Páginas vistas en total

Google+ Followers

jueves, 14 de mayo de 2015

Barça-Juve o Messi-Tévez, el gran duelo de Berlín (Jornada)



Si el mundo del fútbol ya sabe que el próximo 6 de junio, el Barcelona y la Juventus se enfrentarán en una final con una enorme cantidad de matices, los argentinos tendremos un motivo doble para estar expectantes de conocer al nuevo campeón de la Champions League en Berlín, porque de cada lado jugarán nada menos que Lionel Messi y Carlos Tévez.

Por supuesto que en el Barcelona también estará Javier Mascherano, y en la Juventus, el tucumano Roberto Pereyra, pero las presencias de Messi y Tévez le dan al partido final de Berlín un condimento especial por todo lo que ambos significan para los argentinos.

Messi ha tenido una muy buena temporada, con sus 53 goles en todas las competiciones azulgranas, y algunos toques de genialidad, aunque también graduando como nunca sus apariciones y luego de algunos rumores hace pocos meses acerca de cierto malestar en el Barcelona, de algunos roces con su entrenador, Luis Enrique (confirmado luego cuando todo se enfrió) y llega en plenitud con el espectacular trío que conformó con los otros dos sudamericanos, Neymar y Luis Suárez. (114 goles de los 166 del equipo en 2014/15).

Hoy, es el famoso MSN el punto fuerte del Barcelona, que se desplazó de los esplendorosos años de Pep Guardiola y Tito Vilanova del medio hacia arriba, y genera algunas dudas abajo, algo que ni siquiera quedó disimulado por el pase a la final ante un Bayern Munich muy disminuido por lesiones (sin Alaba, Robben, Ribéry, Javi Martínez, Bastuber y con un Thiago sin forma).

El Barcelona sigue sin ser, del todo, un equipo, y es una suma de individualidades que por algunos momentos alcanza a tener una serie de toques interesantes, pero que en general, mata de contragolpe o cuando alguno del medio conecta con el trío ofensivo, en una extraña temporada en la que el director técnico Luis Enrique decidió prescindir de Xavi Hernández (jugará su último partido con la camiseta azulgrana en Berlín, antes de emigrar), y Andrés Iniesta tuvo su peor actuación en muchos años.

Por el lado de la Juventus, sorprendió que haya salido tan airoso del Santiago Bernabeu ante el potente Real Madrid, casi imbatible como local, y que había sacado cierto rédito en la ida en Turín al perder 2-1, y máxime cuando con un penal muy discutible, Cristiasno Ronaldo convirtió el 1-0 que necesitaba, promediando el primer tiempo.

Sin embargo, la Juventus es, esta temporada, un equipo con muchas soluciones posibles porque tiene lo más importante: la materia prima, con jugadores de gran nivel en todas sus líneas como Buffon en el arco, Chiellini, Evra o Lichteiner abajo, Pirlo (algo gris anoche en Madrid), Pogba (recién recuperado de una lesión), Vidal en el medio, y Tévez o Morata en ataque.

Así es que un gol del ex Real Madrid Alvaro Morata, a los pocos minutos que el enigmático entrenador Massimiliano Allegri decidió adelantar unos metros el equipo, le dio el empate necesario con el que luego los italianos sacaron su oficio para aguantar el tirón blanco hasta el final.

En una semana, Real Madrid tiró a la basura la Liga Española (en la que ya tiene escasa chance) y la Champions, en una temporada que terminará extrañamente sin títulos.

Tévez es, tal vez en menor medida pero sí en cuanto a la importancia interna, casi lo que Messi al Barcelona, porque si bien el astro del equipo catalán no admite ningún tipo de discusiones, pocos imaginaban que  el “Apache” sería tan decisivo en la “Vecchia Signora”, por sus movimientos, los espacios que consigue, cómo retiene la pelota, asiste a sus compañeros y por la muy buena cantidad de goles marcados, que además lo posicionan como el máximo anotador de la Serie A (20)  y con 29 tantos en la temporada.

Antes de sumarse a la concentración de la selección argentina para la Copa América, Messi y Tévez, dos caras casi opuestas para los futboleros argentinos, y dos jugadores con inmensa cantidad de títulos, deberán enfrentarse en una final de Champions como ya lo han hecho en Roma en 2009, cuando el Barcelona venció al Manchester United.

Enfrentados desde trayectorias distintas (uno contó siempre con el respaldo del público argentino luego de haber jugado y ganado todo con Boca Juniors, el otro, desde adolescente en el Barcelona y sin el mismo carisma) y caracteres muy diferentes (uno, extrovertido, cantante, bailarín, el otro habla sólo en el campo de juego), se llegó a decir que Tévez no jugaba en la selección argentina por no compatibilizar con Messi, aunque ambos lo niegan de manera no muy enfática, si bien ahora parecen convivir en la albiceleste sin dificultad.

Antes de la Copa América de 2011, se llegó a decir que Tévez fue convocado por el entonces entrenador Sergio Batista por presión de las empresas patrocinantes, que lo preferían incluso sobre el mejor jugador del mundo. Habrá que ver cómo se distribuirán las simpatías de los argentinos entre los dos finalistas.

Pero esta final entre el Barcelona (campeón ya cuatro veces) y la Juventus (dos títulos) tendrá otros aditamentos, como el reencuentro de Chiellini y Luis Suárez luego del episodio del mordisco en el pasado Mundial de Brasil en el Italia-Uruguay, y el del propio delantero uruguayo con el francés Evra, con quien tuvo problemas serios en el Manchester United-Liverpool de la Premier League hace dos años.


Mucho se hablará todavía de esta gran final de Berlín, que promete aportarnos muchísimos más elementos para el análisis.

No hay comentarios: