Páginas vistas en total

Google+ Followers

jueves, 12 de junio de 2014

¿El Mundial de Messi? (Jornada)



Lionel Messi cumplirá 27 años el próximo 24 de junio, en pleno Mundial. Para muchos, la edad ideal para jugar un torneo como éste, y el continente ideal, porque en América nunca ganaron otros que no fueran las tres potencias sudamericanas (Argentina, Brasil y Uruguay), y en el país perfecto, porque no hay mayor rivalidad que con los verde-amarillos.

Pero más allá de los datos estadísticos, históricos o biológicos, si nos preguntamos exclusivamente por Messi es por lo que concita, por lo que genera, por la expectativa que se cierne en torno del gran crack del fútbol mundial del último tiempo, llamado a batir todos los récords existentes, al margen de que en la última temporada haya tenido algún altibajo, seguramente producto de concentrar la mayor parte de sus energías justamente en esta cita brasileña.

Messi sabe mejor que nadie que sólo le falta un Mundial de selecciones para que muchos lo consideren en el podio de los más grandes de la historia, y porque quiere que quede en su palmarés, pero en verdad, el argentino no necesita nada en particular. Es grande por lo que da, por lo que juega, por su genialidad, como también lo fue en su momento Alfredo Di Stéfano, sin necesidad de llevarse un Mundial

Lo de ayer en Vespaciano, lugar de concentración de la selección argentina, con los veinte brasileños invadiendo el entrenamiento argentino y saltando la endeble seguridad para obligar a terminar antes lo pautado por el entrenador Alejandro Sabella, con las posteriores reverencias a Messi, y hubo hasta quien le lustró los botines, no habla de otra cosa que del profundo amor que los locales tienen por el fútbol, no importa con qué camiseta. Habla muy bien de ellos, capaces de separar la rivalidad por un instante, para enfocarse en quien últimamente les brinda las mayores alegrías con la pelota, independientemente de su nacionalidad.

Esto, precisamente esto, es Messi hoy. El genio, el que puede frotar la lámpara, el que puede marcar un camino, el que dibuja, el que es capaz de todo, y también, como gran noticia, el que disfrutó riéndose mucho, de estos brasileños “invasores” en el morro de la Cidade do Galo del Atlético Mineiro.


Messi se rìe, con ganas, a poco del debut. Algo bueno puede pasar. 

No hay comentarios: