Páginas vistas en total

Google+ Followers

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Mucho más que la elección de dos sedes mundialistas



Desde Zurich, Suiza

Por estas horas, Zurich se transforma en la capital del mundo, aún cuando se encontró, por un lado, con la sorpresa de tener que luchar por la primera plana ante los tremendos documentos de Wikileaks, que cambiarán sin duda la historia de la diplomacia. Y por otro, cuando días opasados, y ante un panorama novedoso para los tranquilos habitantes de esta ciudad que parece una postal por la nieve que la rodea, por haber visto cómo una multitud participaba el domingo, a la par que en otras ciudades, de una manifestación contraria al resultado del referéndum por el que un 52,7 por ciento de los votantes se pronunció por el sí a la deportación automática de los extranjeros con ujna foja dudosa o criminal. Como si por primera vez, los habitantes de Suiza se hubieran dado cuenta de que habían traspasado una línea roja y que eso ya no parece tener retorno en una Europa que va camino a la absoluta derechización y en la que los i migrantes sin papeles van a terminar pagando loas consecuencias de una larga crisis de la que sólo Alemania parece salir.

En este contexto, llegamos al enorme y bello Messe Zentrum, con la idea de presenciar, hoy y mañana, la exposición de los candidatos a organizar los mundiales de 2018 y 2022 en un juego de diplomacia y de intereses pocas veces vistos. Es que lo que hay en juego son decenas de miles de millones de eutros o dólares en ganancias por turismo y ortras industrias a partir del fenómeno absoluto que es hoy el fútbol en el mundo.



Es más, se dice que más de un mandatario de Estado no vendrá si no sabe a priori que su país va a ganer la sede, para no pagar el costo político al regresar a casa. Pero no es nada fácil el tema y terminará siendo la gerontocracia interminable de la FIFA, además machista, la que determine con sus votos (aún no se sabe si 23, 24 o 25m de acuerdo a lo que ocurra con lo que determine el Comité Ejecutivo sobre si se reenplazarán los dos dirigentes suspendisos por corrupción).

Si es por lo que se dice en los mentideros periodísticos, los que contarían con más opciones son Rusia, aunque en franca competencia con la dupla España-Portugal y con Inglaterra, para el 2018, y Qatar aparece con chances para el 2022. Por el lado de los rusos, que presentan estadios revolucionarios climatizados que con tres plataformas pueden girar para ser cuidado el césped para superponerse con otra plataformsa, el mayor inconveniente opasa justamente por la politización del poder de la pelota en manos del ex mandatario Vladimir Putin,. Por el lado de Qatar, el dinero parece poderlo todo aunque no podrá cambiar la temperatura de cerca de 45 grados en el momento en que se juegue el Mundial, y aunque existe la promesa del aire acondicionado en cada espacio, esto no será posible en las callles, sumado al atraso en el tratamiento de la mujer, algo que de todos modos, a la FIFA no parece interesarle en absoluto.

¿Qué hará la AFA, reoresentada por Julio Grondona, con su voto? es claro que para el 2018, Argentina está demasiado jugada a la candidatura ibérica por los lazos de Grondona con su casi hermano en todos los sentidos fel término) Angel Villar, el presidente de la Federación Española (RFEF), aunque no parece tan claro en cuanto al 2022, oscilando entre Japón y Qatar, dos de sus principales amigos en el f´´utbol. No parece casual que Japón sea invitada a la Copa América en 2011, mientras que la selección argentina acaba de jugar ante Brasil un amistgoso en Qaatar, dando lugar a que los ojos del mundo se posen en esta candidatura.



En este caso, Argentina se juega poco en el terreno diplomático. No parece tener mucha contra para ser sede del Mundial 2030 junto con Uruguay cuando se cumpla el Bicentenario del país opriental, y el centenario del anterior Muindialo de 1930, y ya Brasil habrá realizado el suyo en 2014, por lo que siendo el turno de Sudamérica, no parece haber necesidad de negociar demasiado.



Así las cosas, todo se dilucidará en pocas horas y allí estaremos, para contarlo.

No hay comentarios: