Páginas vistas en total

Google+ Followers

viernes, 19 de junio de 2015

Messi aprieta el acelerador rumbo al titulo (Jornada)




               DESDE LA SERENA, CHILE


Consciente de que es la gran oportunidad para instalarse definitivamente en los pocos corazones dudosos que quedan entre los argentinos, pero que esta Copa América puede significar la cereza del postre para quedarse definitivamente con su quinto Balón de Oro a fin de año, Lionel Messi acelera su preparación para el momento definitivo de la competencia, que llegará luego de que pase Jamaica, el último obstáculo de la primera fase, en Viña del Mar.

Con un gol de penal en dos partidos, pero con algunos de sus clásicos destellos geniales (entre ellos, dos caños memorables en suelo chileno), Messi apunta al título en esta Copa y ya lo dijo ayer: no puede terminar su carrera con la albiceleste sin una copa levantada y sabe que aquí todo está dado para conseguirlo.

Hasta la propia hinchada argentina que se acercó al estadio La Portada coreó su nombre ante Paraguay y Uruguay en los dos primeros partidos, porque ya es un estandarte de la selección nacional y ya son pocos los que lo discuten.

Contaba Martí Perarnau, autor de un muy buen libro sobre Josep Guardiola en el Bayern Munich, que en un reciente congreso de directores técnicos en Sevilla, el preparador físico del equipo alemán y ex del Barcelona, Lorenzo Buenaventura, se refirió en un momento a las capacidades de Messi.

“Hubo cinco o seis periodistas que masacraron al mejor jugador de la historia porque dijeron que en un partido corrió 8 kilómetros, es decir, menos que el arquero José Manuel Pinto. Resulta que en esta Champìons League, contra el Bayern, nos fusiló y nos generó un 0-3 en 15 minutos, con dos goles, y había corrido los mismos 8 kilómetros que antes le criticaban. Esos mismos periodistas que antes lo mataban, ahora están callados”, recordó.

Buenaventura lanzó una pregunta interesante en ese congreso: “¿Sabeis por qué Messi puede jugar entre 55 y 60 partidos por temporada? Porque juega como su cuerpo le invita a jugar: caminando. Mira, se para y piensa: “ahora pasará tal cosa” y los demás no hemos visto aún lo que ocurrirá en 30 segundos. A Messi no hay que disfrutarlo solamente, sino comprenderlo”, remató.

El catalán Ferrán Adriá, el mejor chef del mundo para muchos tras su paso por el mítico “El Bullí” (cerrado porque busca nuevas experiencias culinarias tras su resonante éxito), cree que hay un nexo entre todos los títulos que viene consiguiendo el Barcelona desde 2006: “Messi”.

“Creo que hay que darle de comer aparte”, dijo Adriá. “La gente dice que no sabe manejarse pero creo que es un chico muy inteligente”, sostuvo.

Con él coincidió el artista Jordi Rollán, vicepresidente del Círculo Artístico de Barcelona. “Messi es un superdotado, un malabarista. Ver jugar a Messi es otra cosa. Es un bailarín, un atleta, una maravilla. La gran diferencia entre él y el resto es la genialidad”.

Pero, ¿cuál fue el rendimiento de Messi en lo que va de esta Copa América? Un seguimiento estadístico indica que remató 8 veces al arco ante Paraguay y 5 ante Uruguay. De los 8 ante Paraguay, 2 fueron al arco , 2 afuera, 1 fue parado por el arquero y 3 bloqueados. Ante Uruguay 2 fueron al arco, ninguno afuera, 2 parados y 1 bloqueado.

Si contra Paraguay tuvo 40 pases buenos, ante Uruguay fueron 38, y si ante los guaraníes tuvo 7 pases largos, ante los celestes fueron 6. Contra los albirrojos tuvo 2 pases largos buenos y 1 contra los charrúas, y si recuperó 4 pelotas ante Paraguay, fueron 3 ante Uruguay.

Siguiendo la matriz de pases del genio rosarino, ante Paraguay sus principales receptores fueron Javier Mascherano (6), Di María (12), y ante Uruguay, Di María (8), Javier Pastore (7) y Biglia (7).


De cualquier modo, jamás con un genio, los números pueden acabar de explicar la maravilla de su fútbol, aunque sea por minutos o por parcelas. Cuando pase el tiempo, muchas de las doscientos diez mil personas que habita en La Serena podrán decir que alguna vez, Meesi pisó estas hermosas tierras.

No hay comentarios: