Páginas vistas en total

Google+ Followers

jueves, 3 de julio de 2014

Brasil-Colombia y los dos lados de la Psicología (Jornada)


 
                                                   Desde Río de Janeiro


En la concentración de Brasil en Teresópolis, más concretamente en la Granja Comary, creen que ya es hora de terminar con las emociones y empezar a pensar en el juego. En cierta forma, es una manera de decir que para muchos, al menos para el cuerpo técnico de Luiz Felipe Scolari, el verdadero Mundial comienza ahora para los locales.

Scolari y su entorno creen que en estos días hubo demasiadas lágrimas en los rostros de los jugadores brasileños, desde la voz quebrada del arquero Julio César, diciendo en la entrevista pública tras la dramática definición por penales ante Suiza que “mis historia con la selección no acabó”, hasta el llanto de Neymar, quien tuvo que ser abrazado por Scolari seguramente tras el alivio que significó convertir el último penal antes de pasar a cuartos de final.

Scolari y su gente se dan cuenta de que los jugadores han vivido esta etapa hasta los cuartos de final con una carga demasiado pesada, con una mochila que pesaba toneladas por el pánico a quedarse afuera de un Mundial como local tan pronto.

David Luiz desgañitándose a la hora de cantar el himno, o los jugadores entrando como si fuera un colegio, con una mano en el hombro del de adelante en fila india, eran una forma de mostrar cierta unión y una enorme compenetración, pero parece que todo eso fue dejando cada vez más de lado el fútbol.

La situación se parece a la de Japón/Corea 2002, cuando Brasil ganó el  Pentacampeonato mundial también con Scolari. El entrenador gaúcho contó un año después en una magnífica conferencia en Buenos Aires a la que asistió este cronista, que una de las claves del título hace doce años, pasó por su postura en el vestuario cuando vencieron a Inglaterra para llegar a semifinales.

Scolari dijo que entró al vestuario, le dio un abrazo a cada jugador, y le dijo que ya estaban hechos, que el objetivo era estar entre los cuatro primeros y como lo habían conseguido, ya tenían tiempo para salir a pasear y que hicieran lo que quisieran.
Contrariamente a lo esperado, los jugadores entonces se sintieron aliviados, se soltaron, y ganaron el Mundial. Ahora, la tónica parece ser muy parecida, y  el técnico vuelve a apelar a la tranquilidad y al deseo de que los jugadores se dediquen a disfrutar más, pasada la etapa del sufrimiento.

Para eso, entró en acción la psicóloga del plantel, Regina Brandao,  quien viene trabajando en estos aspectos del juego y en cambiar la mentalidad de sus jugadores, algunos de los cuales fueron duramente criticados por buena parte de la prensa local, como Jo, Dani Alves, Fred o Paulinho.

En el rival de mañana, Colombia, las cosas son diferentes aunque José Pekerman tiene en claro cómo trabajar para jugar ante el local por cuartos de final de un Mundial.
Ya le ocurrió esto mismo cuando dirigía a la selección argentina en Alemania 2006, cuando se lesionó el arquero Roberto Abbondanzieri,  luego salió Juan Román Riquelme y la historia es conocida, sin el ingreso de Lionel messi, como la mayoría pedía.

En aquel Mundial se produjo la extraña característica de que el psicólogo, Marcelo Roffé, trabajó desde la Argentina chateando con muchos jugadores en un hecho llamativo porque justamente se evidenció más tarde que había inconvenientes de relación por lo generacional y hubo jugadores que manifestaban su preocupación porque, por ejemplo, Messi y Oscar Ustari, mucho más jóvenes, aparecían aislados del resto y resultaba difícil integrarlos.

Hoy, Roffé trabaja con la selección colombiana y sí viajó al destino, tal vez  habiendo tomado debida nota de o sucedido hace ocho años en Alemania.

De cualquier modo, Pekerman no parece tener el problema del juego hasta ahora, aunque sí las emociones tienen un lugar importante en el partido de mañana: muchos periodistas colombianos sostienen que el decisivo partido de cuartos ante Brasil significará “una prueba de carácter” y al mismo tiempo “el partido de la vida para los colombianos”, por la importancia que puede tener y porque puede transformarse en el primer paso de la selección cafetera a una semifinal mundialista, además de que Pekerman puede transformarse en el entrenador récord, con diez partidos invicto en los torneos.


La psicología, cada vez más presente en el fútbol. Lejos de aquellos tiempos en los que los entrenadores decían que los psicólogos eran ellos. Hoy, pocos se atreverían a decirlo.

No hay comentarios: