Páginas vistas en total

Google+ Followers

domingo, 21 de agosto de 2016

Neymar agiganta los sueños del Barcelona (Yahoo)




Los seguidores del Barcelona pueden agrandar sus sueños tras este fin de semana, no sólo por el amplio triunfo en el debut liguero ante el Betis (6-2) con un Lionel Messi retornando a su mejor nivel y con su tremendo goleador Luis Suárez con un hat trick, sino porque cruzando el Océano Atlántico, su otro gran delantero, Neymar, fue uno de los artífices en la conquista de la primera medalla dorada para su selección brasileña.

La gran noticia para los simpatizantes del Barcelona en todo el mundo es que con sólo 24 años, y ya habiendo sido ternado para conseguir el Balón de Oro 2015, Neymar supo cargar con todo el peso de la responsabilidad de ser el capitán de la selección brasileña que soportó infinidad de presiones en la búsqueda del único título de campeón que se le negaba en su rica historia.

El Barcelona sabe de lo que se trata. Cuando hace meses el Barcelona negoció con la Confederación Brasileña de Fútbol por la participación de Neymar y arreglaron que lo ideal era que el crack participara en uno de los dos torneos y no en ambos para preservarlo físicamente, convinieron en que en ese momento, la prioridad eran los juegos Olímpicos y no la Copa América Extra de los Estados Unidos.

Esta decisión, que ahora aparece como acertada, en verdad respondía a la necesidad de que el fútbol brasileño apuntara con todas sus fuerzas a ganar la medalla dorada como local en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, ya que aunque siendo una potencia mundial, no tenía la misma urgencia en imponerse en un torneo americano que además, organizará como local en tres años.

Neymar bien sabe la presión que tuvo como la mayor estrella de ese equipo olímpico brasileño, como capitán (acaba de decir que dejará la cinta a partir de ahora, justo cuando asume el nuevo entrenador Tité), con un inicio lleno de dudas sin poder ganar a equipos débiles como Sudáfrica e Irak y con el público local mostrando su disgusto con el juego del conjunto local, y con buena parte de la prensa comparando a su selección como la del fútbol femenino y su estrella Marta, que parecía que avanzaba sin problemas hacia la conquista mayor.

Pero bastó un buen resultado en la fase de grupos para que el equipo dirigido por Rogerio Micale se tranquilizara, no corriera tanto y parara el balón para adquirir un ritmo más cercano al tradicional juego brasileño, y cuando llegó el momento de la final en el mismo estadio Maracaná en el que en 1950 perdió el título mundial ante Uruguay, muchos alentaban cierta venganza ante los alemanes que los habían goleado 7-1 dos años antes en el Mundial, los locales desarrollaron su mejor juego y fueron muy superiores a su rival, más allá de que no hayan podido concretarlo y que todo se definiera por penales.

Que Neymar haya concretado un gran gol de libre directo, y luego haya tenido justo la oportunidad de que Brasil ganara su primera medalla dorada olímpica con su penal, es todo un indicio de lo que le puede deparar esta carrera con algunos momentos brillantes, con tan sólo 24 años y ahora sí, cada vez posicionado mejor como posible sucesor de Lionel Messi en el Barcelona.

Es, sin dudas, una gran noticia para un Barcelona que no sólo arrancó de la mejor manera la temporada 2016/17 con la clara obtención de la Supercopa de España ante el Sevilla con un global de 5-0 no sin haber sufrido el típico asedio al que someten los equipos del argentino Jorge Sampaoli a sus rivales pero con la capacidad técnica de sus jugadores para sobreponerse y marcar la diferencia.

La gran plantilla de que dispone hoy el Barcelona, pese a las salidas de jugadores clave como Daniel Alves o finalmente Claudio Bravo, suena mucho más equilibrada que la de temporadas anteriores, con refuerzos importantes en cada línea, especialmente en el ataque con la llegada de Denis Suárez, André Gomes, y la ya más clara adaptación de Arda Turán, a lo que ahora se sumará un Neymar en el mejor estado anímico.

El propio entrenador, Luis Enrique, ha dicho antes de comenzar la temporada que “es el mejor plantel que dirigí”, como para que quede bien claro lo que piensa, pero el Barcelona deberá tener que luchar en los diferentes frentes contra rivales muy exigentes y ya comenzó a notarse en la Liga, porque Real Madrid se puede dar el lujo de disponer sin problemas de un relevo juvenil de su tremendo ataque de la BBC y con Marco Asensio y el retornado Alvaro Morata parece alcanzarle como para dar pelea y no es casualidad el 0-3 en el debut ante Real Sociedad en Anoeta.


El gran acertijo es si Atlético Madrid, que tuvo un extraño inicio con un inesperado empate ante el Alavés en el Vicente Calderón, y un Sevilla que ha debutado con seis goles en el Sánchez Pizjuán ante el Espanyol pero que ha sufrido doce en cuatro partidos oficiales, tomando en cuenta las Supercopas de Europa y España, podrán sumarse al lote de los líderes y sostener su puja hasta el final o no volverá a ser una lucha de a dos, como por muchos años ocurrió en la Liga y que no parece convenirle a nadie.

No hay comentarios: