Páginas vistas en total

Google+ Followers

lunes, 16 de marzo de 2015

¿Quién llega mejor al Clásico? (Yahoo)




Será una semana corta, esta que nos lleva al Clásico del domingo en el Camp Nou.  En el medio, el Barcelona estará distraído con un importante partido de Champions League ante el Manchester City, en el que lleva ventaja pero que deberá atravesarlo, mientras que el Real Madrid no tiene compromisos y en todo caso, su recuperación anímica, y el acondicionamiento físico de algunos jugadores claves, parecen ser su eje.

Pero, ¿quién llega mejor de los dos al Clásico? Sin dudas, en principio, el Barcelona. 

Pero cuando decimos “en principio” lo hacemos en base a esa gran frase de un periodista argentino ya fallecido a fines de los años setenta, Dante Panzeri, quien definió al fútbol como “la dinámica de lo impensado”, algo que lo hace tan hermoso, por lo impredecible, y más aún, cuando hay fuerzas tan parejas de un lado y del otro del campo de juego.

Y si todo indica que el Barcelona llega mejor es porque no sólo sigue en competencia en los tres frentes (Liga, Copa del Rey y Champions League) sino que ha podido adquirir cierta solidez y buenos resultados, aunque el funcionamiento siga estando muy lejos de lo que fue hace tres temporadas.

El hecho de haber recuperado la punta luego de haber perseguido desde atrás al Real Madrid, y el gran momento goleador de Lionel Messi, que ya supera por dos tantos a Cristiano Ronaldo luego de haber estado muy lejos hasta finales de 2014, son dos de los aspectos que muestran con claridad la diferencia anímica y de rendimiento entre uno y otro.

Es cierto que el Barcelona no jugó un gran partido en su visita al Eibar, pese al triunfo, y que Real Madrid, en cambio, encontró un funcionamiento que hacía tiempo no tenía, con el regreso a la titularidad de Luka Modric en el medio, y de Sergio Ramos en la defensa, los dos, luego de prolongadas lesiones.

Modric es un jugador fundamental en la conexión entre la línea media y el ataque, mientras que Ramos representa un condimento anímico de gran impacto y de hecho, fue quien con sus goles definió partidos trascendentes de los blancos. Si a eso le sumamos que el galés Gareth Bale llevaba ocho partidos sin convertir y pudo concretar los dos ante el Levante en el Santiago Bernabeu, puede concluirse en que hay ya tres jugadores que llegarán al Camp Nou en posibilidades de darle frescura al andamiaje del conjunto.

Aún así, el Real Madrid ya tiene el panorama claro para el Clásico del domingo, pero no es lo mismo para el Barcelona, porque hasta el jueves a la mañana estará concentrado en un muy importante compromiso previo, el del Manchester City de la Champions, que además generará un desgaste físico que puede pasar factura después aunque del mismo modo, en el caso (muy probable) de clasificación del Barcelona a cuartos de final de la competencia europea, influirá positivamente en lo anímico.

Desde lo puramente estadístico, el Real Madrid también llega clasificado a los cuartos de final de la Champions, pero la imagen que dejó tras caer sorpresivamente derrotado 3-4 ante el Schalke 04 en el Bernabeu, y el vacío del estadio el domingo pasado ante el Levante, son dos muestras de que a veces los números no lo son todo y que el funcionamiento del equipo es lo que cuenta.

En este sentido, los blancos no estaban jugando nada bien. Sin confianza y sin demasiado compromiso colectivo, cada línea pareció desinflada durante 2015 y el propio Cristiano Ronaldo parece torcido a la hora de definir, sumado a la racha que atravesaba Bale, y serios problemas defensivos.

Pero no hay mejor ocasión que el Clásico en el Camp Nou para revertir la situación y el regreso de Ramos y Modric, el retorno de Bale al gol, y la chance de volver a la punta de la tabla de posiciones con una victoria, parecen motivaciones suficientes.

El Barcelona no ha encontrado un funcionamiento, con el agregado de que salvo dos o tres jugadores al margen de los once titulares, el resto del plantel no reúne el mismo nivel y el entrenador Luis Enrique Martínez no siempre encuentra las piezas necesarias para algunas ocasiones importantes.

¿El resultado del partido es definitorio? Todo indica que sólo podría serlo, parcialmente, si gana el Barcelona o si lo hace por un resultado contundente. Porque ya la brecha entre los dos se agrandaría demasiado, a poco del final, y lo anímico jugaría también su partido extra.

En caso de empate, el torneo seguiría sin definición y tal vez, con el envión anímico de los blancos de saber que ya han superado el principal escollo, y sin haber sido derrotados, como para buscar la ocasión propicia para alcanzar o pasar a su gran rival.
Y un triunfo de los blancos, si bien tampoco define la Liga, sí sería un duro golpe para su rival y en su propio campo.

¿Está en condiciones el Real Madrid de dar el golpe en el Camp Nou? No parece nada fácil en estas horas, pero ¿quién duda de que con esa calidad de jugadores lo puede conseguir? Claro que si el Barcelona pasa a cuartos de la Champions ante el Manchester City, la fortaleza anímica de otro buen resultado, y ante su público, lo hará casi inexpugnable.

Ya falta poco para que se enfrenten los dos colosos en el que se ha convertido, por estos tiempos, como el partido más esperado del planeta. Ojalá ambos estén a la altura del acontecimiento y vivamos una gran fiesta del fútbol.


No hay comentarios: