Páginas vistas en total

Google+ Followers

sábado, 31 de julio de 2010

Maradona se siente traicionado por Bilardo y ya se le busca sucesor (Kalerkantho, Bangladesh)



Ahora sí es el final oficial del ciclo de Diego Maradona como entrenador de la selección argentina. En lo que parecía una conferencia de prensa en un hotel cercano a su casa de la localidad de Ezeiza (a pocos kilómetros del principal aeropuerto internacional), terminó leyendo un comunicado en el que acusó al manager de la selección argentina (que renovó su contrato por cuatro años), Carlos Bilardo, de traición, y al presidente de la AFA, Julio Grondona, de mentirle.
Un Maradona triste pero medido, leyó un comunicado por pocos minutos, rodeado de varios de sus colaboradores durante el pasado Mundial (sus ex ayudantes Alejandro Mancuso y Héctor Enrique, sus ex preparadores físicos Fernando Signorini y Javier Vilatmijana, su ex compañero en el Mundial de México 1986, Oscar Ruggeri, que habría trabajado como asesor extraoficial, su jefe de prensa Fernando Molina, y sus hijas Dalma y Gianina y su novia, Verónica Ojeda) y al poco tiempo abandonó las instalaciones explicando que “más adelante” permitirá preguntas del periodismo, si bien ya se sabe que el próximo domingo otorgará una entrevista en un popular programa televisivo de la conductora Susana Giménez, que pagó parea eso una fuerte suma al ex entrenador de la selección argentina.
En una de las partes más fuertes del comunicado, el astro futbolístico desveló que “mientras estábamos de luto, Bilardo trabajaba en las sombras para echarme. Y cuando Grondona me pidió el lunes pasado la lista de jugadores convocados para el partido contra Irlanda (el próximo 11 de agosto en Dublin) “era puro cuento porque Bilardo y Humberto (el hijo de Grondona, vicepresidente del departamento de Selecciones Nacionales de la AFA) ya la habían hecho”.
También Maradona se refirió a la decisiva reunión con Grondona del pasado lunes, cuando considera que “las cosas se enturbiaron” porque, recordó, en el vestuario y luego de la derrota por 4-0 ante Alemania en el Mundial, “me había dicho en presencia de testigos y jugadores, que estaba contento con nuestro trabajo y que quería que siguiera”. En este sentido, el ex entrenador sostuvo que menos de un mes después, en la reunión de esta semana “a los cinco minutos me dijo que se tenían que ir siete de mis colaboradores y él sabe que no seguiría en la selección porque tengo valores y no voy a cambiar, por códigos que me enseñaron mis padres”.
Maradona se refiere al sugestivo cambio de parecer de Gondona al regreso de Sudáfrica pero no hizo mención a la sucesión de hechos ocurridos desde la finalización del Mundial hasta la lectura de su comunicado. Por ejemplo, que si bien el Gobierno de la presidente Cristina Fernández de Kirchner lo sostuvo por su apoyo al programa “Fútbol para Todos”, por el que la televisación del fútbol argentino pasó a manos del canal estatal, al regreso del Mundial, el astro no quiso acudir a la Casa de Gobierno pese a ser citado por la propia presidente, al considerar que “no hay nada que festejar” con un quinto puesto. Este hecho y su intempestivo viaje a Venezuela, donde presenció al lado del presidente Hugo Chávez la ruptura de relaciones con el presidente colombiano Alvaro Uribe, enojaron aún más al poder político argentino, que liberó a Grondona de presión para renovarle el contrato, y el veterano dirigente optó por sacar la carta que juega cada tanto: generar la renuncia del entrenador sin tener que pagar el costo político de echar a un ídolo popular y entonces, a sabiendas de que Maradona no aceptaría que le quitaran a ningún colaborador, el dirigente le sugirió que debían salir siete de ellos, lo cual significaba el final del ciclo.
Maradona también fue duro con respecto a lo que sucedía cuando en noviembre de 2008 tomó la conducción de la selección argentina y se encontró “con un equipo con problemas internos, un grupo totalmente dividido y pensamos que teníamos que transmitir a los jugadores lo que significa vestir la camiseta argentina y pienso que lo logramos” y también recordó que “desde 1990 no se logra superar los cuatros de final de un Mundial y no es casual y algo se está haciendo mal porque todos los jugadores triunfan en sus equipos, y se hace poco para cambiar la situación”.
También hizo una advertencia hacia el futuro: “Tome quien tome la conducción de la selección, que sepa que la traición está a la vuelta de la esquina y hay personajes que sólo cuidan sus intereses personales y su cuenta bancaria”.
Los medios de comunicación reprodujeron durante todo el día aquella frase de Bilardo del 13 de abril de 2009, cuando manifestaba que en el caso de que Maradona se fuera “nos tendríamos que ir todos” de la selección argentina, algo que evidentemente no ocurrió, mientras se busca por todos los medios la palabra del manager, que no sólo sigue en el cargo sino que ya habría sugerido el nombre del sucesor, y del propio presidente de la AFA, Julio Grondona.
Al tiempo que Maradona y sus ex colaboradores litigan contra Bilardo y los Grondona (padre e hijo), comenzó la carrera por la sucesión para buscar un nuevo entrenador para la selección argentina, máxime teniendo en cuenta que ya se han concretado dos partidos para los próximos días, un amistoso ante Irlanda en Dublin del 11 de agosto, y nada menos que ante el campeón mundial, España, en Buenos Aires, el 7 de setiembre. Por el momento, la AFA prefirió colocar un entrenador de transición, ue será el ex volante campeón mundial en México 1986, Sergio Batista, anteriormente entrenador del equipo ganador de la medalla dorada olímpica en Pekín 2008 y quien estaba a cargo del seleccionado sub-20 hasta esta misma semana, al punto que se encontraba disputando un minitorneo en Paraguay. Batista dirigirá al equipo ante Irlanda y no se descarta que lo haga ante España y tal vez tendría alguna chance de permanecer en el cargo de obtener buenos resultados, aunque no está claro quién confeccionó la lista de convocados para el primer partido, que incluye a la mayoría de jugadores del Mundial pasado, aunque sin los que forman parte de la liga local (que comenzará el viernes 6 de agosto), más otros siete de ligas europeas, Fabricio Coloccini, Jesús Dátolo, Fernando Gago, Ever Banega, Ezequiel Lavezzi, Emiliano Insúa y Pablo Zabaleta, es decir, dos marcadores de punta puros, cuando en el Mundial no hubo ninguno que militara en ligas europeas, y dos mediocentros, cuando Javier Mascherano no había tenido recambio en el Mundial en su función específica.
El panorama se completa con otros posibles cuatro partidos hasta fin de año, de los cuales uno sería ante otro equipo sudamericano, otro ante Brasil en Qatar y posiblemente otros dos en Estados Unidos.
Entre los entrenadores en carrera, salvo que en las próximas horas Bilardo decida renunciar a su cargo, todo indica que quien parte con mayores posibilidades es Alejandro Sabella, de exitoso paso por Estudiantes de La Plata, campeón de la Copa Libertadores de América en 2009 y de muy sólidas actuaciones en las últimas temporadas y que estuvo a un minuto de vencer al podeoso Barcelona en el pasado Mundial de Clubes. Sabella, un ex jugador creativo, tuvo a Bilardo como entrenador en Estudiantes en los años ochenta y fue el segundo ayudante de Daniel Passarella en el Mundial de Francia 1998, por lo que ya tiene cierta experiencia mundialista. Otro entrenador en carrera es Miguel Angel Russo, actualmente en Racing Club, y campeón de la Copa Libertadores de América de 2007 con Boca Juniors y finalista del Mundial de Clubes ante el Milan en ese mismo año. En cambio, se mantiene la incógnita sobre el entrenador más exitoso de la historia del fútbol argentino, Carlos Bianchi, quien nunca tuvo su oportunidad, si bien lidera todas las encuestas con mucha diferencia sobre el resto, pero que no tiene simpatía con Grondona, quien recuerda que las dos veces que fue convocado (1998 y 2004) no aceptó la propuesta.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sergio: quitá el narcotráfico y el lavado de dinero del país y todo lo demás se dará por añadidura. Lo q vos llamás "ultracapitalismo" yo te lo reemplazo por "narco y lavado", y lo demás lo suscribo todo.
Una más: El "gen argentino" del q habla Menotti no se manifiesta tanto en la calidad de los jugadores que nacen aqui, como en el MAL KARMA DE LOS EGOS DESMEDIDOS, LAS INTERNAS Y EL INDIVIDUALISMO.
La historia argentina está llena de estos casos: Nadal no viene para q su amigo Nalbandián pueda ganar la Davis(comparten representante, además) y los 2 argentinos se pelean entre ellos y la regalan a Verdasco y Feliciano, de local!!!!
O si no: Messi maravilla al mundo, mientras el único q no compite con él es Verón, quien ya hizo todo......Los demás, compiten en vez de generar sociedades. Ese es el gen argentino: LOS EGOS INFLADOS QUE ATENTAN CONTRA LOS PROYECTOS DEL COLECTIVO, en todos lo órdenes del pais. Es solo mi opinión.
Octavio