Páginas vistas en total

Google+ Followers

martes, 31 de mayo de 2016

Intervención a la AFA, caos y amenaza de represalias (Jornada)




El fútbol argentino vivió ayer otra jornada negra, que seguramente será recordada por mucho tiempo, al confirmarse las versiones de una posible intervención estatal cuando la AFA recibió una notificación desde la Inspección general de Justicia (IGJ) acerca de que intervendrá una “Comisión Normalizadora” debido a la situación de caos en la que se encuentra la institución.

Esta carta, con la que se especulaba desde hacía varios días, llega justo en el momento en el que empezaba a vencer el plazo de presentación de avales para las candidaturas a la presidencia de la AFA para las elecciones fijadas para el próximo 30 de junio, tras el bochornoso empate 38-38 del 3 de diciembre pasado pese a los 75 votos.

Ya habían presentado los avales (se necesita un mínimo de siete) Claudio “Chiqui” Tapia, dirigente de Barracas central y representante del movimiento “Ascenso Unido”, su suegro Hugo Moyano, líder sindical de los Camioneros y presidente de Independiente, Nicolás Russo, titular de Lanús, e iban a hacerlo mañana Armando Pérez, presidente de Belgrano de Córdoba y Marcelo Tinelli, vicepresidente de San Lorenzo.

La gran clave de todo este escándalo reside en Zurich, en la sede de la FIFA, en la que su presidente, Gianni Infantino, deberá responder ahora si avala la nueva situación de la AFA (estatutariamente, se prohíbe cualquier intervención estatal, con suspensión de la afiliación de la federación, como ocurrió en los últimos tiempos con las de Indonesia, Kuwait y Benin), o si procede a desafiliar a la institución argentina, lo que acarrearía la inmediata suspensión de la selección argentina para participar de la Copa América Extra de los Estados Unidos, y la de la participación de Boca Juniors en la Copa Libertadores de América.

Si Infantino pasara por alto la situación, significará que tuvieron éxito las negociaciones que desde hace días entablaron primero Fernando Marín, titular del programa Fútbol Para Todos, y Juan Sebastián Verón (conocido de Infantino desde que fue jugador del Inter, club al que estuvo ligado el actual titular de la FIFA) y hasta se llegó a especular con que durante el fin de semana habría mantenido una teleconferencia con Suiza el propio presidente Mauricio Macri.

La IGJ comunicó anoche a la AFA mediante un documento, que el estado colocará dos nuevos veedores, el abogado Luis Tozzo y la escribana Catalina Dembitzky, por noventa días hábiles, que se podrían extender a otros noventa días de ser necesario, postergando las elecciones previstas para el 30 de junio próximo.

Estos dos veedores deberán controlar y organizar la AFA y se suman a los ya tres veedores existentes en el terreno contable, dispuestos en su momento por la jueza María Servini de Cubría, quien antes de viajar al exterior, elevó a su vez una carta a la IGJ dando vía libre para la intervención a partir de la causa que sigue por los manejos de los fondos del Fútbol Para Todos entre el Estado y la AFA durante los anteriores gobiernos nacionales.

Esta situación se sigue inscribiendo dentro del durísimo tironeo que generó el caos en diciembre pasado, durante la frustrada elección presidencial entre Marcelo Tinelli y el actual presidente de la AFA, Luis Segura.

Los clubes grandes y la “clase media” quieren organizar lo que dieron a llamar una “Superliga” dentro o fuera de la AFA si es necesario, mientras que los clubes chicos y del ascenso, ahora bajo el ala del moyanismo, sólo lo aceptan en el caso de que primero se vote al nuevo presidente el próximo 30 de junio, y no antes de esa fecha.

Los grandes, ahora avalados por el presidente de Boca Juniors Daniel Angelici, la voz de Macri en la estructura del fútbol, querían que se aprobara la Superliga antes de la elección presidencial, a sabiendas de que necesitan cuatro quintas partes de los votos (60 de 75) y no los pueden reunir.

Ante esta situación, recurrieron a todo tipo de vías para evitar llegar al 30 de junio sin la aprobación de la “Superliga”, como las frecuentes consultas a la FIFA o la apelación a los organismos estatales.

Por su parte, tras recibir la comunicación desde la IGJ, los clubes chicos, que son mayoría en las posibles votaciones, amenazan con aprobar esta tarde a las 18,30 en la reunión del Comité Ejecutivo de la AFA un cese de actividades de todo el fútbol argentino, no sólo las divisiones de ascenso sino la participación de la selección argentina en la Copa América de los Estados Unidos, a la que harían regresar inmediatamente.

Esto, a su vez, generaría un nuevo conflicto de inmediata repercusión internacional, aunque ya existe un antecedente de renuncia de una selección argentina a jugar una Copa América, cuando la AFA decidió no concurrir a Colombia 2001 por motivos de inseguridad, aunque en este caso, todo se desmadraría mucho más.

Junto a la selección argentina en Santa Clara, Los Angeles, se encuentran los dirigentes Juan Carlos Crespi y Claudio Tapia, uno de los candidatos a presidente de la AFA, y quien sería uno de los fogoneadores de la inactividad del fútbol argentino en todos sus estamentos mientras dure la intervención.

Todo se habría definido en la tarde de ayer, en una reunión en la que habrían participado el presidente Macri, Marín, el empresario Daniel Vila y la legisladora de la Ciudad de Buenos Aires Graciela Ocaña (Confianza Pública), una de las denunciantes del caso Fútbol Para Todos-AFA entre 2009 y 2015.

Entre las especulaciones, hay quienes sostienen que el verdadero propósito de Macri es introducir la posibilidad de las sociedades anónimas, un proyecto que ya había perseguido en la década del noventa, pero que encontró mucha resistencia del ambiente del fútbol.

El Estatuto de la FIFA, en el inciso “i” del punto 1 del Capítulo 13, en el apartado “Obligaciones de sus miembros” indica que las federaciones deben “administrar sus asuntos en forma independiente” y deben asegurarse de que “no se produzca ninguna injerencia por parte de terceros”.

En el punto 3 del Capítulo 13 se indica que la violación del apartado 1 letra “i” también puede entrañar “sanciones aún sin la injerencia de terceros”.

Es innegable que el fútbol argentino siempre tiene la capacidad de sorprendernos con algo nuevo, con un final cada vez más impredecible.

No hay comentarios: