Páginas vistas en total

Google+ Followers

martes, 30 de junio de 2015

En un clima más hostil, Argentina busca la final (Jornada)



DESDE CHILE


El director técnico de la selección argentina, Gerardo Martino, no descartó entre sus inquietudes para el partido de esta noche que su compatriota y amigo, Ramón Díaz, cambie de esquema y le proponga un planteo diferente al que terminó en empate 2-2 en la fase de grupos de esta Copa América.

Martino participó  ayer de la ya habitual conferencia de prensa previa a los partidos y como siempre, no quiso dar a conocer los once titulares que saldrán esta noche a las 20,30 horas a enfrentar a Paraguay por la segunda semifinal de la Copa América y que definirá qué equipo será rival de Chile en la gran final del sábado en el Estadio Nacional de Santiago.

De todos modos, se supone que el equipo argentino saldrá a jugar ante Paraguay en el estadio Ester Roa Rebolledo de Concepción, y que ha sido recientemente remodelado, será con los once titulares habituales, con Sergio Romero; Pablo Zabaleta, Ezequiel Garay, Nicolás Otamendi y Marcos Rojo; Lucas Biglia, Javier Mascherano y Javier Pastore; Lionel Messi, Sergio Agüero y Angel Di Maria.

Este partido de semifinal ante Paraguay está rodeado de varias polémicas y cuestiones extra-futbolísticas que Martino también abordó en conferencia de prensa, como el cuidado que deben tener Mascherano, Agüero y Messi en vistas a una posible final ante Chile, cuando los tres arrastran una tarjeta amarilla y con una segunda que reciban, se perderían el choque decisivo del sábado.

“Sería una pena que eso pasara, pero nosotros tenemos que pensar primero en el partido”, dijo Martino, relativizando en parte la situación aunque esta suspicacia está relacionada con la extraña designación del árbitro brasileño Sandro Ricci, quien estuvo relacionado con el polémico partido de cuartos de final entre Chile y Paraguay, en el que no vio la agresión de Gonzalo Jara a Edinson Cavani, y tampoco tuvo ningún castigo para los jugadores uruguayos en la trifulca final y la agresión a uno de los jueces de línea.

Ricci se había defendido en declaraciones a un sitio web brasileño al decir que el Comité Arbitral de la Conmebol (dirigido por el paraguayo Carlos Alarcón, al que la propia Federación Paraguaya le quitó apoyo oficialmente) lo avaló tras ese partido, pero primero había sido designado un ecuatoriano Carlos Vera, y luego, a última hora, dado de baja y reemplazado por Ricci, que parecía que no iba a tener más oportunidades en el torneo, en otra muestra del desgobierno y los continuos cambios dirigenciales en la Conmebol.

“Lo designaron porque hizo bien los deberes”, salió a decir el ex capitán de la selección uruguaya Diego Lugano, mientras que Martino prefirió un perfil más bajo y afirmó que “sólo dije y mantengo que lo del episodio Cavani fue una vergüenza, pero no tengo más nada que decir de los arbitrajes”.

En cambio, Martino sí se refirió más al problema de la concreción en ataque de las jugadas de gol. “Allí sí estamos en rojo”, admitió, y recordó lo que ocurrió en el segundo tiempo ante Paraguay y Uruguay, y en los partidos ante Jamaica y Colombia.
Para el equipo argentino, este partido es clave, no sólo porque le puede dar el pase a la final de la Copa, sino para recuperar poder de gol y ante un rival al que tenía vencido y dejó recuperar en aquel partido de la fase de grupos en La Serena.

Ramón Díaz, más distendido, volvió a elogiar a la selección argentina como “la mejor del mundo y con el mejor jugador del mundo” y bromeó con que sus jugadores “ya me ganaron dos camionetas en las apuestas y ahora me ganarán una tercera”.


Otro factor es el del público. A diferencia de ambientes más distendidos y playeros como La Serena y Viña del Mar, Concepción, mucho más al sur de Chile, es fría y el público parece mucho más hostil hacia el equipo nacional, más ahora que saben que de ganar, será el gran rival a vencer el sábado.

No hay comentarios: