Páginas vistas en total

Google+ Followers

jueves, 5 de junio de 2014

Un 3-0 a Trinidad Tobago para iniciar la despedida (Jornada)



El resultado es lo de menos. Trinidad y Tobago no era, ni terminó siendo, un rival a la medida de esta selección argentina, que inicia la despedida de su público antes de iniciar su periplo mundialista en Brasil, y por lo tanto, el 3-0 final debe dejar muchos elementos para estudiar y para que el director técnico Alejandro Sabella pueda utilizarlos en la continuidad de la puesta a punto final.

El partido, en el Monumental, duró poco más de una hora, hasta que empezaron los cambios, para que Sabella preservara a algunos jugadores con molestias y pudiera ver a casi todos, aunque lo que no indica el resultado es que casi se van al descanso empatando sin goles, y eso puede explicarse en que Ezequiel Lavezzi fue anoche una máquina de perderse goles.

El equipo argentino sigue siendo un torbellino. Los delanteros, en este caso Lionel Messi, Rodrigo Palacio y Lavezzi, a los que se sumó Angel Di María, aceleraron demasiado, acaso por la ansiedad de volver a mostrarse ante su público, que llenó el Monumental, y aunque contaron con buena cantidad de oportunidades, las fueron perdiendo una a una por la falta de un toque final.

A Messi se lo vio mucho más participativo que en el Barcelona, y con algún toque genial, aunque todavía le queda un largo trecho hasta alcanzar su máximo nivel, mientras que Palacio (un jugador que le encanta a Sabella), apareció como el más criterioso, y no sólo fue el autor del primer tanto sino que colaboró, con una corrida, en el tercero, de Maxi Rodríguez.

A la selección argentina le falta (vaya novedad, al punto de no tener un diez clásico) una pausa como para parar la pelota en determinadas ocasiones, y también mostró fallas defensivas en el juego aéreo, poca utilización de Marcos Rojo como lateral izquierdo, y Sergio Romero, aún casi sin recibir ataques, se mostró más dudoso que lo esperado.
En cambio, Martín Demichelis mostró buena distancia en su regreso al equipo argentino, en el que no jugaba desde 2011, y se retiró con un golpe en el tobillo, al igual que Palacio que tiene un esguince en la misma zona y está descartado para el partido ante Eslovenia del próximo sábado en La Plata.

Es evidente también que en el centro del campo, Javier Mascherano (autor del segundo gol al recoger un rebote tras un tiro libre de Messi que pegó en el palo) deberá trabajar un poco más en afinar la posición tras haber jugado toda la temporada en el Barcelona en posiciones defensivas, mientras que a Fernando Gago se lo vio recuperado de aquellas actuaciones frustrantes en Boca en el Torneo Final.

El partido no dio para mucho más. Estaba definido a falta de media hora cuando Sabella hizo entrar a los que quedaban, aunque todo se hizo gris, la gente gritó algunos “oles” y la noche se fue cerrando en River.

El sábado, ante un rival distinto, más disciplinado y europeo como Eslovenia, será la última oportunidad de ver al equipo argentino antes de su debut mundialista del 15 de junio en el Maracaná.


No hay comentarios: