Páginas vistas en total

Google+ Followers

domingo, 20 de diciembre de 2015

La sideral distancia entre Barcelona y River (Yahoo)



En realidad, la enorme distancia la establece el Fútbol Club Barcelona con casi todos los equipos del mundo. Son apenas cinco o seis que le pueden ganar o lograr enfrentarlo con ciertas chances de obtener un resultado positivo, y no es precisamente un equipo sudamericano el que hoy se encuentra entre ellos.

En este aspecto, puede decirse que River Plate hizo lo que pudo, y no pudo demasiado. Sus aficionados, sumados a una parte de la prensa argentina y a varios entrenadores, se fueron sumando con el correr de los días inspirados en un creciente optimismo sobre que la rica historia del club, y su fuerte presencia en las finales sudamericanas (ha ganado consecutivamente la Copa Sudamericana 2014, la Recopa Sudamericana 2015 y la Copa Libertadores 2015).

Pero quedó demostrado que nada de eso tenía una base seria alguna. El inteligente entrenador de River, Marcelo Gallardo, ideó un buen sistema táctico, basado en un cerrojo con dos líneas de cuatro jugadores para bloquear cualquier avance del Barcelona y buscando ser preciso y potente en las escasas oportunidades de tener la pelota, a partir de Lucas Alario, su delantero más fornido físicamente.

Pero de no ser por su gran portero Marcelo Barovero, que impidió en los primeros minutos dos claras posibilidades de gol para Lionel Messi, ya el equipo argentino se habría encontrado en desventaja casi irremontable desde el inicio mismo.

El gol llegó, como consecuencia lógica del juego, a los 36 minutos, y por una genialidad de Messi, que resolvió en un espacio muy reducido y, se sabe, cuando el Barcelona avanza en el marcador, ya resulta muy complicado para cualquier equipo ya sea en la Liga Española o la Champions League, y entonces, mucho peor para River, que carece de algunos jugadores de esos quilates.

Este River ni siquiera es aquel que ganara los torneos continentales sudamericanos. Como suele suceder con los equipos campeones de esa zona geográfica, cuando llegan al Mundial de Clubes lo suelen hacer debilitados por la obligación económica que tienen para vender y no logran casi nunca reemplazarlos por estrellas del mismo nivel y es más, los argentinos, que ya habían perdido a Ramiro Funes Mori (Everton), Ariel  Rojas (Cruz Azul) y a Teo Gutiérrez (Sporting Lisboa), ahora se quedarán sin el uruguayo Carlos Sánchez (Rayados de Monterrey) ni Matías Kranevitter (Atlético Madrid) y acaso emigre también Barovero, una de las figuras del Mundial de Clubes.

En los días previos, la duda pasaba apenas por quién sería el cuarto volante, si Camilo Mayada, para acentuar la marca e ir sobre Sergio Busquets e Iván Rakitic, o Luis “Lucho” Gonzàlez, para darle más técnica y mayor posesión de balón, pero Gallardo optó, sorpresivamente, por otro uruguayo, Tabaré Viudez, un volante mixto, que de todos modos quedó sumido a un aporte muy escaso, dado que como suele suceder siempre, el Barcelona se quedó con el dominio del juego y administró el balón como quiso ni bien se acomodó luego de los siete minutos de partido.

Este periodista descubrió, luego de observar las estadísticas de la final del Mundial de Clubes de 2014, también entre un equipo español (Real Madrid) y uno argentino (San Lorenzo), que el sudamericano resistió al europeo exactamente los mismos minutos hasta el primer gol  (A los 36 minutos llegaron los goles de Sergio Ramos y Lionel Messi) y hasta el segundo (a los 5 minutos del segundo tiempo llegaron los de Gareth Bale y Luis Suárez). No parece casualidad.

Desde hace tiempo, los equipos argentinos pueden destacar la actitud, la aplicación táctica, el estado físico, el carácter en los partidos difíciles, pero no lucen con el juego porque la pelota pasó a no ser tan importante como lo era en otras épocas.

Por eso, un equipo como el Barcelona, repleto de estrellas, algunas con muchísimos títulos en sus espaldas, que disfruta del juego y de la posesión del balón, con admiradores en todo el mundo, saca aún más ventaja ante rivales de este calibre.

Es también por eso que cuando llegó el primer gol y especialmente cuando Suárez estableció la distancia de 2-0, a cuarenta minutos del final, el partido ya estaba realmente terminado y el Barcelona comenzó a pensar en los lujos y en jugadas de alto vuelo, con algunos jugadores en altísimo nivel, como Messi, Neymar (ambos estaban en duda por malestares físicos), Andrés Iniesta, Sergio Busquets y Gerard Piqué.

Con el primer tiempo finalizado apenas 1-0, Gallardo optó por dos cambios con cierta lógica si se tratara de otro tipo de rival: hizo ingresar a Lucho González y a Gonzalo “Pity” Martínez por Rodrigo Mora y Leonardo Ponzio. La idea era tratar de conseguir más tiempo la pelota con jugadores de mayor técnica, y evitar la posible expulsión de Ponzio, amonestado y muy proclive al roce con los rivales.

Pero a su vez, eso implicó menos marca, los volantes del Barcelona se descomprimieron, llegó muy pronto el segundo gol por Suárez y ya quedó poco por hacer y la resignación fue ganando a los argentinos.

El Barcelona fue campeón mundial de punta a puntas porque hoy es muchísimo más que los campeones de los otros continentes y porque es, sin dudas, el que mejor fútbol juega en el planeta, sólo comparable con el Bayern Munich y acaso con el Manchester City o el PSG cuando se encuentran en su mejor día. Y poco más.


Tres Mundiales de Clubes en las últimas siete ediciones lo explican casi todo, y que los europeos hayan ganado ocho de las once ediciones del torneo, y ocho de las últimas nueve, también es un claro indicio de la enorme diferencia de planteles, y de economías, que existen entre los continentes.

No hay comentarios: