Páginas vistas en total

Google+ Followers

miércoles, 22 de abril de 2015

La Champions de los ricos (Jornada)




Si no hay sorpresas, tendremos unas semifinales de Champions League con el Barcelona, el Bayern Munich (ya clasificados), Real Madrid o Atlético Madrid, y la Juventus de Italia. Más o menos, los mismos de siempre, exceptuando esta vez a los equipos de la Premier League inglesa, eliminados todos demasiado pronto.

De hecho, cuando restan dos partidos de cuartos de final que se jugarán esta noche a las 20,45 (15,45 de la Argentina), entre Mónaco-Juventus y Real Madrid-Atlético Madrid, ya hay una certeza: los seis posibles campeones de Europa de esta temporada ya lo han sido en cuatro casos y los otros dos, al menos, ya han jugado alguna vez una final.

Parece demasiado lejana aquella época en la que nos podíamos encontrar con algún equipo sorpresa entre los “Top Four”, como alguna vez lo fueron el Brujas, el Malmoe de Suecia, el Olympique de Marsella de los tiempos locos del socialista de los misiles y de las tres tiras, Bernard Tapie, el Bayer Leverkusen de la primaverita de los Bernd Schneider y Michael Ballack, o la Sampdoria de Gianluca Vialli.

Como bien dice Mario Sconcerti en su gran libro “Il calcio dei richi” (“El fútbol de los ricos”), todo ha quedado reducido a una élite de clubes poderosos porque la riqueza vale sólo por la posibilidad de endeudarse. “No hay un gran club sin un gran déficit”, dice Sconcerti, antiguo director del “Corriere dello Sport”.

Sconcerti anuncia cuatro postulados del fútbol europeo: 1) Si se quiere vencer, lo más importante es el dinero. No alcanza con jugar bien, ni con una buena estructura. Gana el que gasta mucho. 2) El dinero es condición necesaria para ganar, pero no garantiza el triunfo. 3) La grandeza de  un club pasa por cómo gasta el dinero, no por cómo evita gastarlo, 4) A menudo, quien no tiene que ganar en el fútbol, gana igualmente (gracias al dinero de los derechos de la TV).

No es casualidad que en años bajos para el fútbol italiano, con flojas recaudaciones y un país en crisis económica, no haya tenido un representante en la final desde el Milan de 2007, o que gracias a la enorme diferencia de los cobros por los derechos de TV, Real Madrid y Barcelona, que ganan más que todos los equipos de la Premier League inglesa, se hayan encaramado casi siempre en las definiciones europeas.

Sconcerti habla de “la dictadura de la desigualdad” en el fútbol europeo, gracias a la televisión y a la llegada de los potentados, ya sea árabes, rusos o asiáticos, y su pregunta central es si se podrá ganar sin tener que gastarse un tesoro. No parece nada fácil. Hasta el Atlético Madrid ha recibido la ayuda del chino Wang Janlin, que compró el 20 por ciento del paquete accionario, quien es el cuarto hombre más rico de su país, dueño de la empresa Wanda Group, con 15.600 millones de euros en sus arcas.

Ni hablar entonces de cómo llegó el Mónaco hasta los ocho mejores de esta Champions League, de la mano del magnate ruso Dmitri Rybolovlev, quien compró la sociedad en 2011 y fue criticado porque saca ventaja en la Liga Francesa al no tener que pagar impuestos en su país sede.

Si bien no conservó a muchos de los cracks iniciales como Radamel Falcao o James Rodríguez, sigue teniendo un plantel más que aceptable y lo mejor, una apuesta por el buen trato de pelota y cierta estética que se agradece, y con la que eliminó sorpresivamente al Arsenal de Arsene Wenger en octavos de final y complicó muchísimo a la Juventus de Carlos Tévez, Andrea Pirtlo y Paul Pogba en la ida en Turín (apenas perdió 1-0).

Claro que poco pudo hacer el Porto ante la bestial maquinaria del poderosísimo Bayern Munich de Josep Guardiola, que se dio el lujo de no contar con sus dos extremos Frank Ribéry y Arje Robben, lesionados. Da un poco lo mismo: siguen Xabi Alonso, Mario Götze, el polaco Robert Lewandowski, el arquero Manuel Neuer o Phillip Lahm, y aunque perdió 3-1 en la ida ante el Porto, en la vuelta le propinó un rotundo 6-1 aunque a mediados del primer tiempo, todo estaba concluido y se fueron al descanso con un 5-0 que lo dice todo.

Por eso, el gran mérito del “Cholo” Diego Simeone, el director técnico del Atlético. Porque las diferencias de presupuesto y de plantel siguen siendo grandes y aún así, el 0-0 de la ida en el Vicente Calderón, no da muestras claras de que los blancos, esta tarde-noche en el Santiago Bernabeu, vayan a sacar seguras diferencias.

Ya al Real Madrid le había costado mucho aquella final del año pasado en Oporto, cuando aquél cabezazo sensacional de Sergio Ramos, en el descuento, permitió un empate que luego fue goleada en el alargue, pero en esta temporada ya se enfrentaron siete veces, y los de Carlo Ancelotti nunca pudieron ganar a los albirrojos y hasta perdieron por la Liga 4-0 en su visita al Calderón.

Pero hasta pasando el Atlético se reafirma que más o menos son siempre los mismos los que llegan a las finales, por aquello de Sconcerti. En este tiempo, no hay triunfo sin dinero atrás.

Al cabo, si el francés Thomas Piketty se ha hecho famoso y uno de los personajes más influyentes del mundo hablando del problema de la desigualdad en “El Capital del siglo XXI”, Sconcerti lo hace con el fútbol europeo, y acaso mundial.


Es que el fútbol no es más que un pequeño recorte, una fotografía, de la vida misma.

No hay comentarios: