Páginas vistas en total

Google+ Followers

domingo, 13 de febrero de 2011

¿Regresará Boca Juniors a los primeros planos? (Yahoo)

Tras dos años de sequía absoluta, en los que no estuvo ni siquiera cerca de pelear por ningún título, todo indica que el Torneo Clausura, que se inicia en la Argentina, puede ser el que devuelva a Boca Juniors, el equipo de la década pasada en Sudamérica, a los primeros planos.
Tras el inesperado fracaso de Claudio Borghi como entrenador en el Torneo Apertura anterior (ahora con muchas chances de dirigir a la selección chilena), y una importante inversión de dinero en refuerzos, los dirigentes, a sabiendas de que en diciembre hay elecciones en el club, y observando que muchos equipos importantes estarán con la mente puesta en la disputa de la Copa Libertadores de América, entendieron que esta es la última oportunidad que les queda para sacar el equipo adelante.
Con la base de algunos jugadores de los tiempos mejores (Riquelme, Palermo, Battaglia, Calvo), de los refuerzos de la pasada temporada, y con la llegada ahora de otros tres integrantes de peso, como los volantes Somoza (Vélez), Rivero (San Lorenzo) y Ervitti (Bánfield), pero en especial con la contratación de un entrenador muy firme como Julio Falcioni, campeón con Bánfield en 2009 y que ya había estado a punto de llegar en 2006, cuando Diego Maradona aconsejó no ficharlo, todo indica que Boca es el equipo mejor posicionado para este nuevo torneo.
La situación no cambió tanto en la lucha en los puestos de vanguardia, sólo que Vélez Sársfield y Estudiantes de La Plata, sin dudas los dos mejores equipos argentinos, vuelven a tener chances de jugar y ganar la Copa Libertadores, la de mayor prestigio en Sudamérica, y cuyo ganador se clasifica al Mundial de Clubes.
En esta oportunidad, los otros tres equipos argentinos que participarán en el torneo serán Independiente, Argentinos Juniors y, por primera vez en su historia, Godoy Cruz de Mendoza.
Por esta razón, lo lógico es que estos equipos se desentiendan del torneo local por una cuestión de resto físico y entonces, además de Boca, aparecen con mayor chance San Lorenzo, siempre dirigido por Ramón Díaz, quien ya ganó un campeonato en 2007 en este club, y Racing Club, que con Miguel Angel Russo como entrenador, y una acertada política de fichajes y de continuidad del plantel, ya desde hace tiempo que se entreveró en las posiciones superiores, aunque desde 2001 que no consigue un título.
Otros equipos que tienen posibilidades de aprovechar la relativa ausencia de los cinco participantes en la Copa Libertadores son Lanús, en una etapa de renovación, siempre apelando a jugadores surgidos de su club, y Newells Old Boys, que ha hecho buenas incorporaciones y que sigue contando con Roberto Sensini como entrenador.
Otra incógnita es lo que sucederá con Estudiantes, al que sorpresivamente dejó su entrenador Alejandro Sabella, a una semana del comienzo de la liga, quien rápidamente fue reemplazado por Eduardo Berizzo (segundo de Marcelo Bielsa en la selección chilena).
Por el lado de los descensos de categoría, hay que tener en cuenta que el Torneo Clausura es el del cierre de la temporada 2010/11, y por lo tanto, cuando se define qué equipos deberán descender a la segunda división (Nacional B), lo cual se determina por promedios tomando en cuenta las últimas tres temporadas completas.
Los dos equipos más amenazados son justamente los que acaban de ascender a Primera, Quilmes y Olimpo de Bahía Blanca, mientras que los que salgan en las dos posiciones inmediatamente superiores a los dos últimos, que por el momento son Gimnasia y Huracán, deberían jugar al término del torneo un repechaje contra otros dos equipos del Nacional B para tratar de permanecer en la categoría.
El equipo que más deberá luchar con Gimnasia y Huracán por escaparle a los partidos de repesca es nada menos que River Plate, que comenzó la temporada en posición de descenso directo y que ya terminó el Torneo Apertura fuera de todo peligro, pero a poca distancia de los últimos, por lo que le queda todo este campeonato para tratar de alejarse de la amenaza de un descenso que jamás en su historia debió sufrir.
River no contará con refuerzos de peso debido a sus problemas económicos, pero además debió dar de baja, una vez más, a uno de sus ídolos, Ariel Ortega, afectado por problemas de adicción, y quien finalmente aceptó firmar por All Boys, otros de los clubes llegados desde el Nacional B aunque por el momento su campaña lo hace respirar sin problemas para mantener la categoría.
Otra situación para tener en cuenta es la de Tigre, equipo que se encuentra peleando con River por evitar la zona del descenso y en el que hace su debut como entrenador el ex jugador de Boca y Villarreal, Rodolfo Arruabarrena, mientras que en Gimnasia debutará Angel Cappa, ex entrenador de River en el torneo pasado, aunque en el otro equipo de La Plata hay otra gran novedad que ha cambiado la mentalidad de un club que en los últimos tiempos debió sufrir demasiado: el regreso de uno de sus grandes ídolos, Guillermo Barros Schelotto, después de catorce años (pasó triunfalmente por Boca y por la Major League Soccer de los Estados Unidos).
Barros Schelotto comunicó su decisión de jugar este torneo para dejar luego la práctica del fútbol profesional, en el mismo momento que se retirará también su compañero de ataque durante muchos años, el centrodelantero de Boca Martín Palermo.
Con una enorme cantidad de jugadores emigrados a otros mercados, el fútbol argentino redobla la apuesta por sus juveniles y sus veteranos que regresan al país a jugar sus últimos años antes de dejar la actividad. Lo que se mantiene inalterable es la pasión que siempre desborda todos los estadios.

No hay comentarios: