Páginas vistas en total

Google+ Followers

lunes, 4 de mayo de 2015

Una muy fuerte semana de Champions (Yahoo)



La UEFA Champions League regresa con la potencia que muy pocos torneos de fútbol en el mundo pueden llegar a tener, con dos semifinales de lujo y con cuatro equipos que ya la han ganado en más de una oportunidad, mientras que tres de esos cuatro serán ganadores de sus respectivas ligas nacionales, y el cuarto la habrá peleado hasta el final, todo un símbolo de la fortaleza de estos enfrentamientos.

Si siempre fue difícil pronosticar ganadores para la gran final de Berlín, mucho menos en este caso. La Juventus, que acaba de coronarse campeona de la Serie A italiana, aunque fue líder durante todo el torneo, ya puede enfocarse definitivamente en el Real Madrid que al contrario, se encuentra  siempre a dos puntos del Barcelona aunque lleva ganando sus últimos siete partidos en la persecución de los azulgrana, en un torneo español que parece que se definirá en la última jornada.

Si bien los italianos no están en el pico de su rendimiento, cosa lógica teniendo en cuenta el desgaste que han tenido y alguna lesión clave como la de Paul Pogba, el hecho de tener ya la mente sólo para esta serie hace que tengan un plus de ventaja física ante Real Madrid, que sí tendrá que afrontar en el medio, antes de la revancha como local en el Santiago Bernabeu, un duro partido ante el Valencia por la Liga.

En la Juventus hay dos jugadores clave: Andrea Pirlo, y su estado físico para clarificar el juego, y Carlos Tévez, en un momento espectacular de forma, pero que en un gran duelo deberá vérselas tratando de jugar en las espaldas de los volantes de contención blancos, y frente a una dura, y técnica, zaga central.

Por cierto, el entrenador Carlo Ancelotti, viejo conocedor de la mentalidad con la que los equipos italianos afrontan esta clase de compromisos, poco habituales en los últimos tiempos, probó en un tremendo partido del pasado sábado ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuán una vez más con Sergio Ramos como mediocentro, al lado de Toni Kroos, algo que podría repetir en Turín el próximo martes, aunque esto puede ser complicado si Tévez se recuesta sobre este lado ante un jugador con mucho carácter, pero poco oficio en el sector.

Por el contrario, Real Madrid tiene una cantidad de variantes ofensivas que puede darse el lujo de probar una fórmula en Italia con los dos creativos (James Rodríguez e Isco) por detrás de la línea de ataque, en la que Cristiano Ronaldo atraviesa un gran momento, o bien recuperar pronto a Gareth Bale, como tercer atacante, tal como se encargó de demostrar ante el Sevilla, cuando si bien fueron dos los de arriba (en un sistema 4-2-2-2), tranquilamente podrían volver a ser tres.

El miércoles habrá otro duelo de campanillas en el Camp Nou, más allá de la carga simbólica del regreso de Josep Guardiola a su lugar de nacimiento (futbolero y real), aunque por primera vez, con otro equipo y tan poderoso como el Fútbol Club Barcelona.

Y el fútbol es tan rico que apenas dos años después enfrenta otra vez al Bayern Munich y al Barcelona, tras aquel durísimo 7-0 de la serie a favor de los alemanes, y aunque éstos ya se coronaron campeones de la Bundesliga, vienen de una mala semana tras caer sorpresivamente ante el Borusia Dortund en su casa por la semifinal de la Copa Alemana y de una derrota (sin demasiada importancia salvo en el aspecto anímico) ante el Basyer Leverkusen.

Este Bayern tampoco es el de su pico de rendimiento de la temporada, sin poder contar con dos de sus máximas figuras, Frank Ribéry y Arje Robben, quien intentó regresar luego de semanas de ausencia por lesión ante el Borusia Dortmund y duró unos pocos minutos, generando un gran signo de interrogación para Guardiola.

Eso sí: el gran entrenador catalán parece haber aprendido la lección del año pasado, cuando el haber ganado tan pronto la Bundesliga determinó que su equipo perdiera competitividad en la semifinal ante Real Madrid y lo pagó demasiado caro.  Esta vez, todo se decidió en Alemania mucho más cerca de las semifinales de Champions, con gran parte de la concentración en alza y el estado físico en buen nivel, incluso con otro regreso importante al Camp Nou, el del recuperado físicamente Thiago Alcántara.

El Barcelona también tiene tres noticias muy importantes en su favor: la familiarización definitiva del uruguayo Luis Suárez con el gol que ayuda a que el tridente ofensivo con Lionel Messi y Neymar haya llegado a los 108 goles en la temporada; que varios de sus goles hayan llegado de cabeza, por centros de Daniel Alves, algo muy infrecuente (por la ineficacia del lateral derecho y porque es una modalidad poco usada en los ciclos anteriores hasta la llegada de Gerardo Martino como entrenador) y los cada vez mayores indicios de cierta recuperación de Andrés Iniesta, en una de las peores temporadas que se le recuerden al crack azulgrana.

El duelo entre este Barcelona (que está rindiendo a pleno y cada vez más confiado en regresar al juego de la posesión del balón, aún cuando su entrenador Luis Enrique no recurre demasiado a su jugador más sabio, Xavi Hernández -a punto de emigrar cuando acabe la temporada-)  y este Bayern (con tantas estrellas y absoluto dominador de Alemania y siempre protagonista europeo en los últimos años) aparenta ser de una enorme paridad que puede definirse por detalles o por alguna individualidad, y en el que la condición de local en el segundo partido en el Allianz Arena, también puede ser determinante.

En cualquier caso, la mesa está servida para el gran banquete de fútbol.



No hay comentarios: