Páginas vistas en total

Google+ Followers

miércoles, 18 de diciembre de 2013

¿Se queda Messi en el Barça? (Jornada)

Por estas horas, no sólo el médico del Barcelona, Ricard Pruna y el preparador físico argentino del plantel, Elvio Paolorroso, llegan a Buenos Aires para acompañar a Lionel Messi en lo que llamaron como segunda etapa de su recuperación, sino que se espera también el arribo del director deportivo del club, el ex arquero Andoni Zubizarreta.
¿El motivo? Tranquilizar al supercrack tras extrañas declaraciones del vicepresidente económico Javier Faus, que consultado sobre un posible aumento en la paga del contrato de Messi, respondió que “no hay nada que cambiar porque ese señor ya tiene un acuerdo vigente”.
Apenas horas más tarde, el presidente Sandro Rosell, pareció salir a poner paños fríos a lo manifestado por Faus y dijo que durante su mandato “es dificilísimo que Messi sea transferido”. “Dificilísimo” no es lo mismo que “imposible”.
¿Qué es lo que ocurre con Messi y el Barcelona? Por primera vez hay indicios de una relación resquebrajada, con algunas cuestiones que molestaron mucho al entorno del jugador y una sensación de que el club se plantea un cambio de ciclo, en buena parte porque el presidente Rosell quiere terminar con cualquier vestigio de los tiempos de su antecesor Joan Laporta, con el que está duramente enfrentado, y el crack argentino logró todo en la etapa anterior y ahora Neymar podría ser el símbolo de los nuevos tiempos.
Es más: Neymar cobra algo más que Messi, en buena parte porque acordó su contrato posteriormente al acuerdo de renovación del argentino, que dejó un detalle bastante sugerente, cuando se negó a aumentar la cláusula de rescisión que le ofrecía el Barcelona y prefirió dejar su valor en los 250 millones de euros. ¿Acaso para que por fin haya alguna entidad europea que lo tenga a tiro si quiere ficharlo en el futuro cercano?
Un dato no menor es que Rosell trabajó como ejecutivo de Nike en Brasil, antes de llegar a la dirigencia del Barcelona, y hasta tiene algunas dificultades porque se lo involucra en negocios de partidos amistosos de la selección brasileña junto al ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Ricardo Texeira.
Hay otro hecho sugestivo: el Barcelona se está planteando construir un nuevo estadio, a tono con los tiempos globales que corren, o bien reconstruir el Camp Nou, para lo cual necesita una fortuna. Muchos recordaron entonces que en 1961, cuando se construyó el Camp Nou, el club transfirió a una de sus estrellas, el español Luis Suárez, al Inter para poder hacer frente a este gasto enorme. ¿Casualidad o repetición?
Al mismo tiempo, aparecen las voces dirigenciales que dicen que al final de esta temporada, el club deberá tomar “decisiones profundas y dolorosas”. ¿De a poco se va terminando el tiempo del gran equipo azulgrana para pasar a una transición manejable? Todo es posible, como que este Barcelona de Gerardo Martino gane la Liga o acaso la pierda contra este gran Atlético Madrid de Diego Simeone, y que gane la Champions League o que bien pueda quedar eliminado en octavos de final, al no haber tenido suerte en el sorteo de ayer y tener al Manchester City como rival entre febrero y marzo.
Lo cierto es que hay una buena parte de la dirigencia que se encuentra intranquila por las continuas lesiones de Messi, los dos meses de inactividad, sumadas a los constantes viajes en el verano para partidos a beneficio en vez de aprovechar un período sin cotejos oficiales para descansar el físico a la espera de una temporada que desemboca en el Mundial.
Algunos creen que con estos cinco meses de inactividad (tres en el verano, dos ahora), Messi llegará fresco al Mundial y podría darse en Brasil el “efecto Ronaldo” en Japón 2002, cuando el brasileño llegó a pleno mientras el resto de la élite pagaba por el trajín de la temporada.
“Olvídense de Messi”, escribió el colega argentino Rodolfo Chisleanschi en un sonado y polémico artículo en el influyente diario “El país” de Madrid. Apuntaba a los fanáticos culés, que siguen soñando con Liga y Champions pero según el compatriota, al astro sólo le importa el Mundial, al menos hasta mediados de año.
¿Después? Difícil suponerlo, aunque ya circulan demasiados indicios.

No hay comentarios: