Páginas vistas en total

Google+ Followers

viernes, 13 de junio de 2014

Fiesta descolorida, insultos a Dilma y ayuda arbitral (Jornada)



                                      Desde San Pablo

Cuatro años esperando la llegada del Mundial, y nada menos que un Mundial en Brasil, para esto. Ya lo expresaba con su voz tan particular el brillante cantante carioca Chico Buarque de Hollanda, al que esperamos cruzarnos por aquí como en París en 1998, con su acreditación colgando: “estoy aguardando para cuando el carnaval chegar”.
Los brasileños siempre centraron buena parte de su vida, de su cultura, en el carnaval. Por eso tantos jugadores que militan en clubes europeos vuelven para esas fechas, para estar, para formar parte de alguna manera de esa fiesta.

Este Mundial era esperado así, con ansias por el pueblo futbolero, porque desde 1950 que no se jugaba aquí, pero cuando llegó, pareció tarde, o descolocado (“Desafinado”, podría decir el genial Tom Jobim), porque ahora las prioridades son otras y aunque siempre habrá motivos para alegrías si el equipo gana, también hay espacio para acordarse permanentemente de la presidente Dilma Rousseff, que ni siquiera pudo pronunciar su discurso, al igual que el mandatario de la FIFA, Joseph Blatter, que ni siquiera se expuso.

Por eso se acortó tanto una ceremonia inaugural que pintaba para más, con tanto color desplegado en una alfombra colocada desde el principio en el estadio Arena Corinthians, pero que a falta de discursos, y también de aquel tan esperado puntapié inicial del muchacho parapléjico con el exoesqueleto, la ceremonia duró tan poco que cuando recogían las cosas los auxiliares y los arqueros de la selección brasileña salieron a la cancha al calentamiento previo, hubo un silencio a la espera de que alguien aclarara la situación.

Al final, no hubo ni discursos, ni puntapié inicial, ni “Count Down” como en otros mundiales. Todo lució descolorido. Ni siquiera aquél promocionado video del Papa Francisco. Nada de nada. Todo muy FIFA, muy poco Brasil. Mucho temor a la reacción de la gente. Poca confianza en un pueblo alegre, musical y amable como el brasileño, harto de que le pongan las manos en los bolsillos.

Y por si faltaba algo, el partido. Que comenzó raro, con un seleccionado brasileño muy parecido, en actitud, al de la Copa Confederaciones del 2013. Pareció desbordado, alocado, yendo con todo al ataque pero con ceguera. Dejando espacios para el contragolpe croata. Sufriendo extrañas descompensaciones defensivas (ya en el primer centro, Olic le ganó en el salto a Alves y la pelota no entró de casualidad y al segundo, al ras, ya fue gol en contra de Marcelo).

El equipo brasileño salió pronto de aquel impacto. Un Luiz Felipe Scolari protestón y quejoso detrás de la línea de cal, y un equipo croata que administraba bien la pelota desde dos cerebros como Ivan Rakitic y Luka Modric, aunque los de arriba (el citado Olic y Nikica Jelavic) no terminaban de acertar.
Y en ese “toma y daca”, Brasil venía de salvarse de otra cuando Neymar, por fin, hizo una de las suyas para colocar la pelota junto al palo del muy buen arquero (y muy frío, casi gélido) Pletikosa y empatar un partido que se iba complicando.

Tras el descanso, pareció que todo transcurriría de la misma forma, con un equipo brasileño que en aquel juego de la “manta corta” del recordado Didí, llegaba tapado en la parte defensiva pero terminó cubierto más al medio, y quedándose a la intemperie atrás, como si aquella manta imaginaria se hubiese corrido un poquito hacia el ataque, pero dejando interrogantes en las dos áreas.

De todos modos, todo quedó para otro momento porque enseguida el pícaro de Fred simuló una falta dentro del área croata, el árbitro japonés Yuichi Nishimura le creyó. 

Penal escandaloso, de gran ayuda para los locales, que no encontraban el camino fácil, y lo peor, una sensación de que los locales contarán con un inestimable apoyo organizativo que hace peligrar el torneo y que provocó que el entrenador rival, Niko Kovac, advirtiera luego de que esto “podría convertirse en un circo”.

Aún así, hubo otra chance para los croatas cuando Olic le ganó el salto al arquero Julio César (Brasil falló mucho en el juego aéreo defensivo, un apunte interesante), pero otra vez Nishimura creyó que hubo falta, y anuló la jugada.

El gol final de Oscar, desde media distancia, estableció una diferencia demasiado grande entre uno y otro. Más que 3-1, pareció que el resultado final fue Brasil 2014, Croacia 1.

Esto recién comienza, pero ya aparecieron muchos indicios de que algunas cosas de este Mundial habrá que estudiarlas con lupa.


No hay comentarios: