candidatura de España y Portugal a organizar el Mundial 2018, finalmente derrotada por los rusos. ¿Qué pasó en el interín? Sólo los protagonistas lo saben, y el tiempo y acaso el periodismo, lo desvelarán algún día aunque no cuesta mucho imaginarlo.

Es cierto que en España encontraremos un periodismo que en algunos casos es de una valentía difícil de encontrar en la Argentina, donde salvo casos excepcionales, todo se mueve por grupos que se cuidan las espaldas y donde lo principal queda sumergido debajo de lo accesorio. Por ejemplo, cuesta encontrar un editorial tan valiente como el del director del diario deportivo “As”, Alfredo Relaño, que invitado a una fiesta del Comité Olímpico Español (COE), al día siguiente escribió que el hecho de que el presidente de la Federación Española de Atletismo, José María Odriozola, recibiera un premio “por su gran año de éxitos”, cuando debería renunciar al cargo, “es ridículo y patético”. Nos preguntamos si ante una situación parecida, el grueso de la prensa argentina no diría que se trata de una campaña orquestada contra la imagen del país.

La cuestión es que en la reciente “Operación Galgo” están involucrados catorce atletas, entre las cuales se encuentra nada menos que la cesada vicepresidente de la Federación y campeona mundial de los 3000 metros con obstáculos, Marta Domínguez, considerada uno de los ejemplos del deporte español, y mejor atleta de la historia de este deporte, que se encuentra, además, embarazada, su entrenador César Pérez, Alberto García (campeón europeo de los 5000 metros en 2002 y suspendido por doping en 2003), y el médico Eufemiano Fuentes, involucrado en la “Operación Puerto” de 2006.

En julio pasado, Contador había dado positivo por clenbuterol luego de volver a ganar el Tour de France (argumentó que había comido carne en mal estado),

En la “Operación Puerto”, a su vez, habían caído 58 ciclistas, que realizaban transfusiones desangre, consumían Eritropoyetina (EPO), testosterona y anabolizantes, mientras que el 2009, en la “Operación Grial” de 2009, la Guardia Civil desentrañó la red montada por el médico peruano Walter Virú (con EPO, hormonas y anabolizantes) y en la que cayó Paquillo Fernández (subcampeón olímpico de marcha en 2004, suspendido por dos años). Es decir que en España, para sintetizar, los tres últimos premios nacionales de atletismo, Alberto García, Paquillo y Marta Domínguez, estaban involucrados de una u otra manera con el doping.

Seguir la investigación del colega Carlos Arribas, cada día, en “El País” escasi una obligación para todo periodista que quiera dedicarse seriamente al ámbito deportivo, para entender lo que significa el compromiso y el oficio llevado hasta las últimas consecuencias.

Pero así como en España se puede castigar con todo el rigor a los que se burlaron de las reglas del deporte, o se puede investigar desde diarios serios, o tomar distancia de los hechos y protagonistas en columnas de prestigio, será difícil retornar a la buena imagen de la práctica deportiva en este país, tan lejano de aquellos primeros años del lanzamiento del plan ADO, aquél que sirvió para constituirse en potencia desde los inolvidables Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

Sólo una gran limpieza, una gran honestidad en la dirigencia, dejando actuar a la Justicia sin intromisiones políticas, podrá algún día a España nuevamente en un lugar de privilegio.

Parece que la inmobiliaria no fue la única burbuja. La deportiva también existió, y muchos quedaron atrapados en ella, hasta que la verdad apareció con demasiada fuerza, como un wikileaks hispánico.

martes, 14 de diciembre de 2010

¿Se puede jugar al fútbol como el Barcelona en la Argentina? (Jornada)



En la misma semana, el fútbol argentino tuvo dos campeones. Independiente consiguió, por fin, retornar al panorama internacional al ganar la Copa Sudamericana luego de quince años sin títulos, y Estudiantes se quedó con el Torneo Apertura, tras haber perdido el Clausura a manos de Argentinos Juniors por una débacle en el final del campeonato y cuando estuvo a un minuto de ganar el Mundial de Clubes en Emiratos Arabes a fines de 2009.
Que un equipo errático y que cambió dos veces de director técnico en pocos meses, como Independiente, haya ganado un título sin sacar buenos resultados fuera de Avellaneda, y venciendo angustiosamente y por penales (y favorecido por un reglamento que no valoró los goles de visitante como dobles) al Goiás de Brasil, descendido a la Segunda división, muestra de manera cabal que la cuestión no pasa por ganar, porque siempre existe algún atajo para conseguirlo, sino por tener un sólido proyecto en el que basarse y en este sentido, aún quedando en la segunda colocación en el Apertura, lo de Vélez Sársfield suena mejor que lo de los rojos.

Bien pudo Vélez ganar el Apertura y así lo entendió su público, que vitoreó a su director técnico, Ricardo Gareca, quien amaga irse al sostener que se termina un ciclo de muy buenos resultados, pero en especial de buenos rendimientos. De Estudiantes puede decirse lo mismo que de Vélez. Los dos son, por lejos, los mejores equipos argentinos. Cada uno con su estilo, acaso más estético en los de Liniers, y más sólido entre sus líneas el de La Plata, con eje en su jugador emblemático, Juan Sebastián Verón, de linaje albirrojo que viene ya desde su padre Juan Ramón en los años sesenta, otros tiempos de gloria "pincharrata". Su director técnico, Alejandro Sabella, otrora excelso jugador de esos números diez que hoy parecen extinguirse, ha tenido que luchar contra lesionados y transferidos, para conseguir un conjunto en el que salvo excepciones, casi todos los jugadores han podido marcar goles.

Vélez, por su parte, estuvo a minutos de conseguir una final que hubiera sido la coronación para los dos equipos que hoy dominan el fútbol argentino por coherencia dirigencial y por proyectos claros. No hay duda de ellos, como sí genera incertidumbre si este Independiente que arañó la Copa Sudamericana, podrá mantenerse en un plano de éxitos con un plantel que por ahora, no ha demostrado demasiado.

Lo que resulta claro es que el fútbol argentino, aún con buenos proyectos como Vélez y Estudiantes, no logra, con la excepción de un semestre del Huracán de Angel Cappa en 2009, que sus equipos puedan jugar con brillantez, como la que genera en cada partido el Barcelona de Josep Guardiola, acaparador de todos los títulos, y que ahora cuenta en sus filas con los tres candidatos oficiales a ganar el título de mejor jugador del mundo del año, el argentino Lionel Messi (un genio que entra ya en el mismo escalafón de Diego Maradona, Pelé, Cruyff o Alfredo Di Stéfano), Xavi Hernández y Andrés Iniesta, los dos últimos, ganadores recientes de la Eurocopa y el Mundial, además, con la selección española.

¿Se puede llegar a jugar como el Barcelona en la Argentina? hoy por hoy, parece una pregunta casi ridícula, a ojos vista de lo que se privilegia en los torneos oficiales argentinos, y sin embargo, si analizamos cómo comenzó el proyecto del Barcelona, llegaríamos a la conclusión de que se trata mucho más de un hecho cultural que económico. Por ejemplo, en esta máquina de jugar al fútbol que es el Barcelona (en los últimos seis partidos ha convertido veintiseis tantos con cero goles en contra, con 4,33 goles por partido de promedio), cuenta en su equipo titular con ocho jugadores surgidos en las divisiones inferiores, es decir que si bien es cierto que ningún equipo argentino puede alcanzar el nivel de fichaje de un Zlatan Ibrahimovic o David Villa, también lo es que en un pasado no muy remoto, y con recursos propios, el fútbol argentino tuvo resonantes éxitos cuando la base de sus equipos fue estable y cuando su economía no se orientó solamente a la venta de jugadores al exterior, porque debe convenirse en que la lógica de funcionamiento de los clubes, por sus estatutos y desde su misma fundación, no pasa por ganar cifras fabulosas sino por brindar servicios sociales y buscar la gloria deportiva.

Con el advenimiento del negocio y el superprofesionalismo, y la globalización, la mayoría de los clubes argentinos fue perdiendo el rumbo, y los proyectos pasaron más que nunca por tapar agujeros con las ventas de jugadores, cuando no debe haber industria más próspera en el país que el fútbol, que exporta en euros y en dólares y en grandes sumas, para vivir en pesos, con lo cual, el argumento de la supuesta crisis cae por su propio peso.

Es en este contexto en el que Estudiantes y Vélez emergen como los mejores, cuando la lógica institucional termina imponiéndose tamboién en el terreno deportivo. Y es cuando más debemos reflexionar si con esto alcanza, y si no está empezando por aniquilarse la gallina de los huevos de oro. Cada partido del Barcelona no hace más que reflejar nuestras propias frustraciones y lo lejos que hoy está el equipo catalán del fútbol argentino del choque, la fricción y el tacticismo inútil, aún con excepciones como Vélez o Estudiantes.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Estudiantes, Vélez, Barcelona



Es un justo campeón del Torneo Apertura, Estudiantes. Lo es aún cuando tranquilamente pudo haberlo sido Vélez Sársfield, porque tuvieron un juego parejo, e incluso los subcampeones tuvieron mucho mejor ataque, practicaron un fútbol más estético. Pero aún así, siendo más utilitario que en otras oportunidades, recurriendo a una segunda línea del plantel por transferencias y lesiones, Estudiantes volvió a demostrar, al igual que Vélez, que hoy por hoy tiene un claro dominio en el alicaído fútbol argentino y que en éste cada vez juega más la lógica, que pasa por una buena política institucional para plasmarla en lo deportivo.
Por supuesto que puede haber excepciones que confirman la regla. El Huracán de Angel Cappa, que sin fondos consiguió reunir en una misma temporada a distintos talentos como Bolatti, Pastore o De Federico, estuvo a minutos de salir campeón pero a los pocos meses, ya había regresado a la "normalidad" de pelear por evitar el descenso, quedándose sin ninguna de sus estrellas, todas vendidas a bajo costo o directamente, en manos de empresarios que se lo quedaron todo. Independiente, aún cuando va mejorando algo institucionalmente con la remodelación de su estadio y como dijo su presidente Julio Comparada, lanzado primero a ganar "el campeonato económico", acaba de regresar al panorama internacional ganando una Copa Sudamericana sufriendo en la final ante un equipo brasileño como Goiás, descendido a Segunda en su país, y sin haber sacado casi ningún punto fuera de Avellaneda.
Esto significa que hay campeones y campeones, se gana jugando bien o jugando mal, y el gran tema pasa por la continuidad de un proyecto, y no un título aislado. Y por eso, el elogio a Estudiantes primero por ser el campeón (obviamente, en el deporte se compite con uno de los principales fines que es ganar) y a Vélez, que estuvo tan cerca, y apenas a minutos de una final para el miércoles, pasa por su proyecto, por su política deportiva en tiempos en los que esto parece casi un dislate, con equipos que en su mayoría cambian casi todos sus planteles cada medio año, o a lo sumo cada año, en un país futbolísticamente exportador, que ya ha terminado de aceptar que sus jugadores, pretendidos por el valor histórico de la Argentina, quieran escalar en su carrera yéndose a Europa cuando antes el sueño era jugar en Boca o River.
Porque a su manera, inmersos en un contexto como el de la Argentina, Estudiantes y Vélez juegan bien, o tratan de hacerlo, respetan una línea, buscan buenos jugadores, los amalgaman en un esquema pensado siempre para adelante, y son los que han ofrecido mejores espectáculos en estos tiempos.
Claro que viendo cada partido del Barcelona, y quitando en buena manera a Estudiantes y Vélez, uno se pregunta a qué se juega en la Argentina. Cómo puede ser que buena parte de la prensa local siga autoengañándose o insistiendo en decir que los catalanes son "aburridos", o buscándole la quinta pata al gato de un conjunto extraordinario, uno de los mejores de la historia del fútbol y acaso directamente el mejor. Un equipo que en los últimos cuatro partidos de liga española pudo marcar 21 goles sin recibir ninguno. Es decir, practicamente perfecto.
También en el mismo sentido, hay que decir que con toda la buena voluntad y la claridad en sus proyectos, Estudiantes y Vélez no llegaron nunca a jugar con la brillantez del Huracán de Cappa, aunque éste nunca haya salido campeón y su juego haya sido la primavera de un solo verano.
Y llegamos al punto más interesante de los que se plantea este artículo. ¿Es posible que algún equipo argentino llegue a jugar alguna vez como el Barcelona? ¿Todo pasa por una cuestión puramente económica? creemos que no. Y de hecho, el Huracán de Cappa, hecho en semanas, acaso un par de meses, es la prueba cabal. En la Argentina se juega mal, decididamente muy mal, porque desde hace muchos años que el discurso dominante es un discurso resultadista, efectista y basado en los negocios privados, y poco interesan el espectáculo, ni los hinchas, y mucho menos, los clubes. Se creyó siempre que el fútbol preciosista va de la mano de cierta ingenuidad, de cierta teoría impracticable, o, en el mejor de los casos, del hecho de pensar que por ser un país exportador, los proyectos no se pueden cumplir.
Porque este Barcelona, que cada vez admite menos polémica en el mundo (Argentina siempre, con parte de su prensa, se mantuvo aislada del contexto internacional), tiene en su mayoría entre sus titulares, jugadores surgidos de su cantera, es decir, cero gasto en fichajes, y desde ya que aprovecha su buena situación económica para contratar algunos refuerzos en puestos claves. Pero bien podría el fútbol argentino copiar este modelo que, claro, implica no fichar muchos jugadores y por lo tanto, no inflar bolsillos empresarios ni los de los retornos.
Desde ya que desde estas columnas vinimos sosteniendo, desde el punto de vista del negocio, que tampoco se entiende esta necesidad de los clubes de exportar tan pronto, devaluando a sus jugadores, parfa hacerse de unos morlacos que rápidamente serán malgastados. Porque ya quisieran otras industrias nacionales, vender en euros y vivir en pesos, y además, vender tanto. Pero eso da para otros artículos.
En cuanto a jugar bien, en cuanto a dar espectáculo, lo primero pasa por querer, por respetar al público y por entender que lo estético también juega. Lo segundo pasa por un proyecto a mediano y largo plazo. Y lo tercero, pasa por animarse.
En el contexto del fútbol argentino, y a años luz del Barcelona, Estudiantes y Vélez siguen siendo claramente los mejores, al menos jugando todo lo que pueden, y no desmadrándose en locuras sin sentido de la mayoría de los demás competidores. Y así les va.

domingo, 12 de diciembre de 2010

El esperado regreso de Independiente (Yahoo)



Luego de 15 años de ausencia en los torneos internacionales y de vivir una profunda crisis, Independiente se consagró esta semana campeón de la Copa Sudamericana y de esta manera regresa al panorama internacional, del que fue protagonista fundamental entre los años sesenta y mediados de los noventa.

Independiente ha ganado en toda su historia 16 títulos internacionales, de los cuales siete corresponden a la Copa Libertadores, el torneo más importante del continente sudamericano, dos a la Supercopa, torneo que en la última década fue reemplazado por la Sudamericana, dos a la Intercontinental, ganada en 1973 a la Juventus en Roma y en 1984 al Liverpool en Tokio, una Recopa sudamericana en 1995 y tres Interamericanas, disputadas contra equipos de la Concacaf (Confederación de Centro y Norteamérica y el Caribe de Fútbol).

Por muchos años, se conoció a Independiente, “los Diablos Rojos” sudamericanos, como el “Rey de Copas” porque crecía en las competencias coperas, especialmente en la Copa Libertadores, que ganó primero por dos años consecutivos en 1964 y 1965, pero especialmente con las cuatro seguidas obtenidas entre 1972 y 1975, hasta que River Plate forzó su eliminación en un tercer partido de desempate en 1976 en semifinales.

Pero desde el retiro de su gran ídolo por dos décadas sin cambiar nunca de camiseta, Ricardo Bochini, uno de los grandes talentos de su riquísima historia, Independiente fue cayendo lentamente en una gran crisis, que lo fue llevando a perder identidad en su juego, luego incluso a quedarse sin su gran estadio, llamado “La doble visera de cemento”, uno de los primeros en estrenarse en la Argentina, y que fue demolido para construirse en el mismo lugar el “Libertadores de América”, adaptado a los nuevos tiempos, y recién reestrenado.

Jugando en estadios ajenos como local por muchos meses, con equipos que cada seis meses cambiaban de nombres y de entrenadores, y por supuesto, de sistemas de juego, y con sus hinchas acostumbrados a ganar títulos, enojados y hasta enfurecidos con sus dirigentes y los propios jugadores, Independiente vivió por primera vez en su historia un calvario que hasta pudo enviarlo a segunda división y de hecho, el promedio (sistema que se utiliza en la Argentina tomando en cuenta las últimas tres temporadas completas) sigue siendo bajo, aunque ha mejorado algo.

Independiente tampoco llegó con mucha fortaleza a la Copa Sudamericana en 2010. Dirigido por Américo Gallego, el mismo con el que había ganado el último campeonato local, el Torneo Apertura 2002, muchos creyeron que el entrenador, así como su goleador Andrés Silvera, que regresaba al club luego de años en San Lorenzo y en el fútbol mexicano, simbolizaban un retorno a los tiempos de gloria y por momentos así fue en el pasado Torneo Clausura, ganado finalmente por Argentinos Juniors cuando los rojos cayeron en su juego en el momento clave.

Ni la dirigencia ni los hinchas soportaron otra caída de un equipo que en los últimos años no había sido protagonista y estaba demasiado acostumbrado a perder, y con Gallego se fue también el manager César Luis Menotti, de confusa actuación en este tiempo.

Gallego fue reemplazado por una dupla interina de ex jugadores de gran prestigio en la institución e integrantes del legendario equipo de los años setenta, como Francisco Sá y Elbio Ricardo Pavoni, pero al poco tiempo fue contratado un entrenador joven como Abtonio Mohamed, ex jugador en los noventa, y precedido de buenas campañas en Huracán y Colón de Santa Fe.

El presidente de Independiente, Julio Comparada, sostiene que Mohamed firmó un papel, celosamente guardado ahora, en el que decía “ganarle a Racing el clásico de Avellaneda y obtener la Copa Sudamericana”, como objetivos para lo que quedaba de 2010. Y lo logró, con un trabajo complicado, y sufriendo mucho en el torneo sudamericano, al punto de ganar como local en la final, apenas por penales, al Goiás de Brasil, que descendió a Segunda en su país, luego de perder 2-0 en Brasil y ganar 3-1 en Argentina (en esta definición no contó el gol como visitante).

De esta forma, Independiente no sólo se clasificó automáticamente para la fase previa de la Copa Libertadores de 2011, el torneo que más le gusta jugar, sino que como campeón de la Copa Sudamericana tiene derecho a jugar la Copa Soruga Bank ante un equipo japonés, y la Recopa Sudamericana 2011 ante el Inter de Brasil, campeón de la Copa Libertadores 2010.

De esta manera, Independiente tiene la chance, en 2011, de ganar tres títulos más y llegar a los diecinueve y quedar en el primer lugar en el mundo como equipo con más copas ganadas, lugar que ocupan hoy Boca Juniors y el Milan con dieciocho cada uno.

No parece todavía que Independiente haya encontrado un equipo como aquellos victoriosos de los años sesenta, cuando debió enfrentarse contra el duro Inter italiano en tremendas dos finales intercontinentales en 1964 y 1965, o como el de las cuatro Copas Libertadores de los años setenta, o el de la mística copera de los ochenta, cuando José Percudani con su gol dejó atrás al mismísimo Liverpool de Ian Rush. Ni siquiera un equipo como el que con dos entrenadores distintos, Miguel Brindisi y Miguel Angel López, ganara las dos Supercopas seguidas, 1994 y 1995.

Son tiempos distintos e Independiente sigue buscando una identidad y al mismo tiempo, una regularidad. Pero no está mal irlas encontrando mientras al menos sale de una fased para el olvido para regresar al terreno de los ganadores con un título que lo vuelve a colocar en la competencia entre los equipos coperos más grandes del planeta.

The expected return of Independiente (Yahoo)




After 15 years of absence in the International contests and living a deep crisis, Independiente consecrated this week as Champion of the Copa Sudamericana (Southamerican Cup) and in this manner returns to the International panorama of which it was the fundamental protagonist between the years sixties and mid of the nineties.

Independiente won in all their history 16 International trophies of which seven correspond to the Copa Libertadores, the most important contest of the Southamerican Continent, two of the Supercopa, contest that in the last decade have been substituted by the Southamerican, two of the Intercontinental won in 1973 vs the Juventus in Rome and in 1984 over Liverpool in Tokyo, one Southamerican Recopa in 1995 and three Interamerican disputed against teams of the Concacaf (Football Confederation of Center and North America and the Caribbean).

For many years Independiente as known as Southamerican “Red devils”, as the “King of Cups” because they were growing in the competitions of cups, specially in the Copa Libertadores, that they won first for two consecutive years in 1964 and 1965, but particularly with the four consecutive obtained between 1972 and 1975 until the River Plate forced their elimination in a third match of breaking the tie in 1976 in semi finals.

But since the departure of their great idol for two decades who never changed the vest, Ricardo Bochini, one of the greatest talents in his very rich history, Independiente start slowly falling in a great crisis that was leading them to lose identity of their game, afterwards even being left without their big stadium, called “The double cement eyeshade” , one of the first opened in Argentina and that was demolished to build in that place the “Libertadores de América”, adapted to the new times and recently reopened.

Playing in others stadium as local for many months, with teams that every six months changed names and coaches and of course, of game systems and with their fans accustomed to win trophies, angry and even raging for the first time in their history with their directives and even the players, Independiente lived for the first time the torture of hell that could also send them to second division and in fact, the average (a system that is used in Argentina taking into account the three last complete seasons) continues being low, thought it has improved a little.

Independiente did not arrive very strong to the Copa Sudamericana in 2010. Conduced by Américo Gallego, the same with whom they won their last local championship, the Aperture Contest 2002, many believed that the coach as well as their goaler Andrés Silvera, that returned to the club after years in San Lorenzo and in the Mexican football, symbolized a return of the times of Glory and for moments it was so in the past Closing Contest, finally won by the Argentinos Juniors when the reds fall in their game in the clue moment.

The directives nor the fans supported another fall of a team that in the last years has not been the protagonist and was too accustomed to lose and with Gallego there also left the manager Cesar Luis Menotti, of a confused performance in that time.

Gallego was substituted by an internal duplet of ex players of great prestige and integrated in the legendary team of the seventies, as Francisco Sá and Elbio Ricardo Pavoni, but in a short time a young coach was contracted, Antonio Mohamed, ex player in the nineties and proceeded from good campaign in Huracán and Colón of Santa Fe.

The president of Independiente, Julio Comparada, maintains that Mohamed signed a paper, firmly kept now which read “to win over Racing the classic of Avellaneda and obtain the Copa Sudamericana”, as objectives for what remained of 2010. And he got it. With a complicated job and suffering a lot, vs Goiás of Brazil, that descended to Second Division in their country, after losing 2-0 in Brazil and winning 3-1 in Argentina (in this definition the goal as guest did not count)

In that way, Independiente not only automatically classified for the previous phase of the Copa Libertadores 2011, the contest they like to play most but that as Champion of the Copa Sudamericana they have the right to play the Soruga Bank Cup vs a Japanese team and the Recopa Sudamericana 2011 vs the Inter of Brazil, champion of the Copa Libertadores 2010.

In that way, Independiente has the chance in 2011 to win three trophies more and arrive to the nineteen and remain in the first place in the World as team that won the major quantity of cups, place that today occupy Boca Juniors and the Milan with eighteen each of them.

It does not seem yet that Independiente found a team as those victorious of the years sixties, when they had to confront versus a hard Inter of Italy in terrific Intercontinental finals in 1964 y 1965, or as that of the four Copas Libertadores of the sixties, or that of the mythic cup as of the eighties when José Pekerman with his goal left behind the great Liverpool of Ian Rush. Not even as team as that with two different coaches, Miguel Brindisi and Miguel Angel López, won consecutively the two Supercopa 1994 and 1995.

These are different times and Independiente continues looking for an identity and at the same time, regularity. But it is not bad to find them meanwhile at least they go out of a phase to be forget thus to come back to the ground of the winers with a trophy that will put them in the competition between the greats cups teams in the world.

sábado, 11 de diciembre de 2010

A propósito de Independiente y su nueva Copa



Por fin, luego de quince años, Independiente retorna al circuito internacional al ganar una copa, en este caso la Sudamericana. Los rojos, de esta forma, se colocan a sólo dos títulos de Boca Juniors y Milan, entre los equipos más ganadores de la historia.
Hasta aquí, todo correcto. Nada para reprochar y mucho, para los hinchas de Independiente, para festejar. Pero sí sorprende (sinceramente, cada día en menor medida visto lo visto en la prensa deportiva argentina actual) el nivel en el que se coloca este trofeo, en cuanto a su importancia en el contexto actual, y en cuanto a la calidad de sus jugadores y al juego del equipo.
Por lo pronto, este Independiente nada tiene que ver con ninguno de los equipos ganadores de copas internacionales en tiempos pasados. Ni siquiera se acerca al de los años noventa, el último con cierto nivel, porque ni cerca está este plantel de tener en sus filas a jugadores con habilidad o talento para la pausa al estilo de Gustavo López (que luego Europa lo hizo devenir en extremo por las carencias en la visión técnica del juego en el Viejo continente), o Daniel Garnero.
Por supuesto que menos que menos, puede compararse este equipo, que ocupa las últimas posiciones de la tabla del Torneo Apertura que ya finaliza, con aquel de los años ochenta, en el que poblaban el mediocampo jugadores hoy añorados por su técnica y panorama, como Claudio Marangoni o Ricardo Bochini, o Jorge Burruchaga, o delanteros con desborde como Alejandro Barberón, o marcadores de punta (nada de "laterales volantes" que ni marcan ni atacan) como Néstor Clausen o Carlos Enrique y por supuesto, lejos están los rojos de tener dos zagueros centrales de la talla de Hugo Villaverde y Enzo Trossero.
En esta columna se obvia mencionar los setenta y todos los trofeos seguidos porque tanto esta década como la anterior están ya a años luz de lo que ocurre actualmente, como si habáramos de otro fútbol.
Este tan festejado Independiente, comprensible desde la necesidad de vender por los medios y su dirigencia, y desde la necesaria ilusión que debe gestar el hincha en su interior, sufrió horrores para ganar por penales a un equipo ya descendido en Brasil, como el Góiás, que lo tuvo a maltraer en los treinta minutos del alargue, jugando como visitante y ante un equipo de tradición, y metió una pelota en el palo en el final mismo del partido.
Este festejado Independiente casi que no pudo armar tres jugadas seguidas en toda la temporada, y yendo a los tumbos en la Sudamericana, pudo ir pasando de rueda sin conseguir nunca un resultado claro como visitante. Accedió a la Copa in extremis, sin haber ganado antes ningún título local, algo que demuestra la decadencia de los torneos en Sudamérica con una enorme cantidad de participantes que llegan desde un cuarto o quinto puesto local, y que muchas veces comienzan la disputa internacional sin muchos de sus jugadores que lograron el acceso por haber emigrado la mayoría de ellos al exterior, hacia mercados más generosos.
Este festejado Independiente se tragó a varios entrenadores, entre ellos al propio Américo Gallego, que tuvo que soportar la peor fase de derrotas hasta, por fin, poder tener una idea de qué equipo competitivo dejar, a un manager como César Luis Menotti que, para variar, dejó un tendal con su salida, y hasta entrenadores interinos como Francisco Sá y Ricardo Pavoni, glorias de otro tiempo.
Como lo indicó su propia camiseta, azul, en el momento de la consagración, hace rato que este Independiente navegaba sin destino cuando por fin, en la perinola del toma y daca, dio en la tecla con Antonio Mohamed, y en este desvencijado fútbol de darle la pelota al rival, o chocar sin cesar con los contrarios a ver quién la tiene más grande, se encontró con una copa a mano, y la asió con todas sus fuerzas.
El título es legítimo y bienvenido para un club que la necesitaba como el agua, pero por favor, no comparemos, no hablemos demasiado de fútbol, porque en este terreno, no hay demasiado sustento. De alegría y festejos, todo lo que quieran. Fútbol, parece ya una palabra vieja, para la añoranza, para otros tiempos gloriosos de Independiente. Los de ahora sólo llevan el nombre, y sus hinchas, el afecto.

martes, 7 de diciembre de 2010

La diferencia entre un proyecto y una aventura (Yahoo)



No hubo partido. Lo que generó tanta expectativa en el mundo entero, lo que motivó el deseo de ver este enfrentamiento en los cinco continentes, terminó con la ilusión de paridad de los amantes del fútbol casi desde el saque inicial. Es que el Barcelona fue tan pero tan superior, que pocas veces ocurre que no hay poplémica en cuando al resultado porque hasta el derrotado acepta las enormes diferencias. Y el derrotado no es cualquier equipo, sino que es nada menos que el Real Madrid, ganador de nueve Copas de Europa, y que en los últimos años ha gastado una fortuna en los mejores jugadores del planeta. Y por eso, más que nunca, quedaron en evidencia dos filosofías deportivas, dos formas de manejarse en la competencia. Una, bastante infrecuente en estos tiempos, la del Barcelona, basada en sus divisiones juveniles, al punto de llegar al primer clásico de la temporada con siete jugadores nacidos en la cantera (Valdez, Puyol, Piqué, Xavi, Iniesta, Messi y Pedro) y dos más que ingresaron como suplentes en el segundo tiempo (Bojan y Jeffren). La otra, plena de jugadores fichados en muchos casos en el extranjero, y por los que se pagaron fortunas, sumadas a las que se pagaron en años anteriores por muchos jugadores que no triunfan por la ansiedad reinante y que son rápidamente devaluados y obligados a emigrar.

Seguir leyendo el artículo en www.sergiolevinsky.com.ar

The difference between a project and an adventure (Yahoo)



There was no match. What generated such expectative in the whole world, what was the desire to watch this confrontation in the five Continents, ended with an illusion of parity of the lovers of football almost since the first movement of the ball. It is because the Barcelona was so superior that very seldom occurs that no polemic is aroused as to the result because even the defeated accepts the enormous differences. And the defeated is not any team, but nothing less than the Real Madrid; winner of nine European Cups and that in the last years wasted a fortune in the best players of the planet. And that is why, more than ever, there remained an evidence two sportive philosophies, two ways of handling the competition. One, not too frequent in this time, that of the Barcelona, based on their juvenile division, to the point to arrive to the first classic of the season with seven players born in the quarry (Valdez, Puyol, Piqué, Xavi, Iniesta, Messi and Pedro) and two more that entered as substitutes in the second time (Bojan and Jeffren). The other, full of players registered in many cases abroad, for whom a fortune has been paid, added to those paid in former years for many players that were not successful for the ruling anxiety and that are quickly devaluated and obliged to emigrate. However, though the results are at sight, furthermore to the last spectacular 5-0 that ends any polemic and when the Barcelona has won the last five official confrontations with sixteen goals in favour and only two against, the Real Madrid seems to insist with their idea to continue registering players with the idea that in this way they will be able to cut the road of Barcelona’s project in diagonal , the project that is consolidating since years and has deepened since the arrival of Josep Guardiola as coach in place of the Dutch Frank Rikjaard. We have written it many times, but if necessary, we reiterate it. Football is, though in this time of such material and quick access to the new technologies, a too simple sport and this was proved by Barcelona though one their great mentors the Dutch Johan Cruyff, he already maintained in his extraordinary book "My footballists and myself". The fundamental subject to win a match, including assuring oneself as team that will not be submitted to an attack by the adversary, goes through the ball’s possession. If we are those who have the ball, therefore they cannot have it. If besides we dispose of players with good technique, worked through years with the idea of the possession and in accordance with their physical and technical characteristics it is more possible that we shall arrive to the goal of the rival and among so many arrivals we shall be able to convert with a good percentage of efficiency.

That is almost everything that fundaments the game of a Barcelona that has no problem to stand with four defenders. Several of them with offensive vocation and they are not afraid to accompany midfielders or to join to the forwarders to offer more option of the pass, three midfielders and all of them with good display, criterion and particularly Xavi, with panoramic and great waist to turn on himself looking for the clear space over watching the field. A talent as Iniesta for the connection, a great goaler as Villa for definition, and among all, floating, the genius of Messi to contribute with his talent whatever is necessary in every match. Namely, it is not that the Real Madrid played badly in the Camp Nou, that is possible it was so. What happened to the white team and just in front of their worst rival, the most traditionally hated, is that the could not play. Because the Barcelona was perfect in the pressure with which they suffocated them from the first moment (so much that Messi’s shot did not end in a goal and with the ball in the stick with Casillas defeated by pure casualty) and because with the arrival of every goal, the impotency of the whites was growing and was influencing psychologically seeing that there was no way to attack to surmount the result not even with great and indisputable players and with an excellent coach as the Portuguese José Mourinho. Because they never disposed of the ball enabling them to do it, what is the ABC of the football. May the Real Madrid learn any lesson from the categorical and humiliating goaling in the Camp Nou? Yes, though the result leaves much more to learn to their directives than their group. Because it does not pass through the individual quality of their players that are at the same level that the majority of those of the Barcelona, but it is related that for the time being and since years, the Real Madrid does not know where they want to go, nor what class of players they pretend (except, of course, they are stars of the first level) and register coaches of one and other line without a philosophical base of game they are looking for. It goes far more than the adventure to win some trophy in the season. The Barcelona, in change, since a long time knows what they want, and in any case, they perform some small changes or in a determined positions but always looking for the same, to have the ball and give, whenever possible, a spectacle as that wonderful they gave us the last Monday in the Camp Nou, unforgettable. Then the difference resides there: one represents the project, and the other, the adventure. Anyone can win, but in general, the one that knows where he goes has much already won beforehand. As the
Barcelona.

viernes, 3 de diciembre de 2010

¿Y dónde estaban los votos?



Desde Zurich

A esta altura, cuando ya hay claros beneficiados y perjudicados en la "votación" de ayer, nos vamos de la helada Zurich con la idea de que más allá de la corrupciòn evidentemente reinante en el seno de la FIFA (algo que no es nuevo y siempre aparecemn historias para contar), la mayor entidad de fútbol, el emporio que significa hoy en el planeta, decidió acentuar la toma de decisiones hacia rumbos diferentes.
No es casual que Brasil organice el Mundial 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016, mientras que Rusia tendrá los Juegos de Invierno de Sochi en el mismo 2014 y ahora el Mundial 2018, mientras que China se prepara, muy tranquila, para ver si logra un desarrollo tal que le permita organizar el Mundial 2026 porque es muy probable que el de 2030 venga a la Argentina, en conjunto con Uruguay. Y no lo es porque Rusia y Brasil, como China, pertenecen al Grupo BRIC, que va ganando espacio en el poder mundial, y al que sólo le falta India dentro del fútbol.
No quiere decir esto que la corrupción no haya decidido la votación en Zurich, sino que la cuestión va mucho más allá de ella. Si por ejemplo, la candidatura inglesa, que ya tuvo su primer coletazo con la renuncia del presidente de la Federación, Roger Burden, quien hoy sostuvo que no podría trabajar en la FIFA cuando no tiene confianza en sus miembros, piensa que sólo la corrupción le generó obtener tan sólo dos de los veintidós votos en el primer corte para el Mundial 2018, es que no cae en la cuenta de que no supo manejar lo que siempre fue un bien preciado de los británicos, la diplomacia, el juego de alcoba. Porque era sabido de antemano todo el juego desarrollado por los rusos, apoyados en la fortuna del empresario Román Abramovich, harto favorecido en los viejos buenos tiempos de Boris Yeltsin, dueño del Chelsea, asesor (muchos dicen que dueño también) del CSKA Moscú y que pretende quedarse con más clubes europeos, y desde ya, aportante para la campaña y, dicem para el tiempo que viene hasta que llegue el momento del Mundial. Justamente si es por este juego, que tan bien manejaban los ingleses (que no protestaban cuando eran los otros los damnificados que se quejaban por sus imperceptibles movimientos), no hubo mejor maniobra de distracción que la de Vladimir Putin, el primer ministro y hombre fuerte de Rusia, al punto tal de que se dio el lujo de decir que vendría a Zurich, luego emitió un comunicado afirmando que no lo hará, para terminar llegando sobre las 21,30 desde Sochi, con todo el periodismo y el mundo del fútbol esperándolo en el Messe Zentrum para que dijera lo suyo. Putin, apenas llegado a un ámbito diferente al que había estado, controló la conferencia de prensa, señaló con su dedo quién debía preguntar entre los periodistas, y ni siquiera aceptó presentación. Y lo dijo todo muy sencillamente: ante la presencia de cinco primeros ministros y un príncipe, entre los candidatos, pensó que lo mejor sería dar una imagen de independencia y dejando que fuera el fútbol el que decidiera. Pero los ingleses no lo ven así, por más que ya en la primera vuelta, Rusia los aventajara 9-2 y sólo obtuvieran un voto que no fuera propio, el del simpático japonés Yunji Ogura. Demasiado pobre para que todo sea culpa de la BBC y aunque se escuden en lo que le dijo el presidente de la Federación Australiana, Ron Walker, a su CEO de la candidatura, Frank Lowy: "muchos de los que votan son corruptos y si te pasan una mano por encima del hombro y te dicen que te van a votar, te están mintiendo".
Lo cierto es que la mayor razón de quienes se quejan del resultado y del proceso de votación de los mundiales 2018 y 2022 se basa en que realmente la FIFA debe cambiar hacia una modernización dirigencial y una mayor cristalinidad de puertas hacia afuera. No puede seguir una gerontocracia (era tremendo entrar al salón y ver todas esas cabezas canosas juntas, o directyamente peladas, sin una sola mujer, y con apenas cinco de los veintidós votantes, menores de 60 años, y dos de ellos, con 59.
Si se observa el corte de las dos votaciones, queda claro, por ejemplo, que son pocos los que no dejan en claro su intención, entre ellos el coreano Mong para el 2018, o el enimático Michel Platini, al que todos daban por seguro que apoyaría a Inglaterra y no fue así, o al médico belga Michael D'hooghe (el mismo que crucuificó a Diego Maradona en aquel nefasto 30 de junio en Dallas) en cuanto a Asia (aunque todo indica que apoyó primero a Corea), y el turco Senes Erzik. Muchos de ellos, son los que se volcaron hacia Rusia cuando se esperaba el voto a Inglaterra, es decir, los que dieron su espalda a lo que para los británicos era un voto seguro.
Por el lado de Qatar, acaso sorprende más que Australia no haya desplegado todo su poderío para quedarse con la sede, y la durísima reacción de un Barack Obama que tampoco se implicó tanto para Estados Unidos, aún con la presencia de un entusiasta del soccer como el ex presidente, también demócrata, Bill Clinton (que en su alocución mencionó a Maradona y a Gabriel Batistuta, por su influencia en el Mundial 1994 que organizó el país del norte). Pero Qatar venía marchando demasiado fuerte yt ya en el primer corte estuvo cerva de ganar, al sacar el cincuenta por ciento y sólo quedó a uno de un logro histórico entre cinco candidatos. Luego, el enfrentamiento histórico entre japoneses y coreanos llevó a éstos hacia Qatar al ver que los nipones iban con los yanquis, al estar los dos vecinos asiáticos fuera de combate por los cortes siguientes.
Lo de Qatar sí puede decirse que es una larga historia de inversiones y también de juegos diplomáticos. Decíamos en este mismo bloig, apenas hace dos semanas, que el hombre fuertye del fútbol del país, Mohamad Bin Hamman, estuvo a punto de presentarse para presidente de FIFA pero que in extremis, Blatter lo "convenció" opara que permaneciera unuida "la familia del fútbol". ¿Qué le prometió al qatarí el opresidente de la FIFA? no se sabe, como también va camino a un posible escándalo de difícil prueba, la denuncia de "The Wall Street Journal" sobre un ingreso a las arcas de la AFA de 78,4 millones de dólares desde esta candidatura. Sí llama la atención que con los vínculos históricos entre la Conmebol y la Federación Japonesa, al punto de quie los orientales vendrán con su selección a la Copa América, los sudamericanos y su hermano mellizo español, Angel Villar, votaran por Qatar para el 2022, al igual que el apoyo que obtuvieron de los catalanes Josep Guardiola y Sandro Rosell, entrenador y presidente de un Barcelona hegemónico como el actual. Acaso de uno y otro lado del océano Atlántico haya alguna vinculación con Qatar por el famoso programa "Aspire" por el que se ayuda a tantos niños en el mundo que desean jugar al fútbol, y con una base mayor en Asia y especialmente Africa. Esto hizo que Qatar, con el dinero en el bolsillo, se acercara demasiado al continente negro, al punto de financiarle directamente el último congreso de la Confederación. ¿Cómo hacen tantos dirigentes que recibieron ayuda, para darle la espalda luego, cuando eta "solidaridad" qatarí parece seguir en el tiempo? con sólo recordar los votos a mano alzada para renovar presidente de la AFA por parte de los dirigentes invitrados con todo pago a cada Mundial, está la respuesta. Volveremos con el tema.

Putin: "Pensé que lo mejor era darle independencia a la FIFA y acerté" (Jornada)



El primer ministro de Rusia, Vladimir Putin, se demoraba en llegar a la prometida conferencia de prensa en el Messe Zentrum, con todo el periodismo deportivo del mundo ya sentado en su esperam cuando repentinamente, todas las cámaras de fotos, todos los flashes, se dirigieron a una misma persona de la primera fila:
...era el magnate Román Abramovich, dueño del Chelsea y muy activo participante de la candidatura rusa al Mundial 2018.

Al fin de cuentas, era uno de los riesgos que corría Putin por la confusa decisión de no haber querido estar presente en el momento mismo del anuncio de la sede del Mundial 2018, cuando en principio iba a formar parte del acto. Todo indicaba entonces que Abramovich se llevaría las flores pero media hora después de lo previsto, el político, de físico pequeño, ingresaba por fin al salónb y allí quedó claro quién tiene el poder. No sólo se sentó e hizo un pequeño introito, en el que agradeció el apoyo de la FIFA y prometiño un gran Mundial, sino que él mismo dirigió la conferencia de prensa en la que por espacio de una hora se le preguntó de todo.

Lo primero que recordó Putin fue que él mismo nació en Leningrado, "una ciudad que había estado bloqueada por novescientos días durante la Segunda Guerra Mundial, sin electricidad, sin agua, no había calefacción pero sí hubo fútbol y eso ayudó a mi pueblo a resistir, le dio esperanza de vida a las personas y por eso en Rusia sabemos lo que significa el fútbol y por eso también esta candidatura es un desafío y haber ganado, un gran honor para nosotros". El primer ministro ruso prometió entonce que para 2018 "los estándares de vida serán más elevados, habrá mejoras en seguridad y en confort, se podrá entrar al país sin visado y habrá transportes gratuitos".

Uno de los temás más importantes que aparecieron es el de la confusión por su prometrida presencia en el momento de la decisión, pero que repentinamente se trocó por un comunicado en el que aseguraba que no vendría a Zurich, aunque sí estuvo en Guatemala cuando el Comité Olímpico Internacional (COI) le oorgó a la ciudad rusa de Sochi los Juegos Oímpicos de invierno 2014. "Es que aquello fue diferente y no teníamos tanto compromiso como aquí, que fue una batalla durísima y había una gran presión externa a los candidatos. Por eso, les pedí a mis compañeros de la candidatura que trasladaran a la FIFA lña idea de que era mejor dejar que operaran en absoluta libertad y sin mi participación. Quise mostrarle mi respeto a su absoluta independencia y creo que acerté", indicó Putin, de ánimo muy tranquilo, y justamente, proveniente de Sochi, con más de tres horas de viaje en avión.

Putin, en evidente alusión a Inglaterra, afirmó que hubo "quienes acusaron a distintas personas de corrupción sin justificación y eso, para mí, es de una presión inaceptable hacia la FIFA y que además se publicó en el mundo entero y significa una competencia desleal. Por eso hablé con (Vitaly) Mutko (ministro de Deportes, Turismo y Juventud), que me dijo que (Joseph) Blatter, el presidente de la FIFA, es imparcial y si bien estábamos preocupados, también apostamos a que nuestra candidatura coincidiera con la filosofía de la FIFA de ampliar la geografía del fútbol y esos fueron nuestros primeros pasos para ganar la sede y el segundo, el centrar mucho en que Europa occidental atraviesa una crisis financiera y en cambio nuestro desarrollo es sostenible y estamos incluso preparando los Juegos de Sochi de 2014".

El primer ministro tuvo también ocasión para salir al cruce de versiones de ausencia para no enfrentar a la prensa luego de que se revelaran documentos secretos de la embajada de Estados Unidos en el sitiop web Wikileaks. "No pendsé nunca en eso, en que nos podía perjudicar. Como les dije, si no vine fue solo para que la FIFA no se sintiera presionada por el poder político ruso. No había escuchado antes la versión de lo del sitio web como causa de mi ausencia", continuó.

Putin apenas si se refirió a la dura derrota inglesa, con apenas dos votos sobre veintidós en la primera ronda, que significó la eliminación de los británicos. "Inglaterra es un magnífico país futbolístico pero perdió. No creo que esta derrota haya tenido que ver con la trampa (en ese momento, hubo aplausos del público ruso en la platea, tal vez con ironía) y nosotros somos buenos rivales y esperamos poder ser buenos anfitriones de los ingleses en 2018" y tuvo tiempo de un momento de comicidad cuando le insistieron en su ausencia, cuando sí estuvieron presentes cinco primeros ministros y un príncipe. y si entonces se creía listo por haber ganado a la distancia. "Le agradezco, parece que no me equivoqué", fue todo lo que respondió, entre risas del público.

Putin reconoció que en la candidatura rusa "sabíamos que el rival más fuerte iba a ser la dupla España-Portugal pero que a su vez esto nos podía ayudar porque sabemos que a la FIFA no le gustan las candidaturas conjuntas". También admitió que el Mundial ruso "deberá organizarse en un espacio más pequeño porque la etensión del país es enorme, es el más grande del mundo, y no se puede viajar de Chukotka a Moscú porque hay diez horas de vuelo y entonces buscaremos de hacerlo en la parte más occidental del país".

Putin tuvo también espacio para referirse a Abramovich, sentado en la primera fila, al citar que el magnate, que reside en Londres, "trabajó duro en la candidatura y también lo había hecho antes en Chukotka, aunque mucha gente sólo lo ve como rico, y sé que apoya a un club ruso también, además del Chelsea. ¿Quiere decirlo, Abramovich?", pero el empresario lo negó, aunque se sabe que ese club es el CSKA Moscú. Luego remató, mirándolo: "esperemos que ponga dinero también para el Mundial".

El primer ministro dijo también que se buscará la ayuda del capital privado para no tener que gastar todo desde el Estado" y cuando se le preguntó si en 2018 será presidente del país, se rió y dijo "eso lo decidiremos con el presidente (Dmitri)i Medvedev en su momento".

Ya eran las 22,30 y el propio centro de prensa cerraba definitivamente sus puertas a las 24. Fu entonces que se paró, agradeció, y partió con un inmenso séquito, seguramente a festejar en algún afamado restaurante de Zurich. Era el ganador de la noche.

Rusia 2018 y Qatar 2022, un giro de la FIFA hacia nuevos mercados (Jonada)



Cuando media hora antes de conocerse la decisión oficial de la FIFA se conocía una versión del diario ruso Izvestia, por la que su país ganaría la sede opara el 2018 porque en caso de empate, el propio presidente de la FIFA Joseph Blatter desempataría en su favor, pocos lo tomaron con incredulidad. La duda apenas pasaba por el hecho extraño de las idas y vueltas de su ex presidente, primer ministro y hombre fuerte de la política local, Vladimir Putin, que primero iba a venir a la reunión, y luego sacó un comunicado expresando que no lo haría, lo que daba a entender que por algún motivo, aparecía un descontento y con ello, seguramente la pérdida de chances.
Pero para sorpresa de muchos, no sólo Rusia se impuso a dos gigantes que en un principio parecía que competían en soledad por quedarse con este Mundial, Inglaterra y España, sino que lo hjizo en la segunda ronda, sin necesidad de continuar el proceso eliminatorio hasta el final, porque ya en ella obtuvo la mayoría con 13 votos sobre 22 posibles. Es claro que además de los sufragios cautivos, Rusia contó con los de los ingleses, que habían quedado afuera, y con dos de los cuatro votos iniciales para la candidatura de Holanda y Bélgica, porque la de España y Portugal siempre se mantuvo en los siete votos originales.
Menos sorpresa, puede decirse, generó la designación de Qatar como sede del Mundial 2022, porque la enorme cantidad de dinero invertido por este país, sumado a que Corea del Sur y Japón, ahora por separado, ya habían organizado un Mundial conjuntamente en 2002, que es demasiado cercano, sumado a que lo mismo ocurría con Estados Unidos, que lo hizo en 1994, y que Australia acaba de cambiarse de continente para pasar al asiático, determinó que el camino hacia el país petrolero fuera más claro, aún cuando tuvo que atravesar cada una de las cuatro rondas hasta vencer a Estados Unidosw en la final por 14-8.
¿Hay algo que haya pesado en ambas candidaturas ganadoras como mensaje de la FIFA? definitivamente sí. Si algo tienen en común Rusia y Qatar, más allá del poderío y de la alta influencia en los dirigentes que votaron (22 de los 24 por la suspensión de dos de los miembros del Comité Ejecutivo por corrupción), pasa por ser dos países que renuevan el mapa futbolístico mundial (jamás se había organizado un Mundial ni en países árabes nio en Europa del Este) y que representan nuevos mercados en los que el fútbol puede penetrar sin dudas en el próximo tiempo.-
El hecho de que personalidades como Josep Guardiola o Sandro Rosell, entrenador y presidente del Barcelona, y Gabriel Batistuta, ídolo argentino y frecuente jugador de polo en este país, se hayan implicado tanto en esta candidatura, es todo un ejemplo de lo que puede ocurrir, aunque genere una inmensa duda la promesa de su CEO, Hassan Al Tawaddi, acerca de que "no habrá discriminación" y la creación de una liga femenina en un país que tiene relegada a la mujer al punto tal que debe andar tapada con el velo negro de pies a cabeza.
De Rusia, es clara la evolución del fútbol en este país y basta con recurrir a la estadística de las últimas copas europeas de equipos para entender lo que ha cambiado el panorama de su técnica y la performance de sus equipos, en especial el Zenit, el CSKA y el Spartak, que además contratan a muy buenos jugadores para su liga, que va creciendo en nivel. Pero Rusia se implicó mucho más que eso, con el aporte de toda su clase política, pero a diferencia de España y Portugal, que llevaron sin sentido a la exposición final a sus estrellas del fútbol como Fiogo, Eusebio o casillas, puso también sobre la mesa a ídolos como Arshavin (jugador del Arsenal), y a su magnate Román Abramovich, dueño del Chelsea, así como a la tenista María Sharapova y a la atleta Elena Ysinbayeva.
Desde ya que es difícil, siempre, determinar exactamente los motivos de cada voto de cada uno de los miembros del Comnté Ejecutivo de la FIFA y en todo caso, eso requiere días y días de reconstrucción de los votos, entre ellos, los tres sudamericanos (Julio Grondona por Argentiona, Nicolás Leoz por Paraguay y Ricardo Texeira por Brasil), pero todo indica que el movimiento en general fue por bloques de países con intereses comerciales y culturales en común.
Si es por las presentaciones de todos los candidatos tanto en el día previo a la decisión (los del Mundial 2022) o los de la misma mañana del día decisivo (los del Mundial 2018) es claro que en cuantro al primero, Qatar había mostrado una mayor solidez haciendo hincapié en la necesidad de llevar un Mundial a Medio Oriente, a desterrar el mito del intenso calor, con los nuevos estadios climatizados, y acentuando el legado con la destrucción de algunos estadios opara reciclarlos en otros países que la FIFA determine. En cambio, para el Mundial 2018, habían sido muy buenas las presentaciones de Holanda-Bélgica, a partir de sus glorias, el uso de la bicicleta en un Mundial verde, y en que tampoco antes habían organizado un certamen de este tipo, y de Inglaterra, a partir de la Premier League, la voz de sus entrenadores nacionales y extranjeros, y en lo que mueve el país culturalmente.
Los inconvenientes que aparecen en Rusia están relacionados con las enormes distancias entre ciudades, que el sistema de transporte en trenes y autobuses dista mucho de ser el mejor, y en muchos casos, el idioma, pero hay tiempo de sobra, y especialmente mucho capital, para dar vuelta la situación. En cuanto a los estadios, el panorama es óptimo porque muchos de ellos cuentan hasta con tres superficies en una plataforma, que van girando para que el césped del ya usado sea tratado por verdaderos "doctores" en la materia hasta ser readaptados para su uso.
¿Los grandes derrotados? para el Mundial 2022, no parece haber muchos. Tal vez Australia pudo haber sido la mayor alternativa, pero está en carrera siempre para un Mundial cuando su liga se encuentre en un punto más avanzado. Para el Mundial 2018, sin dudas Inglaterra y España, con las dos ligas más importantes del mundo y una envidiable capacidad de albergar turistas y con tradición de fútbol, deberán ahora esperar por lo menos hasta 2026. Demasiado tiempo como para pensarlo en este momento.