Páginas vistas en total

Google+ Followers

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Un tercio de campeonato (Por Fernando Vara de Rey)


Gol a gol y domingo a domingo, los principales campeonatos ligueros de Europa han consumado el primer tercio del Campeonato.  Es tiempo ya de medir confirmaciones y decepciones, peldaños hacia arriba y hacia abajo en la rutina esplendorosa del fútbol. En él la sorpresa es ingrediente móvil y perpetuo, así que con cautela veremos si permanecen las tendencias que marca el tercio inicial de las cuatro principales ligas del viejo continente. Bien puede decirse que en dos de ellas preside la continuidad, en otra la alternativa, en otra la incertidumbre.
En efecto la continuidad es la nota dominante en la Liga Alemana. En la pasada temporada el Bayern de Múnich se repuso con creces de haber caído derrotado en su feudo en la finalísima de Champions, restañando la herida con la triple corona: Champions League, Bundesliga, Copa. Alcanzadas tales cotas la misión de Pep Guardiola parecía tan clara como compleja: mantener al equipo en la cima, ungirle del fútbol de toque que hizo inmortal a su BarÇa. Lo primero parece en buena senda, tras 37 partidos invicto entre ésta y la pasada temporada y póker de victorias en la fase de grupos de Champions. Lo segundo va algo más despacio, si bien la autoridad con que el Bayern se impone a sus adversarios y el rendimiento de jugadores como Lahm y Ribery son ya síntomas de excelencia.
Más atrás quedan un Dortmund con apuros incluso para superar la fase de Champions y un Leverkusen meritorio pero al que es dudoso considerar como alternativa.
Precisamente el FC Barcelona figura como líder del otro gran campeonato en el que prepondera la continuidad: la Liga Española. Se critica la búsqueda de recursos diferentes al toque que propugna el Tata Martino, se llama la atención al rendimiento sólo discreto de Leonel Messi, pero lo cierto es que doce victorias y un empate en trece partidos revelan un inicio formidable.
Sin embargo los cumplidos más gentiles parece llevárselos el Atlético de Madrid. El carisma, la prudencia, el espíritu ganador de Simeone, han impregnado definitivamente a un equipo que ha sumado tres títulos en dos temporadas. Sólo  Bayern y Atlético cuentan por victorias sus apariciones en Champions, en tanto que en Liga los colchoneros aguantan a sólo 3 puntos el arranque fulgurante de los blaugranas. Tampoco la selección española es ajena a tal momento de esplendor, y ya es habitual que un puñado de jugadores del Vicente Calderón alimente las convocatoria de Vicente del Bosque: el último en incorporarse es Diego Costa, poderoso y turbulento en cada una de sus apariciones.
Entretanto el Real Madrid inició la Temporada con balbuceos, con un Ancelotti que parece haber tardado 3 meses en confeccionar un once solvente. Se traspasó a Ozil y se fichó a un Bale aún justo de forma, pero el retorno de Xabi Alonso y el esplendor de un Cristiano que revoluciona los partidos y acribilla las porterías rivales invita a pensar que los merengues aún tienen mucho que decir en esta Temporada.
La Liga Italiana sería la liga de la alternativa. Son ya varios los años en que el Inter y no digamos el AC Milán se han evaporado de las posiciones hegemónicas en el Calcio. En ausencia de ambos y superado su paso por la Serie B, la Juventus se hacía coser dos nuevos scudettos en las dos últimas temporadas. La condición presuntamente inmortal de Pirlo, la excelente medular con Pogba y Arturo Vidal, y un abanico de delanteros al que se sumaban Llorente y Tévez, hacían presagiar un tercer triunfo.
En el otro confín del país, el Nápoles contaba con argumentos para erigirse en revelación. El siempre competitivo Benítez volvía a formar un bloque sólido –como en Valencia, como en Liverpool, como en Londres- y volvía a probar suerte en Italia tras su efímera aventura interista. Un buen comienzo, y un buen rendimiento de los ex madridistas Callejón e Higuain, parecen haber hecho olvidar las gestas de Cavani.
Sin embargo el equipo a batir en este primer tramo ha resultado ser la Roma. Diez victorias en diez partidos, cifra inédita en la historia del Calcio, y un solo gol encajado, despertaban la expectación de todo el Continente. El francés Rudi García ha armado un bloque excelente alrededor de clásicos como Totti y De Rossi y donde hay espacio para jugadores de calidad como Pjanic y Gervinho. Sólo los dos empates consecutivos ante Torino y Sassuolo hacen dudar de las opciones de los capitalinos, trece años después de conquistar su última liga con Montella, Batistuta… ¡y Totti!.
Y la incertidumbre es la nota de la Liga Inglesa: el United acusó la marcha del sempiterno Fergusson y pareció borrarse pero vuelve, el Chelsea pelea dentro y fuera del campo a la voz de su redivivo entrenador pero no siempre con éxito, el Liverpool se apunta a la competencia a golpe de tantos del charrúa Luis García, el Tottenham añora a Bale y no acaba de encomendarse a Lamela, el City combina goleadas con fallos estrepitosos, y hasta el inesperado Southampton que dirige Pochettino se deja ver por las posiciones más ilustres de la tabla. Y entre todos ellos manda el Arsenal de Wegner: siempre lúcido, siempre valiente, nunca del todo fiable. Hace diez días batieron con autoridad al Liverpool, después vencieron a domicilio al Dortmund –ya en Champions-, finalmente cayeron sin mucha resistencia ante el United.
Tal vez sin embargo los “gunners” sean los más expertos en bogar en el océano de dudas de este primer tercio de Premier League. Podría ser, al fin, su año: buena noticia para el fútbol.


No hay comentarios: