Páginas vistas en total

Google+ Followers

domingo, 2 de abril de 2017

¿Un Mundial sin Messi? (Yahoo)




En estos días, Lionel Messi está en el centro de las miradas del mundo, y no por alguna genialidad de las típicas suyas, o por muchos goles que haya convertido en un partido, sino porque un gesto suyo, distinto a lo habitual, como el reiterado insulto a jueces de línea en el partido Argentina-Chile del jueves pasado por la clasificación al Mundial, ha determinado una suspensión por parte de la FIFA y como consecuencia de ésta, la posibilidad concreta de que no podamos ver al genio del Barcelona en el Mundial de Rusia.

¿Es posible, en verdad, un Mundial sin Messi? Creemos que es necesario dar una rápida respuesta y ésta es sí. Messi y la selección argentina pueden quedarse sin Mundial en Rusia y de hecho, a día de hoy y hasta fines de agosto, cuando regrese el grupo clasificatorio sudamericano, los cálculos colocan al equipo albiceleste entre el repechaje ante una selección procedente de Oceanía, o directamente ya fuera del torneo de 2018.

Yendo a los hechos, muchos tratan de analizar cómo es que Messi llegó a una situación como ésta, por la que de momento tiene cuatro jornadas de suspensión –de las que ya ha cumplido una-cuando restan cuatro partidos del grupo sudamericano, es decir que sólo podría regresar en el último, ante Ecuador en la altura de Quito, y cuando acaso parte de la suerte argentina ya esté echada o cuando la urgencia puede llegar a ser máxima y las condiciones climáticas (y tal vez anímicas) no sean ya las ideales.

Muchos se preguntan por qué Messi insultó, y de manera tan airada, tan a la vista de todos, a los dos líneas cuando el crack habitualmente se tapa la boca hasta para saludar en un acto formal que no intenta esconder nada. Si el hecho de que le sacaran una tarjeta amarilla nada cambiaba porque no evitaba jugar el partido siguiente en la altura de La Paz ante Bolivia (que la selección argentina acabó perdiendo 2-0 el pasado martes), porque no arrastraba otra anterior y por lo tanto, no iba a ser suspendido, entonces, ¿qué era lo que en verdad buscaba, como para continuar con sus gestos en el saludo final a la terna arbitral cuando su equipo ya le había ganado a Chile?

Y esta pregunta no tiene una respuesta precisa. Sí es claro que un jugador de la experiencia de Messi, próximo a cumplir 30 años el próximo 24 de junio (por otra parte,  día de su casamiento con la mujer que es madre de sus dos hijos), y con catorce años de profesional y siendo capitán de su selección, sabe perfectamente que sus hechos derivarían en una suspensión y justo para los partidos definitorios.

La situación posterior a los dos partidos ante Chile (1-0) y Bolivia (0-2) complica muchísimo más a la selección argentina, camino a una posible clasificación al Mundial. En el quinto puesto sobre diez participantes, hoy debería jugar una repesca pero el panorama es de dos partidos muy complicados fuera de casa (el próximo, ante Uruguay en Montevideo, y el siguiente, más accesible, ante una Venezuela ya eliminada, como local, luego Perú, seguramente también eliminado, en casa, y uno que puede ser decisivo ante Ecuador, fuera de casa).

En este punto, cabe recordar que la selección argentina, con Messi, obtuvo 18 puntos sobre 21 posibles, y sin Messi, 7 sobre 24 posibles.  Con este dato elocuente, la falta del mejor jugador del mundo es tan clave, que la AFA acaba de contratar un prestigioso estudio de abogados español para apelar el fallo ante el Comité Disciplinario de la FIFA, para atenuar la pena o al menos, de no ser posible, para tratar de que parte de la misma se pueda cumplir en partidos no oficiales en fechas FIFA a mediados de año (ya hay contemplado un amistoso ante Brasil en Australia).

De todos modos, parece muy difícil que la sanción se rebaje y si esto complica el futuro del equipo nacional, más aún el revuelo que hay en la Argentina con el cambio de autoridades en la AFA (acaba de asumir, el 29 de marzo, una nueva conducción), lo que trae como consecuencia que los nuevos dirigentes consideren que el ciclo del entrenador Edgardo Bauza está cumplido, no sólo por los malos resultados, sino con la explicación de que fue designado por otra comisión directiva y que ésta tiene derecho a cambiar de opinión, y por eso, van en búsqueda de Jorge Sampaoli, el argentino del banquillo del Sevilla.

De todos modos, el gran debate, casi como el de quién debe ser el entrenador de la selección argentina, hoy se centra en si la mayoría de los jugadores que compusieron la habitual plantilla convocada en los últimos años, en vista de los resultados, debe seguir siendo la misma o si hay que terminar pronto con un ciclo y apelar a otros con renovadas expectativas.

Una mayoría se inclina por lo segundo y cree que hay un ciclo cumplido de jugadores a los que valora técnicamente (Angel Di María, Ezequiel Lavezzi, Sergio Romero, Javier Mascherano, Sergio Agüero, Pablo Zabaleta) pero se cree que las tres finales consecutivas perdidas (la del Mundial 2014 y las de las Copas América 2015 y 2016) han generado tal frustración que ya no tiene retorno y que entonces, este equipo lo está pagando en la clasificación mundialista hasta poner en grave riesgo el pase a Rusia 2018.

Entonces, como se conoce que estos jugadores, que para muchos constituyen el entorno de Messi por su cercana relación con éste, pretenden a Sampaoli como entrenador, y esto sería posible porque su cláusula de rescisión con el Sevilla baja de 8 millones de euros a 1,5 luego del 30 de junio, la gran pregunta es si con su llegada no será más de lo mismo y serán estos mismos jugadores los que seguirán jugándose el pase al Mundial.

Muchos creen que se trata de un tiempo justo para renovación, no sólo del entrenador, sino especialmente de la plantilla, apelando a jugadores con futuro como Paulo Dybala, Mauro Icardi, Alejandro Gómez, Federico Fazio, Emiliano Insúa, Lucas Pratto,  Gerónimo Rulli y tantos otros de Europa o de la liga local.

En medio de todos estos debates, sigue sonando esta pregunta con total sorpresa: ¿Un Mundial sin Messi? Ya lo respondió Monserrat Jiménez, la abogada de la Conmebol: “No es lo mejor un cumpleaños sin torta, pero sin torta también se pueden festejar cumpleaños”, en respuesta a la idea que muchos tienen acerca de que la FIFA no permitiría un Mundial sin el argentino.

Tal vez, la frase más dura, por sus implicancias, que los hinchas argentinos de fútbol hayan escuchado en todo este tiempo.


No hay comentarios: