Páginas vistas en total

Google+ Followers

lunes, 19 de octubre de 2015

Pelear por Messi es inútil (Yahoo)



En la prensa española aparecieron por estos días portadas llamativas con una posible batalla entre la selección argentina y el Barcelona por contar con Lionel Messi en sus equipos, a partir de que se calcula que en un mes, el super crack estaría ya recuperado de su lesión y podría iniciar su regreso a la actividad profesional.

Si bien las situaciones futbolísticas son diferentes, tanto la selección argentina como el Barcelona lo necesitan con cierta urgencia porque ninguno de los dos está teniendo solidez en sus competencias y entonces, tratándose del mejor jugador del mundo, se parte de la creencia de que su aporte resultaría fundamental para cambiar el rumbo.

La selección argentina debe jugar dos de los partidos más complicados de toda la serie de los dieciocho correspondientes a la clasificación para el Mundial de Rusia 2018 en el grupo sudamericano, no sólo por los rivales que tendrá (Brasil  como local y Colombia fuera de casa), sino porque no sólo ha obtenido un solo punto en sus primeras dos presentaciones ante Ecuador y Paraguay, sino que el equipo no ha mostrado ninguna solidez y también padece la lesión de otro de sus grandes atacantes, Sergio Agüero.

Los partidos ante Brasil y Colombia, que serán los últimos dos oficiales de 2015, se jugarán el 13 y el 17 de noviembre, mientras que apenas cinco días más tarde, el Barcelona deberá visitar al Real Madrid en el estadio Santiago Bernabeu por la Liga Española y como es lógico, el entrenador Luis Enrique Martínez pretende contar con su mejor jugador en ese partido siempre tan especial para los culés.

La prensa española, y especialmente la catalana, está acostumbrada a este tipo de polémicas que suelen llenar importantes espacios en los diarios deportivos y en los medios electrónicos y ya han comenzado a abrir el paraguas sobre la posible disputa entre la selección argentina y el Barcelona para contar con el jugador en ocasiones tan importantes, cuando es claro que su recuperación hará que sea complicado jugar para ambos equipos y someterse a tanto desgaste.

¿Pero es realmente así? ¿Realmente hay tanta pugna por el crack? Desde el punto de vista de la selección argentina, al menos, de momento su entrenador (y casualmente ex entrenador del Barcelona en la temporada pasada), Gerardo Martino, sólo ha dicho que desde ya que le encantaría poder contar con Messi pero siempre agregó que no va a desgastar al jugador si nota o sabe que no está en su plenitud para poder jugar y que en ese caso, lo mejor será que regrese en perfecto estado para 2016, cuando a los albicelestes les esperan muchos compromisos por la clasificación para el Mundial y al mismo tiempo, a mitad de año, una nueva Copa América, en este caso la Copa América Extra de 16 equipos, que se jugará en los Estados Unidos para festejar el Centenario de la Conmebol y que contará con representantes de la Concacaf.

Es decir que al menos desde la selección argentina no parece haber animosidad a una pugna con el Barcelona, con el que siempre hubo un entendimiento entre las partes y si bien Messi le dio mucha más cabida al equipo albiceleste en la temporada previa al Mundial, en la reciente todo es mucho más equilibrado, no ha estado en algunas convocatorias y en otras ha jugado algunos minutos en partidos que no fueron considerados fundamentales.

El mayor problema que afronta Martino, podría decirse que es mucho más simbólico y anímico que enteramente futbolístico. Es que la selección argentina, además de no sacar muchos puntos para Rusia 2018 no ha jugado nada bien y pese a que Messi es muy criticado por un sector de la prensa y de la sociedad, es muy evidente que en este equipo es demasiado necesario y hasta hay un mínimo temor a que pese a tanta riqueza de la plantilla, se complique la clasificación al Mundial.

En ese sentido, se cree que el aporte de Messi es demasiado importante como para no esperar un milagro y que pueda aparecer jugando nada menos que en el clásico ante Brasil del mes próximo.

Por el lado del Barcelona, aunque el equipo es líder en la Liga y tampoco parece tener grandes problemas en su grupo en la Champions League, también resulta evidente que el Barcelona, en una temporada en la que recién puede fichar en invierno, y habiendo dejado ir a Pedro Rodríguez, a Gerard Deulofeu y a Martín Montoya, sumado a diferentes lesiones de otros jugadores, tiene una plantilla demasiado corta.

Además del problema numérico de los jugadores con que cuenta, es claro que hay algunos que no están en su mejor nivel (Munir, Sandro, el propio Piqué, Adriano) y la falta de Messi ha pesado demasiado en la baja en el juego.

El propio sábado pasado por la Liga, puede llamar a engaño observar la estadística del 5-2 en el Camp Nou al Rayo Vallecano, con una exhibición de Neymar (que justamente culmina su suspensión en la clasificación al Mundial y podrá regresar ante Argentina), autor de cuatro goles.

Pero el Barcelona no jugó bien otra vez y apeló a la contundencia del brasileño en un magnífico partido, y a la colaboración de otra estrella como el uruguayo Luis Suárez, para establecer una distancia que no se reflejó en el partido ante el muy digno equipo madrileño dirigido por Paco Jémez, que le plantó mucha cara y le generó varias ocasiones de gol.

Por todo esto, suena muy importante para el Barcelona que Messi pueda llegar a tiempo ante el Real Madrid, pero tampoco parece fácil que llegue en su plenitud y la gran pregunta es si el Barcelona tendrá la paciencia para esperarlo, si no llega en las mejores condiciones, o si lo forzará a volver de todos modos, y si eso pasa, entonces en ese caso, qué hará la selección argentina.

De momento, también Luis Enrique le ha quitado hierro a cualquier polémica y ha dicho que cree que tanto él como Martino sólo quieren lo mejor para Messi.


¿Será que la prensa española exagera o será que hay un conflicto real en puerta? En pocos días lo sabremos.

No hay comentarios: