Páginas vistas en total

Google+ Followers

lunes, 25 de junio de 2012

Arsenal y River Plate, de festejos en Argentina (Yahoo)


Arsenal, que se consagró campeón por primera vez en la historia al ganar el Torneo Clausura de Primera División, y River Plate, que logró el ansiado ascenso a la máxima categoría tras un durísimo año en el nacional B (Segunda) fueron los protagonistas de un intenso fin de semana con el que terminaron las competencias de la temporada 2011/12.

Arsenal, club muy joven en comparación con el resto de los participantes del Torneo Clausura, fue fundado en 1957 por los hermanos Julio Grondona (viejo presidente de la Federación Argentina, cuyo cargo ocupa desde 1979, al tiempo que es el vicepresidente senior de la FIFA) y Héctor (recientemente fallecido y máximo goleador de su historia) y arribó a la máxima categoría en 2002 luego de deambular por todas las anteriores, desde la más humilde.

Ya en 2007 había conseguido ganar la Copa Sudamericana (la segunda en importancia en el continente detrás de la Copa Libertadores) lo que le permitió proyectarse y obtener también la Copa Suruga Bank al año siguiente cuando venció 1-0 al Gamba Osaka.

Sin embargo, este título del Torneo Clausura argentino tiene un sabor especial porque lo coloca en un lugar importante en el fútbol argentino, y se proyecta a la Copa Libertadores de América de 2013 por segundo año consecutivo (en este año participó pero fue eliminado en la fase de grupos por Boca Juniors y Fluminense de Brasil).

Arsenal, dirigido por el reconocido entrenador Gustavo Alfaro, fue siempre un equipo práctico y como cuenta con pocos recursos, siempre apuntó a evitar el descenso de categoría, con lo cual fue sacando muchos puntos y cuando se llegó al final del torneo, se encontró a un par de jornadas con la chance agregada de salir campeón, aunque le tocaba visitar nada menos que a Boca en la tradicional Bombonera.

Finalmente, se impuso allí con mucha autoridad por 0-3 y llegó a la última jornada, empatado a puntos con Tigre (otro club que nunca pudo ganar un título local) y como éste sólo empató 2-2 con Independiente y Arsenal venció 1-0 a Belgrano de Córdoba, terminó siendo el inesperado pero justo campeón.

Arsenal pertenece a Sarandí, localidad del Gran Buenos Aires, a escasos kilómetros de la capital argentina, en una zona llena de clubes como Racing, Independiente, Lanús, Bánfield y otros de categorías de ascenso como El Porvenir, Talleres o Témperley.

Entre sus jugadores más destacados puede citarse a su arquero Campestrini, su defensa central Guillermo Burdisso (que regresó de la Roma, donde sigue jugando su hermano Nicolás) y sus atacantes Leguizamón (la figura) y Zelaya.

Se trata de un equipo duro atrás, muy ordenado tácticamente y que no teme enfrentar ningún escenario, acostumbrado a confiar en sus fuerzas.

De los 23 torneos jugados en el siglo XXI, Boca es el que más títulos ha conseguido (5), seguido por River Plate (4), Vélez Sársfield (3), San Lorenzo y Estudiantes (2), Racing, Independiente, Newells Old Boys, Lanús, Bánfield, Argentinos Juniors y Arsenal (1), lo que marca la diversidad de equipos que han podido alcanzar el objetivo de ser campeones, casi lo opuesto a la Liga Española, concentrada en el Real Madrid y el Barcelona.

Si Arsenal fue un campeón más inesperado, puede decirse que en Segunda, todos esperaban que River regresara a la máxima categoría tras un inédito año en el Nacional B, y si bien se reconoció que su rica historia lo situaba por encima de los otros diecinueve equipos, los “Millonarios” debieron sufrir demasiado para terminar en el primer lugar justo en la última jornada.

River, dirigido por Matías Almeyda, uno de los últimos ídolos del club y que se había retirado como jugador cuando hace un año se produjo el primer descenso de su historia, nunca encontró un buen funcionamiento de equipo, aunque contó con jugadores demasiado fuertes para la categoría como sus atacantes Fernando Cavenaghi (goleador del fútbol francés), Alejandro “Chori” Domínguez (proveniente del Valencia) o David Trezeguet (campeón mundial y de la Eurocopa con la selección francesa, hijo de argentinos).

Sin embargo, llegó a la última jornada con los mismos puntos que Instituto de Córdoba y apenas uno arriba de Rosario Central (otro equipo de mucha experiencia en la máxima división que hace dos años juega en el Nacional B) y Quilmes, y como sólo había lugar para dos ascensos, los nervios y la angustia se apoderaron de sus hinchas tras un año de muchas polémicas, pero terminó venciendo 2-0 a Almirante Brown, y ayudado por los resultados de los rivales, pudo, por fin, terminar su calvario. Quilmes, otro tradicional club del fútbol argentino, como segundo en la tabla de posiciones, también regresa a la Primera División, luego de un año en Segunda.

El paso de River por el Nacional B dejó muchas polémicas, como serios cuestionamientos a los arbitrajes en sus partidos, y en el manejo de la Federación de algunas situaciones confusas como que no lo sancionaran pese a que hace tres semanas, en las propias instalaciones de su estadio Monumental, asesinaran, antes de un partido, al joven Gonzalo Saucedo, de 21 años.

Tampoco fue sancionado cuando el volante de Patronato de Entre Ríos, Daniel Pereira, admitió ante una radio que River lo incentivó (es decir, le dio dinero para intentar vencer a Rosario Central, su rival en la lucha por el ascenso). La AFA suspendió por dos partidos a Pereira, pero no tomó ninguna medida con el club, pese a que el reglamento castiga esta acción con seis meses a dos años de suspensión.

La temporada del fútbol argentino aún no ha finalizado porque restan los partidos por la Promoción. San Lorenzo, uno de los clubes grandes del país, jugará ante Instituto de Córdoba, mientras que San Martín de San Juan hará lo propio ante Rosario Central. Los dos que resulten ganadores jugarán en 2012/13 en Primera y los dos derrotados, en Segunda.

Y la Copa Argentina, que se juega por primera vez y con el formato de la Copa del Rey de España, tendrá su final el 8 de agosto, entre Boca y Racing.


No hay comentarios: