Páginas vistas en total

Google+ Followers

miércoles, 28 de enero de 2009

Un héroe llamado Matias Sindelar (Por Marcelo Assaf)

Estimados lectores:

Saben bien que cada tanto, cuando encontramos textos que nos parecen relevantes, por bien escritos o por un contenido que ayude a elevar nuestro conocimiento, apelamos a reenviárselos. Este es el caso del artículo de nuestro colega y amigo Marcelo Assaf, argentino residente en México DF, y gran investigador del futbol, sobre el gran Matias Sindelar en la revista "Futbol Total".


Un héroe llamado Matias Sindelar (Por Marcelo Assaf)
-------------------------------------------------------------
A 70 años de la muerte del más grande jugador que diera Austria, recordamos su legendaria trayectoria, impulsada por un espíritu libre que brilló con intensidad hasta el último de sus días…
La figura que desplegaba sobre el campo de juego era tan particular que le decían “der Papierene” (hombre de papel), por su delgadez y por la habilidad con la que sorteaba rivales a finales de los 20’ y comienzos de los 30’. Pero también lo apodaban “El Mozart del futbol”, gracias a la fineza y la elegancia que jugaba, liderando a la Selección de Austria, que lucía tenía un mote especial: el “Wunderteam” (equipo maravilla), que marcó toda una época en Europa, y quedó como uno de los mejores conjuntos en la historia del futbol.
Matthias Sindelar era hijo de unos emigrantes que se trasladaron de Bohemia y Moravia a Viena, y tenía tres hermanas. Aprendió a jugar al futbol en las calles del barrio Favoriten, un área industrial que se fue colmando de fábricas nuevas de ladrillos. A los Sindelar, como a muchos otros, se los denominó despectivamente “ladrillos checos”, porque su trabajo consistía en ser ladrilleros.
Pero nada detuvo a “Motzl”, como le apodaban, para jugar con una pelota armada con ropa vieja y garrosa cocida. En 1917 su padre murió en acción durante la Primera Guerra Mundial, por lo que su madre siguió trabajando con una lavandería que tenía en la misma casa donde vivían, en el número 75 de Quellenstrasse.
En 1918, a los 15 años, debutó en Primera División con el Hertha de Viena, mientras trabajaba como aprendiz de mecánico. Luego de una operación de meniscos, en 1924 pasó al Austria Viena. Desde ese momento comenzó a demostrar su calidad con la obtención de numerosos títulos, a la par que encumbraba a su Selección.
Su aspecto desgarbado hacía que “el hombre de papel”, encarnara una curiosa figura que ganaba velocidad desde el arranque luego de una etapa en la que se dedicara a la natación. Entonces despertó el interés de clubes ingleses, pero él prefirió quedarse en su tierra natal, donde arrastraba multitudes que lo iban a ver.
En efecto, los estadios se llenaban para presenciar sus actuaciones, algunos viajaban para seguir sus partidos, y generaba un fanatismo en escritores como Friedrich Torberg (quien le dedicó un poema) y Hans Weigel, así como en actores y también en grandes fotógrafos.
Pero Europa estaba envuelta en un tenso clima bélico que preanunciaba la Segunda Guerra Mundial. La situación recrudeció el 12 de marzo de 1938 cuando Alemania anexó a Austria a su territorio, aprovechando su crisis políticosocial, para hacerlo desaparecer como país. Los austríacos habían ganado el pase al Mundial de Francia tras vencer en las eliminatorias a Letonia y Lituania, pero al no tener representatividad como nación, mucho menos la podían tener como seleccionado.
UN ESPÍRITU LIBRE, QUE INCOMODABA
Alemania, no conforme con devorarse a un país, quiso a los mejores futbolistas de Austria para combinar en su equipo a la raza aria con la escuela del Danubio. Algunos aceptaron, pero Matthias Sindelar no. El delantero tenía parte de su sangre judía, era de espíritu libre, y además ante cada convocatoria simulaba lesiones con tal de no plegarse a una expresión del régimen nazi.
Hasta que sucedió algo muy particular. Para celebrar el Anschlub, el 3 de abril de 1938 se disputó un partido entre alemanes y austríacos, incluyendo una orden para que estos últimos se dejasen ganar. Durante el primer tiempo hubo una especie de pantomima, cuando Sindelar y los suyos dominaban el juego pero a la hora de los remates, el balón salía desviado intencionadamente.
Para la segunda mitad no se pudo esperar más por lo que Austria interpretó su mejor vals, dándole un auténtico baile a los germanos. El clímax de la función estuvo en el gol que Sindelar anotó de vaselina, incluyendo una danza en el festejo. El acto, celebrado ante 60,000 personas, justo delante del palco de las autoridades nazis, fue tomado como una auténtica provocación, confirmando que el astro era un rebelde del régimen autoritario. Sesta hizo el segundo gol sellando un resultado lógico y significativo.
Entonces la Gestapo (policía secreta oficial alemana) comenzó a perseguir y a molestar a Sindelar permanentemente. Se le impidió jugar, que era lo que más le gustaba hacer, y también trabajar, como así tampoco se le permitió salir del territorio. Cayó en una profunda depresión y el 23 de enero de 1939, cerca de cumplir 36 años, fue encontrado muerto junto a su pareja, la italiana Camila Castagnola.
Algunos sostuvieron que fue suicidio al inhalar gas, otros que lo mataron, en un hecho que jamás pudo aclararse. “Envenenamiento por monóxido de carbono”, dijo la autopsia. Y si alguien estaba dispuesto a investigar, la policía extravió los reportes al terminar la guerra.
Tan impreciso es el motivo de su deceso como la cantidad de público que asistió a su funeral (15,000 dicen algunos, mientras otros cuentan 40,000 o incluso 50,000 personas). La cuestión es que concurrió una multitud porque en verdad era una celebridad.
Fue enterrado en el Zentralfriedhof (Cementerio Central de Viena), el mismo lugar donde descansan los grandes de la música clásica: Beethoven, Brahms, Schubert, Johann Strauss y Johann Strauss Jr. En Viena una calle lleva su nombre: la Sinderlastrasse, y en cada aniversario de su muerte, recibe ofrendas florales de directivos, jugadores actuales y del pasado del Austria Viena, como así también de políticos.
PARTIDOS Y GOLES EN SELECCIÓN
Fecha Sede Rival Motivo Goles
28/9/1926 Praga Checoslovaquia 1 Austria 2 Amistoso 1
10/10/1926 Viena Austria 7 Suiza 1 2
7/11/1926 Viena Austria 3 Suecia 1 1
20/3/1927 Viena Austria 1 Checoslovaquia 2 -
10/4/1927 Viena Austria 6 Hungría 0 -
6/5/1928 Viena Austria 3 Yugoslavia 0 -
28/10/1928 Viena Austria 2 Suiza 0 -
23/3/1930 Praga Checoslovaquia 2 Austria 2 -
16/5/1931 Viena Austria 5 Escocia 0 1
24/5/1931 Berlín Alemania 0 Austria 6 -
13/9/1931 Viena Austria 5 Alemania 0 3
4/10/1931 Budapest Hungría 2 Austria 2 -
29/11/1931 Basilea Suiza 1 Austria 8 Copa Dr Gerö 1
20/3/1932 Viena Austria 2 Italia 1 Copa Dr Gerö 2
24/4/1932 Viena Austria 8 Hungría 2 3
22/5/1932 Praga Checoslovaquia 1 Austria 1 Copa Dr Gerö 1
17/7/1932 Estocolmo Suecia 3 Austria 4 1
2/10/1932 Budapest Hungría 2 Austria 3 -
23/10/1932 Viena Austria 3 Suiza 1 -
7/12/1932 Londres Inglaterra 4 Austria 3 1
12/2/1933 París Francia 0 Austria 4 1
9/4/1933 Viena Austria 1 Checoslovaquia 2 -
30/4/1933 Budapest Hungría 1 Austria 1 -
11/6/1933 Viena Austria 4 Bélgica 1 1
17/9/1933 Praga Checoslovaquia 3 Austria 3 2
1/10/1933 Viena Austria 2 Hungría 2 -
29/11/1933 Glasgow Escocia 2 Austria 2 -
10/12/1933 Amsterdam Holanda 0 Austria 1 -
15/4/1934 Viena Austria 5 Hungría 2 -
25/4/1934 Viena Austria 6 Bulgaria 1 Eliminatorias 1
27/5/1934 Turín Austria 3 Francia 2 Mundial 1
31/5/1934 Bolonia Austria 2 Hungría 1 Mundial -
3/6/1934 Milan Italia 1 Austria 0 Mundial -
23/9/1934 Viena Austria 2 Checoslovaquia 2 -
7/10/1934 Budapest Hungría 3 Austria 1 -
24/3/1935 Viena Austria 0 Italia 2 Copa Dr Gerö -
6/5/1936 Viena Austria 2 Inglaterra 1 -
17/5/1936 Roma Italia 2 Austria 2 -
27/9/1936 Budapest Hungría 5 Austria 3 Copa Dr Gerö 2
21/3/1937 Viena Austria 2 Italia 0 Copa Dr Gerö -
9/5/1937 Viena Austria 1 Escocia 1 -
23/5/1937 Budapest Hungría 2 Austria 2 -
19/9/1937 Viena Austria 4 Suiza 3 Copa Dr Gerö 1
MEJOR JUGADOR DEL SIGLO EN AUSTRIA, SEGÚN IFFHS1.Matthias Sindelar 1102.Ernst Ocwirk 443.Gerhard Hanappi 234.Herbert Prohaska 135.Karl Koller 126.Toni Polster 117.Ernst Happel 38.Hans Krankl 2
En 1999, la revista inglesa World Soccer lo ubicó entre los 100 mejores jugadores de la historia.
EL WUNDERTEAM & HUGO MEISL
La raíz de aquel extraordinario equipo se le adjudica a James “Jimmy” Hogan, un inglés considerado como uno de los grandes pioneros del juego. Después trasladó sus conocimientos a Suiza, primero con el Young Boys, luego preparando a la selección helvética que fue subcampeona olímpica en París 1924 y más tarde con el Lausanne.
Posteriormente se trasladó a Austria donde transmitió sus conocimientos a Hugo Meisl, quien luego de asistir a una academia comercial, se formó en el mundo de los negocios y después pasó al Länderbank. Pero le gustaba mucho más el futbol y se dedicó a múltiples actividades que impulsaron su desarrollo.
Fue árbitro internacional, Secretario General de la Asociación Austríaca de Futbol, integrante de la FIFA, y organizó un programa que derivó en la creación del FK Austria, uno de los grandes clubes de su país. Además, era miembro del Club Vienés de Críquet. Su visión de precursor no descansaba, tanto que impulsó a la Copa Mitropa, antecedente de la Copa de Europa (actual Champions League), que comenzó a disputarse en Venecia, Italia, durante 1927.
Sin embargo, pese a semejantes antecedentes, su nombre quedó ligado al del Wunderteam (equipo maravilla), apodo que llevaba la Selección de Austria por su juego exquisito y efectivo. Era tal la calidad demostrada, que muchos lo consideraron el mejor equipo de su tiempo, y uno de los más grandes de la historia, junto al “Ballet Húngaro” de los 50 y al Brasil de 1970.
Meisl tenía como base el Ring-Café vienés, donde conversaba sobre tácticas con Jimmy Hogan, quien no se sentía reconocido en su Inglaterra natal, a la vez que volcaba sus conocimientos en Austria, el país donde transcurre la historia, Hungría y Alemania. Su principal virtud consistió en aplicar el juego a ras del césped, fundamentalmente atribuido al estilo escocés.
NÚMEROS IMPRESIONANTES
Austria asimiló la enseñanza barriendo con todos sus rivales, destacando las goleadas sobre Alemania (6-0 en Berlín y 5-0 en Viena), y especialmente ante Escocia (5-0), que se produjo el 16 de mayo de 1931 en Viena, siendo la primer derrota del vencido fuera del Reino Unido.
Después de 14 partidos invicto el Wunderteam perdió ajustadamente 4-3 en Inglaterra, el 7 de diciembre de 1932, y recién volvería a caer el 9 de abril de 1933 frente a Checoslovaquia por 2-1 en un amistoso. En apenas tres años y dos meses, es decir hasta la finalización del Mundial Italia 1934, Austria llegó a convertir la impresionante cifra de 98 goles. Y el revolucionario Hugo Meisl alcanzó a dirigirlo en 133 partidos, un record que se ve muy lejano de igualar.
ITALIA, EL GRAN RIVAL
Hubo un rival con el que los austríacos no pudieron en aquellos tiempos, pese a que en las décadas iniciales todo era al revés: Italia. Es que desde 1912 los peninsulares no representaban un inconveniente por lo que ante ellos todo eran triunfos y empates, hasta que en 1931 la racha se cortó cuando los Azurri triunfaron en Milan 2-1.
Siguieron dos éxitos más de los centroeuropeos pero cuando debieron medirse en torneos importantes Italia pudo imponerse, aunque de un modo muy discutido. En efecto, se vieron las caras por las Semifinales del Mundial 1934 donde los italianos fueron locales con la obligación de ganar a toda costa, en medio de un tenso clima bélico impulsado por el dictador Benito Mussolini, y ayudados con arbitrajes sospechosos.
La Italia del entrenador Vittorio Pozzo ganó 1-0, no sólo por la mala actuación del árbitro sueco Ivan Eklind, sino también porque había estudiado muy bien al Wunderteam en el duelo sostenido en Turín cuatro meses antes, con éxito de la visita por 4-2. Los italianos además, contaban con jugadores naturalizados, entre ellos el argentino Enrique Guaita, quien hizo el único gol del partido, en fuera de lugar. Así llegaron a la final ganando en forma angustiosa a Checoslovaquia, mientras que una Austria desmoralizada perdía en el duelo por el tercer puesto ante Alemania 3-2. En el ánimo del equipo había pesado el enterarse que la noche previa al choque con los italianos, Mussolini le había invitado una cena a Eklind…
De ese modo se cerró la era del Wunderteam, o al menos de su mejor momento porque el Profesor Hugo Meisl continuó como entrenador junto a algunos cracks por unos años más. En los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 los austríacos tuvieron una polémica actuación en cuartos de final ante Perú, con el que perdieron 4-2 en tiempos extra. Como el público de los incas invadió el terreno para festejar, el gobierno nazi que lideraba Alemania ordenó repetir el juego, a lo que los peruanos se negaron. Por ese motivo Austria pasó a la final, misma que perdería con Italia, que poseía a varios campeones del mundo, por 2-1.
Hugo Meisl estuvo por última vez en la banca de Austria el 24 de enero de 1937 cuando su equipo venció 2-1 a Francia en París. Unas semanas después falleció a los 55 años, dejando un legado tan grande que ninguno de sus colegas lo pudo imitar. Cuando Alemania anexó a Austria su creación se detuvo, sin embargo la era del Wunderteam fue tan significativa para la historia del futbol, que el recuerdo perdura por sobre toda manifestación de violencia.
INTEGRANTES DEL WUNDERTEAM
Porteros: Rudolf “Rudi” Hiden y Peter Platzer; Defensas: Kart Rainer, Josef Blum, Roman Schramseis, Franz Wagner, Anton Janda, Karl Szestak “Sesta”; Mediocampistas: Georg Braun, Karl Gall, Josef Smistik, Walter Nausch, Hans Mock, Leopold Hofmann; Delanteros: Karl Zischek, Fritz Gschweidl, Matthias Sindelar, Anton Schall, Adolf Vogl, Josef “Pepi” Bican, Rudolf Viertl y Johann Horvath.
EL POEMA DE FRIEDRICH TORBERG
“LA MUERTE DE UN JUGADOR DE FUTBOL”
El jugaba futbol como ningún otro
Desbordaba ingenio e imaginación
Jugaba con facilidad, una chispa de fuego y humor
Siempre jugaba, nunca peleaba
Durante algún tiempo permaneció con la vista fija,
antes de irse a casa.
En el futbol, como en la vida,
La Escuela de Viena había llegado a su fin.
Siempre fue bueno para las jugadas combinadas
Su sentido de la estrategia le hacia sentir que tenía
oportunidad hasta el último respiro.
La puerta por la cual pasó
lo amenazaba muy oscura y silenciosamente.
Era un muchacho de Favoriten
Su nombre fue Matthias Sindelar.
Fuentes:
http://www.fifa.com/
http://members.aon.at/koisser/sindelar/sindelar1.htm
http://www.austriasoccer.at/ de Ambrosius Kutschera
Los Mundiales de Futbol y la Copa 82 Fascículo Nº 33
Revista Don Balón Nº 1685 “Sindelar La maravilla austríaca”, de Sergio Levinsky
Traducciones de Norma Fernanda Flores Rosas

2 comentarios:

Carlos Paredes Leví dijo...

El delantero y su pareja italiana eran judíos lo cual, en ésa época y lugar, era algo más compatible con la muerte que con la vida. Por desgracia, hoy en día también se puede morir por idéntico motivo.

Un saludo.

Anónimo dijo...

сматреть онлайн порна порно фото домашнее смотреть видео
[url=http://pornfreetube.ru/]www порно игры
[/url]эмо лесбиянки онлайн