Páginas vistas en total

Google+ Followers

domingo, 6 de octubre de 2013

¿El Barcelona está en un gran momento? (Yahoo)


Pocas veces en su historia, el Barcelona tuvo un arranque de temporada tan demoledor, si nos basamos en los resultados. Ha jugado oficialmente doce partidos, de los cuales dos de ellos, empatados ante el Atlético Madrid, sirvieron para ganar la Supercopa de España en agosto, y en los otros diez se impuso, dos de ellos por la Champions League y los otros ocho, por la Liga Española.
Si el fútbol fuera una ciencia exacta, si todo se basara en resultados, la actuación de este Barcelona modelo 2013/145 sería indiscutible, y en pocas oportunidades se ha dado el caso de un entrenador debutante y más aún, prácticamente desconocido, como el argentino Gerardo “Tata” Martino, y que de entrada gane todo lo que tiene en sus manos.
Sin embargo, este Barcelona está lejos de ser indiscutible. Desde el punto de vista estético, desde su juego, su creatividad, su belleza, que es lo que lo ha encumbrado como el equipo referencia del mundo entero, no ha vuelto a repetir nunca, salvo pequeños pasajes de algunos partidos y todos ellos en el Camp Nou, aquellas jugadas que tanto han deleitado en el pasado.
Al mismo tiempo, ya la posesión no es abrumadoramente favorable como era durante todo el ciclo, y si bien es cierto que la posesión de balón no garantiza buenos resultados, en el caso del Barcelona sí era una vía para obtenerlos, cuando ahora da algunas ventajas defensivas en huecos que se producen y recibe goles desde movimientos que en otro tiempo hubieran sido impensados.
¿Por qué ocurrió semejante cambio? Es algo que aún no se termina de dilucidar porque el propio Martino no lo ha explicado, si bien sí suele decir, en las conferencias de prensa, que la situación no podía seguir como en años anteriores y él fue el encargado del trabajo más pesado, que ya tanto los dirigentes como los jugadores veían como inevitable.
En otras columnas citábamos las extrañas declaraciones de algunos jugadores que son referentes del plantel sosteniendo que no se podía seguir con el juego del toque y parecería que hay dos opciones para el trabajo de Martino en el mediano plazo: o bien busca “esconder” el juego del Barcelona, al menos fuera de casa, para hacerlo más imprevisible al rival, debido a que los partidos se estaban transformando ya del fútbol al hándbol (en el sentido de que eran todos pases de un costado al otro al borde del área rival, sin poder penetrar en ella para convertir), o bien hay una renuncia explícita a la posesión para buscar otras variantes, para enriquecerlo tácticamente para dar distintas respuestas, pero con una búsqueda más orientada al juego propio, al sistema táctico, más que burlar al adversario.
De momento, no se sabe el rumbo, pero sí hay ya algunos elementos del juego del Barcelona muy interesantes para analizar. Desde algunos saques largos de Víctor Valdés, como salida desde el arco, una menor posesión del balón, la apuesta a jugar a veces de contragolpe, los remates de media distancia (se vio nítidamente el pasado sábado ante el Valladolid en el Camp Nou), las rotaciones de jugadores y los cambios posicionales (Cesc no más de “falso nueve” y ahora de volante central, Neymar, de “falso nueve” cuandio no está Lionel Messi).
De cualquier forma, el Barcelona sigue teniendo algunos problemas estructurales, como su plantilla demasiado corta (ya lo era y sólo fichó a Neymar y se excedió en la cesión y venta de pases de jugadores), y la excesiva dependencia de Messi para el gol, así como una necesidad de reafirmar un defensa central sólido para la segunda parte de la temporada, especialmente desde febrero a junio.
Es evidente que todo está centrado en el ya próximo regreso a los campos de juego del veterano Carles Puyol, cuyas actuaciones van a determinar la necesidad de fichar o no a un defensor en su posición, sumado a que viene recuperándose Marc Bartra, luego de un comienzo de temporada dubitativo.

En estos meses Martino deberá seguir profundizando sus búsquedas para encontrar un equilibrio en las rotaciones y en la relación con un Messi que ya pesa demasiado en todos los órdenes mientras va impulsando el crecimiento de Alexis Sánchez, antes muy cuestionado en el Camp Nou, y acomodando a Neymar entre los titulares.

No hay comentarios: