Páginas vistas en total

Google+ Followers

martes, 30 de noviembre de 2010

El Barcelona le da una lección de fútbol al Real Madrid (Jornada)



Este clásico es de esos partidos tras los que uno, amante del fútbol por sobre todas las cosas, agradece haber tenido la suerte de haberlo podido ver in situ...


... en el excepcional Camp Nou, vestido, además, de fiesta como pocas veces. Porque no sólo el 5-0 exime de cualquier comentario sobre la diferencia de anoche entre los dos equipos, sino que ocurrió cuando más se esperaba un partido parejo, imprevisible, en el que cualquiera de los dos, a priori, parecía que podía ganar.

Todas las especulaciones, lógicas, entre la rivalidad de estilos entre José Mourinho y Josep Guardiola, entre la verticalidad y la solidez del Real Madrid contra la horizontalidad y la belleza visual del toque del Barcelona, se esfumaron demasiado pronto, cuando el árbitro Iturralde González pitó el inicio del partido y la pelota se puso en juego. Mucho antes, incluso, que el tempranero gol de Xavi, tocando a la salida de Casillas. Porque el Barcelona no cambió ni un ápice de su filosofía central de lo que significa el juego del fútbol, y cuando eso ocurre, como se comprobó anoche, no hay equipo en el mundo que se le resista. Y esto es por una sencilla razón: la concepción que proviene desde las mismas divisiones inferiores (anoche jugaron siete de los once titulares, salidos de ella, y luego ingresaron dos suplentes más), es la que desde hace años que en el fútbol argentino se ignora y hasta se osa discutir, y es que a la pelota hay que tenerla siempre, o hay que tratar, al menos, de tenerla siempre. Por un lado, porque esa posesión, bien administrada, genera que el equipo de uno dependa de sí mismo, y porque, si se lo quiere ver desde un triste planteo defensivo, si uno tiene el balón, por ende no lo puede tener el adversario. Es decir que es el mejor sistema defensivo porque es, incluso, preventivo.


Seguir leyendo en www.sergiolevinsky.com.ar

sábado, 27 de noviembre de 2010

Dos líneas opuestas para dos grandes equipos (Yahoo)




El lunes por la noche, Barcelona vivirá uno de sus partidos más esperados de los últimos tiempos, porque pocas veces un clásico entre el Fútbol Club Barcelona y el Real Madrid concitó más interés en el mundo, que el que se jugará ese extraño día por la Liga Española.


En este momento, no sólo estos dos grandes equipos de España no se sacan diferencias, sino que ambos brillan como pocas veces lo han hecho, sacando una enorme luz de ventaja en la propia Liga, en la que el equipo de la capital lidera con un punto de diferencia sobre el catalán, lejos del resto, que juega ya por otra cosa porque el título está reservado a uno de los dos, sino que en el concierto de Europa también son imparables, y salvo que los sorteos o los calendarios determinen otra cosa, es muy probable que esta temporada en Wembley tengamos una esperadísima final entre los dos.


Siga el artículo completo en www.sergiolevinsky.com.ar

viernes, 26 de noviembre de 2010

Two opposite lines for two great teams (Yahoo)



Monday night, Barcelona will live one of its most expected matches of the last times, because seldom a classic between the Futbol Club Barcelona and the Real Madrid aroused more interest in the world that the one that will be played this strange day by the Spanish League.


In this moment not only these two big teams of Spain aren’t obtaining a difference one over the other, but both shine as rarely was seen, taking out an enormous light of advantage in their own League in which the team of the metropolis is the leader with one point over the Catalonian, far away of the rest, that play already for something else because the title is reserved for one of them, but in the concert of Europe they are also unstoppable and except that the surveys or the calendars determine something else, it is very probable that this season in Wembley we shall have a very awaited final between both of them.


The Barcelona is already for years on the top of Spain and Europe and it is not
necessary to say that until the next World Championship of Clubs ends, it is the official world champion, that besides adds an important datum to be recalled that if they did not repeat the Champions League en 2010 it was only because they were eliminated in semi finals by scarcely a goal by the very hard Inter that had not won a Continental contest since 1965 and was conduced nothing less but by the same coach that on Monday will step the grass of the Camp Nou, the Portuguese José Mourinho, adding in that manner a dramatic deed to everything that will be footballistically played in this great match.


Mourinho has a very particular history and in the last decade he turned into the
best coach of the world and besides he goes for the third Champions League with a third different team (before he won it with the Porto in 2004 and the cited Inter in 2010), and he was able to eliminate Barcelona in their own Camp Nou resisting great part of the revenge match with ten players against eleven, it should be recalled that his initiation in the great football was just in the Barcelona as assistant of the already passed away Bobby Robson, and then continuing at the side of Louis Van Gaal.

Barcelona’s fans contrasting the nice character of their coach Josep Guardiola (who coincides with Mourinho in the team of those years), use to make fun of the Portuguese shouting “translator, translator” because this was originally the reason of Mourinho’s arrival to the technical crew of Robson, but it was known through different biographies on the present coach of the Real Madrid that his permanence was far due to his knowledge of languages and his notes on the rivals sent to be studied were remarkable, near to the perfection.

When few believed that Mourinho could crystallise in the Real Madrid his great job in an spectacular Inter, that won triplet the last season (Italian league, Cup and Champions), in scarcely three months of work his hand has started to be noted in a very strong team, in which at last all the registrations appear to yield, and in which, it seems, that nobody has interference in the technical crew establishing a perfect communications with a difficult personality and coming out form the executive World as the club’s president, Florentino Pérez.


The results can be seen and the Real Madrid not only maintains unbeaten in the three competitions in the mid of season but maintains a spectacular work
Barcelona’s fans contrasting the nice character of their coach Josep Guardiola (who coincides with Mourinho in the team of those years), use to make fun of the Portuguese shouting “translator, translator” because this was originally the reason of Mourinho’s arrival to the technical crew of Robson, but it was known through different biographies on the present coach of the Real Madrid that his permanence was far due to his knowledge of languages and his notes on the rivals sent to be studied were remarkable, near to the perfection.

When few believed that Mourinho could crystallise in the Real Madrid his great job in an spectacular Inter, that won triplet the last season (Italian league, Cup and Champions), in scarcely three months of work his hand has started to be noted in a very strong team, in which at last all the registrations appear to yield, and in which, it seems, that nobody has interference in the technical crew establishing a perfect communications with a difficult personality and coming out form the executive World as the club’s president, Florentino Pérez.


The results can be seen and the Real Madrid not only maintains unbeaten in the three competitions in the mid of season but maintains a spectacular work
Barcelona’s fans contrasting the nice character of their coach Josep Guardiola (who coincides with Mourinho in the team of those years), use to make fun of the Portuguese shouting “translator, translator” because this was originally the reason of Mourinho’s arrival to the technical crew of Robson, but it was known through different biographies on the present coach of the Real Madrid that his permanence was far due to his knowledge of languages and his notes on the rivals sent to be studied were remarkable, near to the perfection.

When few believed that Mourinho could crystallise in the Real Madrid his great job in an spectacular Inter, that won triplet the last season (Italian league, Cup and Champions), in scarcely three months of work his hand has started to be noted in a very strong team, in which at last all the registrations appear to yield, and in which, it seems, that nobody has interference in the technical crew establishing a perfect communications with a difficult personality and coming out form the executive World as the club’s president, Florentino Pérez.


The results can be seen and the Real Madrid not only maintains unbeaten in the three competitions in the mid of season but maintains a spectacular work
Barcelona’s fans contrasting the nice character of their coach Josep Guardiola (who coincides with Mourinho in the team of those years), use to make fun of the Portuguese shouting “translator, translator” because this was originally the reason of Mourinho’s arrival to the technical crew of Robson, but it was known through different biographies on the present coach of the Real Madrid that his permanence was far due to his knowledge of languages and his notes on the rivals sent to be studied were remarkable, near to the perfection.

When few believed that Mourinho could crystallise in the Real Madrid his great job in an spectacular Inter, that won triplet the last season (Italian league, Cup and Champions), in scarcely three months of work his hand has started to be noted in a very strong team, in which at last all the registrations appear to yield, and in which, it seems, that nobody has interference in the technical crew establishing a perfect communications with a difficult personality and coming out form the executive World as the club’s president, Florentino Pérez.


The results can be seen and the Real Madrid not only maintains unbeaten in the three competitions in the mid of season but maintains a spectacular work
and on the other side, typical of Mourinho’s teams with a verticality of his game and enviable capacity of goal in his two forwarders, Gonzalo Higuaín and specially a very motivated Cristiano Ronaldo.


Of course that in front, the Real Madrid will have a Barcelona that conserves all the movements and structure that put them on the summit of World football and with an aesthetic idea comparable to the teams of remote times and with an unstoppable Lionel Messi who is obtaining an incredible achievement to over pass his own goal-average in the last season and has already consecutive eleven matches marking and 21 goals before arriving to the middle of the course 2010/11.

That is why, besides of the duel between both of the greatest of Spain and maybe of Europe, and of the contrasting between two coaches of opposite styles (it is known that the Barcelona likes a certain horizontal game, of ball possession before arriving to the goal position), there will be a third duel in the own field of game, though football is a collective sport: that of Cristiano Ronaldo and Messi, considered, at present, both the best players in the world.

But this Spanish classic has more elements that enrich it and it is that having both got up so much in the league over the rest, this is almost suspended to what both will do between themselves in the two matches that will confront them during the season, so an eventual triumph of the Real Madrid in the Camp Nou,

resides receiving four points of advantage over the defeated, and will signify in the average between both, to draw a distance that will oblige Barcelona in the revenge to win in the Santiago Bernabeu.

In change if the Barcelona and specially in the case of tie, the league will continue open to any stumble of any of the two teams or their confronting in the
revenge in 2011 in Madrid.

Undoubtedly, today, Barcelona-Real Madrid is the great match of the World of the football, and the eyes of the planet are posed thereon.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Las dos caras de Mourinho en un solo partido (Jornada)



Pocas veces, una actuación del Real Madrid, en una fase inicial de Champions League, había sido una demostración tan grande de juego de conjunto, de contundencia, de fútbol bien jugado, de concepto de equipo.


Es más: si algún hincha del Barcelona estuvo viendo anoche por televisión la goleada de Real Madrid al Ajax en el hermoso estadio Amsterdam Arena por 4-0 (la mayor sufrida por el equipo holandés en toda su historia de la Champions como local), por primera vez en años, habrá dudado sobre si en el tan esperado superclásico del próximo lunes en el Camp Nou, su equipo efectivamente va a ganar, algo que no le ocurría en situaciones anteriores.

Es que este Real Madrid tiene, por fin, el sello de uno de los más grandes entrenadores del mundo contemporáneo, el portugués José Mourinho, quien ya fue campeón de Europa con el Porto y con el Inter, y llega a la Casa Blanca para volver a repetir la hazaña, y no hay dudas de que está en el buen camino y los suyos siguen invictos en todas las competencias cuando la temporada ya lleva tres meses casi completos.

Guste o no (aunque a la gran mayoría termina conformando), el Real Madrid es un equipo. Lo tiene todo, desde un impresionante arquero como el campeón mundial Iker Casillas, una gran defensa en la que acertó con el fichaje de su compatriota Ricardo Carvalho, a quien conocía del Chelsea, un mediocampo con buen pie, lujos y conexión con el ataque, un formidable enganche en el turco-alemán Mezut Özil, y una temible delantera con Cristiano Ronaldo y Gonzalo Higuaín.

Sin embargo, al no jugarse demasiado porque un empate le bastaba para quedar primero en el grupo y ya clasificado para octavos de final, y a días del gran partido frente al Barcelona por la Liga, “Mou” se dio el lujo de colocar a Karim Benzema por Higuaín, a Lass Diarrá por el alemán Sami Khedira, y corrió a Sergio Ramos de central para colocar a Álvaro Arbeloa por un lateral y a Raúl Albiol como segundo central. Es decir, jugó y goleó al Ajax en Holanda con cuatro suplentes, un lujo que muy pocos se pueden dar en el mundo.

Sin embargo, a falta de cinco minutos para un partido en el que ya nada se jugaba, entre la resignación de los holandeses y la tranquilidad de los madridistas, las cámaras de TV enfocaron hacia el banco de suplentes visitante, en el que un distendido Mourinho hablaba constantemente con su arquero suplente Dudek, tapándose la cara con su mano, como para que no se pudiera saber qué le decía.

Pasaron segundos para que Xabi Alonso fuera expulsado, inexplicablemente si es por el partido, al demorarse en sacar un tiro libre, cosa extraña si su equipo va ganando por cuatro goles y el empate le sirve para ganar el grupo. Pero la cosa no termina allí y a los pocos segundos, Ramos, que demoraba también en un saque de arco, se va expulsado y el Real Madrid termina el partido con nueve jugadores.

La Televisión Española, estatal, que tiene los derechos de la Champions para su país, llegó a enfocar no sólo el diálogo Mourinho-Dudek sino cómo enseguida, el arquero suplente se acercó detrás de la valla de Casillas para a su vez transmitirle algo, que evidentemente llegó a oídos de Alonso y de Ramos.

Posteriormente, en su tradicional programa radial “El Larguero” (el travesaño) por la Cadena Ser, un colaborador comentó que la TV holandesa llegó a enfocar a Xabi Alonso a quien se le lee los labios cuando dice “¿Que me haga autoexpulsar?”. Y todo para purgar la pena de suspensión en la última fecha de la fase de grupos y llegar limpios a los octavos de final.

Si se comprueba esta imagen y si tiene validez el documento visual, tanto Alonso como Ramos acaso deban purgar penas mucho mayores de acuerdo a lo que decida el Tribunal de Disciplina de la UEFA, arriesgando a dejar a su equipo sin dos refuerzos muy importantes de cara a la fase final de una copa que el Real Madrid no gana desde 2002 y desde hace cinco años que no logra superar los octavos de final.

Evidentemente, en Amsterdam, se vieron las dos caras de Mourinho y el enorme grado de cinismo que hay en el fútbol profesional y que en la Argentina existe y se manifiesta casi siempre desde la misma prensa hasta los protagonistas de un hecho puramente antiético como es el provocar una sanción a uno mismo para purgarlo en partidos sin importancia y llegar sin presiones al partido que efectivamente se quiere jugar.

Y aquí entra el debate ético de siempre. ¿Todo pasa por ganar, aún haciendo jugar bien al equipo, o la ética pasa por el comportamiento diario, sin que sea decisiva la importancia de cada partido, sino que tiene que ver con la forma de vivir y de encarar la profesión en cada uno de los jugadores y entrenadores? Por eso, como nunca, anoche en Amsterdam pudo verse al verdadero Mourinho, o mejor dicho, a las dos caras de una misma personalidad.

lunes, 22 de noviembre de 2010

Messi es el gran ganador del Argentina-Brasil (Yahoo)



Si hubo un ganador en el partido amistoso entre Argentina y Brasil, en Doha, el pasado miércoles, sin dudas fue Lionel Messi. El supercrack del Barcelona, autor del único gol en la última jugada del partido, pudo espantar varias sentencias que lo rodeaban en apenas noventa minutos.
Entre ellas, se decía que en vista de lo ocurrido en el pasado Mundial de Sudáfrica, no se trataba de un jugador con mucho carácter y que en la selección argentina no rendía lo que en el Barcelona. Lo cierto es que Messi fue el único jugador de su equipo que en los días previos al partido con Brasil, dijo con claridad que “ya es hora de ganarle porque hace cinco años que no lo conseguimos y hay que vencer como sea” y no se quedó en la frase sino que fue quien, con determinación, forzó la definición en la última jugada con una apilada al estilo de las que suele realizar en su club.
Pero no sólo eso. Este Messi ya tiene hasta un físico mucho más de hombre que de muchacho, cuando se encuentra a medio año de cumplir los 24, una edad que en el fútbol ya no es de juveniles, y comienza a notarse su peso específico en el plantel argentino, en el que toma decisiones, es líder fuera de la cancha, y en cualquier momento se va a producir el traspaso de la cinta de capitán de su compañero en el Barcelona y amigo, Javier Mascherano, quien comprende la situación y sabe bien que este momento es apenas una transición.
Cuando finalizó el partido, en la conferencia de prensa, el confirmado entrenador argentino Sergio Batista, fue rotundo con la situación de Messi y marcó un antes y un después. “Él es muy importante para el grupo dentro y fuera de la cancha, y el grupo lo escucha mucho”. Esta frase es completamente nueva y marca la enorme distancia con el Messi que jugó el Mundial de Sudáfrica, opacado por la mediática y expansiva figura de su anterior entrenador, Diego Maradona, con quien compite ante los argentinos por ser ante ellos el mejor jugador de la historia.
Batista, en cambio, también campeón mundial en México 1986 como volante central, comprende que su función no es la de estar por encima de los jugadores sino apenas por detrás de ellos, casi imperceptible, sin necesidad de polémica alguna, y entiende que este es el momento de Messi, el tiempo de su definitiva maduración y de su explosión como supercrack mundial, con todo el marketing que eso genera en los alrededores del equipo argentino y con todo lo que eso puede dar en este momento a la AFA.
Por eso, Batista también comprendió que el equipo argentino debe estructurarse alrededor de su mejor jugador y dispone una táctica que él define como “4-3-3”, aunque por lo que se vio ante Brasil, al menos, es más un “4-2-3-1”, porque el entrenador dice que la línea de tres atacantes la componen Messi, Higuaín y Di María, pero tanto Messi como el extremo izquierdo del Real Madrid parten más atrasados, casi como alas desde tres cuartos y no se paran tan adelante.
Lo cierto es que Batista busca un equipo argentino que toque más la pelota, que la administre mucho tiempo y que esté compuesto por jugadores técnicamente dotados, pero no parece haberlo conseguido ante Brasil porque una de las nuevas estrellas, el volante del Palermo Javier Pastore, no pudo tener continuidad en el juego y no hubo mucha conexión con la ofensiva, si bien en buena parte de esto, hay mérito de Brasil y su propio juego.
Batista debe leer bien lo ocurrido porque tras el partido, y aún perdiendo sobre la hora, el entrenador brasileño Mano Menezes acertó en su diagnóstico: “no me parece mal resultado aún cuando casi empatamos, porque Argentina casi no nos llegó y nosotros jugamos con un equipo compuesto por mayoría de jugadores que no estuvieron en el Mundial pasado”.
Para Brasil fue una buena prueba. Menezes sigue con la idea de probar jugadores, entre ellos, dándole una oportunidad a Ronaldinho, que a sus 30 años era el más veterano del plantel (se vieron algunas cosas interesantes pero es evidente que no pasa por su mejor momento), sin poder contar en el ataque con los lesionados Pato (Milan) y Ganso (Santos) y con mucho panorama para el futuro.
El gran problema que afronta Brasil en este ciclo hasta su propio Mundial 2014 es la tremenda presión popular y especialmente mediática a la que está sometido por la obligación de tener que ganar la sexta Copa del Mundo tras haber perdido la anterior oportunidad en 1950.
La prensa brasileña cita como un hecho de mucha presión que Brasil no tenga que jugar por la clasificación al Mundial (al tener garantizada una plaza por ser local), razón por la cual no deberá jugar los nueve partidos de local ante equipos sudamericanos y reemplazará las dieciocho fechas FIFA con partidos amistosos, pero casi todos serán en el exterior, por lo que su propio público casi no tiene la oportunidad de ver en acción a sus jugadores cuando más que nunca se necesita una cercanía con la “torcida”.
Esta fue la razón por la que el presidente de la Confederación Brasileña (CBF), Ricardo Texeira, yerno del ex presidente de la FIFA Joao Havelange, pidió a Menezes en una reunión el día previo al amistoso ante Estados Unidos durante este año, que trate de ver la forma de acercar al equipo a la gente, pero termina 2010 y de los doce partidos jugados, la selección brasileña los disputó todos en el extranjero y ya el próximo amistoso, en febrero, será en París ante Francia.
Si Brasil mantiene a sus jugadores lejos de la gente, todo lo contrario parece que ocurre con Messi, quien hasta otorgó en sus últimas horas en Qatar una entrevista exclusiva al diario Clarín, el de más venta de la Argentina, y en el que revela que al dejar el fútbol, su propósito es regresar a vivir a su país.
Lejos del sufrimiento en el Mundial de Sudáfrica, en el que lloró a mares el día de la eliminación ante Alemania en la intimidad del vestuario, Messi va sonriendo y ganando su lugar en la selección argentina.

Messi is the great winner of Argentina-Brazil (Yahoo)



If there was a winner in the friendly match between Argentina and Brazil, in Doha, the last Wednesday, it was, undoubtly, Lionel Messi. The supercrack of the Barcelona, author of the single goal in the last moment of the match, he could frighten away several sentences that were surrounding him in only ninety minutes.
Among them, it was said that in view of what happened in the past World Championship in South Africa, it did not concern a player with much character and that in the Argentinean team he did not render same as in Barcelona. The truth is that Messi was the only player of his team that in days previous to the match with Brazil said clearly that “it is already time to win them because in the last five years we didn’t and it is necessary to win at any cost” and this did not stay in a sentence only but it was him, with determination, made the effort to define in the last minute with a play of style which he uses to perform in his club.
But not only this. This Messi has already even the physic much more of a man than of a boy, when he is a half year from the 24, an age that in football is not of juveniles anymore and it begins to show his specific weight in the Argentinean team in which the one that takes decisions is leader outside the stadium and in any moment there will produce the transfer of the captain ribbon of his companion in the Barcelona and friend, Javier Mascherano, who understands the situation and knows well that this moment is a transition only.
When the match ended, in press conference the confirmed Argentinean coach, Sergio Batista, was firm with Messi’s situation and marked a previous period and the future one. “He is very important for the group, inside and outside the game field and the group listens to him a lot”. This sentence is completely new and marks the enormous difference with the Messi who played in the World Championship in South Africa darkened due to the mediatic and expansive figure of the former coach, Diego Maradona, with whom he competes in front of the Argentineans to be before them the best player in the history.
Batista, in change, also champions in México 1986 as central midfielder, understands that his job is not that to be over the players but slightly behind them, almost imperceptible, without needing polemic and understands that this is the moment for Messi, the time of his definitive maturing and exploitation as World supercrack, with all the world marketing that this generates around the Argentinean team and with all that this may give in this moment to AFA.
That is why Batista also understood that the Argentinean team should be structured around its best player and dispose a tactic that he defines as “4-3-3”, though what was seen in front of Brazil, at least, it is more “4-2-3-1”,because the coach says that the line of three attackers is composed by Messi, Higuaín and Di María, but Messi as well as the left extreme of the Real Madrid start more behind, almost as from three quarters and do not stand so much forward.
The truth is that Batista looks for an Argentinean team to touch the ball more, to manage it long time and to be composed by players technically talented, but it seems he did not obtain it vs Brazil because one of the new stars, the midfielder of the Palermo Javier Pastore, could not have continuity in the game and there was not much connection with the offensive, though in good part of it, the merit was of Brazil and their own game.
Batista should read well what happened because after the match and still losing on the last minute, the Brazilian coach Mano Menezes ascertained his diagnosis: “it does not seem, to me, a bad result even as we almost tied because Argentina almost did not reach us and we play with a team composed by majority of players that weren’t in the last World Championship”.
For Brazil it was a good test. Menezes continues with the idea to test the players, among them, giving the opportunity to Ronaldinho, who at his 30 years was the most veteran of the group ( there were seen some interesting things but it is evident he does not pass through his best moment), not being able to count in the attack with injuried Pato (Milan) and Ganso (Santos) and with great panorama for the future.
The big problem of Brazil in this cycle until their won World Championship 2014 is the terrific popular pressure and particularly the mediatic they are undergoing due to the obligation to win the sixth World Cup after having lost the former opportunity in 1950.
The Brazilian press cites as a big pressure that Brazil has not the obligation to play for the classification for the World Championship (as they have assured the place for being locals), so they will not be obliged to play the nine matches at home vs South American teams and will replace the eighteen FIFA dates with friendly matches, but all will be abroad, so their own public will have almost no opportunity to see in action their players when more than ever a proximity with the “torcida”.
That was the reason due to which the president of the Brazilian Confederation (CBF), Ricardo Texeira, son-in-law of the ex president of the FIFA Joao Havelange, asked Menezes in a meeting the day before the friendly match vs the United States during this year, to try to see the way to approximate the team to people, but ends 2010 and of the twelve matches played, the Brazilian team did all abroad and already the next friendly, in February will be in Paris vs France.
If Brazil maintains their players far from the people, all the contrary that happens with Messi who even granted in his last days in Qatar an exclusive interview to the newspaper of the major sale in Argentina, Clarin, in which he says that when he leaves football his project is to return and live in his country.
Far from the suffering in the World Championship of South Africa, where he wept a lot in the intimacy of the lockers room, the day of the elimination vs Germany, Messi smiles and wins his place in the Argentinean team.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Desvelando al fútbol qatarí



Mientras uno de los grandes clásicos de todo el mundo se juega en el lujoso estadio Khalifa (remodelado en 2006 y con capacidad para cincuenta mil espectadores en medio del oasis de Doha, ciudad construida en medio del desierto y con construcciones permanentes de nuevos rascacielos y casas que parecen de Rasti, todas de color salmón, los aficionados, muchos con túnicas y sandalias), los hombres de blanco, por lo general, y las mujeres todas de negro, arman, impensadamente, la famosa ola mexicana.
Parecen gozar, humildes e ingenuos, tal vez, de un espectáculo hartamente promocionado y que en verdad, obedece a una sola idea, la de tratar de llevar a Qatar a ser sede del Mundial 2022, para el que se presenta como candidato, aunque eso signifique construir nada menos que nueve estadios en una década, muchos de los cuales seguramente serán desmontables.
Como en todo el mundo, aunque sin los conocimientos más que básicos sobre el deporte, dado que la atención está puesta fundamentalmente en las superestrellas que vende el sistema (y en especial, Inglaterra por su penetración cultural en estas tierras), el fútbol iguala a todo tipo de aficionados, desde los acaudalados qataríes que viven un mundo de lujo gracias a los impresionantes ingresos por el petróleo que abunda en estos lares (las empresas están obligadas por ley a contratar al menos un cinco por ciento de los nativos, aunque no tengan una actividad concreta parea hacer), hasta a los inmigrantes, generalmente provenientes de los países vecinos como India, Nepal o Bangladech, que viven en zonas completamente alejadas de los qataríes y que envían mucho de lo que ganan a sus familas de origen.
No pareció que los nativos tomaran partido por ninguno de los dos equipos, y por empatía hacia unos u otros, iban alentando aplaudiendo y gritando apenas los nombres de los dos países. Pero no parecen dominar la táctica, salvo casos excepcionales.
Aún así, en Qatar sabían durante los días del promocionado partido de Argentina y Brasil, que los ojos del mundo futbolístico estarían puestos en ellos y por eso, como dinero no es lo que falta, decidieron invertir fuertísimas sumas en invitaciones de todo tipo, mientras sea alguien reconocido y ligado al deporte y preste su nombre para la publicidad, o la foto para su promoción. Así es que se montó un Dome apenas frente al estadio Khalifa bajo pretexto de un "congreso" para que ex tenistas de la talla de John Mc Enroe, Bjorn Borg o Ille Nastase, dijeran lo que fuera, y lo mismo ocurrió con José Pekerman, Bora Milutinovic, el presidente del Barcelona, Sandro Rosell (quien en verdad pudo haber estado en el amistoso entre España y Portugal, que presentan candidatura conjunta para el Mundial 2018 pero los catalanes parecen no estar por la labor), y los argentinos Mario Kempes y Osvaldo Ardiles así como el entrenador del Manchester United, Alex Fergusson. Esto último no tiene nada de casual porque las malas lemguas dicen que Inglaterra y Qatar pactaron ayuda mutua para apiyarse en las candidaturas de los dos mundiales, los británicos para 2018 y los asiáticos para 2022.
Pero nada se entiende de esta candidatura de Qatar sin entender la fuerza de Mohamed Bin Hamman, su hombre fuerte y a su vez, presidente desde 2002 de la Asian Football Confederation (AFC) y quien relanzó la Liga de Campeones asiática y aceptó la inscripción de Australia en la entidad.
Mencionado por el periodista Andrew Jennings en su libro "Tarjeta Roja" sobre el mundo de la FIFA como uno de los personajes más corruptos del fútbol, se recuerda allí que para el Mundial 2002 aparecieron entradas vendidas en el mercado negro, especialmente correspondientes al partido Argentina-Suecia, que estaban a su nombre, aunque la FIFA no pareció demasiado interesada en investigar. O sí, cuando a principios de 2010, Bin Hamman apareció diciendo que no es partidario de otra reelección del suizo Joseph Blatter en 2011 porque ya con tres mandatos (es presidente desde 1998) es suficiente. Blatter corrió hacia Qatar en abril, y convenció, al parecer, a Bin Hamman porque al regreso manifestó que "la familia del fùtbol está unida" porque entre los 208 países afiliados "no hay más que una propuesta". Claro, la suya misma.
Por el momento, Bin Hamman se postula para la reelección en la AFC pero no renuncia a presidir la FIFA en algún momento, y sabe bien dónde está la clave del movimiento. Muchos se preguntaban cómo en un clásico como Argentina y Brasil, a pocos días de la decisión de la FIFA de las sedes de los mundiales 2018 y 2022, no estuvieron los embajadores oficiales de la candidatura de Qatar, Josep Guardiola, Ronald De Boer o Gabriel Batistuta. "No hay que confundirse, ellos siempre vienen, pero ahora están donde deben estar", nos cuenta un asesor. Y ese lugar no es otro que Soccerex, la feria más importante del fútbol mundial, que este año se lleva a cabo en Río de Janeiro, Brasil. Allí están presentes los que realmente interesan, los de la industria del fútbol, los que negocian los votos, y no en la "gilada" del Khalifa, donde los multimillonarios y los inmigrantes hacen la ola y hurgan con sus ñatas contra el vidrio de la zona mixta para ver aunque sea un segundo a Messi o Ronaldinho.
Al cabo, son 46 votos, que no es moco de pavo a la hora de lo mucho que se juega en la "familia" del fútbol y entonces, no es nada pagar dos millones de dólares a cada una de las dos federaciones sudamericanas para un clásico promocional, ni convencer al mundo del fútbol que 45 grados a la sombra en junio no son nada cuando hay sólidas y convincentes propuestas a los pares.
Mientras, los taxistas, con acento indio o de Bangladesh, nos preguntan con interés si aún hay chance de ver aunque sea de lejos a Messi o Ronaldinho. Les decimos que ya no, que ya se fueron, pero que siempre hay tiempo de que regresen. Y vaya si hay chances de que eso ocurra, tratándose de Qatar, y de Bin Hamman.

Batista entierra a Maradona convirtiendo a Messi en su estrella (DPA)



Doha, (dpa) - Sergio Batista enterró la era Diego Maradona convirtiendo a Lionel Messi en la única estrella del equipo. El nuevo seleccionador argentino apartó los focos del banquillo para ponerlos sobre el campo y sacar el máximo rédito del "crack" del Barcelona.

"Tenemos al mejor jugador del mundo, y lo aprovechamos", dijo Batista, de habitual perfil bajo, en su primera rueda de prensa como técnico confirmado, después de que Messi anotara en el descuento en una magnífica jugada el 1-0 con el que Argentina se impuso en Doha a Brasil en partido amistoso.

Desde que finalizó el Mundial, en julio, la selección argentina pasó de tener como eje central a su entrenador, Diego Maradona, a tener a su máxima figura, Messi.

Con esa frase, Batista no sólo suma argumentos en favor de su mejor hombre en el equipo, quien además lo respaldó cuando aún ocupaba el cargo de forma interina, sino que encontró una forma de trazar una clara línea divisoria con el estruendoso ciclo anterior, que terminó con una derrota por 4-0 ante Alemania en los cuartos de final de Sudáfrica 2010.

Muchas cosas han cambiado con Batista. Argentina es ahora un equipo con un entrenador que no sobresale, que habla poco, no genera conflictos y es respetado como ex campeón mundial en México 1986, al igual que su ayudante, José Luis Brown.

En el aspecto táctico, Batista apuesta por un 4-3-3 similar al que practica España, que ganó el Mundial en base a unos valores que el técnico quiere para su equipo: la posesión de la pelota y su buena administración.

Ante Brasil, sin embargo, el sistema de 4-3-3 no se vio con tanta claridad y en cambio se pareció mucho más a un 4-2-3-1, con los dos supuestos extremos, Messi y Angel Di María, retrasados en tres cuartos, en una misma línea que Javier Pastore, quedando solamente Gonzalo Higuaín como delantero nato.

En cambio, se nota ya la intención de Batista de acercar las líneas, especialmente en la mitad de la cancha. Eso le resta algo de la potencia ofensiva que exhibía Maradona, que optó por centrar su fuerza en la línea de ataque y no en sus volantes. En cualquier caso, a Batista le faltaron, entre otros y por lesiones, atacantes como Carlos Tévez, Diego Milito o Sergio Agüero.

Batista podría ir dando entrada en el grupo a una figura naciente como Javier Pastore y a otra que forma parte del pasado como Juan Román Riquelme, que se apartó del equipo nacional tras una discusión con Maradona. Pero el gran referente es Messi.

"Él es muy importante para el grupo, adentro y afuera de la cancha, y el grupo lo escucha mucho", sostuvo Batista, que quiere dejar claro que los tiempos son otros, y que ya "La Pulga" no es más aquel pequeño taciturno que solía escapar de las cámaras y los micrófonos.

Hoy, Messi parece ya estar muy cómodo con la camiseta argentina, con el grupo y con un entrenador que prefirió un perfil bajo para que el mejor jugador que tiene sea la estrella real del equipo.

¿Será el comienzo de la era Messi en la selección argentina? (Jornada)



Desde Doha, Qatar

No fue lo mismo de siempre. Se le ganó, por fin, a Brasil luego de cinco años de derrotas y desilusiones, fue sobre la hora, para terminar con los fatalismos, y el autor del gol y en una bonita apilada con remate cruzado, fue nada menos que el mejor jugador del mundo, Lionel Messi.
Muchos indicios de que hay cosas que comienzan a cambiar en la selección argentina post mundialista, y si nos atenemos a lo que dijo Sergio Batista, el entrenador, en la conferencia de prensa, comienza a estar más que claro: “tenemos al mejor jugador del mundo y lo aprovechamos”. Al pan, pan y al vino, vino. Pero…¿sólo quiso decir eso? El tiempo lo dirá.
Lo claro es que Messi se encuentra en su mejor momento desde que es convocado a la selección mayor. Como también dijo Batista, “es muy importante para el grupo dentro y fuera de la cancha y el grupo lo escucha mucho”, es decir, lo colocó por primera vez en una función de líder que el gran público desconocía desde la imagen de aquel chico tímido, retraído, casi ausente, y de pocas (y cortas) palabras.
Pero Messi ya es un hombre, ha acumulado experiencia internacional, ha pasado por buenas y malas, y como mejor jugador del mundo le costó entender cómo en el pasado Mundial, con tanto marketing a cuestas, terminó siendo eclipsado por un entrenador que no pudo frenar de aparecer en cada luz de neón que se prendió, y en cada debate que apareció.
Hoy, mucho cambió en el entorno de la selección argentina y al menos se volvió a la normalidad en un sentido fundamental: los jugadores (especialmente Messi, que es el mejor de todos) son más importantes que el entrenador, que se mantiene en un discreto segundo plano y que no polemiza innecesariamente.
¿La selección argentina ya va consiguiendo lo que quiere Batista? El entrenador argentino, en su debut como ya confirmado en el cargo, no se engaña y lo dijo claramente. Ya se iba del estadio Khalifa con la idea de un empate que dejaba elementos positivos y negativos para el análisis, como la escasa profundidad, el problema de la Messi-dependencia en la elaboración de juego, cuando el crack del Barcelona, en su equipo, está para la puntada final pero la creación y el armado pasan por Xavi e Iniesta.
También Batista deberá definir bien su esquema inicial de 4-3-3, que suena a clásico pero que a la hora de la verdad, termina siendo por muchos momentos del partido un 4-2-3-1 porque Gonzalo Higuaín queda solo arriba, y en verdad tanto Messi como Angel Di María terminan siendo volantes cercanos a un Javier Pastore de excelente futuro, pero que no encontró todavía su mejor posición.
Tampoco atrás el panorama está tan claro y se necesita definir mejor lo de los marcadores de punta, si la idea es que sean puros. Es posible que Batista no encuentre un lateral izquierdo que pueda reemplazar a Gabriel Heinze pero al menos éste no pasó al ataque y se limitó a marcar, dejando esa función a otros que saben más.
Tampoco hay que engañarse con el resultado. Se le ganó a un Brasil inexperto en muchos casos, con jugadores que siendo cracks no son titulares habitualmente (Daniel Alves, Ronaldinho, que regresó tras no haber estado en Sudáfrica), aunque varios de ellos tienen destino de Mundial en 2014.
Fue parejo, y hasta por momentos con un leve dominio de Brasil y también es cierto que Messi no tocó la pelota por varios minutos. Pero también es cierto que como dijo Batista, bien pudo sacar a la cancha un volante en el segundo tiempo, para asegurar el empate, y se jugó por otro atacante (Ezequiel Lavezzi).
Son pequeños indicios de una selección que empieza a rodar, adentro de la cancha, buscando su funcionamiento, afuera de ella armando un grupo que ya va aceptando otros códigos y en el que los jugadores, verdaderos protagonistas, lucen más que el entrenador.
Sería bueno saber si este esquema de Batista, de 4-3-3, puede convivir con la idea de un manager como Carlos Bilardo, que tiene otra visión del juego.
Pero en todo caso son incógnitas que se resolverán en el futuro cercano. Por el momento, algo cambió y se acabó la mala racha con Brasil, y el mismo Messi que en la semana fue el único que se animó a decir que a los eternos adversarios “hay que ganarles sí o sí”, fue el que se empeñó hasta el último segundo en conseguirlo. Muy buenos indicios que llevan a un moderado optimismo.

martes, 16 de noviembre de 2010

La Copa América está lejos, pero va tomando forma (Yahoo)



Cuando el 1 de julio de 2011 en el remodelado Estadio único de la ciudad de La Plata reciba a la selección boliviana, comenzará a rodar el sueño de la selección argentina y su legión de aficionados que no la ven ganar un título desde que obtuviera por última vez la Copa América en Ecuador 1993.

Ya en 2011 se cumplirán dieciocho años de aquel momento en el que Gabriel Batistuta, paradójicamente uno de los candidatos a integrar el nuevo cuerpo técnico del equipo que ahora dirige Sergio Batista, marcó los dos goles de la final ante México y consagró al equipo argentino. Lo dirigía Alfio Basile, que luego llegó hasta el Mundial de Estados Unidos 1994 y tuvo un segundo período entre 2006 y 2008, y aquel primer ciclo, en el que Argentina llegó a permanecer treinta y tres partidos invicto, terminó mal, en una angustiosa clasificación al Mundial luego de vencer por la mínima diferencia a Australia y con el regreso de Diego Maradona a las canchas.

Por eso, la ansiedad de muchos está centrada en una Copa América que Argentina no organiza desde 1987, cuando extrañamente, un año después de ser campeón mundial en México, no pudo conseguir el título en su propia casa al caer ante Uruguay en semifinales y luego ante Colombia (nuevamente rival ahora aunque sin Carlos Valderrama y aquella generación dorada) por el tercer puesto, aún con Maradona y Caniggia.

Pero desde ya que Argentina (selección que más títulos de Copa América posee, 14 al igual que Uruguay) no está sola y tendrá duros rivales, aunque por esas casualidades de la vida en la Conmebol, siempre los locales salen favorecidos en los sorteos que organiza la entidad sudamericana, y de hecho, Colombia siempre representó un fuerte rival, y está visto que Japón la acaba de vencer por primera vez en su historia en un reciente amistoso.

El Grupo B, en cambio, parece más complicado, ya que albergará al actual campeón, Brasil, que defiende la corona obtenida en Venezuela 2007, junto a uno de los grandes del continente, Paraguay, Ecuador, que viene en crecimiento, lo mismo que los “vinotinto” venezolano.

Los analistas consideran a éste como “el grupo de la muerte” si bien tiene dos candidatos claros para clasificarse a los octavos de final, Brasil y Paraguay, mientras que Ecuador y Venezuela pueden pasar a ser sorpresas.

Puede decirse que el otro grupo, el C, también es parejo, al igual que el B, y en el que se encuentran Uruguay, Chile, México y Perú. Uruguay y México, que ya se enfrentaron en el pasado Mundial de Sudáfrica, aparecen como candidatos, y queda la incógnita de Chile, ahora que todo ha cambiado en su Federación y por tanto, en su selección nacional y que el exitoso entrenador argentino, Marcelo Bielsa, ha renunciado, poniendo fin a una etapa histórica que terminó en los octavos de final ante Brasil.
Por su parte, Perú también es hoy un interrogante desde que el muy capacitado entrenador uruguayo Sergio Markarían tomó el control del equipo, frustrado por los magros resultados de los últimos tiempos.
Sin dudas, si algo sorprende tratándose de un torneo como el de Argentina, es que por razones culturales y de peso económico, siempre Buenos Aires ha sido el centro de todo y esta vez habrá ocho ciudades sedes, que ocuparán todo lo largo y ancho del país y de hecho, la selección japonesa deberá jugar contra Argentina en la mediterránea Córdoba, pero ante Colombia y Bolivia en la nórdica Jujuy, casi en el límite con éste último país,, que seguramente contará con el aliento de su parcialidad.
La diferencia entre México y Japón, los dos invitados, en cuanto a fuerzas, es desproporcionada. Los americanos, que son reiterados participantes de la Copa América, disputarán al mismo tiempo su propio torneo continental, la Copa de Oro de la Concacaf y por eso, se contempla que no estén presentes ni su entrenador principal ni muchos de sus jugadores titulares, que participarán en el hemisferio norte del torneo que para México parece ser su prioridad.
Siendo que México es un país invitado a la Copa América, no parece de buen gusto tener que enfrentar este torneo con la dedicación que requiere la situación y para jugar con suplentes, tal vez sería mejor cederle su lugar a otros seleccionados centroamericanos, con menos nombres y más deseos de participar,
Todo lo contrario parece venir de Japón, con jugadores cada vez más reconocidos en muy buenos equipos europeos y con un funcionamiento táctico que va consiguiendo de la mano de Zaccheroni,
Al igual que Japón, equipos como Paraguay o Uruguay ratificaron sus deseos de llevarse el trofeo en esta oportunidad. Es así que sus dos entrenadores, Gerardo Martino y Oscar Tabárez, prestigian el torneo con su interés por vencer, sin reducir a sus equipos a meros participantes. La declaración del argentino Martino, hace días, sobre la participación de Paraguay como teniendo la necesidad de ratificar lo hecho en el pasado Mundial pareció feliz, por el intento de los “celestes” de subirse al podio de los mejores.
Se sabe que tiene meses, en fútbol, es muchísimo, pero la Copa América ya está en marcha, y toda la industria del fútbol ya se puso a trabajar. Si para los doce equipos es un gran momento para dar el salto, para argentinos y uruguayos se trata de la prueba clave en su camino por organizar juntos el Mundial 2030, justo cien años después del primero de todos.
Lo que es seguro es que el 1 de julio de 2011 se acabarán las palabras y la pelota comenzará a rodar en los estadios argentinos,.

Copa América is far away but is taking form (Yahoo)



When on July 1, 2011 in the redesigned Stadium in the city of La Plata they receive the Bolivian team, there will begin to wheel the dream of the Argentinean team and their legion of fans who have not seen them winning the trophy since they got it for the last time in the contest of the Copa América in Equator 1993.

Already in 2011 there will be eighteen years since that moment when Gabriel Batistuta, paradoxically one of the candidates to participate in the new technical crew in the team now conducted by Sergio Batista, he marked two goals in the final vs Mexico and consecrated the Argentinean team. It was conducted by Alfio Basile, that afterwards arrived to the World Championship in United States in 1994 and had a second period between 2006 and 2008, and that cycle in which Argentina remained thirty three matches undefeated, ended badly, in an stressing classification for the World Championship after having won by the minimum difference over Australia and with the return to the fields of Diego Maradona.

Therefore, the anxiety of many is centred in a Copa América which Argentina has not organized since 1987, when strangely, one year later after being Champion of the World championship in Mexico, could not obtain the trophy at home falling vs Uruguay in semi-finals and afterwards vs Colombia (again rival now though without Carlos Valderrama and that golden generation for the third place, even with Maradona and Caniggia.

But of course, Argentina (team with more trophies of Copa America, 14 same as Uruguay) is not alone and will have strong rivals, though due to the
causalities in life in the Conmebol, always the locals are favoured in the surveys organized by the South American entity, and in fact, Colombia always represented a hard rival and it is seen that Japan had won over same for the first time in its history in a recent friendly match.

The Group B, in change, seems more complicated as will have the present Champion, Brazil, that defends the crown obtained in Venezuela 2007, together with one of the great of the Continent, Paraguay, Equator that is growing up same as the “vinotinto” of Venezuela.

The analysts consider it as “the death Group” though there are two candidates to classify in the eights-final, Brazil and Paraguay, meanwhile Equator and Venezuela may be a surprise.

It may be said that the other Group, the C, in which there are Uruguay, Chile, Mexico and Peru, is also even as the B. Uruguay and Mexico that have already confronted in the past Championship in South Africa, appear as candidates and there remains the incognito of Chile, now that everything changed in their Federation and therefore, in their national team and that the successful
Argentinean coach, Marcelo Bielsa, renounced, putting end to historical period that finished in the eights vs Brazil.

Also Peru is now an interrogative since the Uruguayan very capable coach Sergio Markarían took the control of the team, frustrated due to the scarce results in the last times.

Without any doubt, if something surprise dealing with a contest as that of Argentina, it is due to cultural reasons and of economic weight, Buenos Aires was always the centre of everything and this time there will be head-quarters in eight cities that will occupy all the length and the width of the country and in fact, the Japanese team will have to play vs Argentina in the Mediterranean Cordoba, but vs Colombia and Bolivia in the northern Jujuy, almost at the border with the latter country, that surely will count with the cheer of their fans.

The difference between Mexico and Japan, both invited, as to their forces are disproportional. The Americans, that are reiterate participants in the Copa América, will dispute at the same time their own Continental contest, the Copa de Oro (Cup of Gold) of the Concacaf and therefore, it is contemplated they will be absent as well as their principal coach, and of course many of their first team players, who will participate in the North hemisphere of the contest that for Mexico seems to be their priority.

Being México an invited country to the Copa América, it does not seem elegant to have to confront this contest with the dedication that the situation requires and to play with substitutes. Maybe it would be better to cede the place to other team of Centre America with less names and more desires to participate.
As to Japan, everything seems to the contrary, with players every time more known in very good teams of Europe and with a tactical operation that they obtain with Zaccheroni,

Same as Japan, teams as Paraguay or Uruguay ratified they wishes to take the trophy in this opportunity. It is so that their two coaches, Gerardo Martino and Oscar Tabárez, give prestige to this contest with their interest to win, without reducing their teams just to beginners. The declaration of the Argentine Martino, of some days ago, about the participation of Paraguay as having the need to ratify the fact that in the past World Championship he seems happy for the intention of the “lightblues” to step up the podium of the best.

It is known seven months, in football is very much, but the Copa América is already under go and all the industry of football is already working. If for the twelve teams it is a great moment to jump, for the Argentinean and Uruguayan it concerns the clue proof in their route to organize together the World Championship 2030, just hundred years after the first of all.

What is sure it is that in July 1, 2011 words will end and the ball will start to roll in the Argentinean stadiums.

sábado, 13 de noviembre de 2010

La Copa América parece demasiado lejos todavía (Jornada)



Con un superclásico a menos de una semana, y con los dos más grandes, River Plate y Boca Juniors, en plena crisis, con el plantel de Quilmes entrenándose con custodia privada por temor a las agresiones y un entrenador como Leonardo Madelón que apenas comenzó a trabajar y ya está pensando en irse, y con San Lorenzo, Independiente y Racing Club navegando en la mediocridad, la Copa América, sorteada ayer en La Plata, parece darle un poco de aire a un fútbol argentino que parece haberse hundido y que no encuentra respuestas para salir adelante.

No fue gratis la salida de Angel Cappa de River. El veterano entrenador dijo lo contrario a lo que sostiene la mayoría de sus colegas cuando arreglan la indemnización y parten hacia otro destino. No sólo contradijo al presidente Daniel Passarella y no aceptó que renunció sino que fue tajante: “me echaron”, dijo, y enseguida fue lapidario: “el campeonato argentino es donde peor se juega en el mundo”.

Es cierto que Cappa tiene responsabilidad en no haber podido armar un equipo de River que juegue a algo distinto a lo que jugaba antes, pero no deja de ser real que tampoco este plantel se parece demasiado a otros que llegaron a la gloria en tiempos pasados. Sin ir más lejos, el entrenador interino, Juan José López, ocupó el puesto de volante derecho durante doce temporadas y aún así, paradojas de esta vida, muchos hinchas no le perdonan su breve paso por Boca, luego de que se cumpliera su ciclo y se lo dejara ir. Eran otros tiempos.

También lo eran para un Boca que perdía más de dos partidos como local en un campeonato. Si hace dos décadas alguien allegado al club de la ribera hubiera osado anticipar que algún día los dirigentes instarían a un entrenador que perdió seis partidos de trece a quedarse en el puesto ante la falta de alternativas, habría sido tildado de loco. Pero los tiempos también cambiaron para los “primos”.

Pero hay más. Tampoco parece ocupar demasiado espacio en los medios el escándalo de la violencia de la barra brava de Quilmes (manejado por el secretario general de la AFA y por el jefe de Gabinete nacional, nada menos), que agredió a los jugadores y motivó no sólo que se entrenaran con custodia privada sino que su nuevo entrenador, Leonardo Madelón, ya esté pensando en irse a su casa, si bien utilizó otra frase llamativa: “estamos en la Argentina”, como si eso validara todo lo que en otras partes son repudiadas. En el Apertura, ni siquiera se paró la actividad.
Y no termina allí, ni siquiera la violencia porque tal como ya ocurre con la hinchada de Atlético Cipolletti en el sur argentino, donde ya se coloca un pulmón que separa a hinchas del mismo equipo, en la mayoría de los violentos las internas son mayores que los enfrentamientos con los colores rivales. Es que el control del negocio está allí y por eso es que “Los Borrachos del tablón” se tirotearon entre los transeúntes del barrio de núñez para disputarse un millón y medio de dólares pero no del fútbol sino de la industria de los alrededores del estadio Monumental por los dos recitales de Paul Mc Cartney y uno de “The Jonas Brothers”.

Entonces, el sorteo de la Copa América de ayer en el Teatro Argentino de La Plata, en el que como siempre, por esas casualidades del destino siempre el local se ve favorecido (la selección argentina jugará en su grupo con Colombia, Japón y Bolivia, con la que debuta en el torneo que se disputará en julio en el país luego de veinticuatro años), es apenas una referencia entre tantos temas acuciantes.
Apenas si se pudo observar el notable poder que fue tomando Juan Sebastián Verón, ya sea porque el presidente de la AFA, Julio Grondona, llegó a introducirlo como posible sucesor suyo en poco tiempo más, o por el no casual premio a la trayectoria recibido por su padre, el ex jugador Juan Ramón Verón.

O que el tiempo pasa y los nombres de los máximos dirigentes del fútbol sudamericano se repiten, sin dejar lugar a generaciones que puedan modificar viejos vicios y al menos, para estar al corriente de los tiempos, aceptar un torneo mucho más federal que aquel de 1987 que sirvió de punto de partida del formato de la Copa América, cuando Argentina fue la primera sede después de los viejos sudamericanos.

Demasiados dolores de cabeza tiene el fútbol argentino del día a día para pensar aún en la Copa América, que sin embargo puede ser útil para que la selección ahora de Sergio Batista salga de perderora luego de dieciocho años sin títulos.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Grondona, de paseo por la Cámara de Diputados



Mientras el "progresismo deportivo" ponía su atención en el interminable discurso de Marcelo Bielsa sobre su continuidad o no como director técnico de la selección chilena, "algo" ocurría, al mismo tiempo, en la Cámara de Diputados. Algo que, creemos, debió ser, por lejos, el centro de atención del periodismo (deportivo y diríamos que político también), y fue nada menos que la visita (o mejor escrito, el paseo) del presidente de la AFA, Julio Grondona, por la Cámara de Diputados, citado desde hacía tiempo por la Comisión de Deportes que preside Ivana Bianchi.
Este cronista hizo zappping durante la visita del veterano dirigente futbolístico al Parlamento, pero no sólo los informativos televisivos no emitían imágenes significativas, sino que los principales programas deportivos que se transmitían en directo por los canales de cable, insistían en poner sus focos sobre Bielsa, como si lo que pasaba en el Congreso no fuera un tema fundamental.
Acaso esta sea una muestra más, cabal, sobre lo que ocurre en la sociedad argentina y explica en buena parte por qué Grondona permanece ya por 31 años como mandamás de la AFA y se encuentra apenas a uno de renovar su mandato por octava vez. Porque casi no hay voces que se alcen en su contra y porque ni siquiera en los medios en los que se pregona un supuesto antigrondonismo, se hace nada a la hora de la verdad.
Sin dudas, es poco entendible que el Grupo Clarín no dé lugar a que el público sepa de la notable impunidad de Grondona, mostrando enteramente su paso por el Congreso y la obligación que tuvo de responder, aunque más no sea, a algunas preguntas de las que no está acostumbrado a escuchar. Se supone que Clarín se vio perjudicado por Grondona cuando la AFA le quitó el contrato, en 2009, para llevarlo al programa "Fútbol para Todos", con el Estado Nacional. Pero nada, absolutamente nada.
Tampoco nada desde Canal 7, obviamente, manejado por un gobierno aliado del dirigente y que una vez más genera una amplia contradicción entre el progresismo declamado y la realidad.
Ni hablar de los diarios, al día siguiente. Costó encontrar fotos, poder ver tres o cuatro imágenes televisivas seguidas, como si fuera una nota más, como cualquiera.
En su visita al Congreso, Grondona "sólo" tuvo que decir que "en mi vida no estuve relacionado con la barra brava", aún cuando apenas días atrás atendió a los integrantes de las Hinchadas Unidas Argentinas que viajaron al Mundial de Sudáfrica, o señalar que Ariel Pugliese, quien esperó a Lionel Messi en una de sus tantas visitas al país, en Ezeiza y como guardaespaldas, "es alguien que se puso en la foto, como tantos".
Acompañado por José Luis Meiszner, quien integra la comisión directiva de Quilmes nada menos que con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, Grondona tuvo que entregar una copia del contrato del "Fútbol para Todos", el mismo al que ningún periodista pudo acceder aunque se trata de un documento público, pero nada de eso parece importante. En cambio, sí lo era la segunda hora de Bielsa como expositor de por qué apoya, en Chile, la candidatura presidencial de Harold Mayne Nichols. ¡Eso sí que es ético!, ¡eso sí que merece todo el respeto y la atención!
Y ese es el periodismo deportivo que tiene la Argentina, que navega entre la mediocridad, los intereses empresariales, y un pequeño sector falso-progresista que mira para el costado y silba bajito cuando un hecho, a todas luces fundamental, no es útil a su discurso. No parece contribuir eso a la independencia tan pregonada.
Por Radio Continental, en cambio, se dijo ya avanzada la tarde que como suele suceder con sus manejos con los fácilmente convencibles directivos del fútbol, ya Grondona había invitado a muchos de los diputados de la Comisión a comer un rico asado en el predio de la AFA en Ezeiza, y ahora ellos lo tenían que interrogar. ¿Con qué distancia?, ¿con qué independencia? apenas se salvan unos pocos, pero en su paso por Diputados, Grondona sintió estar en medio de un paseo, en un día primaveral, sin atisbos de molestia alguna. En muchos casos, tal vez porque los legisladores conocen mucho menos que él de lo que ocurre, lo cual tampoco significa que el eterno presidente de la AFA se vanaglorie de su puesto, espondiendo con sorna, cuando no con burla a sus interlocutores sin que nadie ose escandalizarse y mientras los "progres" se limpiaban la baba con Bielsa y su ética en Chile.
Ni hablar de "democracia", palabra que en Grondona promueve un rápido sentimiento de ironía y hasta gracia, como cuando el diputado tucumano Gerónimo Vargas Aignasse (que responde, sí, al empresario periodístico Daniel Vila), le propuso que para la elección prsidencial en la AFA voten los tres mil dirigentes de los clubes de todo el país y no sólo los cuarenta y nueve del centralismo, todos amigos del poder y en su mayoría, invitados a los mundiales con todos los gastos pagos.
Mónica Nizzardo, presidente de Salvemos al Fútbol (SAF), sin dudas la entidad que más viene luchando por terminar con la violencia organizada que rodea a este fenómeno de los últimos cien años y que cada día crece dentro del negocio, y que estuvo presente aunque no la dejaron preguntar -faltaba más-, sostuvo que "lo único que corroboré una vez más, es que estamos frente a un futbol ‘tomado’. Tomado no solo por los barras sino por la gran hipocresía del sistema de AFA, en donde el juego del gran bonete es el preferido para esquivar cualquier cuestión sobre responsabilidades". Un resumen perfecto de lo que ocurrió con la visita de Grondona al Congreso.
“Es verdaderamente un impresentable, un hipócrita y mentiroso. Me dio asco ver a estos personajes. Lo que vi fue patético y vergonzoso. Un papelón y una burla de los miembros de la comisión de Deporte y de AFA. Son todos impresentables. Será hasta el próximo asadito que los convide Don Julio", sostuvo Liliana Garcia, la presidente de Víctimas de la Violencia en el Fútbol Argentino (FAVIFA).
Pero no hay demasiado lugar para saber. La TV ausente, pendiente de Bielsa y su renuncia, los diarios, en páginas interiores, bien adentro, silbando bajito y mirando para el costado.
Y Grondona, de regreso del Congreso, se habrá mirado el anillo que dice "Todo Pasa", habrá sonreído y habrá pensado "¿A papá?".

jueves, 4 de noviembre de 2010

La hora de Batista y de volver a las fuentes (Jornada)



Al cabo, Sergio Batista fue designado como director técnico de la selección argentina, algo que caía de maduro y que contrariamente a lo que se trató de demostrar, no significó debate alguno en los estamentos del fútbol, como indica la tradición. Apenas basta, como siempre, con la anuencia de Julio Grondona, el hombre fuerte del fútbol nacional, quien ideó una comisión a tal efecto que simplemente acatara su requisitoria. Ni soñando iban a integrarla dirigentes disidentes como los de Lanús o Vélez Sársfield, más proclives a votar a quien realmente lo merecía y ganaba en todas las encuestas, Carlos Bianchi. Pero se sabe, Argentina es un país muy especial y ya en el Mundial costaba explicar a los periodistas de todos los continentes por qué quien ganó cuatro Copas Libertadores y tres Intercontinentales (dos de ellas al Milan y una al Real Madrid), ni siquiera integra una lista de candidatos, sólo por llevarse mal con quien dirige la batuta.
¿Batista sí o Batista no? No parece ser un debate conducente, a esta altura. Batista llega desde la misma lógica que operó en su momento para el arribo de José Pekerman, aunque éste lucía más títulos juveniles cuando fue designado la primera vez (que él desechó para sugerir a Marcelo Bielsa, en 1998). El confirmado entrenador argentino, que para muchos no reúne una trayectoria justificante, tiene en su haber un título que no fue valorado aún en su justa medida, el de la medalla dorada de los últimos Juegos Olímpicos, en Pekín, no sólo por este logro, o por haber dejado en el camino a un fuerte equipo brasileño en semifinales (3-0), sino por haber conseguido armonía en un grupo compuesto por superestrellas que en muchos casos, se miraban con recelo. No es fácil hacer congeniar a Juan Román Riquelme con Lionel Messi, por ejemplo.
Batista tuvo que soportar también varias situaciones duras, como haber sido señalado como “desleal” por un iracundo Diego Maradona, sólo por tener un diálogo aceptable –sólo eso- con Carlos Bilardo, el inexplicable manager de los seleccionados nacionales, al punto de negarle protagonismo a sus juveniles para practicar con el equipo de Tristán Suárez, de la zona en la que manda su amigo Alejandro Granados, el intendente de Ezeiza cercano al poder. Y ahora, en los días previos a su designación, otra vez el “diez” dio a entender que el nuevo técnico argentino lo es por aceptar que Messi maneje los hilos, algo que parte de la prensa difunde no sin intereses y con poco sustento.
Más allá de algunos cuestionamientos, la idea de Batista, cuyo padre, José, es el factótum de uno de los grandes formadores de cracks, como el club Parque, pretende una cierta vuelta a las fuentes, con palabras que iluminan a quienes gustamos del buen fútbol, del que la Argentina se fue alejando a través de la falta de proyectos y al convertirse nada más que en un país exportador. El hecho de mencionar palabras como “posesión”, “pausa”, “manejo” o frases como “más pelota y menos pesas”, hace pensar que el rumbo es bueno y lo mismo con cuestiones que no se generaban desde los tiempos protohistóricos de César Luis Menotti, cuando se conformaban distintos equipos de diversas categorías o zonas para finalmente llegar a una síntesis con los veintitrés mejores para participar en un Mundial, en este caso, Brasil 2014.
La idea de colocar una oficina en Madrid y/o Milán para seguimiento de los jugadores “europeos” o los chicos con pasaporte argentino diseminados en las divisiones inferiores de los clubes europeos para que no sean tentados para jugar por otros seleccionados, parece más que aceptable, pero no debe soslayarse de que todo proyecto de selección debe insertarse, preferentemente, en un proyecto global del fútbol, cosa que no ocurre. Porque no se han fabricado punteros y porque faltan marcadores de punta, lo cual no es casual en un fútbol que, siguiendo los dictados tacticistas de los últimos años, produjo “laterales-volantes” que van y vuelven, pero que ni atacan ni defienden, o “dobles cinco” que quitan un jugador en el ataque para que dos hagan en el medio lo que antes hacía uno solo, alto y pesado.
Ahora bien, Batista sostiene, con muy buena fe, lo de regresar a la posesión, al mejor estilo de la España campeona del mundo, o como el espectacular Barcelona. ¿Es éste el estilo argentino de siempre? Sólo a medias. Porque el fuerte español radica en el medio, en los volantes, mientras que el argentino radica en sus delanteros. Entonces, ¿por qué copiar un modelo parecido pero que no es exactamente el argentino?
En todo caso, son puntos que irán definiéndose, como la base del trabajo, con el correr de los partidos.
La gran pregunta de la selección argentina, por estos días, es si efectivamente la dirigencia de la AFA (o sea, Grondona) tiene claro un rumbo, o si Batista apenas si es garantista de buena relación entre las partes y de paz con vistas a futuro, y poco importa lo que piense o quiera hacer. Al menos, la falta de debate serio, y la creación de la “comisión” que no parece haberse tomado mucho tiempo en debatir lo que, parece, ya estaba definido de antemano, aún cuando el candidato sea, en efecto, potable.
El tiempo será el que defina estas cuestiones.

