Páginas vistas en total

Google+ Followers

domingo, 31 de enero de 2016

El Real Madrid se empeña en que la Liga no se acabe (Yahoo)




Con veintidós jornadas disputadas en la Liga Española sobre treinta y ocho totales, es decir, poco más de la mitad del torneo ya jugado, el Barcelona no sólo le lleva tres puntos de ventaja al Atlético Madrid (al que acaba de vencer en un muy duro partido en el Camp Nou) y cuatro al Real Madrid, sino que en el caso de vencer al Sporting de Gijón en el partido que había suspendido en diciembre y se jugará el próximo 17 de febrero, la ventaja hacia sus dos principales rivales por el título de campeón, se extenderá a seis y siete unidades.

Si hasta ese entonces todo se mantiene igual entre los tres primeros y el Barcelona sacara esta posible ventaja, ¿podría decirse que poco a poco esta Liga se está acabando y que teniendo en cuenta que tiene que recibir en el Camp Nou al Real Madrid, al Sevilla y al Valencia, casi no tiene visitas muy riesgosas en lo que resta del calendario (apenas Villarreal y Real Sociedad)?

En verdad, si es por los números, por el potencial y por los antecedentes, se podría decir que no será fácil que el Barcelona no retenga el título de campeón de Liga aunque si es por el juego, se abre un poco la posibilidad de que este Real Madrid, renovado desde la llegada de Zinedine Zidane como entrenador hace un mes, y algo más descansado por no jugar desde hace ya tiempo la Copa del Rey (descalificado por aquel episodio de Cheryshev), ha cambiado su juego y ha apostado más al ataque y a sus jugadores-estrella, mucho más cómodo con un ex súper crack que al mejor estilo Vicente Del Bosque, los entiende y los sostiene.

Si bien es cierto que el Real Madrid con Zidane en el banquillo ha jugado tres de los cuatro partidos de Liga en el Santiago Bernabeu, los resultados fueron tan amplios en su favor, y resueltos todos tan temprano (en los primeros quince minutos) que hasta se ha dado el caso de que en los tres, el equipo se ha tomado un largo descanso, con siestas de casi media hora.

Pero es claro que se han revitalizado tanto los tres atacantes que componen la BBC (Bale, Benzema y Cristiano Ronaldo), como los dos ejes por excelente (James Rodríguez e Isco), mientras que los dos laterales ya ni necesitan pensar y pasan al ataque en forma permanente como dos delanteros más, siempre Marcelo por la izquierda y Carvajal por la derecha.

Este Real Madrid ultraofensivo, que ya lanzó a Cristiano al liderato de la tabla del Pichichi (compartido junto a Luis Suárez) con 19 goles y que tiene a Benzema al acecho con 18, hoy podría estar en condiciones de pelearle la Liga al Barcelona, ya recuperado anímicamente desde la salida de Rafa Benítez, quien nunca encontró un equipo-base.

Por su parte, si bien el Barcelona sigue su enorme racha ganadora, con 28 partidos sin derrotas, hace ya varios partidos que no encuentra aquella solidez que le conocimos y ya lo hemos escrito en estas mismas columnas semanas atrás y no ha cambiado el concepto, precisamente, este pasado fin de semana aún habiendo ganado, y con justicia, nada menos que a uno de sus dos máximos rivales, el Atlético Madrid.

El equipo del entrenador argentino Diego Simeone vendió cara su derrota poniéndose en ventaja al inicio del partido, y se encontró con que todo había cambiado al irse al descanso por el enorme potencial que tiene el Barcelona, con algunos jugadores excepcionales como Lionel Messi o su gran goleador Luis Suárez, además de la superioridad numérica por el insólito golpe del brasileño Filipe Luis al astro argentino.

Pero el Barcelona no debería llamarse a engaño. No está jugando bien. Su defensa no tiene la tranquilidad suficiente para salir jugando con el balón dominado como en otros tiempos, tiene serias desinteligencias y saca muchas veces muy largo para desentenderse del problema, mientras que su mediocampo no tiene la fluidez del pasado reciente, además de que Neymar luce mucho más errático y tiende a culminar cada jugada en la individual en vez de recostarse en lo colectivo.

Esto ya lo habíamos notado ante el Málaga en la Rosaleda, volvió a aparecer en el partido de ida de la Copa del Rey ante el Athletic de Bilbao, pero sorprendió más que en la vuelta en el Campo Nou costara tanto un equipo al que apenas diez días antes por Liga había goleado sin atenuantes 6-0. Es que todo había cambiado y hasta el Barcelona se encontró en justa desventaja y hasta a un gol de quedar eliminado cuando supo reaccionar a tiempo y siempre gracias a su tremendo potencial ofensivo.

El sábado pasado, ante el Atlético y en el Camp Nou, los fantasmas volvieron a aparecer cuando volvió a quedar en desventaja con los mismos problemas y aparecieron las mismas soluciones: los mismos quince minutos en los que el equipo se compacta, domina terreno y pelota, da vuelta el marcador, y luego vuelve a quedar en una extraña meseta, aún cuando la inexplicable violencia del Atlético, ya con dos hombres menos, no representaba un gran peligro de empate.

Aún así, el Barcelona no pudo sacar más ventaja, tampoco se acercó mucho a la portería de Oblak, y todo quedó en un gris 2-1 que le permitió alejarse de los rojiblancos y mantener la distancia con los blancos, pero poco más que eso.
Queda mucha Liga aún, y quedan otros parámetros, como las semifinales de Copa del Rey, en las que todo indica que el Barcelona debería sortear a este Valencia de Gary Neville que deambula sin mucho sentido por el campo.

Pero el Barcelona parece alejado mucho más en lo numérico que en lo que ha producido en el juego en este último tiempo, justo cuando el Real Madrid parece encontrar su nivel.


¿La Liga puede acabarse pronto? Los números indican que puede ser. El juego abre un signo de interrogación.

No hay comentarios: