Páginas vistas en total

Google+ Followers

miércoles, 1 de julio de 2015

Cuatro DT argentinos en semifinales: no hay casualidad (Kicker)



DESDE SANTIAGO DE CHILE


Si hay algo que se sabía antes de que comenzaran las semifinales de esta Copa América de Chile es que el entrenador que salga campeón será argentino. Esto es porque los cuatro directores técnicos de los semifinalistas son argentinos y no sólo eso, sino que de los doce participantes, seis tuvieron a un argentino sentado en su banco decidiendo.

¿Hay casualidad en esto? Ninguna. Desde hace tiempo que el fútbol argentino viene ejerciendo una notable influencia no sólo en Sudamérica sino en todo el continente americano, en buena parte precedidos por la fama de exitosos pero también de imprimir a sus equipos un carácter especial y por su trabajo táctico.

Uno de los mayores factores de penetración cultural de los DT argentinos son los canales de TV por cable, que llegan a todo el continente, y en los que muchas veces en torneos internacionales o en la semana,. Suelen dar explicaciones tácticas moviendo fichas en los pizarrones.

En efecto, si en la final del próximo sábado en el estadio Nacional se enfrentarán Jorge Sampaoli (Chile) y su compatriota Gerardo Martino (Argentina), por el tercer puesto, el viernes, se enfrentarán Perú (Ricardo Gareca) ante Paraguay (Ramón Díaz), mientras que José Pekerman, que dirigió a la selección argentina en el Mundial 2006, llegó hasta los cuartos de final con Colombia, donde fue eliminado por su compatriota Martino.

El único que quedó fuera de las finales es Gustavo Quinteros (Ecuador).
Ni siquiera puede decirse que sus ideas son iguales. Al contrario. Los directores técnicos argentinos tienen distintas ideas (la mayoría ofensivas) y caminos muy distintos.

Por ejemplo, cuando Ramón Díaz (un gran centrodelantero que hizo dupla con Diego Maradona en el Mundial Juvenil de Japón 1979 y tuvo una exitosa carrera en Italia y Francia), ganaba la Copa Libertadores con River Plate a los 37 años en 1997, Sampaoli, con 36,  dirigía al humilde Belgrano de la localidad de Arequito, en la ignota liga casildense, en la provincia de Santa fe, y era un absoluto desconocido para la mayoría de los argentinos hasta aparecer un día en la Universidad de Chile y de allí, a la selección nacional.

A Díaz, tricampeón argentino con River entre 1996 y 1997 y campeón de América y de la Supercopa de América en 1997, le costó mucho más llegar a dirigir una selección, y eso que volvió y fue campeón con River en 2002 y en 2013, y también lo fue con san Lorenzo en 2007.

Puede decirse que Sampaoli tiene una línea cercana a la de Marcelo Bielsa aunque en los últimos tiempos tomó un camino más estético, mientras que Díaz tomó cosas de uno de los grandes ídolos dela historia de Ruver y que fue su entrenador en los años setenta, Angel Labruna, y de varios entrenadores europeos que tuvo en su carrera.

Ricardo Gareca, que llegó hace meses a dirigir a Perú, tiene una larga y exitosa carrera como entrenador, luego de haber sido un muy buen centrodelantero en Boca Juniors, River Plate y el América de Cali y de haber llegado a jugar al lado de Maradona en Boca, y ya como entrenador, además de ganar varios títulos con Vélez Sársfield y de una Copa Conmebol con Talleres de Córdoba (el único título internacional de este club), también dirigió en Colombia y Perú, aunque no le fue muy bien en su última experiencia en el Palmeiras de Brasil.

Martino, además de su título reciente con Newell’s Old Boys, el equipo de casi toda su carrera de futbolista, que lo catapultó al Barcelona en la pasada temporada antes de llegar a Argentina, ya había tenido una muy buena campaña en el banco de Paraguay y antes, en Cerro Porteño y Guaraní.

Con la selección paraguaya fue finalista de la Copa América de Argentina en 2011 y llegó a cuartos de final del Mundial 2010, cuando estuvo muy cerca de complicar a España, pero Oscar Cardoso perdió un penal clave en el final.

José Pekerman tuvo una larga carrera en los juveniles del Colo Colo de Chile antes de llegar a manejar el sub-20 de Argentina y ganar tres títulos mundiales y manejar la selección mayor, antes de llegar a dirigir a Colombia, y Gustavo Quinteros también había tenido ya una experiencia en la selección boliviana en la Copa América de 2011 y en la clasificación para Brasil 2014, antes de llegar a Ecuador.



No hay comentarios: