Páginas vistas en total

Google+ Followers

miércoles, 30 de julio de 2014

Pasó de todo, ¿todo pasó? (Jornada)


Lo que tantas veces se proyectó, se conversó en infinidad de circuitos sobre el futuro del fútbol argentino, por fin se concretó ayer. Julio Grondona, el mandamás de la AFA, el hombre fuerte del Balompié nacional durante nada menos que 35 años, falleció generando un enorme impacto en las estructuras del deporte más popular del país y el futuro llegó demasiado pronto, sin avisar y llegó el momento en el que todo cambiará, por fin, aunque el tiempo para que eso ocurra es la gran cuestión.

Como no podía ser de otra manera, Grondona no se fue de este mundo en cualquier momento, sino en uno de los más polémicos. Justo cuando la AFA tenía que decidir un nuevo director técnico para la selección nacional, el día en el que Alejandro Sabella iba a comunicar su alejamiento, tras una buena posición final en el Mundial de Brasil, cuando este fin de semana justo comenzaba un extraño torneo de transición hacia otro mamotreto de treinta equipos para 2015, que iba a ser el año en el que el “vicepresidente del mundo” (como él mismo se autodenominaba) supuestamente iba a dejar su cargo para dedicarse enteramente a la FIFA, y justo cuando apareció un extraño artificio por el que un Vélez Sársfield ya clasificado para la Copa Libertadores, tenía que sortear ahora un nuevo obstáculo para jugar contra Boca Juniors para acceder a esa instancia.

Cuesta pensar cuál es el verdadero legado de Grondona al fútbol argentino. Para algunos, son los títulos mundiales de mayores (el de México 1986) y los seis juveniles, o las dos medallas doradas en los Juegos Olímpicos de Atlanta y Pekín, pero al mismo tiempo, se puede enumerar en más de cien (y sin estadísticas confiables reales ni estatales ni afistas) los muertos por violencia del fútbol, y lo peor, su condescendencia con los violentos, a los que cobijó, aceptó y hasta recibió formalmente, sin haber tenido esa suerte los familiares de las víctimas.

Tampoco se encuentra en el haber final el balance sobre la organización de los torneos o la federalización de la entidad, o su relación con los medios de comunicación, ya sea primero con años y años emparentado al monopolio Clarín-TyC, para darse vuelta como una media y recalar en el Estado desde 2009, rompiendo el contrato anterior, para ingresar en el polémico “Fútbol Para Todos”, mucho más aún por no saberse hacia dónde fueron los fondos que el Estado giró a la AFA para que ésta distribuyera entre los clubes, que cada vez deben más dinero, aún cuando pasaron a cobrar muchas veces lo que percibían durante la etapa del monopolio.

Grondona proviene de Sarandí pero puede decirse que fue un caudillo de Avellaneda, a la usanza de Barceló y Ruggierito. Como hermano mayor de una familia que perdió a su padre muy joven, no pudo ser ingeniero, tal como era su pretensión, pero su capacidad para entender la realidad como pocos, siempre estuvo.

Grondona tuvo la capacidad de sumar la intuición a una enorme rapidez y a una tremenda picardía, y como resultado de todo esto pudo llegar de ser fundador de Arsenal a Independiente, y de éste a la AFA, y de la AFA a la vicepresidencia de la FIFA.

Si bien es cierto que siempre tuvo algún palenque, desde Ricardo Bochini en Independiente hasta Diego Maradona primero y Lionel Messi después en la selección argentina, es también cierto que Grondona resistió el embate de la dictadura militar, especialmente del contraalmirante Carlos Lacoste, luego de los intentos del alfonsinismo por entrometer el Estado en la AFA, después cuando Carlos Menem intentó colocar en su lugar a Juan Destéfano, y ya en el final tuvo que lidiar con Néstor Kirchner aunque su voltereta contra el monopolio derivó en una asociación con mucho rédito y mucho más fondos, que siempre iban a saco roto y terminaban siendo poco para tanto gasto sin control.

Grondona fue controlando todo hasta manejar la AFA de taquito. Llegó a hacerlo casi por teléfono desde el hotel Bar Au Lac, en Zurich, a donde viajaba regularmente para distintas reuniones con la FIFA. Fue quien levantó el brazo de Sepp Blatter cuando éste fue designado presidente de la entidad mayor del fútbol mundial y manejó sus finanzas sin saber hablar inglés.

Todo pasaba por él y nadie, en el fútbol argentino, movía un dedo sin su aprobación hasta crear el modelo del dirigente grondonista, un modelo que amenaza con continuar si no aparece una generación joven con ideas completamente distintas.

Grondona fue el autor del “Todo pasa”, que acuñó en su anillo, y que simbolizaba muchas cosas en una. Lo principal es que nada importaba demasiado. Todo podía cambiarse de un día para el otro de acuerdo a las conveniencias si eso respondía al interesado de turno. Ya luego, eso fue modificado por el obsceno “Algo queda”, en la medalla de otro dirigente amigo.

Cambió los dos torneos del año (Nacional y Metropolitano) por uno anual pero con el calendario europeo, estableció el sistema de los promedios para el descenso con la aceptable explicación de que “el que desciende así es el club, no el equipo”, pero lo hizo coincidir con torneos cortos con la idea de que hubiera muchos campeones y todos felices, aunque con la idea de esa felicidad corta, que conforma a tantos. Y nunca hubo tantos campeones, aunque efímeros en su mayoría.

Porque también Grondona significó impunidad. Para negociar con los poderosos, para exprimir a los clubes hasta empobrecerlos en pleno tiempo de una AFA rica desde su selección nacional (lo que verdaderamente importaba, la cara externa y en moneda de más valor), o para amparar a los violentos.

De fondo, todo fue lo mismo: un tiempo en el que la AFA se aggiornó para reconvertirse al sistema de funcionamiento del capitalismo en el fútbol: un sistema que formara jugadores para ser transferidos pronto al Primer Mundo, por unos morlacos de más que conformaran a los exportadores de turno.
Para eso, hubo que conformar un sistema unitario, centralista, con una entidad vaciada de contenido, con los medios de comunicación haciendo el juego, con los violentos reprimiendo a quien osara rebelarse, y al final, con el Estado como asociado, amparando las operaciones. Todo un modelo de principio a fin, que ahora comienza a ponerse a prueba.

¿Qué pasara de ahora en más? Parece haber tres vías posibles: El grondonismo, tal como está, sin Grondona, que parece lo más probable hasta octubre de 2015 al menos, el grondonismo del siglo XXI a través de quien podría ser su principal sucesor, asociado al show, Marcelo Tinelli, o el inicio de una nueva etapa con una generación nueva de dirigentes que comprenda la necesidad de democratizar, federalizar, pacificar y repensar un modelo más amigable de fútbol, más asociado con el retorno al juego que con la globalización del negocio.


Es el gran desafío que se plantea para el fútbol argentino cuando, de repente, llegó su Día D.

No hay comentarios: