Páginas vistas en total

Google+ Followers

jueves, 2 de junio de 2016

Mis recuerdos de México 86: Ser el mejor del Mundial



Faltaban unos días para comenzar el Mundial de México 86 y desde la Argentina llegaba un clima de desconfianza hacia la Selección. Los partidos previos no habían sido buenos, se conocía que la relación entre Diego Maradona y Daniel Passarella no era la mejor y se sabía de la existencia de dos grupos que pensaban bien distinto, aunque a esa altura ya se habían reunido entre cuatro paredes y lo habían arreglado, proponiéndose un objetivo claro para todos (una fue en Barranquilla, luego hubo otra en México).

Este periodista se encontraba detrás del “Zoilo” Gerardo Horovitz, de la revista “El Gráfico”, cuando quiso sacar una foto de tapa para la previa del inicio del Mundial con los dos símbolos, Maradona y Passarella, a quienes colocó un sombrero mexicano para ilustrar. Pero apenas si les pudo arrancar una tibia sonrisa y ni se tocaron.

En una de esas mañanas, Fernando Signorini, preparador físico, pasó por la puerta de la habitación de Maradona y Pedro Pablo Pasculli. Diego estaba leyendo el diario en la cama y el delantero saludó desde la suya.
-         ¿Cómo están?
-         Bien, contestó Pasculli, y ¿vos, Fernando?
-         Bien también (y guió un ojo a Pasculli con un gesto de complicidad). ¿Sabés Pedro que estaba leyendo los diarios que nos llegaron a la concentración y me di cuenta de que este será un Mundial mediocre?
-         ¿Por qué? (contestó un Pasculli que había captado la idea)
-         Porque no hay nadie que se haga cargo de ser la estrella de este Mundial.
-         ¿Cómo es eso, Fernando?
-         Y sí, Pedro. No hay nadie que se proponga ser la figura, que se muestre como candidato…
-         Mirá vos…
Maradona, que estaba leyendo el diario, interrumpió molesto.
-         Che, ¿me dejan leer?
-         Sí, perdón, Diego (dijo Signorini, y se fue).

A la mañana siguiente, cuando Signorini recibió otra vez los diarios y abrió en las secciones “Deporte”, una sonrisa brotó de sus labios. Maradona aparecía diciendo “éste será mi Mundial”.

* Del Libro "Maradona, rebelde con causa", Sergio Levinsky, Ediciones Corregidor, Buenos Aires, Argentina, y otras ediciones en distintos idiomas y países.


No hay comentarios: