Páginas vistas en total

Google+ Followers

domingo, 28 de agosto de 2016

Los equipos españoles, ante un nuevo desafío europeo (Yahoo)



Pocas cosas han cambiado en el contexto de los clubes españoles que participarán en la nueva edición de la Champions League que comienza el 13 de setiembre próximo.  Sin embargo, la máxima competición europea seguramente será testigo, una vez más, del enorme poderío del actual campeón del torneo, Real Madrid, del otro finalista de la pasada temporada, el Atlético de Madrid, el ganador de cuatro copas desde 2006, el Barcelona, y con la incógnita sobre si por fin el Sevilla podrá atravesar una complicada fase de grupos o deberá regresar a su siempre bienvenida Europa League.

El Real Madrid va esta temporada en búsqueda de la Duodécima Champions League luego de haberse impuesto otra vez al Atlético Madrid, en el segundo derbi finalista en tres temporadas, y si bien no ha tenido una gran renovación en fichajes, sí ha encontrado un enorme recambio en el ataque a partir de las lesiones de Cristiano Ronaldo y Gareth Bale, con jugadores de gran futuro como Lucas Vázquez y Marco Asensio, y el retorno, ahora como estrella, de Alvaro Morata tras su paso por la Juventus.

Puede decirse que el club blanco puede ser levemente optimista luego de haber sido favorecido, una vez más, en el sorteo de la fase de grupos, al integrar el F junto a su viejo conocido Borusia Dortmund, que ya lo ha complicado en el pasado, en tiempos de Jürgen Klopp (ahora en el Liverpool), el Sporting Lisboa (en el que llegó a jugar Cristiano Ronaldo) y el Legia Varsovia.

Se supone que el Real Madrid no debería tener problemas en pasar a los octavos de final y como su mayor adversario aparece claramente el Borusiam con el regreso de Mario Götze tras su paso por el Bayern Munich, y la incorporación de jugadores como Sebastián Rode (también del Bayern), Ousmane Dembelé (Rennes), André Schurle (Wolfsburgo) y la joven promesa española Mikel Merino (Osasuna).

En cambio, el Atlético Madrid está un poco más complicado, aunque junto con el poderoso Bayern Munich, contra el que jugó en semifinales en la Champions pasada, es favorito para clasificarse a los octavos de final en el grupo D en el que también participarán el FC Rostov ruso y otro equipo nada sencillo, el PSV Eindhoven holandés, que fue un gran obstáculo para los “colchoneros” en los octavos de final en el torneo europeo anterior.

Si bien el inicio del Atlético no fue el mejor en la Liga Española, empatando en sus dos primeros compromisos ante dos equipos a priori inferiores como el Alavés y el Leganés, el entrenador Diego Simeone ha logrado una continuidad histórica con esta plantilla, que ha sido reforzada por cracks como el atacante francés Kevin Gameiro o el argentino Nicolás Gaitán.

El Bayern ha cambiado su entrenador luego de tres temporadas, con la salida de Josep Guardiola y la llegada del italiano Carlo Ancelotti, que ganó la Champions en 2014 con el Real Madrid justamente ante el Atlético.

Los alemanes, con una base de grandes jugadores desde el ciclo anterior, han agregado a la promesa portuguesa Renato Sanches y el gran defensor del Borusia Dortmund y la selección alemana, Mats Hummels.

En cambio, puede decirse que el Barcelona, otra vez de acuerdo con el sorteo,  tiene compromisos muy complicados en su grupo C, junto con el Manchester City, el Celtic de Glasgow y el ascendente Borusia Monchengladbach.

Si bien los catalanes conservan uno de los mejores planteles del mundo y han sido protagonistas de todas las últimas Champions League con una tremenda continuidad, y han completado su equipo con muy buenos jugadores como André Gómez, Denis Suárez o Samuel Umtiti, así como que han reunido los seis puntos iniciales en la Liga, se espera con mucha expectativa el momento en que enfrenten a otro gran poderoso europeo, el Manchester City, en el que se reencontrarán con su ex entrenador Guardiola y con su reciente ex arquero chileno Claudio Bravo.

El Celtic, ahora conducido por el ex entrenador del Liverpool Brendan Rodgers y ha incorporado a Kolo Touré, Moussa Dembelé y a Scott Sinclair, ha sido siempre un rival complicado para el Barcelona, al que ya ha vencido en la Champions y no parece fácil la visita a Glasgow.

En tanto, el Sevilla, tricampeona de la Europa League, deberá tratar de traspasar por fin la fase de grupos de la Champions aunque una vez más, como en la temporada pasada, deberá enfrentarse a la ahora muy poderosa Juventus, quíntuple campeona consecutiva de la Serie A y con un plantel cada año más fuerte, así como contra el también complicado Olympique de Lyon, mientras que algo más atrás aparece el dínamo Zagreb.

El Sevilla ha tenido un cambio muy importante desde que ganara en mayo la Europa League ante el Liverpool porque se ha ido su entrenador, Unai Emery, al PSG, y ha sido reemplazado por el argentino Jorge Sampaoli, quien en el verano casi deja su lugar al ser tentado para dirigir a la selección argentina.

Sampaoli armó un equipo muy fuerte con la base de la temporada pasada pero con el agregado de varios sudamericanos como los argentinos Gabriel Mercado, Matías Kranevitter y Luciano Vietto, y el talentoso brasileño Ganso, aunque de momento los resultados han sido dispares, porque ha perdido las dos copas que disputó en agosto, la Supercopa de Europa ante el Real Madrid, en un partido muy ajustado, y la Supercopa de España ante el Barcelona,  aunque dejó una buena imagen.

En el inicio de la Liga, sin embargo, ha mostrado algunas dudas en su funcionamiento ante el Espanyol de Barcelona (6-4) y ante el Villarreal (0-0), pero cuenta con un enorme recambio.

La Juventus, su rival más fuerte, apunta ahora a Europa tras haber jugado la final de 2015 y para eso ha fichado a cracks de la dimensión de Daniel Alves, Gonzalo Higuaín y Miralem Pjanic, mientras que el Olympique de Lyon ha contratado al joven defensor argentino Emanuel Mamanna y a Nicolás Nikoulu (Olympique de Marsella).

¿Podrá seguir mostrando el fútbol español en Europa?


No hay comentarios: