Páginas vistas en total

Google+ Followers

martes, 22 de octubre de 2013

¿Puede irse Casillas del Real Madrid? (Yahoo)



Si bien el conflicto data de varios meses, desde los tiempos de José Mourinho como entrenador del Real Madrid, esta semana recrudeció con las declaraciones del laureado portero internacional Iker Casillas acerca de que si en unos meses no cambia su situación en el club, evaluaría marcharse luego de catorce temporadas.

Casillas cree, aunque no lo manifiesta, que la pérdida de la titularidad en la portería del Real Madrid no tiene relación con su juego sino con razones extra deportivas, por lo que coloca su situación en el nivel de la injusticia, desde que primero fue reemplazado por Jesús Adán y luego, ya de manera constante en la Liga Española, por Diego López.

Casillas no es un portero más sino uno de los mejores (acaso el mejor) del mundo y todo su entorna apunta a que la idea de su permanente suplencia no parte de su actual entrenador, el italiano Carlo Ancelotti, ni del todo por Mourinho, sino desde el mismísimo presidente del club, Florentino Pérez, desde que fue sindicado como una de las fuentes de conocimiento de la mala relación entre el plantel y el portugués en la pasada temporada.

Mourinho, enfrentado con casi todos los estamentos de la Liga y del propio Real Madrid, llegó a señalar a Casillas, a través de su pareja, como uno de los responsables de que se difundiera el conflicto y la relación entre ambos no tuvo vuelta atrás, mientras que en esos días calientes, que hoy parecen tan lejanos, el diario deportivo Marca llegó a informar de una reunión fuera del club entre los capitanes y Pérez, absolutamente desmentida por el dirigente hasta enfrentarse con el legendario periódico, en la que se le exigió la salida del portugués para junio de 2013, cosa que finalmente ocurrió.

Aún así, Pérez siguió manifestándose contra varios medios, ya con Mourinho fuera del plantel e incorporado al Chelsea, lo cual indica el nivel de enfrentamiento que sigue teniendo por aquello que sucedió con los capitanes y que provocó la salida de un entrenador con el que se había jugado mucho y había apostado a futuro y hoy mismo sigue diciendo que con él, el equipo dio “un salto cualitativo”.

Lo cierto es que Casillas lleva meses sin continuidad, y pese a estar en una élite de porteros, va perdiendo lugar como titular en la propia selección española a pocos meses del Mundial y cuando ya finalizó la etapa clasificatoria, por lo que desde ahora no son muchos los partidos amistosos que restan hasta la hora de comenzar en Brasil la Copa del Mundo.

Este factor, sumado a la incomodidad que tiene el propio Casillas con buena parte de la dirigencia del Real Madrid y que no toda la grada está con él porque aquellos que sostenían a Mourinho prefieren a Diego López, aunque sean minoría, han generado por primera vez en su trayectoria, siempre ligada a los blancos, un deseo de cambiar de aires ya sea para diciembre o para junio.

¿Puede ir Casillas al Barcelona? Aunque parezca una locura, no lo es y el impedimento pasa mucho más por la historia del portero y su afectivo vínculo con el Real Madrid, que por el presente y otros factores.

Uno de ellos es que el portero titular del Barcelona, Víctor Valdés, seguramente saldrá al final de la temporada para emigrar al Mónaco o a algún equipo de la Premier League, por lo que el camino queda abierto para un jugador de su nivel.

Otro es la gran relación existente entre Casillas y los referentes del Barcelona como Xavi Hernández y Carles Puyol, que fue lo que abrió la compuerta del conflicto en los tiempos de Mourinho, cuando el arquero los llamó por teléfono luego de la seguidilla de clásicos calientes que ya estaban generando un clima de guerra, para encontrar juntos una solución y aplacar los ánimos, algo que no gustó para nada al portugués, que vive de esos enfrentamientos. Son parte de sui juego.

Y el tercer elemento que podría jugar a favor es el de la estocada de Casillas a Florentino Pérez, al pasar a jugar en el archirrival, que si bien no sería una movida ajedrecística como la de la contratación de Luis Figo en aquella campaña electoral de 2000, no estaría lejos y produciría un notable daño al dirigente.

Por cierto, una encuesta difundida este fin de semana mostró que el cuarenta y cinco por ciento de los simpatizantes del Real Madrid cree que Casillas pasará a jugar en el Barcelona, es decir que sea así o no, hay una construcción en el imaginario del madridismo, y un real temor a que el hecho se concrete y a tener que soportar las consecuencias.

Por todo esto, tanto el Real Madrid como Ancelotti se juegan mucho en estos meses y los resultados de este fin de semana, que justo lo acercan a la punta gracias a su triunfo ante el Málaga y al empate del Barcelona en Pamplona ante Osasuna y la derrota del Atlético Madrid en Cornelía ante el Espanyol, generan una enorme expectativa para el gran clásico del próximo sábado ante los blaugranas.

Allí también, tal vez, haya alguna posibilidad de medir cómo el barcelonismo recibe a Casillas, aunque seguramente vuelva a sentarse en el banquillo, siguiendo nerviosamente las alternativas del partido. Algo a lo que un gran portero como él, no termina de acostumbrarse.


No hay comentarios: