Páginas vistas en total

Google+ Followers

martes, 29 de diciembre de 2009

Estamos todos un fenómeno

Ya está, se acabó. Basta. No hablo más. Nunca pasó nada, nada. Pero nada, ¿eh? nada de nada. Ya hablamos lo que teníamos que hablar, como en el ochenta y seis, y ya está, ya está, no voy a hablar, nos dijimos lo que teníamos que decir y ya está. Estaban todos. Estuvo Don Julio, estuvo el Checho, estuvo Diego, estuvo el Negro, Bron, todos. No faltó nadie y nos dijimos lo que nos teníamos que decir y ahora está todo claro. Ahora hay que pensar en Sudáfrica, como en el ochenta y seis. Basta. Yo no voy a decir más nada, hace rato que nos debíamos reunir y ahora está todo claro, todo claro, todo claro. Yo lo conozco a Diego desde hace mucho. Lo conozco, lo conozco, sé lo que piensa, sé lo que quiere y basta de discutir, hay que tra-ba-jar, todos juntos. Listo, ya esá, ya está, todo arreglado, ya lo hablamos y ahora a trabajar, listo. Ya fue hablado, ya está, ya está. Cada uno sabe, yo no voy a volver a hablar. Lo que hablamos queda entre cuatro paredes y lo primero es el equipo, el equipo antes que todo. Luego venimos nosotros pero primero el equipo, y yo ya dije lo que tenía que decir y ya está, ya está. Diego ya sabe lo que pienso, nos conocemos. Diego sabe, sabe, ya lo vivimos en el ochenta y seis. Ya lo hablamos. Ya está. Todo está fenómeno, fenómeno, ya está. Listo,. Ya está, ya está, hay que trabajar. Ahora hay que pensar en el Mundial, como en el ochenta y seis. Estamos todos un fenómeno. Un fénómeno. Ahora sí, todo está un fenómeno. Ya no hablo más. A trabajar. Don Julio nos dijo lo que nos dijo y ya está. Mancu estaba, sí, estaba, estaba. Mancu estaba. Y estaba el Negro, sí, sí, el Negro estaba. Estaban todos, todos, todos, no faltó nadie, nadie. Hay que estar todos juntos, como en el ochenta y seis. Todos juntos. Juntos. Está todo fenómeno.Estamos todos un fenómeno.

lunes, 28 de diciembre de 2009

El cuento de la buena pipa de la selección argentina

Grondona en realidad quería contratar a Bianchi, pero sus hijos se opusieron y presionaron para que contratara a Maradona y la generación de México 1986. Bianchi, por fin, quería ir a la selección argentina, pero Grondona se dejó influir por los hijos. En verdad, Grondona se la veía venir con Maradona, pero no quiso arriesgar con "otro Passarella" que lo quitara del camino de las decisiones. Grondona se amigó con Bilardo, que lo fue a visitar al hospital en el que se operaba una familiar, y entonces ideó que lo mejor era rodear a Maradona y sus imprevisiones con la experiencia y el conocimiento táctico de Bilardo, que sigue reclamando por el sillón de Viamonte para cuando termine el Grondonato. A Maradona no le gustó nada la designación de Bilardo como secretario técnico y decidió limitarlo a un cargo dirigencial, pero Grondona empujó a Bilardo cerca del diez. Maradona reclamó a Ruggeri como su ayudante aunque llevaba una década sin hablarse con él desde que ambos tuvieron un durísimo enfrentamiento en la huelga del Deportivo Español, uno liderando a los jugadores y el otro, enviado por el ex presidente Carlos Menem a frenar el movimiento. Grondona odia a Ruggeri y se opone terminantemente a su contratación. El presidente de San Lorenzo, Savino, afirmó que si Ruggeri va a la selección, él renuncia al Comité Ejecutivo. Savino ratificó todo lo que dijo en una reunión directa con Ruggeri. Maradona insiste con Ruggeri y llegó a decir que si éste no viene a la selección argentina, tampoco aceptará la designación del hijo mayor de Grondona, Humberto, para un cargo en la estructura. Los dos ayudantes de Maradona, Mancuso y Lemme, no se llevan bien entre sí. Uno responde a Maradona y el otro, a Bilardo. Maradona no se habla con Batista, el entrenador de los juveniles y prefiere entrenarse con otros equipos antes que hacerlo con los juveniles. Cree que Batista lo traicionó, al igual que Brown, el otro técnico de juveniles y como Batista, ex compañero suyo en el Mundial 86. Maradona sigue creyendo que Bilardo espera pacientemente su caída para quedarse con su cargo. Bilardo cree que con Maradona se puede arreglar y que es cuestión de tiempo y paciencia y que todo se enfriará ahora que pasaron las eliminatorias. Maradona echa a Lemme porque no le tiene confianza y lo considera hombre de Bilardo. Mancuso dice que no comparte ningún criterio ni la filosofía de vida de Bilardo. Maradona es sancionado por dos meses por la FIFA por insultar a un periodista tras el partido ante Uruguay por las eliminatorias. En ese partido, Bilardo da indicaciones, bajo una capucha, aunque Maradona indica lo contrario a los mismos jugadores. Bilardo abraza a Maradona ante las cámaras cuando Argentina logra la clasificación al Mundial, cuando termina el partido en el Centenario.Maradona no quiere que Bilardo vaya solo a Sudáfrica a contratar el lugar de concentración para el Mundial. Bilardo viaja con Mancuso, aunque la relación es muy tensa. Ambos se desconfían. Maradona decide contratar a Héctor Enrique en lugar de Lemme. Enrique y Mancuso declaran duramente contra Bilardo. Bilardo cree que hay arreglo con Enrique pero no con Mancuso. La selección pierde contra Cataluña, que no ha hecho un solo entrenamiento, pero le mete cuatro pepinos a la albiceleste, con Maradona dirigiendo a distancia. Maradona y Mancuso evitan a Bilardo en el vuelo de regreso y para eso, se van de la primera clase a la turista. Maradona quiere trompear a Bilardco en Ezeiza pero es contenido in extremis. Bilardo dice que va a hablar en su programa radial y que se hartó y contará todo. Grondona sigue inmutable, tal vez esperando un desenlace y que se vaya Maradona. Maradona no se piensa ir. Bilardo parece que tampoco. Mancuso parece que tampoco. Y el tiempo pasa. Y el Mundial se acerca

domingo, 27 de diciembre de 2009

Messi sólo es discutido en su país (Yahoo)

Lionel Messi tiene un gran desafío para 2010. Tratar de realizar un gran papel con la selección argentina en el Mundial de Sudáfrica porque será lo único que le reste por terminar de reinar en el planeta futbolístico: ser aceptado definitivamente por los seguidores argentinos, los únicos que osan discutirlo cuando en 2009 ha ganado los mayores premios a los que puede acceder un futbolista.

El FIFA World Player, premio que oficializa al mejor jugador del mundo de cada temporada, obtenido por Messi en los últimos días, arrasando en la votación al portugués Cristiano Ronaldo, del Real Madrid, no deja margen de dudas sobre la categoría del argentino, ganador también, y por una distancia récord, del tradicional Balón de Oro que otorga la revista France Football al mejor jugador europeo.

En el primer caso, el premio consiste en los votos de los entrenadores y capitanes de cada una de las más de doscientos selecciones afiliadas a la FIFA, y en el segundo, se trata de los sufragios de los periodistas especializados, por lo que la coincidencia sobre los valores de Messi es total y absoluta en el mundo del fútbol.

Sin embargo y aunque parezca extraño, el joven jugador del Barcelona, a su vez mejor equipo del mundo al ganar la máxima competencia de clubes recientemente en Abu Dhabi, Emiratos Arabes Unidos, no las tiene todas consigo. Buena parte de sus compatriotas lo discuten y polemizan sobre su actitud cuando viste la camiseta argentina, al creerlo no muy comprometido con el equipo de Diego Maradona.

Según muchos argentinos fanáticos de fútbol, Messi siente mucho más la camiseta del Barcelona que la del seleccionado argentino, y pocos se detienen a pensar que tal vez los sistemas tácticos y las características técnicas de los compañeros que lo rodean varían demasiado como para que los resultados sean los mismos en uno y otro equipo, aunque se trate del mismo jugador.

Messi no se siente cómodo en la selección argentina, aunque tenga muy buena relación, fuera del campo, con jugadores como Juan Sebastián Verón, Javier Mascherano o Sergio Agüero. El hecho de que el sistema utilizado por Maradona sea de 4-4-2, con los cuatro volantes muy alejados de los dos delanteros, hace que Messi se establezca muy adelante apenas acompañado por el otro atacante, ya sea Carlos Tévez, Agüero o Gonzalo Higuaín, pero no encuentra con quiénes descargar el juego y termina bajando a la mitad de la cancha para recuperar balones, recogerlos allí, y entrar entonces a eludir un enjambre de rivales hasta que, en el caso de pasar a todos, poder encontrarse con el arco. Todo esto hace que sea prácticamente imposible concretar el juego del Barcelona, donde tiene dos delanteros en los que descargar, y la pelota le llega servida desde los volantes como Xavi e Iniesta, y hasta del lateral derecho Daniel Alves.

¿Puede ser que Messi sea tan bueno en el Barcelona, pero cambie tanto al cruzar el Océano Atlántico para jugar por Argentina? No parece lógico pero lo que es indudable es que el seleccionado albiceleste sigue sin encontrar la fórmula para utilizar a su favor el tener en sus filas al mejor jugador del mundo y le costó inclusive llegar al Mundial luego de una muy difícil fase clasificatoria.

Si a esto se le suma que en el pasado Mundial de Clubes, Messi definió el torneo con un gol en tiempo extra ante sus compatriotas de Estudiantes, y festejó la conquista (como sería lógico de esperar dada la importancia que tenía este partido), su relación con más hinchas argentinos empeoró en los últimos días.

Desde los medios de comunicación locales (que tampoco manifiestan gran simpatía por su figura) se intentó minimizar que haya habido pintadas con insultos a Messi en las paredes de la ciudad de La Plata, de donde es Estudiantes, en lo que parecía una expresión de unos pocos, nada representativos de la sociedad, pero escasos días después, se entregó en la Argentina el tradicional premio Olimpia de Oro al mejor deportista nacional del año, recayendo en el tenista Juan Martín Del Potro, que si bien tuvo un excelente año, la repercusión de sus acciones es apenas mínima en comparación con el futbolista, que además, fue designado por los especialistas como el mejor en su actividad, algo que no ocurrió con su compatriota del tenis.

¿Por qué entonces la prensa especializada en deportes de la Argentina no le concedió el premio como el mejor deportista argentino de 2009 a Messi, siendo elegido el mejor del mundo del fútbol y a su vez consagrándose campeón de Europa y mundial con el Barcelona? Es una pregunta que parece muy difícil de responder desde lo técnico y que a todas luces obedece más a los sentimientos y a las simpatías o antipatías que se generan en el imaginario popular.

Y así como Del Potro está señalado como el adalid del deportista esforzado que despliega todo su talento y que “siente los colores” (cada vez que termina un gran torneo de tenis regresa a la Argentina y visita la Bombonera de Boca Juniors, su equipo), Messi es visto como un talento lejano, que emigró de adolescente a Barcelona, y que hoy parece distante de lo que ocurre en la Argentina, donde no tiene un club al que se sienta incondicional, aunque haya comenzado en Newell’s Old Boys de Rosario.

No importa que la periodista Cristina Cubero, del diario “Mundo Deportivo” de Barcelona, sostenga en forma permanente que de todos los jugadores argentinos que pasaron por Cataluña, entre el Barcelona y el Espanyol, “Messi es por lejos el más argentino de todos, el que más sigue las costumbres de su país, el que más identificado está con su origen”.

De nada le vale esto a Messi. Se tendrá que jugar todo en el Mundial, si quiere dejar de ser discutido en su país, en el que la cadena televisiva que tiene los derechos de transmisión de la Champions League, opta por emitir el partido del Inter antes que el del Barcelona, jugándose los dos a la misma hora.

Messi debe luchar contra todos esos prejuicios.


Messi is discussed only in his country (Yahoo)

Lionel Messi has a great Challenger for 2010.He must try to realize a great role with the Argentinean team at the World Championship in South Africa, because this will be the single item he has to end reigning in the footballistic planet: to be definitively accepted by the Argentinean followers, as only they dared to discuss him when he won in 2009 the major trophies that a footballist can reach..

FIFA World Player, prize that make official the best player in the World of each season, obtained by Messi the last days, sweeping in the voting the Portuguese Cristiano Ronaldo of the Real Madrid, does not leave any doubt as to the category of the Argentine, also winner, and by a record distance of the traditional Gold Balloon granted by the magazine France Football to the best European player.

In the first case, the prize consists in the votes of the coaches and captains of every one of the over two hundred teams, members of the FIFA and in the second, it concerns votes of the specialized reporters, so that the coincidence on Messi’s values it total and absolute in the World of football.

However, and though it may seem strange, the young player of Barcelona, the best team of the World, winning the maximum competition of clubs recently in Abu Dhabi, United Arabian Emirates, has not everything pleasant. A good part of his countrymen discuss him and have polemics as to his attitude when he wears the Argentinean vest, believing him not too engaged with the team of Diego Maradona.

According to many Argentinean fans, Messi feels much more the vest of Barcelona than of the Argentinean team and few detain to think that perhaps the tactical systems and technical characteristics of the comrades around him vary too much to obtain same results in one or other team, in spite it concerns the same player.

Messi does not feel at ease in the Argentinean team, though he has a very good relationship outside the field, with players as Juan Sebastián Verón, Javier Mascherano or Sergio Agüero. The fact that the system used by Maradona is of 4-4-2 with the four midfielders very far of the two forwarders makes that Messi puts himself too much forward scarcely accompanied by another attacker, be it Carlos Tevez, Agüero or Gonzalo Higuain, but he does not find with who to discharge the game and ends going back to the mid of field to recover the balls, to collect them there and then to enter to dribble the swarm of rivals until that in the case of passing them all to be able to meet with the goalkeeper. All this makes that it is practically impossible to concrete the game of Barcelona, where he has two forwarders in who to discharge and the ball comes to him served from the midfielders such as Xavi or Iniesta and even from the right lateral Daniel Alves.

Can Messi be so good in Barcelona but changes so much when crossing the Atlantic Ocean to play for Argentina? It does not seem logical but it is without any doubt that the bluewhite team continues without finding the formula to use in their favor the best player of the World and it was very difficult for them to reach the classification for the World Championship

If to this is added that in the past World Championship of clubs Messi defined the contest with a goal in extra time vs his countrymen of Estudiantes and celebrated the triumph (what should be logical to expect due to the importance this match had) his relationship with more Argentinean fans became worse last days.

From the local communications means (that neither they feel sympathy for his figure) there was the intention to minimize the insulting paintings against Messi on the walls in the city of La Plata, the origin place of Estudiantes, what seemed an expression of few, not representative of the society, but a few days later, in Argentine was granted the traditional prize Olimpia de Oro to the best national sportsman of the year, falling it on the tennis player Juan Martin Del Potro, though he had an excellent year, the repercussion of his actions is minimum in comparison with the football player who besides, was designed by the specialists as the best in his activity something that did not happen with his tennis countrymen.

So why the press in Argentina specialized in Sports did not grant Messi the prize as the best Argentinean sportsman of 2009 having been chosen the best of the world of football and at the same time consecrated as champion of Europe and world champion with the Barcelona? It is a question that seems very difficult to answer from the technique and it obeys more the feelings and sympathy or antipathy that generate in the popular imagination.

And so as Del Potro is signed as Champion of enforced sportsman who shows his talent and “feels his colors” (every time he ends a great contest he returns to Argentina and visits the Bombonera of Boca Juniors, his team), Messi is seen as a far talent, emigrating as adolescent to Barcelona and today seems distant of what occurs in Argentina where he has not a club to which he feel unconditional, though he started in Newell’s Old Boys of Rosario.

It does not matter that the reporter, Cristina Cubero, of the newspaper “Mundo Deportivo” of Barcelona sustains permanently that of all the Argentinean players who passed through Catalonia, between the Barcelona and Espanyol, “Messi is far the best Argentine of all, who follows the customs of his country, who is the most identified with his origin”.

It is of no value for Messi. He will have to play everything in the World Championship if he wants not to be discussed in his country, in which the television channels that have the rights to transmit the Champions League, opt to emit the match of Inter instead of Barcelona, playing both at the same hour.

Messi will have to fight against all these prejudices.

jueves, 24 de diciembre de 2009

Messi debe luchar contra la decadencia (Jornada)


No debe ser fácil de comprender, para un muchacho de veintidós años, tan joven, que siendo alabado por todo el planeta, se lo discuta tanto en su propio país, continuando con la tradicional frase, bastante discutible, acerca de que “nadie es profeta en su tierra”.
Resulta que Lionel Messi, consagrado en la FIFA esta semana como mejor jugador del mundo gracias a los votos de los entrenadores y los capitanes de las selecciones nacionales afiliadas (con excepción de los siempre simpáticos competidores brasileños), y por la revista France Football como el mejor jugador de Europa, recibe pintadas en las paredes de la ciudad de La Plata, en su contra, por haber osado marcarle el gol decisivo del Mundial de Clubes a Estudiantes con la camiseta del Barcelona. Tamaño desatino, es decir, gritar un gol que vale un Mundial de clubes, o marcárselo a sus compatriotas (en otras palabras, hacerles sufrir una derrota deportiva) aumenta la antipatía popular. Podría argumentarse que aquellas pintadas con insultos obedece a un sector minoritario que no responde a la generalidad de la sociedad y podría llegar a ser, incluso, atendible. Pero resulta que la cadena internacional de TV que tiene los derechos de la Champions League, opta por emitir al divertido Inter de José Mourinho antes que al Barcelona campeón europeo y mundial (que vapuleó en esta temporada a ese tan interesante equipo italiano), y el martes, el Círculo de Periodistas deportivos entrega su tradicional premio Olimpia de Oro al mejor deportista argentino del año al muy buen tenista Juan Martín Del Potro, que sin dudas ha tenido un muy buen año. Es cierto que el tenis no es comparable al fútbol porque se trata de un deporte individual contra otro colectivo y eso suele complicar los parámetros para juzgar a dos deportistas tan disímiles, pero si tuviéramos que señalar cuál es el deportista que más trasciende hoy en el mundo, de nacionalidad argentina, no caben dudas de que Messi supera ampliamente a todos y en todos los órdenes, además de ser oficialmente galardonado como el mejor del mundo en su actividad. ¿Y entonces? ¿Cuál fue el criterio establecido para colocar a Del Potro por encima de Messi? ¿Será que el Círculo tuvo temor de caerle antipático a la sociedad, que, sabe, no quiere demasiado al jugador del Barcelona y lo considera más catalán que argentino? ¿Será que sus componentes votaron todos con absoluta convicción? Vaya uno a saber, pero suena un poco raro que en el mismo día, la agencia de noticias Prensa Latina colocara a Messi en el tercer lugar en la votación para elegir al mejor deportista latinoamericano de 2009, sólo superado por el jamaiquino Usain Bolt, y la cubana Yargelis Savigne. Es decir que en el criterio de la prensa no argentina, Messi es el mejor deportista de su país entre todas las disciplinas, algo que parece lógico aplicando el sentido común.¿Qué le ocurre entonces a la sociedad argentina con Messi? Las hipótesis son muchas pero la suma de frustraciones y la escasa posibilidad de vincular al pasado de Messi con algún equipo nacional, al haber emigrado cuando era adolescente, alejan al jugador del sentimiento del hincha, sumado a que por el momento no ha tenido suerte en la selección de Diego Maradona, cuando de él se espera que concrete lo mismo (o más) que en el Barcelona. La pregunta que debemos hacernos es si es posible que Messi, en ese esquema y con esos compañeros, pueda concretar eso que se espera de él, y al mismo tiempo, si siendo el fútbol un deporte colectivo, es posible que Lionel sea un “messías” que salve a todos, como se le pide a los presidentes de gobierno o a los directores técnicos. ¿Por qué el periodismo catalán debe defender a un argentino como Messi de los propios argentinos y sus críticas desmesuradas? Porque el nivel de simplismo de una sociedad mediocrizada que sigue a pie juntillas al periodismo del discurso único dominante que se basa en los resultados, no puede detenerse a analizar mínimamente las características del juego de Messi, basado en que dos cerebros como Xavi e Iniesta lo asistan, en un contexto de un equipo como el Barcelona que tiene como filosofía divertirse y jugar, y que del medio para adelante, utiliza una táctica de 1-2-3, con triángulo cuyo vértice es el volante central y su base, los tres atacantes. A esa concepción de fútbol, Messi la aprendió en la cantera del Barcelona, en La Masía, la misma que, instalada como sucursal en los alrededores de Buenos Aires, hizo traer a su propia gente de Cataluña para formar a los chicos argentinos seleccionados para su campus por no creer en el concepto ético de la formación de jóvenes desde los equipos argentinos. Cada vez que Messi debe cruzar el océano Atlántico, se da de bruces con la exigencia de los mismos resultados del Barcelona, pero en un equipo en el que los cuatro volantes corren pero no juegan, y en el que sólo lo acompaña otro delantero, tan desesperado de soledad como él. Luego, no rinde como en el Barcelona, y el periodismo dominante y resultadista que prefiere al Inter, nos confirma que este Messi no es el de allí. Y claro que no lo es. Pero bueno sería poder analizar sus causas. Nos preguntamos, entonces, cuánto de preparada está esta sociedad argentina para profundizar y para entender que así como antes César Milstein, Ernesto Guevara o Astor Piazzolla, para poner tres ejemplos, no son antiargentinos por haber descollado fuera de su país, sino que han tenido que vivir distintas circunstancias que los llevaron a eso. Pero no son el enemigo ni la antipatria y es más, hicieron que la Argentina se conozca en el mundo. ¿Se podrá entender esto algún día?.

lunes, 21 de diciembre de 2009

La coronación de Messi desnuda una sociedad argentina mediocre.

Ya es oficial. Lionel Messi es el mejor jugador del mundo, producto de la votación de los capitanes y los entrenadores de todas las selecciones nacionales afiliadas a la FIFA, y a cantarle a Gardel, Lepera y todos los guitarristas juntos. Basta de dudas, medias tintas, verdades a medias y frases críticas deslizadas desde la mayoría de los medios de comunicación argentinos, tendientes a minimizar los excepcionales logros de quien es ya uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, camino a ser comparable con monstruos como Diego Maradona, Pelé, Franz Beckenbauer, Johan Cruyff o Alfredo Di Stéfano. Pero Messi tiene una contra: nació en la Argentina pero desarrolla su carrera en Barcelona, en el exterior, y ya nos hemos referido en este blog a lo que suscita, para una sociedad argentina en creciente crisis moral, el hecho de ser un triunfador en un contexto tan complicado, en el que juegan los mejores del planeta y ser aún así, superior a los demás. Messi no tuvo una camiseta con la que se identificara profundamente en su país, aunque levemente tenga preferencia por Newells Old Boys por haber participado en su primera etapa adolescente, pero su identificación como club es con el Barcelona, actual campeón mundial y ganador de los seis títulos de la temporada, un récord absoluto dificilmente igualable en el futuro, y de ese equipo de estrellas, es el mejor. Lo es para todo el mundo, menos para muchos de sus compatriotas, dispuestos a ver siempre el pelo en la leche. Si Messi le marca el gol decisivo a Estudiantes, pasa a ser discutido por muchos hinchas platenses (que osan insultarlo en las paredes de la ciudad), mientras que buena parte del periodismo que supimos conseguir sostiene que en la final de Abu Dhabi tuvo poco contacto con la pelota y apenas si apareció cuando el rival ya estaba cansado, pero que no participó mucho del juego. Los medios argentinos apenas si dieron espacio para la entrega del premio al mejor jugador del mundo en la sede de la FIFA, compartiendo cartel con la posibilidad de que Mariano Pavone juegue en Racing Club, Jesús Méndez pase a Boca Juniors o dónde se concentrará River Plate para la próxima pretemporada veraniega. Sé todo gual, como diría Minguito Tinguitella, un adelantado a estos tiempos cada día más mediocres en los que es posible que se proclame con saco y corbata, sueltos de cuerpo, con micrófono en mano, que Estudiantes "le pegó un susto al Barcelona" como si "pegar un susto" fuera una justificación paradójicamente para aquellos que sostioenen que "ganar es lo único importante". Si ganar es lo único que vale, no importa que el gol del Barcelona haya llegado en el minuto 89 o si Messi convirtió el suyo (tiene más de un centenar en su carrera con 22 años de edad y en semejante nivel de competición) con el pecho o con el corazón. Esta sociedad, en la que mucha gente frustrada por su mala semana puede gritarle "fracasado" en una cancha a algún jugador que regresa pronto del exterior por no haber conseguido los mejores resultados, también osa criticar a Messi por "antiargentino" cuando no hay jugador más argentino en el mundo, por sentimiento y ni hablar por las características de su juego. Messi jamás se queja, es buen compañero, es fuerte, tiene un carácter ganador y ama la selección argentina, pero le pasa lo que a tantos otros en el pasado. Lo que hacía Astor Piazzolla, aún genial, no era tango del verdadero. César Milstein estaba cómodo en Inglaterra y por eso no quería regresar al país, aún cuando para llegar a ser premio Nobel tuvo que salir echado a patadas por el gobierno de Onganía en la Noche de los Bastones Largos, mientras que Jorge Luis Borges sintió que resultaba más cómodo irse a morir a Suiza, Julio Cortázar no fue recibido en su país por el "demócrata" Raúl Alfonsín y el propio José de San Martín optó por el regreso al exilio harto de las peleas de sus compatriotas. Ni hablar de la opinión de la sociedad por la figura de Ernesto "Che" Guevara. Todo se reduce con mucha facilidad y Friendrich, el mismo que se fugó con una fortuna robada a un banco santafecino, firma autógrafos, al igual que Rafa Di Zeo, jefe de la barra brava de Boca, al que visitaban en la cárcel los jugadores xeneizes. Es el país del todo vale, y en el que Ricardo Fort es el nuevo ídolo de las multitudes tinellizadas. Esta es la sociedad que juzga que Messi "es bueno, pero...." mientras el mundo se rinde a sus pies y arrastra multitudes a donde va. Pero ya lo sabemos: la Argentina es diferente. El prisma es completamente otro y hasta José Pekerman sigue sin explicar, a tres años y medio, por qué no lo incluyó en aquel partido ante Alemania en Berlín en el pasado Mundial. Prefirió a Julio Cruz antes que a Messi. Sólo en Argentina podría pasar algo así. Por eso Ricardo Bochini, uno de los más grandes genios que dio el fútbol, participó escasos minutos de un Mundial habiendo jugado veinte años profesionalmente, o Norberto Alonso también, o Diego Maradona no estuvo en 1978. Porque siempre para los argentinos no hubo peor enemigo que los mismos argentinos. Ya lo decía Martín Fierro con aquello de "los hermanos sean unidos", pero la lección no sólo no se aprende, sino que cada día lo racional está más lejos.
Se acerca el Mundial y Maradona y sus ayudantes ratifican el esquema de 4-4-2 para la selección argentina como táctica final pensando en Sudáfrica. Y Alejandro Mancuso y Héctor Enrique lo expresan justito en el día en el que Messi, el gran perjudicado por un sistema que lo excluye de su gran aporte (una vez más) es consagrado como el mejor del mundo. Vaya paradoja y vaya sociedad. Messi no sólo desnuda defensas rivales. También se encarga de demostrar que a esta sociedad argentina se le cayeron los pantalones y que a todo nivel va quedando con el culo al aire, en plena decadencia, con escasas chances de retorno al sentido común.-

domingo, 20 de diciembre de 2009

Un año inolvidable para el Barcelona (Yahoo)

Lo dijo su entrenador, Pep Guardiola, a pocas horas de la final que terminó ganando de manera angustiosa y en tiempo extra ante los argentinos de Estudiantes. “El futuro del Barcelona es negro si nos vamos a poner a comparar con lo ocurrido en 2009” y tiene razón. Desde ahora ya no es sólo considerado el mejor del mundo por opinión sino por derecho propio al ganar el Mundial de Clubes de Emiratos Arabes Unidos, completando un año sensacional.

El Barcelona consiguió quedarse con la Liga Española, con la Copa del Rey, con la Champions League en una gran final ante el Manchester United, las Supercopas de España y de Europa, y el Mundial de Clubes, que estuvo a tan solo un minuto de perder cuando empató el partido 1-1 ante Estudiantes con un providencial gol de una de sus nuevas figuras de su cantera, Pedro.

Guardiola demostró en la final del Mundial de Clubes que no sólo es un joven entrenador que administra un plantel de grandes estrellas, sino que se trata de un gran orientador y un muy buen observador de los partidos. Los cambios, especialmente los de Pedro y el inesperado del joven Jeffren, también surgido de sus divisiones juveniles, dieron vuelta un resultado que parecía incómodo porque Estudiantes planteó muy bien el partido a través de su también muy buen entrenador, Alejandro Sabellla.

El Barcelona no jugó a su nivel los dos partidos del Mundial de Clubes. Ante el débil Atlante mexicano, tuvo que luchar más de la cuenta porque se encontró perdiendo en los primeros minutos a través del gol de Rojas, y tardó casi todo el primer tiempo para empatar, en cierta forma porque su gran figura Lionel Messi no llegaba de la mejor forma física y atrás mostró ciertos desacoples.

Y Estudiantes aprovechó esos errores que vio en el Barcelona en semifinales para plantearle un partido final lejos de su propio arco, y no dejando espacios para el ataque de los catalanes, planteado apenas con Ibrahimovic, acompañado de más atrás con los cerebros Iniesta y Xavi, sumados a un Messi que sorprendió en un nuevo rol de volante, algo más cercano a sus primeros años juveniles, antes de que comenzara a colocarse como extremo derecho, y tal vez un anticipo de un trabajo con miras a su participación en el Mundial con la camiseta albiceleste de Argentina.

Por eso, el Barcelona sufrió mucho cuando Mauro Boselli, el delantero de Estudiantes, aprovechó otro error como el cometido ante el Atlante, marcó de cabeza el 1-0 para los argentinos, porque ya no se trataba de un equipo tan vulnerable como el mexicano y poco faltó para que el trofeo se le escapara de las manos, si no fuera por la aparición de Pedro y porque, fiel a la tradición sudamericana, los liderados por Juan Sebastián Verón optaron por retrasarse y ceder la pelota, que era lo peor que podían hacer, y tuvieron suerte de que Ibrahimovic tuvo una noche errática y mucho de lo que él mismo fabricó, no pudo resolverlo en la red.

Para el Barcelona no es, de ninguna manera, un título más. Por un lado, porque necesitaba este título como ratificación de su poderío futbolístico, ahora fuera de dudas desde lo formal, y por otro, porque en las dos oportunidades anteriores que ganó la Champions League (1992 y 2006) se le había escapado en Japón el título mundial ante el San Pablo y ante el Inter., ambos de Brasil.

Seguramente por eso las lágrimas de Guardiola, que siendo tan joven ha logrado tanto para el Barcelona y para su propia carrera, ratificando el buen rumbo que tomó al elegir la mejor forma de expresar un hermoso juego como es el fútbol, apostando siempre por la estética, por el buen trato de la pelota, y sacando lo mejor de cada uno de sus brillantes jugadores.

Pero esas lágrimas de emoción de Guardiola también reflejan el grado de sufrimiento, de complejidad para llegar a la cima del mundo, porque desde lo que indicaban las propias apuestas previas a la final (7 a 1 para los catalanes) hasta las consideraciones de una prensa española y catalana demasiado confiadas, nadie imaginaba que Estudiantes podía generarle tantos inconvenientes.

También este Mundial de Clubes ratificó que la Copa Libertadores de América sigue siendo un torneo de jerarquía, al menos para los que ocupan los primeros lugares, porque Estudiantes logró dificultar más al Barcelona que el mismísimo Real Madrid, lo cual ya dice mucho por sí solo.

También este Mundial de Clubes reiteró un concepto con respecto a las temporadas pasadas, y es que el resto de los continentes se haya aún demasiado lejos de los dos que han dominado el fútbol desde principios del siglo XX: Sudamérica y Europa.

Esto no significa que para que haya aún mayor justicia para el título mundial, los seis campeones continentales deban ingresar en la misma fase, pero ya se ganó cierto terreno con respecto a la anterior Copa Intercontinental, cuando los otros continentes directamente eran excluidos por la FIFA.

Unforgettable year for Barcelona (Yahoo)

Their coach, Pep Guardiola, said so, a few hours before the final that ended winning in a distressing manner and in extra time vs the Argentines of Estudiantes.”The future of Barcelona is black if we compare with what happened in 2009” and he is right. From now on they are not only considered the best in the world by opinion but by their own right winning the World Championship of Clubs in the United Arabian Emirates. Completing a sensational year.

Barcelona remained with the Spanish League, with the Kings Cup, with the Champions League in a great final vs the Manchester United, the Supercup of Spain and Europe and the World Championship of Clubs, being only a minute from losing when they even the match vs Estudiantes 1-1 with a providential goal by one of their new figures from their own quarry , Pedro.

Guardiola showed in the final of the World Championship of Clubs that he is not only a young coach that manages the group of big stars, but that he is a great director and a very good observer of the matches. The substitutions, specially those of Pedro and the unexpected young Jeffren, also coming out from the junior divisions they turned out a result that seemed uneasy because Estudiantes had well organized the match by their also a very good coach Alejandro Sabellla.

Barcelona did not play at their level the two matches of the World Championship of Clubs. Versus the weak Mexican Atlante they had to fight very much because they were losing the first minutes by the goal of Rojas, and delayed almost the whole first period to tie, in certain way because their great figure, Lionel Messi did not come in the best physical state and behind showed some mistakes.

Estudiantes availed themselves of the errors they saw in the Barcelona in semifinals to organize the final match far from their own goal line and not leaving spaces for the Catalonian attacks, introduced slightly by Ibrahimovic, accompanied behind by the brains of Iniesta and Xavi, added to Messi who surprised by his new role as midfielder somewhat nearer to his first juvenile years before he started to put himself as right extreme and perhaps an advance of his job looking forward to participate in the World Championship with the vest blue-white of Argentina.

That is why, the Barcelona suffered much when Mauro Boselli, Estudiantes forwarder availed himself of another error as that occurred vs Atlante, he marked with his head 1-0 for the Argentineans, because it did not conceded any more a vulnerable team such as that of the Mexicans and they almost lost the trophy if it have not been thanks to the appearance of Pedro and as loyal to the Southamerican tradition, the directed by Juan Sebastián Verón opted to go backwards and ceded the ball what was the worst they could make and were lucky that Ibrahimovic had an erratic night and much of what he himself produced he could not resolve on the net.

For the Barcelona is by no means one trophy more. On one side, because they needed it as to ratify their footballistic potency, now without doubt as from the formal, and on the other, because in both former opportunities that they won the Champions League (1992 y 2006) they lost in Japan the world title vs San Pablo and the Inter, both Brazilian.

Surely that is that the tears of Guardiola, who being so young obtained so much for Barcelona and for his own campaign, ratifying the right route when he took the best manner to express a beautiful game as the football is, betting always on the esthetic, well treatment of the ball and extracting the best from every one of his brilliant players.

But other emotional tears of Guardiola shows also the grade of suffering, of the complex to reach the world summit because what indicated their own previous bets to the final (7 to 1 for the Catalonians) even the considerations of a Spanish and Catalonian press too reliable, nobody imagined that Estudiantes could generate for them so many problems..

Also this World Championship of Clubs ratified that the Copa Libertadores de América continues being an important contest, at least for those who stand in the first places, because Estudiantes put Barcelona in difficulties more than the Real Madrid, what can`t be ignored.

Also this World Championship of Clubs reiterate a concept with regard to the last seasons and it is that the rest of the continents are still too far from the two that dominated the football as from the early XX century: Southamerica and Europe.

That does not mean that for a major justice to the World title. the six Continental champions should enter in the same phase , but a certain ground has been already won with respect to the former Intercontinental Cup, when the other Continents have been directly excluded by the FIFA.

viernes, 18 de diciembre de 2009

Nadie habla de Estudiantes

Si cualquiera de nosotros accede a alguno de los sitios de apuestas deportivas, notará sin sorpresas que para la final del Mundial de Clubes de Abu Dhabi, Barcelona paga demasiado poco y Estudiantes, demasiado. Sin dudas, Barcelona es en este momento el mejor equipo del mundo y el gran candidato a ganar este torneo. Sería justicia por todo lo ocurrido en 2009. Pero sorprende, sí, lo poco que la prensa española habla de Estudiantes. No por ser menos candidato, puede ignorarse a un equipo que, aún habiendo transferido a varios de sus jugadores (Andújar, Piatti, Pavone, Sosa), retitado otro (José Luis Calderón), y con otros lesionados (Angelleri, Alayes, incluso en mal estado el uruguayo Salgueiro), es uno de los mejores de su continente, uno de los dos con mayor tradición en fútbol), ha producido excelentes espectáculos durante la temporada, y tiene en sus filas al mejor jugador argentino de los torneos locales y uno de los grandes referentes de la propia selección nacional, Juan Sebastián Verón.
Si se recorren los sitios webs y las páginas de los periódicos españoles o catalanes, se podrá notar que no hay casi ninguna referencia al rival del Barcelona en la final del sábado. Diarios como "El País", "As", "Marca" o "Sport", ni siquiera hacen mención del equipo argentino a horas de la definición, mientras que algo dice "Mundo deportivo" de Barcelona, por tener un acuerdo con el diario deportivo argentino "Olé" y "El Mundo", apenas si menciona al equipo argentino con una magra nota sobre Verón-
No es nuevo lo que estamos refiriendo y apenas puede citrarse como una de las escasas excepciones al comentarista de "Canal Plus", Luis Miguel Hinojal, habitual seguidor del fútbol sudamericano y amplio conocedor de la temática.
El resto parece continuar con el egocentrismo que podría ser pertinente en cuanto a la enorme capacidad del Barcelona, que tanto hemos elogiado en nuestro blog, pero que es recurrente en la prensa española, que luego termina dándose algunos golpes por hechos que parecían impensados, desde el punto de vista de que el rival no existe.
Una regla no escrita del periodismo deportivo es que los que trabajan en él no tienen banderas en el momento del comentario profesional, ni aún en casos de equipos de la misma nacionalidad. En este caso, se trata formalmente de una final (nada menos) de un Mundial de Clubes, que determinará el mejor equipo del mundo del año. ¿Es para despreciar lo que pueda rendir el rival del Barcelona, en este caso Estudiantes? creémos que no, que rotundamente no, aunque en las apuestas pague 7 a 1.
¿Puede traerle problemas este Estudiantes al Barcelona? creemos que sí, que dependerá mucho de cómo el inteligente entrenador Alejandro Sabella plantee el partido. Estudiantes no llega en su mejor momento futbolístico, con demasiadas bajas en ofensiva, y se supone que el equipo argentino colocará cinco defensores con salida clara por sus dos laterales, y dependerá mucho de lo que puedan hacer Verón (en la creación) y Braña (en la marca) en la mitad de la cancha. Por lo general, en los partidos contra el Barcelona, la posesión de balón suele ser baja. La clave, entonces, pasa también por lo que se haga con la pelota en los escasos momentos de tenerla, porque el margen de error es demasiado escaso. Pero no hay que olvidar que Estudiantes, aún siendo menos que el Barcelona, es capaz de jugar muy bien al fútbol, tiene mística, posee muy buenos jugadores, y es argentino. No es poco, y no da como para ningunearlo como está ocurriendo en estas horas. Ya pasó en el Mundial 2006 cuando se pidió la jubilación de Zinedine Zidane, en un ambiente festivo a horas de los octavios de final contra Francia....tal vez hoy la base es más lógica y el Barcelona sí puede apelar con mayor fuerza a coronarse como mejor equipo del mundo, con su juego y su plantel. Pero no juega solo. Enfrente hay un equipo que lo puede complicar, aunque la prensa española no parece preocupada. Llama la atención que los seguidores españoles del fútbol. aún más preocupados por el Barcelona (incluso, siendo hoy primera plana los emparejamientos de los octavos de final de la Champions que el propio Mundial de Clubes), no quieran saber contra quién juega, o qué hay del otro lado del círculo central. Cuestión de culturas y de inquietudes.
Paradójicamente, terminábamos de leer por estas horas el libro "Cómo se escribe un periódico", del especialista en Política Internacional del diario "El País", Miguel Angel Bastenier, editado por la Fundación Nuevo Periodismo (FNPI) de Gabriel García Márquez. En él, se sostiene que salvo este diario español y algunos otros europeos, en Latinoamérica no aparecen medios con un punto de vista internacionalista, que todos tienen una mirada muy localista. Si tomamos este pequeño caso de la final del Mundial de Clubes, no parece, sino todo lo contrario.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

El Barcelona como castigo (Jornada)

Este mediodía, los latinoamericanos y en especial los televidentes argentinos podrán ver, por fin, al Barcelona, que por la segunda semifinal del Mundial de Clubes de Emiratos Arabes Unidos jugará ante el Atlante mexicano.
Muchos de los que acaban releer el párrafo anterior se preguntarán, acaso, dónde reside la importancia de señalar este hecho. Sucede que aunque para la mayoría de los simpatizantes de fútbol del mundo entero el Barcelona es, de lejos, el mejor equipo del planeta en la actualidad, y en él juega nada menos que Lionel Messi, argentino y considerado mejor jugador de Europa por la prestigiosa revista “France Football” (este premio surge de los votos del periodismo europeo especializado) y con una cifra récord de votos y con enorme distancia sobre su inmediato perseguidor, el portugués Cristiano Ronaldo, paradójicamente en estas tierras, al Barcelona se lo ve poco y nada. Todo lo contrario de lo que ocurre en el mundo entero.
Pese a que la liga española se encuentra ya casi en el promedio de la temporada, se lo ha transmitido menos de la mitad de sus encuentros debido a que los derechos de televisión pertenecen a la empresa DirecTV, que no cuenta con muchos abonados, mientras que aunque ESPN suele transmitir partidos de esta competición, pocas veces retransmite al Barcelona o al Real Madrid, y en cambio sí lo hace con otros equipos, como Sevilla, Villarreal, Atlético Madrid o Valencia.
Pero lo que es aún más contundente es que la cadena Fox Sports, que desde esta temporada posee los derechos de TV de la Champions League, más de una vez, teniendo la chance de emitir al Barcelona entre los ocho partidos que se jugaban a la misma hora y en la misma jornada (como ocurrió la semana pasada con la última fecha de la fase de grupos), optó por emitir en su canal central, el que llega a la mayoría de sus abonados, al Inter de José Mourinho, con un esquema cerrado y excesivamente cauteloso, en una decisión cuanto menos, polémica.
¿Es casual que Fox Sports haya decidido emitir al Inter en desmedro del Barcelona, que concita la adhesión de fanáticos en los cinco continentes y al que se elogia por su juego ofensivo, alegre y por momentos espectacular, siendo su joven entrenador, Josep Guardiola, elevado como paradigma del buen fútbol? No parece, cuando sus comentaristas se encargan de señalar lo “aburrido” y supuestamente “reiterativo” de sus pases, sus combinaciones, sus llegadas, sus goles. Como si convertir ciento sesenta tantos en una temporada transformara a un conjunto en repetitivo porque se la pasa haciendo goles, siempre lo mismo. En cambio, es mucho más aventurado, parece, esperar a que el Inter reviente la pelota hacia delante para que Diego Milito o Samuel Eto’o enganchen alguna y la definan, y aunque este mismo Inter, elegido sobre el Barcelona, haya pasado un papelón en el Camp Nou por la misma Champions League y se haya colgado del travesaño no llegando ni al veinticinco por ciento de la tenencia de la pelota como local en el estadio Giuseppe Meazza en el partido de ida, consiguiendo un meritorio 0-0 .
Esta consideración del Barcelona como equipo que no merece ser transmitido, o halagado como sí lo es en el resto del mundo, va de la mano de la consideración de que Messi tampoco merece el lugar que salvo en la Argentina, se le otorga como mejor jugador del mundo. Como le decía a uno de los mayores defensores del fútbol resultadista la periodista catalana Cristina Cubero, del diario “Mundo Deportivo” de Barcelona, Messi no sólo es el mejor jugador del mundo sino “el más argentino de todos los argentinos que han pasado por el Barça”, contradiciendo de esta forma la idea de muchos acerca de que el crack se asume más catalán que argentino. “Leo vive mentalmente en la Argentina. Busca de comer comida de su país, escucha música de su país, ve la TV de su país y cada vez que tiene días libres, viaja a su país y no se le pegó para nada el acento”, dice Cubero, sorprendida de que el la Argentina no se aprecie a Messi como se debe. “Es que ustedes en Cataluña lo protegen pero nosotros tenemos que ser más exigentes”, se le dice desde un extraño resultadismo, por el que ser el mejor jugador de Europa (y tal vez del mundo cuando dentro de escasos días seguramente se lo premie con el FIFA World Player), o ser el Barcelona el campeón de la liga, la Champions y la Copa del Rey al mismo tiempo, tampoco alcanza. No hay caso.
Por eso, este mediodía, cuando se emita por fin el partido entre Barcelona y Atlante de México, seguramente la Fox pedirá disculpas por emitir al mejor equipo del mundo, pero es el que debe enfrentar al Atlante por el Mundial de Clubes. No es que el canal pretendía emitirlo y tal vez hasta lo hubiera evitado, de ser posible, para ahorrar disgustos de los televidentes. Para que éstos no puedan ver tantos pases seguidos, tantos goles que ya aburren, por lo reiterativo. A que es mucho más incierto un pelotazo, un cero a cero hasta el final.
No es broma, es en serio que lo dicen.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Barcelona y Estudiantes arrancan el sueño del Mundial de Clubes (Yahoo)

El próximo martes, en el Zayed Sport City de Abu Dhabi, Estudiantes de La Plata, campeón sudamericano, tendrá por fin su debut en la primera semifinal del Mundial de Clubes, que por primera vez cambia de sede desde que la Copa Intercontinental se trasladara a Japón en 1980, y todo apunta a una final con el considerado mejor equipo del mundo, el Barcelona, que afrontará su partido por la misma instancia que el equipo argentino, al día siguiente.

Pese a que el Barcelona es considerado amplio favorito, el equipo europeo y Estudiantes atraviesan algunas situaciones de cierto parecido, como que len este caso las dos figuras promocionadas del campeonato son dos compatriotas argentinos, Lionel Messi y Juan Sebastián Verón, ambos integrantes, paradójicamente, de un seleccionado nacional en crisis por los malos desempeños.

También se parecen en que Messi (omni presente en Emiratos Arabes Unidos en los murales de los edificios, posters y publicidades televisivas) llega lesionado y con muchas dudas sobre si podrá participar de la mejor forma en el torneo, mientras que Estudiantes no podrá contar con José Sosa, un jugador creativo nacido en el club y cuyo pase pertenece al Bayern Munich pero cuyo préstamo se gestionó ante la FIFA llegando a la instancia de necesitar para ello de la ayuda del presidente de la Federación Argentina (AFA), Julio Grondona, vicepresidente primero de la FIFA, pero ni aún así se pudo lograr su participación.

Sosa, que igualmente viajó a Abu Dhabi y que tiene chances de jugar por Estudiantes los próximos seis meses, está en la mira de Diego Maradona para ser convocado a la selección argentina, y fue compañero de Messi en el Mundial sub-20 de Holanda 2005, ganado por los albicelestes.

Estudiantes, pese a no tener tantos títulos argentinos (cuatro), en cambio, ha conocido ya la proyección internacional en los años sesenta, cuando se adjudicó tres Copas Libertadores de América y una Intercontinental de la mano de Carlos Bilardo (entrenador argentino campeón mundial en 1986) y Juan Ramón Verón, padre del volante y capitán del equipo argentino.

Su entrenador y ex jugador Alejandro Sabella (bicampeón argentino en 1982 y 1983) sabe bien que no deben saltearse las etapas y por eso, contradijo al periodismo de su país que ya le planteaba sobre la posible final con el Barcelona, al citar que ya en la definición de 2008, Liga Deportiva de Ecuador le hizo mucha más fuerza de la esperada nada menos que al poderoso Manchester United, con el que perdió 1-0 sobre el final, y Boca Juniors debió realizar un gran esfuerzo para eliminar en semifinales al Etoile tunecino en semifinales del Mundial 2007.

Por eso, no se confía de los surcoreanos del Pohang Steelers FC, campeones asiáticos, que eliminaron muy bien, en cuartos de final, al TP Mazembe congoleño 2-1, revirtiendo un partido que parecía complicado desde el gol de Beni, y que debieron ganar por más, pero salvo el brasileño Denilson, que convirtió los dos tantos, el resto de sus jugadores no pudo aprovechare las ocasiones de gol generadas.

Denilson, un delantero de 33 años que ya conoce el fútbol árabe por haber jugado ya en tres equipos, Al Shaab, Dubai FC y Al Nasr, aparece como la mayor amenaza para Estudiantes en el partido del próximo martes, integrando un equipo con cuatro jugadores en la selección coreana que jugará un partido amistoso en enero ante Finlandia (los defensores Kim Hyun Gil, Choi Hyo Jin, el volante Kun Jae Sung y el delantero Wo Byun Jun) y que deberá enfrentar a Argentina en el próximo Mundial de Sudáfrica.

Por la otra semifinal, no hay dudas de que el Barcelona es amplio favorito y basta recordar los antecedentes de su anterior participación en 2006, cuando dio cuenta en semifinales del América mexicano (un rival no tan fácil) por un contundente 4-0, aunque luego cayó en la final ante los brasileños del Inter de Porto Alegre.

El Barcelona deberá enfrentar el miércoles al Atlante de México, por lo que de alguna manera se repite la situación de 2006, en la que también debió jugar ante un equipo de la misma nacionalidad.

El Atlante venció claramente por 3-0 al Auckland City de Nueva Zelanda, mostrando un fútbol del clásico estilo mexicano, al toque, lento y con pases cortos y buen dominio de pelota, y con goles de Arreola, Bermúdez y Silva y la diferencia pudo ser mayor. Tanto, que su arquero argentino Federico Vilar, su gran figura, no tuvo muchas oportunidades de lucirse. En cambio, aparecieron buenas figuras en Christian Bermúdez y Rafa Márquez (homónimo de su compatriota defensor del Barcelona) en el ataque, junto al argentino Santiago Solari.

Ninguno de los dos lo quiere decir antes de pasar la semifinal, pero todos esperan una final clásica y latina: Barcelona y Estudiantes.

Barcelona and Estudiantes start the dream of the World Championship of Clubs (Yahoo)

Next Tuesday, in the Zayed Sport City of Abu Dhabi, Estudiantes de La Plata, Southamerican Champion will finally have his debut in the first semifinal of the World Championship of Clubs, that for the first time changes the headquarters since the Intercontinental Cup that has moved to Japan in 1980 and everything points to a final with the considerable best team of the World , the Barcelona that will confront on the next day their match for the same instance as the Argentinean team.

In spite being the Barcelona considered an ample favorite, the European team and Estudiantes go through some similar situations as the fact that two promotional figures of the championship are two Argentinean countrymen, Lionel Messi and Juan Sebastian Veron, both integrants, paradoxically, of the national team in crisis due to bad performances.

It is also similar that Messi (omni present in the United Arabian Emirates on the wall of buildings, posters and television advertising) come injured and with many doubts as to whether he will be able to take part in the best form in the contest, meanwhile Estudiantes will not be able to count with Jose Sosa, a creative player born in the club whose transfer belongs to Bayern Munich but his loan went under proceedings before FIFA arriving to the instance that needs for it a help of the president of the Argentinean Federation (AFA), Julio Grondona, first vice-president of the FIFA, but even in that way his participation was not obtained.

Sosa, who made a trip to Abu Dhabi and who has chances to play on behalf of Estudiantes the next six months, is under study by Diego Maradona to be convoked for the Argentinean team and he was companion of Messi in the World Championship sub-20 in Holland 2005 won by white-light blue

Estudiantes, in spite of not having so many Argentinean titles (four), in change they already know the International projection in the sixties when they obtained three Copa Libertadores de America and one International brought by the hand of Carlos Bilardo, Argentinean coach, World Champion l986) and Juan Ramon Veron, father of the midfielder and captain of the Argentinean team.

Their coach and ex player Alejandro Sabella (Argentinean bi champion in 1982 and 1983) know well that they ought not to jump the steps and that is why he contradicted the press of his country that has already stated about the possible final with the Barcelona citing that already in the definition of 2008 Liga Deportiva of Equator made more force than the expected, nothing less but the powerful Manchester United with whom they lost 1-0 in the final, and Boca Juniors had to make a great effort to eliminate in the semifinal the Etoile of Tunisia in the semifinal of World Championship 2007.

That is why his not so confident about the match against the South Korean of Pohang Steelers FC, Asiatic championship that eliminated very well, in quarter of final, the Congo TP Mezenbe 2-1, reverting a match that seemed complicated from the goal of Beni and that they had to win by more, but except the Brazilian Denilson, who converted two goals, the rest of his players could not avail of the occasions of converting a goal.

Denilson, a forwarder of 33 years of age, that already knows Arabian football having played in three teams, Al Shaab, Dubai FC and Al Nasr, appears as the biggest menace for Estudiantes in the match of next Tuesday, integrating a team with four players of the Korean national team that will play a friendly match in January vs Finland (two defenders Kim Hyun Gil, Choi Hyo Jin, the midfielder Kun Jae Sung and the forwarder Wo Byun Jun) and that should confront Argentina the next Southafrican World Championship.

For the other semifinal, there is no doubt that the Barcelona is an ample favorite and it is enough to remember the antecedents of their former participation 2006, at the semifinals against Mexican America (a rival not so easy) by a firm 4-0, though afterwards they fall in the final vs the Brazilian of Inter of Porto Alegre.

Barcelona will have to confront on Wednesday the Atlante of Mexico so in some way the situation of 2006 is repeated in which they also had to play vs a team of the same nationality.

The Atlante won clearly by 3-0 over Auckland City of New Zealand showing a football of classic Mexican style, touching the ball, slow and with short passes and good dominion of the ball and with goals of Arreola, Bermúdez and Silva and the difference could be major. So much that the Argentinean goalkeeper Federico Vilar, its great figure, had not too many occasions to exhibit himself. But there appeared good figures in Christian Bermúdez and Rafa Márquez (homonym of his countryman, defender of Barcelona in the attack, with the Argentine Santiago Solari.

None of them want to say it before passing the semifinal, but all expect a classic and Latin final: Barcelona and Estudiantes.

Un gran equipo, una impactante definición, un recuerdo imborrable

Allí está, en algún cajón perdido, la pequeña camiseta de Boca, sin publicidad, limpia, azul y oro, con el número tres de cuero blanco, por Silvio Marzolini, uno de los grandes ídilos de la infancia de un memorable equipo de Boca Juniors, paradójicamente dirigido por un ex jugador de River Plate y símbolo del Real Madrid, Alfredo Di Stéfano, que terminó dando la vuelta olímpica en la cancha de River Plate luego de aguantar en la última fecha, y por varios minutos, un empate 2-2 que lo consagró campeón del Nacional 1969 de manera brillante.
Con un gol más, River hubiera podido conseguir un título que se le negaba desde 1957 y que tampoco podría alcanzar hasta 1975, pero la defensa de Boca resistió los embates finales de Víctor Marchetti, Carlos Rodríguez o el gran wing izquierdo Oscar "Pinino" Mas, entre otros grandes jugadores de la época.
Di Stéfano, en verdad, había llegado a Boca tentado por los dirigentes para hacerse cargo de la dirección general del fútbol, algo así como lo que hoy sería el manager, pero la renuncia de D'amico precipitó todo y el gran crack de los cuarenta y cincuenta terminó haciéndose cargo del plantel y produjo una auténtica revolución en el juego, que incluso le costó la salida de algunos indiscutidos hasta ese momento, como Antonio Ubaldo Rattín, símbolo del caudillo, pero que perdió su puesto luego de una expulsión, a manos de un crack como sin dudas fue Norberto Madurga, un "cinco" que picaba al vacío y así convirtió los dos goles del superclásico que terminaron dándole el campeonato. Boca se había quedado en la puerta del título del Metropolitano 1969 al quedar eliminado por River en semifinales al no poder desequilibrarlo, pero había dejado ya una buena sensación con algunos cambios que comenzaron a producirse, como los ingresos como wines de Ramón "Mané" Ponce e Ignacio "Pibe" Peña, jugadores dúctiles como Nicolás Novello y especialmente Madurga, en el arco, el "Gitano" Rubén Sánchez reemplazó a una gloria como Antonio Roma, y se incorporaron Orlando Medina ("El negro") y Raúl Armando Savoy, al igual que el muy fino (y caballeroso) central peruano Julio Meléndez Calderón terminó ocupando la plaza de Miguel Alberto Nicolau.
Lo extraño del caso, es que en el torneo Nacional (Boca ya había ganado ese año la Copa Argentina), Di Stéfano optó por un sistema de 4-2-4 sin un centrodelantero definido, y con ejes como Savoy y su experiencia, y Angel Clemente Rojas y su mágica cintura, confiando en la ayuda de los wines Ponce y Peña, y las llegadas al vacío de Madurga, a pases de Savoy o especialmente de Medina. No sólo este cambio fue fundamental sino también el hecho de no contar con jugadores duros de marca (como antes Rattín o Nicolau) sino técnicos, de buen dominio de pelota, con una línea de cuatro excepcional en la defensa: Rubén Suñé, en su primera etapa antes de convertirse en volante central, el peruano Meléndez, Rogel y Marzolini, considerado el mejor lateral izquierdo del Mundial de Inglaterra 1966.
Ese Boca de Di Stéfano demostró que se puede ser campeón jugando un fútbol brillante y efectivo y que para armar un buen equipo hace falta, primero que todo, excelentes jugadores y luego, voluntad de su entrenador por atacar y agradar a los espectadores. El escenario de la coronación no podía ser mejor: el superclásico en un Monumental que aceptó respetuoso el resultado final.
Y en quien esto escribe, un imborrable recuerdo, de los primeros que entregaron tantos años de fútbol, en un contexto de una Argentina que tenía mucho más que festejar que en la actualidad.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Bánfield, otro campeón más en la estadística

No por merecido, ni por históricopor los 113 años de espera en conseguirlo, puede concluirse que este título del Torneo Apertura logrado por Bánfield sea para el gran recuerdo, más allá del de sus propios hinchas. El equipo del Taladro es justo campeón aunque lo consigue finalmente con una derrota ante un Boca Juniors de un año gris como pocos, y beneficiado con la derrota de Newell's Old Boys de Rosario como local ante otro deshilachado San Lorenzo, en lo que fue la segunda derrota consecutiva como local en la lucha por el campeonato (la anterior fue ante Arsenal), lo que demuestra el nivel del fútbol argentino en estos momentos.
Si algo se le endilgaba en tiempos pretéritos al fútbol mexicano desde la Argentina, era que no podía encontrarse allí un equipo hegemónico, es decir, uno que marcara un determinado tiempo, ya sea por su juego, por el carácter de sus jugadores, por la impronta de su entrenador. Hoy eso mismo le ocurre a un fútbol argentino en grave crisis, que exporta casi todo jugador más o menos valioso que produce su cantera, y que genera torneos sub-23 o plus-30, con juveniles que en muchos casos están verdes como para tener continuidad en Primera, o veteranos que regresan a un quasi-amateurismo con las cuentas repletas de dólares o euros a jugar a los clubes de sus amores. Todo esto, con despropósitos de horarios, de pérdida de identidad colectiva en cuanto al gusto por la estética salvo casos puntuales, como el Huracán del Clausura, o el Estudiantes de algunos pasajes de este Apertura o del pasado Clausura y alguna otra excepción.
Con la caída de los llamados "grandes", algunos de los cuales ya se encontraban en la pendiente (Racing Club o River Plate), otros estaban en un mal camino (Independiente) y otros que no han tenido continuidad (San Lorenzo y Boca), con Huracán desmembrado por ventas de sus figuras al mejor postor, y Vélez y estudiantes dedicados a torneos internacionales, hubo terreno fértil para que equipos como Newells o Bánfield llegaran a posiciones de vanguardia y fueran, efectivamente, los más regulares.
Bánfield tuvo algunos elementos destacables, más allá de no deslumbrar. Los cuatro jugadores en función clara de ataque, James Rodríguez y Walter Ervitti en la creación, Santiago Silva y Sebastián "Papelito" Fernández en la línea final, han tenido una gran influencia y han marcado la diferencia en cuanto han podido, con especial énfasis en Silva, goleador del torneo. Atrás, la seguridad de Sebastián Méndez y la regularidad y el carácter que transmite su arquero Christian Luchetti también gravitaron. Y no hay que dejar de mencionar la ratificación de Julio César Falcioni como entrenador, que ya había tenido un importante papel en Bánfield en el ciclo anterior, en el que estuvo a punto de llegar a las máximas instancias en la Copa Libertadores de América de 2005.
El hecho de que Bánfield sea el séptimo equipo difente consecutivo en ganar un torneo oficial argentino (Estudiantes 2006, Lanús 2007, San Lorenzo 2007, River 2008, Boca 2008, Vélez 2009, los anteriores) demuestra la paridad, que no significa, en este caso, otra cosa que mediocridad en la que vive el balompié albiceleste.

sábado, 12 de diciembre de 2009

A propósito de Bánfield, entradas y vueltas

Otra vez sopa. Como en cada definición de campeonato argentino, reaparecen los vicios y los elementos de corrupción que todos conocen, especialmente los dirigentes, pero que nadie cambia. Mucho menos, claro está, la Justicia ordinaria, que no se mete con el fútbol para que siga, siga, la "fiesta".
Conviene aclarar que cuando hablamos de "fiesta", nos estamos refiriendo a lo que supuestamente encierra una definición de un campeonato argentino, el Torneo Apertura 2009, por demás extraño, sin la participación de los equipos que tradicionalmente peleaban por el máximo galardón y que ha quedado reducida a Bánfield (que nunca fue campeón) y Newell's Old Boys de Rosario, con más chances matemáticas para los sureños del Gran Buenos Aires.
Bánfield debe ir a jugar a la Bombonera de Boca Juniors, donde paradójicamente se coronara campeón su rival de la zona, Lanús, en 2007, y aunque los locales no tienen ninguna chance en un año de muchos grises, y vienen jugando muy mal, apenas si le ceden a´su adversario 4500 entradas, lo cual habla de dos posibilidades: 1) la estupidez de empecinarse en una política nefasta de no compartir espacio con los que sienten otros colores (aún con el argumento de la capacidad de socios y la imposibilidad de darle mayor lugar al adversario porque la política de la distribución de entradas generales depende de un criterio subjetivo, como el de otorgar o no la segunda bandeja en vez de únicamente la tercera), 2) Alimentar la reventa de entradas a los hinchas de Bánfield desde el propio Boca Juniors, es decir, sumarse a la mafia de la reventa por la que ya en internet aparecían anuncios pidiendo 300 pesos por cada boleto, una inmoralidad a la que ya estamo acostumbrados no sólo en el fútbol sino en cualquier espectáculo que se precie de tal.
A propósito de esto, llama la atención lo que decía por televisión un hincha de Bánfield desesperado por no haber conseguido una histórica entrada para ver, por fin, a su equipo campeón: si la cola iba a paso de hombre y sólo se habían habilitado tres ventanillas en el estadio Florencio Solá, ¿cómo se agotaron tan pronto las 4500 entradas a la venta? ¿o será que, como siempre, de esas 4500 se pusieron a la venta la mitad, o menos, y el resto fuera a parar a la barra brava y a las agencias de dirigentes conocidos o directamente a los bolsillos de descomedidos amigos que las revenden por los sistemas conocidos? ¿Y la Justicia? bien, gracias. ¿Y la AFA? más que bien, gracias, sin tiempo para estas "pequeñeces", mientras todos conocen de sobra los procedimientos. ¿La AFA desconoce lo que ocurre, o será que sabe mucho más de lo que debería saber y por ejemplo, algún dirigente del ascenso de una colectividad muy popular en el país, muy vinculado en muchos momentos al seleccionado argentino, tiene directa relación con alguna agencia?.
A horas de un partido decisivo para la vida de Bánfield, su experimentado entrenador, Julio César Falcioni, afirma que su equipo, si obtiene el campeonato, no dará la vuelta olímpica en la Bombonera para "no herir" a los hinchas rivales. ¿Desde cuándo dar una vuelta olímpica es herir a los hinchas que ni siquiera tienen que ver con la lucha de su equipo por obtener un título? el fútbol argentino está atravesando una enorme crisis de confusiones al respecto. Desde el folclore, se puede llegar a entender que el archirrival pueda querer "dar la vuelta" en el estadio adversario. Pero que el equipo al que le toque salir campeón, cualquiera sea, ahora no pueda festejar su conquista por "herir" a los hinchas adversarios ya suena a una crisis que venimos comentando también con lo de la venta de entradas y en reiterados artículos en este blog, y que tiene que ver con una cuestión más sociológica que deportiva: el hecho de no poder respetarnos como distintos en la sociedad argentina. Desde el establecimiento de los pulmones que separan a hinchadas rivales, hasta la negativa a otorgar mayor número de entradas al equipo visitante, hasta el hecho de decir que no se dará la vuelta olímpica para no generar violencia o ánimo en contra que provoque que el rival salga con todo a ganarnos (como si además, se deconociera una posible incentivación, penada reglamentariamente).
Todos estos hechos nos cuentan de lo mal que está la Argentina como país. Estos días previos a la definicón del Apertura no nos hablan de fútbol. Nos hablan del país. El fútbol es apenas un recorte, una foto de lo que ocurre pero en 90 minutos. No vive en una burbuja.
Por estos días, recordamos que hace justamente 40 años, por el antiguo campeonato Nacional, Boca Juniors se coronó campeón en el estadio Monumental de Núñez al emoatar 2-2 con River Plate, con dos recordados goles de Norberto "Muñeco" Madurga. River consiguió colocarse 2-2 y con un gol más que marcara, conseguiría por fin un campeonato que se le negaba desde 1957. No pudo ser, Boca salió campeón delante de la hinchada de River, y dio la vuelta olímpica aplaudido por la platea archirrival, que se había privado de un ansiado campeonato minutos antes. A lo sumo, hubo una picardía riverplatense de encender los grifos para dificultar la vuelta boquense, pero hubo aplausos y reconocimiento del rival sin un solo incidente de peso. Otra sociedad, otro tiempo, otra cultura.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Si no hay corrupción, que lo parezca

El título de esta columna no es nuestro. Está tomado de una frase de Víctor Hugo Morales en uno de sus programas de Radio Continental en referencia a lo que ocurre en este Torneo Apertura a punto de finalizar, y que nos parece que define de manera brillante lo que está ocurriendo en el fútbol profesional argentino.
Pocas veces se ha destapado de una manera tan cruel, y tan clara, el altísimo nivel de corrupción de un estilo que está tocando fondo desde hace rato, pero que no parece que pueda cambiar con esta conducción y este modo de concebir el manejo de las instituciones.
Tras el final del partido que Bánfield ganara por 1-0 ante Tigre, su entrenador Julio Falcioni llegó a un inusitado nivel de dureza porque es rarísimo que quien gana se queje, aún cuando su equipo se encuentra a un partido de consagrarse campeón por primera vez en su historia. Falcioni llegó a censurar la decisión del Colegio de Arbitros de la AFA, de reemplazar a Pablo Lunati por Rafael Furchi, cuestionado desde su capacidad técnica, aduciendo que esta sorpresiva y arrebatada decisión, habría sido tomada por influencias de Newells Old Boys de Rosario, su rival en la lucha por el título. Pero no sólo ocurrió eso: ya Newells había reclamado por el arbitraje del propio Lunati en el partido que perdiera como local ante Arsenal y que podría costarle el campeonato, pese a lo cual, el Colegio de Arbitros designa, para la fecha siguiente, a Lunati, cuestionado eticamente por el presidente del Colegio de Arbitros de Mendoza, Pedro Castellino, quien indica que su patrimonio creció demasiado sobre lo esperable en estos años, para dirigir justamente al otro equipo que pelea el título contra Newells, Bánfield. Un mamarracho que demuestra que el Colegio de Arbitros en este momento ya ha perdido la brújula, incluso de manera administrativa, ya sin entrar en hechos mucho más relevantes como los que estamos citando, que exceden largamente la burocracia.
Pero si algún lector desprevenido cree que todo termina aquí y que este artículo finaliza con estas citas, se equivoca por mucho. Tras el irregular partido que Newells le ganó 0-1 a Colón en Santa Fe, con el arbitraje de Javier Collado, trascendieron unas declaraciones del juez a una revista cordobesa, hace un tiempo, en las que dice, ante una pregunta sobre si alguna vez le tocó presenciar algún hecho irregular, que efectivamente, le tocó ver cómo un equipo jugaba para atrás para perjudicar a su propio entrenador. Se refirió concretamente a Colón y a Falcioni, el mismo que ahora dirige a Bánfield. Los dos únicos jugadores que continúan en el equipo santafecino son Rivarola y Goux y tras finalizar el Colón-Newells, Collado echó a Rivarola (quien afirma que él árbitro lo insultó durante el partido) y todo terminó en una batahola que diezmó a Colón para el final del torneo. Nos preguntamos si Colón realmente quería ganar ese partido, siendo que jugaba contra Newells, rival en la lucha por el título ante el Bánfield de...Falcioni. También nos preguntamos por qué en dieciocho jornadas, a Newells lo dirigieron cuatro veces Collado, tres veces Diego Abal y tres veces Juan Pablo Pompei. Y de las cuatro veces que Collado dirigió a los rosarinos, tres fueron desde la fecha diez hasta la dieciseis, algo realmente llamativo. Nos preguntamos también qué hacía Jorge Romo, el presidente del Colegio de Arbitros, junto al titular de la AFA, Julio Grondona, en el sorteo del Mundial en Ciudad del Cabo, y nos hacemos la pregunta mayor, la que no hemos leído en ninguno de los medios argentinos, y que nos parece el ABC del periodismo, demasiado elemental, y que fue la piedra del escándalo con el caso de la expulsión del ex árbitro Aníbal Hay de la AFA, por sugerir, supuestamente, al actual juez Faraoni, que se favoreciera a San Lorenzo ante Atlético Tucumán por la primera fecha de este ya interminable campeonato: si se trataba de un partido de una primera fecha de una temporada que recién comenzaba, ¿cuál era el sentido de tener interés en favorecer a San Lorenzo? ¿Ese interés era futbolístico o meramente económico? ¿y si era económico, lo era para favorecer a quién o a quiénes? ¿Los interesados son del propio fútbol o son externos?
Recordamos algo que ya dijimos en su momento, y que la prensa argentina sigue sin tomarlo como corresponde. Cuando el arquero italiano de la Juventus Gianluiggi Buffon fue citado a los tribunales de Justicia italianos por el caso del Calcio-Pulite, por el que la Juventus tuvo que descender a Serie B italiana, sedefendió de la acusación de participar en las apuestas clandestinas diciendo que lo había hecho fuera de su país, en ligas de ex compañeros amigos. ¿De qué países, por ventura, son los ex compañeros extranjeros de Buffon? ¿con mayoría de jugadores de qué país jugó Buffon en el Parma, por ejemplo?
Lamentablemente, este fútbol se va ensuciando y nosotros tenemos el deber de estar alertas y decir lo que haya que decir, sin pelos en la lengua, sin compromisos con nadie más que con ustedes. Al pan, pan y al vino, vino...

sábado, 5 de diciembre de 2009

España y Brasil podrían eliminarse en octavos y abrirían el Mundial (Yahoo)

El hecho de que los dos máximos candidatos, España y Brasil, puedan eliminarse en octavos de final, con lo que uno de los dos podría quedar en el camino demasiado temprano, y que Portugal podría entrar también en un enfrentamiento contra los campeones de Europa en la misma instancia, es lo más destacado del sorteo del Mundial de Sudáfrica realizado en Ciudad del Cabo.

Como suele suceder, muchas de las especulaciones sobre el devenir de la próxima fase final del Mundial, que se jugará entre el 11 de junio y el 11 de julio próximos en territorio sudafricano, terminan ahora sobre lo estrictamente cualitativo y ya pasamos a los hechos en los que la fortuna juega su papel y como siempre, ha dejado beneficiados y perjudicados.

Si bien esta vez no se puede afirmar con rotundidad que haya un “grupo de la muerte” entre los ocho que componen la fase final, es claro que los tres más duros y competitivos resultan el D (Alemania, Australia, Serbia y Ghana), el E (Holanda, Dinamarca, Japón y Camerún) y el H (Brasil, Portugal, Corea del Sur y Costa de Marfil). Es claro que en estos tres grupos, habrá siempre un equipo fuerte que se quedará afuera de los octavos de final.

Asimismo, ya hay cierta certeza en cuanto a que tendremos dos o tres partidos muy fuertes en los cruces de octavos de final, porque los dos primeros del grupo H deberán cruzarse con los dos primeros del grupo G, que es el que componen España, Suiza, Honduras y Chile, por lo que podríamos tener un Brasil-Chile (como en Francia 1998) o un España-Portugal, o un España-Costa de Marfil o aún más impactante y que podría determinar un impactante cambio en las previsiones del torneo, un España-Brasil.

Asimismo, los octavos de final podrían determinar un cruce entre Argentina y Francia ó que se repita el enfrentamiento de octavos del pasado Mundial entre Argentina y México, ó el de 1986 entre Argentina y Uruguay, un clásico sudamericano, o bien podríamos tener un enfrentamiento africano entre nigerianos y sudafricanos, o entre nigerianos y franceses, que también podría ser muy llamativo.

Puede decirse también que el equipo local, Sudáfrica, resultó algo beneficiado en un grupo A sin ningún rival inaccesible, toda vez que Francia no está en su mejor momento (si bien pudo haberle tocado otro europeo de menos nivel), Uruguay representa una incógnita pero no ha hecho una buena eliminatoria, y en cambio México puede ser un adversario exigente por lo que ha crecido desde que Javier Aguirre ha tomado la conducción del equipo norteamericano.

Japón no ha tenido mucha fortuna y deberá esforzarse mucho si tiene deseos de pasar a octavos de final en un grupo con dos fuertes seleccionados europeos como Holanda y Dinamarca, que se han clasificado con facilidad, mientras que el cuarto conjunto es nada menos que Camerún con el temible Samuel Eto’o en su ataque.

El primero de este grupo E tiene bastantes chances de seguir una buena carrera en el Mundial porque el Grupo F parece bastante abierto para la clasificación de Italia (la actual campeona del mundo) y Paraguay, a los que les ha tocado Nueva Zelanda y Eslovaquia. Por lo tanto, el equipo que evite a Italia tiene mayores posibilidades, en principio, de avanzar a la fase siguiente.

En al caso de los Grupos A y B, aparecen como claros favoritos Argentina y Nigeria en el segundo (deberán enfrentar a Corea del Norte y Grecia, que puede convertirse en el árbitro), mientras que el primero hay una mayor paridad aunque Francia y México tienen mejores rendimientos en los últimos tiempos, aunque no habría que descartar una sorpresa, por la historia que posee Uruguay y por ser locales los sudafricanos.

El cruce de octavos entre los clasificados en los grupos E y F aparece como bastante desbalanceado porque por el lado del E, Inglaterra y Estados Unidos aparecen como claros favoritos al tener que enfrentar a Argelia y Eslovenia, mientras que por contrario, el grupo F aparece como de final incierto, por la enorme paridad. Los alemanes deberán enfrentar a Ghana, Serbia y el siempre complicado equipo australiano al que ya sufrió Italia en octavos de final del Mundial pasado.

Aquí podría ocurrir otro cruce que despejaría el Mundial de otro candidato fuerte, porque podríamos tener un Inglaterra-Alemania, o bien un Inglaterra-Serbia o un Alemania-Estados Unidos en octavos de final.

Para el final, un tremendo grupo G, en el que por primera vez en mucho tiempo Brasil deberá eliminarse con durísimos equipos como Costa de Marfil o Portugal (completa Corea del Norte, con escasísimas chances), con lo cual ya uno de los equipos fuertes no pasará de la primera fase, mientras que los dos que sí logren avanzar, tendrán seguramente que enfrentar a España y posiblemente a Chile, de gran eliminatoria. En este grupo H, Suiza aparece como árbitro y posible sorpresa y Honduras no parece haber tenido fortuna al participar con estos equipos.

Spain and Brazil could eliminate themselves in eighths and would open the World Championship (Yahoo)

The fact that the two maximum candidates, Spain and Brazil could eliminate themselves in the eight of final, so one of them could remain in a way too early and Portugal could enter also in confronting vs the champions of Europe in the same instance, this is most outstanding of the drawing lots of the World Championship in South Africa performed in Cape Town.

As it happens sometimes, many of the speculations regarding the future of the next final phase of the World Championship that will take place between the 11 of June and the 11 of July next in the South African territory, end now on the strictly qualitative level and we already pass to matters in which the fortune is very important and as always, lefit those who benefit and those who lose.

Though this time cannot be affirmed that there is “death group” among the eight components of the final phase, it is clear that the hardest and most competitive are the D (Germany, Australia, Serbia and Ghana), the E (Holland, Denmark, Japan and Cameroon) and the H (Brazil, Portugal, South Korea and Ivory Coast). It is clear that in those three groups there will be always a strong team that will remain outside of the eighth of final.

Likewise, there is already a kind of certainty as to the fact that we shall have two or three matches very strong in the crossing of eighth of final, because the two first of the Group H will have to cross with those of the first Group G, composed by Spain, Switzerland, Honduras and Chile, so we could have Brazil-Chile (as in France 1998) or Spain-Portugal, or Spain–Ivory Coast or even more impacting and that could determine an impacting change in the contests previsions Spain-Brazil.

Likewise, the eighth final could determine a cross between Argentina and France or that it could be repeated the confrontation in the eighth of the last World Championship in Germany between Argentina and Mexico, of that of 1986 between Argentina and Uruguay, a Southamerican classic, or well, we could have a confrontation of Africans among Nigerians and South Africans or between French and Nigerian, that also could call attention.

It can be also said that the local team, Southafrica, resulted somewhat benefited in a group A with no inaccessible rival, always that France is not in their best moment (though they could have another European team of lower level), Uruguay represents an incognita but has not done a good eliminatory, meanwhile Mexico may be an exigent adversary as they grew since Javier Aguirre took the command of the North American team.

Japan was not very lucky and will have to make efforts if they want to pass the eighth- final in a group with two strong European teams as Holland and Denmark, that classified easily, meanwhile that the fourth team is nothing less but Cameroon with the terrible Samuel Eto´o in his attack.

The first of this Group E has good possibilities to continue a good race in the World Championship because group F seems quite open for the classification of Italy (present World Champion) and Paraguay, who will have in front New Zealand, and Slovakia. Therefore, the team that will avoid Italy has more possibilities, in principle, advancing to the next phase.

In the case of groups A and B, there appear as favorites Argentina and Nigeria in the second (they will have to confront North Korea and Greece that may convert in the arbiter), meanwhile that in the first there is more parity though France and Mexico have better rendering in the last times, though there could be a surprise, because of the history that Uruguay has and being local the South Africans.

The cross of eights between the classified in the groups E and F appears as quite unbalanced because on the side of E and F , England and the United States appear as the favorites having to confront Argelia and Slovakia, meanwhile on the contrary, the group F appears as the uncertain final due to the enormous parity. Germans will have to confront Ghana, Serbia and the always complicated Australian team having already Italy suffered in eighth-final of the past World Championship.

Here there could happen another cross which will clear the World Championship of another strong candidate because we could have England-Germany, or well, England-Serbia or Germany-United States in the eighth-final.

For the final, a terrific group G, where for the first time in a long period Brazil would have to be eliminate with very hard teams as Ivory Coast or Portugal (completes North Korea with scarce chances), with which already one of the strong teams will not pass the first phase, meanwhile the two that will continue will have surely to confront Spain and possibly Chile, of great eliminatory. In the group H, Switzerland appears as arbiter and possible surprise and Honduras does not seem to be lucky participating with these teams.











martes, 1 de diciembre de 2009

Mejor jugador del mundo, pero discutido en su país

El periodismo especializado del fútbol europeo dio su veredicto: Lionel Messi, argentino, no sólo ganó el Balón de Oro de la prestigiosa revista "France Football", como mejor jugador de la temporada, sino que alcanza el récord de votos (473) y con una tremenda diferencia sobre su inmediato perserguidor, el portugués Cristiano Ronaldo (233). No admite ninguna duda sobre su enorme calidad, ni sobre su liderazgo mundial, que se plasma en el soberbio juego de su equipo, el Barcelona, actual campeón europeo, y español tanto de Liga como de la Copa del Rey y que va en busca del Mundial en unos días en Abu Dhabi, Emiratos Arabes Unidos.
Sin embargo, paradójicamente Messi, idolatrado en el mundo entero por su extraordinario juego, sigue generando dudas en su propio país, Argentina, acostumbrado a mirar solamente el resultado final, sin profundizar demasiado en los caminos para llegar.
Messi nació en un país sumido en una profunda crisis moral, a la que no ha llegado por casualidad, y que por esta misma razón pudo generar el hecho de que un político como Carlos Menem pudiera ganar tres veces una elección presidencial. En este caso, por razones que no dejan de tener un paralelo a las críticas que insólitamente ha tenido que recibir Messi cada vez que se ha puesto la camiseta argentina: el guiarse por el resultado y no por el trayecto. Si por ejemplo Menem privatizó (a precio vil) las principales empresas estatales, millones de argentinos sólo pueden recordar los primeros tiempos de bonanza a resulta del ingreso de dinero producto de estas ventas "casi regaladas", sin poder siquiera relacionar con que las crisis vividas posteriormente son también producto de haberse terminado aquella venta de "las joyas de la abuela". Con el juego de Messi sucede lo mismo. ¿Es acaso un hecho de brujería o divino, que el mismo jugador que brilla y luce tanto en el Barcelona, y se muestra tan feliz en este equipo, pueda repentinamente transformarse en un jugador insulso, de poca incidencia en un partido, a veces alejado por completo del balón, cuando se viste la camiseta argentina? todo indica que hay un proceso, una sucesión de hechos, para que ocurra semejante cambio. Lo hemos dicho infinidad de veces: en el Barcelona, Messi juega dentro de un determinado esquema, no sólo con dos asistentes de lujo como Xavi e Iniesta (por cierto, tercero y cuarto en la votación de la "France Football"), y un lateral como el brasileño Daniel Alves, que se abre por la punta derecha en cada ataque, sino que siempre tiene, como mínimo, tres opciones de pase cuando tiene posesión de la pelota: ya sea al propio Alves, a los dos volantes mencionados, que le llegan por atrás, y a sus dos compañeros de ataque, habitualmente el sueco Zlatan Ibrahimovic y el francés Thierry Henry pero pueden llegar a ser otros, ocasionalmente.
Esta valla de protección futbolística, por llamarlo de algún modo, hace que Messi, genio del movimiento con pelota, se siente mucho más dentro del mundo de la creación, cuando inconcientemente sabe que todo un equipo sintoniza la misma idea: jugar, divertirse, crear y marcar todo losgoles que sean posibles. En el Barcelona, Messi es el mejor entre grandes jugadores.
Por contrario, la selección argentina juega con complejos. Con un esquema con demasiados jugadores pensados para defender, para contener y muy pocos para atacar. Con dos líneas de cuatro, una defensiva y otra de volantes, de las que apenas si se desprenden jugadores hacia los dos atacantes por lo que tanto Messi, que juega engañosamente tan abierto por la derecha como en el Barcelona, como su habitual compañero (Higuaín, Agüero o Tévez, de acuerdo al caso), deben bajar muchísimos metros para tratar de hacerse con la pelota, y luego entrar a eludir adversarios en fila (sin equivocarse) para retomar la posición que ocupan naturalmente en sus equipos. Es lógico, por tanto, que no puedan jugar en la selección argentina como lo hacen en sus equipos.
Sin embargo, el impaciente público argentino, empujado por medios exitistas que anteriormente han vendido la idea resultadista de Carlos Bilardo (y otros que se han perdido en el tiempo), y guiado por la enorme publicidad que lógicamente rodea a un jugador fuera de clase como lo es Messi, no acepta explicaciones y exige lo que nadie puede generar por su cuenta: la misma magia que con la camiseta del Barcelona, olvidando que en vez de Xavi, Iniesta o Daniel Alves, se encuentran Maxi Rodríguez, el bueno de Jonás Gutiérrez y las inacabadas escapadas de Javier Zanetti para que sus centros terminen en la cabeza del defensor rival. Es decir que se exige que Messi sea el mismo que en el Barcelona, aunque sus compañeros sean otros. Que Messi tenga el don de permanecer exactamente igual que del otro lado del océano aunque todo su contexto (de compañeros, medios de comunicación y público) sea diferente. Menudo problema para el joven.
Messi representa la excepción para todo: no sólo porque se trata de un jugador que tuvo un ascenso vertiginoso a la fama, desde que debutara en primera división con apenas 17 años, sino que a su vez, se trata de un argentino sin hinchada propia, apenas levemente inclinado hacia Newells Old Boys, cuna de sus primeros movimientos futboleros. Un supercrack que puede llegar a integrar (si no integra ya) el club de los más grandes de la historia, con Alfredo Di Stéfano, Pelé, Beckenbauer, Johan Cruyff y Diego Maradona, pero que para algunos periodistas influyentes, no sería ilógico que fuera al banco de suplentes en el equipo nacional.
Si le ocurrió a Astor Piazzolla, o a Ernesto Guevara, o si José de San Martín o Jorge Luis Borges eligieron morir en el exilio, ¿por qué sería diferente con Messi? ¿Podrá algún día darle la selección argentina la misma posibilidad de brillar individualmente, que le brinda el Barcelona? Todo indica que demasiadas cuestiones culturales deberían cambiar para que eso ocurra. Mientras tanto, es visto en el mundo entero como el mejor futbolista, y en su país, se lo sigue discutiendo, en vez de elaborarse un proyecto en torno a su brillantez.

lunes, 30 de noviembre de 2009

El Barcelona y el Real Madrid respondieron a las expectativas (Jornada)

¡Qué bello que es el fútbol cuando las expectativas son las máximas y nos retiramos satisfechos de haber visto lo que esperábamos! Es cierto que para las estadísticas, y para el devenir de este campeonato de la liga española, el resultado final, con el 1-0 para el Barcelona, significa mucho más para los vencedores que para los vencidos del Real Madrid y representa también un cambio de timón en la clasificación, pero se puede decir que es lo de menos.
Lo importante es que los dos equipos llegaban con dudas por sus últimos rendimientos (especialmente los blancos), y por algunas lesiones, aunque ambos optaron por colocar de entrada a sus máximos símbolos: Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, pero que los dos decidieron jugarse todo en este clásico y el resultado final no pudo ser mejor: un gran partido, jugado con una tremenda intensidad y con mayor paridad que lo esperado.
Ambos, con las armas con las que cuentan, con la mayor honestidad, y buscando, a su manera, convertir en el arco rival, sin especulaciones, como debe ser y les cabe a equipos que ostentan tanto poderío individual. Si bien era de esperar que el Barcelona, mucho más trabajado y con una sólida base de años por tratarse de muchos jugadores de la cantera, tuviera más la pelota en su poder, con un juego más lucido y horizontal, el Real Madrid terminó llevando el mismo peligro hacia el arco de Víctor Valdez con un juego mucho más vertical y bien pudo haber marcado no menos de cinco goles pero se encontró con una gran labor defensiva de los catalanes, luciendo especialmente su dupla central, Puyol y Piqué. Las individualidades blancas que tanto han costado a la hora de ser fichadas, aún con poco espacio y tiempo para administrar la pelota, siempre encontraron la manera de lucir, de mostrar sus aptitudes, de llegar hasta la última línea del Barcelona, pero este equipo, que no por nada fue campeón de la Champions League, la liga española y la Copa del Rey en la temporada pasada, tiene demasiado claro lo que quiere y comandado por un Messi que ratificó a pleno por qué es el mejor jugador del mundo, se hizo muy difícil de soportar y aún así, se fueron al descanso con un empate sin goles.
El momento del gran cambio se produjo cuando el inteligente entrenador del Barcelona, Josep Guardiola, decidió hacer entrar al sueco Zlatan Ibrahimovic por un Henry que no dejaba de quedar casi siempre en offside. Ibrahimovic, de gran manejo, comenzó tirándose a la derecha como delantero, y lentamente fue acercándose al medio para conectar con Messi y la llegada de Iniesta y Xavi y en uno de los primeros ataques, pudo rematar con potencia un centro desde la derecha de Daniel Alves. Se sabe que cuando este Barcelona se pone en ventaja, ya es muy difícil revertirlo porque al tener buena conservación de la pelota, se complica quitársela. Pero este Real Madrid cuenta con demasiados buenos jugadores, y sumado a la expulsión de Sergio Busquets por doble amarilla, los blancos se encontraron con una situación propicia para empatar, que no llegó por demasiado poco.
Ya sobre el final, la expulsión de Lassana Diarrá equilibró las acciones, pero quedaba demasiado poco tiempo. El ingeniero Manuel Pellegrini intentó revertir las cosas por todos los medios, haciendo entrar a Benzema por Cristiano Ronaldo y a Raúl por Arbeloa, pero el Barcelona siempre fue un poco más.
El Real Madrid se fue vencido del Camp Nou, pero ningún seguidor del fútbol que tenga un mínimo conocimiento del juego podría asegurar que este equipo esté ya vencido. Al contrario. Hubo temporadas en las que los blancos empataron o ganaron en el Campo Nou y no dejaron tan buena imagen como éste que perdió por la mínima. Salió a ganar y jugó como un grande que es. Y para quienes vemos fútbol y esperamos tanto de estrellas tan consagradas, es de agradecer. El Real Madrid ayudó al espectáculo, pudo ganar y perdió. Son circunstancias del juego, de un deporte que suele tener ganadores y perdedores. Pero ser grande también hace al deporte, y el Real Madrid regresa a la capital española habiendo encontrado un buen camino. El reto ahora es profundizarlo. Para el Barcelona, es la ratificación de que lleva mucho tiempo eligiendo lo mejor, y sigue sin equivocarse.