martes, 2 de noviembre de 2010

La triple tristeza del cincuentenario de Maradona (Jornada)



El Rey está triste. ¿Qué tendrá el rey? El propio Diego Maradona, con la sinceridad que lo caracteriza, describió su cumpleaños número cincuenta como “el más triste de mi vida” y tiene muchas razones para sentirlo así, pero creemos que hay tres que resumen todas ellas.
La primera, si seguimos un orden de importancia a los motivos del mal momento maradoniano, creemos que tiene que ver con el presente de la selección argentina y su natural desplazamiento luego de un Mundial mediocre, en el que muchos esperaban demasiado del equipo nacional (aunque no tanto, es cierto, de su mano como entrenador) y fue muy poco lo que se vio, y no sólo eso, sino que se agudizaron las incoherencias en el manejo grupal y en lo que significa representar al país con un conjunto de super estrellas.
La sensación es que aunque parezca extraño, Maradona no examinó del todo bien la capacidad dirigencial de Julio Grondona, y cuando reaccionó tratando de reacomodarse, convenciendo a su cuerpo técnico para que lo dejara solo para encarar una nueva etapa, ya era tarde. No había tenido los suficientes reflejos, sus manifestaciones habían llegado con dureza al mandamás del fútbol argentino, y a cantarle a Gardel. Pero no termina allí su tristeza, porque además terminará siendo reemplazado por quien menos hubiera querido, por Sergio Batista, quien supo moverse entre bambalinas, y aprovechó a la perfección el cuarto de hora que tuvo como interino, e hizo lo que simplemente sostendría cualquier manuel del buen entrenador: si se tiene en el equipo al mejor jugador del mundo (Lionel Messi), hay que mimarlo y tratar de hacerlo feliz, para lo cual no es necesario vestirse de payaso (como señaló erróneamente un Maradona agitado a los micrófonos ayer), ni apelar desde operaciones mediáticas al poder de algún familiar del supercrack del Barcelona. Lo que menos hay que hacer es competir por el pedestal por ser el mejor, máxime cuando ya se ha tocado la gloria.
La falta de un proyecto alrededor de la selección, y más cuando ya la ilusión de renovar el contrato le rondaba tras la vana promesa de Grondona tras la eliminacón ante Alemania, se agrega al hecho de que para Maradona no hay absolutamente nada comparable a lo relacionado con la celeste y blanca.
El segundo motivo de tristeza maradoniana, pasa por el fallecimiento del ex presidente Néstor Kirchner y esto, además de la cercanía al Gobierno del “diez” y de la buena relación que fue tejiendo con el matrimonio Kirchner, tiene que ver con que Diego se sintió protegido en este tiempo. Los Kirchner, como él, son divisores de aguas. Ninguno de los tres aceptó jamás medias tintas. O con ellos o contra ellos, y eso también los identificó, sumado al ideario latinoamericanista y a su estrechez con los organisnos de Derechos Humanos. Desde el lanzamiento de la Ley de Medios en Ezeiza, pocas veces Maradona se sintió tan comprometido con un Gobierno argentino.
Y como tercer motivo, aunque ya más de orden general, está el personal, el íntimo, el más humano, que tiene que ver con el Diego-jugador. Los cincuenta años del ídolo, del crack, del genio nos da a entender acerca de la fugacidad del tiempo, de que hasta aquella imagen del pibe con el rapado del servicio militar que deslumbraba en Japón en 1979, o aquel otro del salto y el puño apretado en el increíble gol a Leao contra Resto del Mundo que dio lugar por años a la publicidad de una marca de indumentaria deportiva, o aquel mítico día en el estadio Azteca, en 1986, cuando convirtió el mejor gol de todos los tiempos ante Inglaterra y aquel otro de la “Mano de Dios”, son escenas que pertenecen a un momento distinto, que ya fue. Todas aquellas facetas de Maradona, las del nene que se ilusiona ante Pipo Mancera con ser campeón mundial con Argentina, el muchacho de pelo enrulado que maltrataba arqueros con la camiseta de Argentinos Juniors, el rebelde que fugazmente salió campeón con Boca para pisar Barcelona, escandalizar con el fútbol supremo y la noche interminable, o ya el Dios del Nápoli, han pasado como una ráfaga para él y para todos los que lo seguimos en sus andanzas, sus declaraciones pesadas, sus opiniones políticamente incorrectas, sus obsesiones y su chispa inigualable para caracterizar un momento, un estado de ánimo.
Los que somos de la misma generación que Maradona, los que tuvimos, como periodistas la inmensa fortuna de seguir su carrera casi a la par del genio, los que aún sentimos ese escalofrío cuando nos recordamos en el estadio Azteca, o en el San Paolo el día del “siamo fuori”, los que lloramos con él en aquel helado hotel en Dallas en 1994, cuando la FIFA mintió con el “cóctel de sustancias”, o cuando apeló, siempre a Don Diego y Doña Tota, y hasta cuando en Montevideo contemplamos absortos un exabrupto que también lo caracteriza, seguimos creyendo que estamos ante un tipo inigualable, fuera de serie, distinto, especial.
Poseedor de esa chispa única, para elegidos, para bien o para mal. El que llegó a estar atado a una cama, internado, y el que un día en Nápoli corrió varios kilómetros con su coche, cuando mirando la televisión, comprobó que un tal Giuseppe Pacileo decía que había dado vergüenza en el último partido del Nápoli. Diego entró en el estudio sin que nadie entendiera nada, y le hizo abrir la boca a Pacileo y le colocó a la fuerza una pelota de papel, como la que hacíamos en la escuela, pegándola con cinta. “Puedo haber jugado mal, pésimo, pero vergüenza, nunca, nunca”, dijo Maradona aquella vez, y tal vez sea la síntesis de su genio, de su rebeldía, de su lucha por no pasar inadvertido, aunque hoy ya no podamos verlo en una cancha, aunque hoy sea más un abuelo joven que se lamenta por no poder ser tenido en cuenta como entrenador.
Es que Maradona será por siempre un jugador de fútbol, el monumento al jugador que siempre tiene algo inesperado y así va por la vida, para bien o para mal, gambeteando y creando, aún en medio del caos.
Y por eso, en medio de tanta tristeza, de su apagado momento, en todo el mundo futbolero se encendió una luz en su recuerdo, en un festejo a pesar de él mismo. Es que a Diego, ya le excede Maradona. Su obra ya es patrimonio universal.