Páginas vistas en total

Google+ Followers

sábado, 6 de noviembre de 2010

Grondona, de paseo por la Cámara de Diputados



Mientras el "progresismo deportivo" ponía su atención en el interminable discurso de Marcelo Bielsa sobre su continuidad o no como director técnico de la selección chilena, "algo" ocurría, al mismo tiempo, en la Cámara de Diputados. Algo que, creemos, debió ser, por lejos, el centro de atención del periodismo (deportivo y diríamos que político también), y fue nada menos que la visita (o mejor escrito, el paseo) del presidente de la AFA, Julio Grondona, por la Cámara de Diputados, citado desde hacía tiempo por la Comisión de Deportes que preside Ivana Bianchi.
Este cronista hizo zappping durante la visita del veterano dirigente futbolístico al Parlamento, pero no sólo los informativos televisivos no emitían imágenes significativas, sino que los principales programas deportivos que se transmitían en directo por los canales de cable, insistían en poner sus focos sobre Bielsa, como si lo que pasaba en el Congreso no fuera un tema fundamental.
Acaso esta sea una muestra más, cabal, sobre lo que ocurre en la sociedad argentina y explica en buena parte por qué Grondona permanece ya por 31 años como mandamás de la AFA y se encuentra apenas a uno de renovar su mandato por octava vez. Porque casi no hay voces que se alcen en su contra y porque ni siquiera en los medios en los que se pregona un supuesto antigrondonismo, se hace nada a la hora de la verdad.
Sin dudas, es poco entendible que el Grupo Clarín no dé lugar a que el público sepa de la notable impunidad de Grondona, mostrando enteramente su paso por el Congreso y la obligación que tuvo de responder, aunque más no sea, a algunas preguntas de las que no está acostumbrado a escuchar. Se supone que Clarín se vio perjudicado por Grondona cuando la AFA le quitó el contrato, en 2009, para llevarlo al programa "Fútbol para Todos", con el Estado Nacional. Pero nada, absolutamente nada.
Tampoco nada desde Canal 7, obviamente, manejado por un gobierno aliado del dirigente y que una vez más genera una amplia contradicción entre el progresismo declamado y la realidad.
Ni hablar de los diarios, al día siguiente. Costó encontrar fotos, poder ver tres o cuatro imágenes televisivas seguidas, como si fuera una nota más, como cualquiera.
En su visita al Congreso, Grondona "sólo" tuvo que decir que "en mi vida no estuve relacionado con la barra brava", aún cuando apenas días atrás atendió a los integrantes de las Hinchadas Unidas Argentinas que viajaron al Mundial de Sudáfrica, o señalar que Ariel Pugliese, quien esperó a Lionel Messi en una de sus tantas visitas al país, en Ezeiza y como guardaespaldas, "es alguien que se puso en la foto, como tantos".
Acompañado por José Luis Meiszner, quien integra la comisión directiva de Quilmes nada menos que con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, Grondona tuvo que entregar una copia del contrato del "Fútbol para Todos", el mismo al que ningún periodista pudo acceder aunque se trata de un documento público, pero nada de eso parece importante. En cambio, sí lo era la segunda hora de Bielsa como expositor de por qué apoya, en Chile, la candidatura presidencial de Harold Mayne Nichols. ¡Eso sí que es ético!, ¡eso sí que merece todo el respeto y la atención!
Y ese es el periodismo deportivo que tiene la Argentina, que navega entre la mediocridad, los intereses empresariales, y un pequeño sector falso-progresista que mira para el costado y silba bajito cuando un hecho, a todas luces fundamental, no es útil a su discurso. No parece contribuir eso a la independencia tan pregonada.
Por Radio Continental, en cambio, se dijo ya avanzada la tarde que como suele suceder con sus manejos con los fácilmente convencibles directivos del fútbol, ya Grondona había invitado a muchos de los diputados de la Comisión a comer un rico asado en el predio de la AFA en Ezeiza, y ahora ellos lo tenían que interrogar. ¿Con qué distancia?, ¿con qué independencia? apenas se salvan unos pocos, pero en su paso por Diputados, Grondona sintió estar en medio de un paseo, en un día primaveral, sin atisbos de molestia alguna. En muchos casos, tal vez porque los legisladores conocen mucho menos que él de lo que ocurre, lo cual tampoco significa que el eterno presidente de la AFA se vanaglorie de su puesto, espondiendo con sorna, cuando no con burla a sus interlocutores sin que nadie ose escandalizarse y mientras los "progres" se limpiaban la baba con Bielsa y su ética en Chile.
Ni hablar de "democracia", palabra que en Grondona promueve un rápido sentimiento de ironía y hasta gracia, como cuando el diputado tucumano Gerónimo Vargas Aignasse (que responde, sí, al empresario periodístico Daniel Vila), le propuso que para la elección prsidencial en la AFA voten los tres mil dirigentes de los clubes de todo el país y no sólo los cuarenta y nueve del centralismo, todos amigos del poder y en su mayoría, invitados a los mundiales con todos los gastos pagos.
Mónica Nizzardo, presidente de Salvemos al Fútbol (SAF), sin dudas la entidad que más viene luchando por terminar con la violencia organizada que rodea a este fenómeno de los últimos cien años y que cada día crece dentro del negocio, y que estuvo presente aunque no la dejaron preguntar -faltaba más-, sostuvo que "lo único que corroboré una vez más, es que estamos frente a un futbol ‘tomado’. Tomado no solo por los barras sino por la gran hipocresía del sistema de AFA, en donde el juego del gran bonete es el preferido para esquivar cualquier cuestión sobre responsabilidades". Un resumen perfecto de lo que ocurrió con la visita de Grondona al Congreso.
“Es verdaderamente un impresentable, un hipócrita y mentiroso. Me dio asco ver a estos personajes. Lo que vi fue patético y vergonzoso. Un papelón y una burla de los miembros de la comisión de Deporte y de AFA. Son todos impresentables. Será hasta el próximo asadito que los convide Don Julio", sostuvo Liliana Garcia, la presidente de Víctimas de la Violencia en el Fútbol Argentino (FAVIFA).
Pero no hay demasiado lugar para saber. La TV ausente, pendiente de Bielsa y su renuncia, los diarios, en páginas interiores, bien adentro, silbando bajito y mirando para el costado.
Y Grondona, de regreso del Congreso, se habrá mirado el anillo que dice "Todo Pasa", habrá sonreído y habrá pensado "¿A papá?".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hi,

This is a question for the webmaster/admin here at sergiol-nimasnimenos.blogspot.com.

Can I use some of the information from this post above if I provide a backlink back to this site?

Thanks,
James

SergioL dijo...

Hi James, thank you for writing. Please, send me an email and tell me avout you or your web site, to salevinsky@hotmail.com

Regards,
Sergio